Rea­dings

GS Magazine - - Front Page - Al­ber­to Ávi­la Salazar

ETERNO VAM­PI­RO | Al­ber­to Ávi­la Salazar

Bram Stoker mu­rió el 20 de abril de 1912, su cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción se­ña­la­ba co­mo cau­sa de fa­lle­ci­mien­to una “ata­xia mo­to­ra de 6 me­ses”, aña­dien­do “ago­ta­mien­to y con­trac­ción re­nal”. Pro­ba­ble­men­te, es­tos tec­ni­cis­mos ocul­ta­ban una sí­fi­lis ter­mi­nal, tal y co­mo su­gi­rió por pri­me­ra vez su so­brino nie­to y bió­gra­fo Da­niel

Far­son en su li­bro de 1976 The man who wro­te Dra­cu­la. Es­te tras­torno ex­pli­ca­ría el len­to de­ve­nir ha­cia la de­men­cia al fi­nal de su vi­da; su es­tu­pen­da aun­que in­com­pren­di­da no­ve­la La ma­dri­gue­ra del gu­sano blan­co, pu­bli­ca­da un año an­tes de fa­lle­cer, ofre­ce al­gu­nos in­di­cios de ello en su tono des­afo­ra­do y de­li­ran­te.

El au­tor ir­lan­dés vi­vió so­me­ti­do al per­so­na­je que le dio la in­mor­ta­li­dad. Des­de la pu­bli­ca­ción de Drá­cu­la, en 1897, no pu­do re­pro­du­cir el éxi­to que le pro­cu­ró, a pe­sar de in­ten­tar­lo va­rias ve­ces con las obras ro­mán­ti­cas Miss Betty, El hom­bre o Lady Athly­ne; y con las de ho­rror La jo­ya de las sie­te es­tre­llas, La da­ma del su­da­rio o la ya ci­ta­da

La gua­ri­da del gu­sano blan­co. Drá­cu­la fue su cum­bre ar­tís­ti­ca, pe­ro no le lle­gó a ha­cer ri­co; su ro­tun­do éxi­to de ven­tas no le sir­vió pa­ra aban­do­nar su tra­ba­jo co­mo asis­ten­te del ac­tor Henry Ir­ving ni pa­ra re­nun­ciar a sus co­la­bo­ra­cio­nes con la pren­sa, al­gu­nas tan sin­gu­la­res co­mo una en­tre­vis­ta a un per­so­na­je tan hui­di­zo y po­co pro­cli­ve a con­ce­der­las co­mo fue Sir Wins­ton Chur­chill.

El ca­so de Stoker es sin­gu­lar, su obra maes­tra tar­dó mu­cho en ser re­co­no­ci­da y, de he­cho, no fue has­ta 1983 cuan­do fue in­clui­da en­tre los clá­si­cos de la Bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford. An­tes Drá­cu­la se ha­bía he­cho hue­co en la cul­tu­ra po­pu­lar con una fuer­za inusi­ta­da, in­te­grán­do­se en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo gra­cias a un sin­nú­me­ro de se­cue­las li­te­ra­rias apó­cri­fas y de adap­ta­cio­nes al ci­ne, a la te­le­vi­sión o al tea­tro. Pe­se al ca­la­do de su per­so­na­je, Stoker no lo­gró con­so­li­dar­se co­mo un au­tor clá­si­co, que­dan­do con­de­na­do a ocu­par un pues­to in­có­mo­do y ca­si gre­ga­rio en la his­to­ria de las le­tras, os­cu­re­ci­do por una crea­ción, a la que da la im­pre­sión que lle­gó por ac­ci­den­te.

El sue­ño del vam­pi­ro

Es cier­to que Drá­cu­la se le apa­re­ce en un sue­ño o, co­mo a Stoker le gus­ta­ba bro­mear, a con­se­cuen­cia de una in­di­ges­tión de can­gre­jo. El 8 de mar­zo de 1890 ano­ta­ba en su dia­rio los pri­me­ros ru­di­men­tos de su noc­tur­na cria­tu­ra: “Un jo­ven sa­le a ver chi­cas, una de ellas tra­ta de be­sar­le no en los la­bios, sino en la gar­gan­ta”. El 14 del mis­mo mes ano­ta­ba: “¿ Es un sue­ño? Las mu­je­res se in­cli­nan pa­ra be­sar­le. Te­rror de muer­te. De re­pen­te el con­de la re­cha­za: Es­te hom­bre me per­te­ne­ce”. Son unas ano­ta­cio­nes al­go fe­bri­les y con­fu­sas que aca­ba­rían con­vir­tién­do­se en la no­ve­la que to­dos co­no­ce­mos. Ya los su­me­rios con­ta­ban con fi­gu­ras que pa­re­cen pre­co­ni­zar el vam­pi­ro, co­mo el de­mo­nio Alû, una en­ti­dad noc­tur­na que se re­pre­sen­ta­ba co­mo un pe­rro sin ore­jas, oí­dos ni bo­ca que per­te­ne­cía a un gru­po de cria­tu­ras lla­ma­das los Edim­mu, se­res des­car­na­dos que cau­sa­ban des­gra­cias por no ha­ber si­do en­te­rra­dos de ma­ne­ra co­rrec­ta. En la an­ti­gua Chi­na ya te­mían a los Jiang Shi, que eran ca­dá­ve­res que va­ga­ban cie­gos y con­ver­tían a quie­nes mor­dían en se­res de su mis­ma con­di­ción; su le­yen­da pa­re­ce con­so­li­dar­se en el si­glo XVII, si bien hay re­fe­ren­cias an­te­rio­res a ellos, co­mo la que ha­ce el mé­di­co Li Shi­zen en su Com­pen­dio de Ma­te­ria Mé­di­ca, es­cri­to du­ran­te la di­nas­tía Ming, en el que se­ña­la que las cria­tu­ras

Mu­chos cuen­tan que Stoker en su le­cho de muer­te se­ña­la­ba una es­qui­na de su ha­bi­ta­ción y gri­ta­ba ate­rro­ri­za­do la pa­la­bra Stri­goi, que en ru­mano es co­mo lla­man a los es­pí­ri­tus des­en­car­na­dos.

Y es que el au­tor ir­lan­dés vi­vió so­me­ti­do al per­so­na­je que le dio la in­mor­ta­li­dad.

re­tor­na­das de la tum­ba te­mían a su pro­pia ima­gen en el es­pe­jo. En la tra­di­ción he­brea es in­elu­di­ble ci­tar a Li­lith, per­so­na­je que une el acer­vo ba­bi­ló­ni­co con el he­breo y des­pués el ju­dío con el cris­tiano. La tra­di­ción ra­bí­ni­ca ha­ce de ella la pri­me­ra mu­jer de Adán quien, al ser re­cha­za­da por és­te y mos­trar­se in­su­mi­sa an­te los de­sig­nios de Yah­vé, se condena co­mo un de­mo­nio ala­do volador y se­dien­to de san­gre. En el mun­do ára­be nos en­con­tra­mos con un ti­po de de­mo­nio lla­ma­do gul, asi­duo de los ce­men­te­rios y se­gui­dor de una si­nies­tra die­ta for­ma­da por ca­dá­ve­res y ni­ños a los que suc­cio­na la san­gre.

En la tra­di­ción grie­ga los vam­pi­ros se ha­bían aso­ma­do en for­ma fe­me­ni­na, las em­pu­sas for­man par­te de la cohor­te de Hé­ca­te en la obra de Aris­tó­fa­nes Las ra­nas y en la de­vo­ra­do­ra de ni­ños La­mia. Fi­lós­tra­to se ha­bía apro­xi­ma­do más al mi­to tal y co­mo lo con­ce­bi­mos en la ac­tua­li­dad en Vi­da de Apo­lo­nio de Tia­na, don­de se des­cri­be a una fé­mi­na de la cas­ta de las que “aman los pla­ce­res se­xua­les, y so­bre to­do la car­ne hu­ma­na, pues se­du­cen con es­tos pla­ce­res a quie­nes pre­ten­den de­vo­rar”.

Muer­tos vi­vien­tes en Eu­ro­pa

Más pró­xi­ma a Stoker son las in­fes­ta­cio­nes vam­pí­ri­cas del si­glo XVIII, mien­tras la Ilustració­n se desa­rro­lla­ba, en la Eu­ro­pa ru­ral sur­gían his­te­rias co­lec­ti­vas en torno a es­tas cria­tu­ras te­ne­bro­sas. Des­de la Edad Me­dia se ha­bían con­sig­na­do la pre­sen­cia de vam­pi­ros en los paí­ses nór­di­cos y Ru­ma­nía; tal y co­mo se de­ta­lla­ba en la Dis­ser­ta­tio His­to­ri­co-Phi­lo­sop­hi­ca de Mas­ti­ca­tio­ne Mor­tuo­rum de Phi­lip Rohr, pu­bli­ca­do en 1679 o, pos­te­rior­men­te, en el Tra­ta­do so­bre los vam­pi­ros del abad Agus­tin Cal­met. Dos au­tén­ti­cos ma­nua­les so­bre upi­ro­lo­gía que ex­pli­ca­ban o tra­ta­ban de com­pren­der las epi­de­mias de vam­pi­ros que ha­bían aso­la­do Is­tria en 1672, el es­te de Pru­sia en 1710, Hun­gría y Ser­bia en 1725, Pru­sia de nue­vo en 1750, Si­le­si­sa en 1755, Va­la­quia en 1756 y Ru­sia en 1772. Po­si­ble­men­te el ca­so más co­no­ci­do sea el del mí­ti­co vam­pi­ro Ar­nold Pao­le, un sol­da­do ser­bio a quien, des­pués de su muer­te en 1732, se le atri­bu­ye­ron una se­rie de ase­si­na­tos que só­lo ce­sa­ron con la ex­hu­ma­ción y pos­te­rior cre­ma­ción del ca­dá­ver de Pao­le. So­bre di­cho epi­so­dio es­cri­bi­ría el mé­di­co Johan­nes Flüc­kin­ger en su obra Vi­sum et Re­per­tum, en la cual po­pu­la­ri­zó y ex­ten­dió el tér­mino vam­pi­ro.

Mi­chael Ranft se ba­só en otro ca­so an­te­rior y no me­nos si­nies­tro pa­ra alum­brar su De mas­ti­ca­tio­ne mor­tuo­rum in tu­mu­lis, lle­va­do a im­pren­ta en 1725 y

El vam­pi­ro ya exis­tía mu­cho an­tes en nues­tra cul­tu­ra, en la crea­ción de Stoker se cris­ta­li­zan tra­di­cio­nes mi­le­na­rias y som­bras pro­yec­ta­das des­de

lo más pro­fun­do del al­ma hu­ma­na.

en el que tra­tó el ca­so de otro muer­to vi­vien­te, el ser­bio Pe­tar Bla­go­je­vich, acu­sa­do de ase­si­nar a nue­ve per­so­nas des­de la tum­ba.

No es pro­ba­ble que Stoker co­no­cie­ra to­dos es­tos ca­sos en pro­fun­di­dad, pe­ro es ca­si se­gu­ro que al­gu­nos ecos ha­bían lle­ga­do a sus oí­dos. Cuan­do era un ni­ño en­fer­mi­zo su ma­dre le con­ta­ba vie­jas le­yen­das, y es pro­ba­ble que en­tre ellas hu­bie­ra al­gu­na re­la­ti­va a los an­ti­guos ca­sos de vam­pi­ris­mo re­gis­tra­dos en las is­las bri­tá­ni­cas, co­mo es el ca­so de El dia­blo de Dra­ke­lo­we (si­glo XI); el re­gre­so de en­tre los muer­tos del Rey Al­fre­do el Gran­de (le­yen­da del si­glo XII); los re­tor­na­dos re­fe­ri­dos en el li­bro His­to­ria Re­rum An­gli­ca­rum (si­glo XII), don­de se lis­tan las his­to­rias del mez­quino ca­pe­llán de Mel­ro­se; la del re­su­ci­ta­do de York, que sa­lía de su tum­ba ro­dea­do de pe­rros sal­va­jes; o el hom­bre de Buc­king­ham que, una vez muer­to, vol­vía al le­cho pa­ra dor­mir con su es­po­sa. Sin du­da más pró­xi­ma pa­ra Stoker se­ría la le­yen­da apó­cri­fa ir­lan­de­sa del vam­pi­ro y se­ñor de la gue­rra ir­lan­dés del si­glo V Ab­har­tach, que la del prín­ci­pe Vlad Te­pes. En Drá­cu­la se fun­de es­ta tra­di­ción fol­cló­ri­ca y ru­ral con la aris­to­crá­ti­ca que ha­bían acu­ña­do li­te­ra­tos co­mo Po­li­do­ri o Ja­mes Mal­colm Ry­mer, au­to­res res­pec­ti­va­men­te de El vam­pi­ro (1819) y del se­rial po­pu­lar Var­ney el vam­pi­ro (1847). A ello se le su­ma­ba el co­no­ci­mien­to de las tra­di­cio­nes ru­ma­nas y hún­ga­ras so­bre el te­ma, ali­men­ta­das por los via­jes y la vi­da mun­da­na que fre­cuen­ta­ba Stoker co­mo fiel acom­pa­ñan­te del pres­ti­gio­so ac­tor Henry Ir­ving.

Goet­he, en su ba­la­da La no­via de Co­rin­to, pu­bli­ca­da en 1797, con­ta­ba la his­to­ria de una mu­jer muer­ta que re­gre­sa­ba de no­che pa­ra ha­cer com­pa­ñía a su ama­do; sin sa­lir de Ale­ma­nia, E.T.A. Hoff­mann es­cri­bía su an­to­ló­gi­co cuen­to Vam­pi­ris­mo en 1821; el dra­ma­tur­go Ernst Rau­pach se em­be­bía de ro­man­ti­cis­mo en su re­la­to No des­per­téis a los muer­tos de 1823; el gé­ne­ro se en­ri­que­ce­ría con la apor­ta­ción de Théop­hi­le Gau­tier La muer­ta ena­mo­ra­da, tan ad­mi­ra­do por Bau­de­lai­re que ins­pi­ró su

poe­ma La me­ta­mor­fo­sis del vam­pi­ro de 1857; Ale­xéi Tols­toi se apro­xi­ma al ca­non vam­pí­ri­co más ate­rra­dor y sal­va­je en su es­tu­pen­do re­la­to La fa­mi­lia Vur­da­lak, de 1840; y el ir­lan­dés She­ri­dan Le Fa­nu fir­ma­ba su ma­gis­tral no­ve­la cor­ta Car­mi­lla, re­ple­ta de se­xua­li­dad y sub­tex­tos. El ir­lan­dés con­si­guió al­go inusi­ta­do, y es ex­trac­tar to­dos esos mie­dos y os­cu­ri­da­des pa­ra con­den­sar­los en una so­la fi­gu­ra que, co­mo un icono ca­si re­li­gio­so, iba a eri­gir­se co­mo la fi­gu­ra vam­pí­ri­ca de­fi­ni­ti­va.

Impermeabl­e al tiem­po y a las mo­das, ca­paz de adap­tar­se a to­do ti­po de his­to­rias y cul­tu­ras, Drá­cu­la es un mons­truo ar­que­tí­pi­co, su­per­vi­vien­te de to­do ti­po de tro­pe­lías, pe­lí­cu­las de se­rie B, no­ve­lu­chas apre­su­ra­das y opor­tu­nis­tas o re­in­ter­pre­ta­cio­nes del per­so­na­je que más bien se apro­xi­man a trai­cio­nes al mis­mo. Ce­sa­re Pa­ve­se sub­ra­ya­ba pre­ci­sa­men­te es­ta fuer­za y ca­pa­ci­dad sim­bó­li­ca se­ña­lan­do que el mi­to “vi­ve una vi­da en­cap­su­la­da que, se­gún el lu­gar y el hu­mor que lo ro­dea, pue­de es­ta­llar en las más di­ver­sas y múl­ti­ples flo­res­cen­cias”. Es­ta ca­pa­ci­dad de es­ta­llar y de flo­re­cer ha­ce que los mi­tos sean im­pre­vi­si­bles y que pue­dan dor­mir un lar­go le­tar­go, pe­ro nun­ca mo­rir del to­do. Drá­cu­la co­mo per­so­na­je, re­cien­te­men­te ha mos­tra­do una nue­va ver­sión de sí mis­mo y lo ha he­cho de la pluma del pro­pio Bram Stoker. No es que ha­ya apa­re­ci­do una se­cue­la fir­ma­da por su crea­dor, pe­se a que el es­cri­tor Roger Sher­man Hoar ase­gu­ró que le con­tó an­tes de mo­rir que que­ría ha­cer una nue­va no­ve­la con el per­so­na­je am­bien­ta­da en Es­ta­dos Uni­dos, sino al­go más in­só­li­to.

Los po­de­res de la os­cu­ri­dad

Cua­tro años des­pués de que el li­bro apa­re­cie­ra en In­gla­te­rra, el es­cri­tor Val­di­mar Ás­minds­son tra­du­jo al is­lan­dés la obra. No pa­re­ce que ha­ya na­da sor­pren­den­te en to­do es­to, ¿no? Sin em­bar­go se da la cir­cuns­tan­cia de que exis­ten enor­mes di­fe­ren­cias en­tre es­te Los po­de­res de la os­cu­ri­dad y la no­ve­la ori­gi­nal, pa­ra em­pe­zar en su ex­ten­sión.

El Drá­cu­la de Stoker apa­re­ce en un te­rreno bien abo­na­do. Los vam­pi­ros lle­va­ban mu­cho tiem­po ocu­pan­do una ha­bi­ta­ción pri­vi­le­gia­da y muy os­cu­ra en nues­tro in­cons­cien­te co­lec­ti­vo y ya ha­bían ins­pi­ra­do obras li­te­ra­rias de gran ca­li­dad.

La ver­sión tra­du­ci­da por Ás­minds­son es sen­si­ble­men­te más cor­ta, sin em­bar­go la mis­ma es­truc­tu­ra de la obra es­tá al­te­ra­da, la pri­me­ra par­te de la mis­ma, en la que Jo­nat­han Har­ker via­ja a Tran­sil­va­nia al en­cuen­tro con el con­de y aca­ba en­ce­rra­do en su cas­ti­llo es sen­si­ble­men­te más lar­ga; sin em­bar­go la se­gun­da par­te, en la que Drá­cu­la via­ja a Lon­dres a sem­brar el pá­ni­co es mu­chí­si­mo más cor­ta, in­clu­so me atre­vo a de­cir que apre­su­ra­da. Es­ta se­gun­da par­te epis­to­lar, se con­den­sa por un na­rra­dor om­nis­cien­te que pa­re­ce es­tar re­su­mien­do el ma­nus­cri­to ori­gi­nal. Makt My­kran­na, así es su tí­tu­lo is­lan­dés, es­con­de al­go más que una tra­duc­ción li­bé­rri­ma del in­glés. El pro­pio Stoker, colaboró con Ás­munds­son pa­ra rea­li­zar una ver­sión di­fe­ren­te que, en mu­chos as­pec­tos, pa­re­ce más fiel a las no­tas ori­gi­na­rias de la no­ve­la. Los cam­bios en mu­chas oca­sio­nes no son tan su­ti­les, apa­re­cen nue­vos per­so­na­jes, otros muy fa­mi­lia­res que­dan des­vaí­dos en la narración, y el pro­pio con­de Drá­cu­la se mues­tra más san­gui­na­rio e im­bui­do de unas do­tes re­vo­lu­cio­na­rias que sor­pren­de­rán al lec­tor avi­sa­do. Y es que és­te es uno de los as­pec­tos más in­tere­san­tes de es­ta re­vi­sión del per­so­na­je son sus for­mas de cau­di­llo; se eri­ge co­mo lí­der de unas cria­tu­ras si­mies­cas que con­su­men san­gre y ha­cen es­pan­to­sos ri­tua­les en los só­ta­nos de su cas­ti­llo. Drá­cu­la, más que un cria­tu­ra so­li­ta­ria se con­vier­te en el ger­men de un mo­vi­mien­to se­di­cio­so y an­ti­de­mo­crá­ti­co, dis­pues­to a arra­sar los re­gí­me­nes po­lí­ti­cos del mun­do li­bre.

Otras va­ria­cio­nes re­sul­tan es­ti­mu­lan­tes pa­ra el lec­tor, co­mo la pre­sen­cia de una vam­pi­re­sa de desata­da sen­sua­li­dad, que po­si­ble­men­te sea a la vez pa­rien­te y aman­te del con­de, que se su­ma a su ser­vil gru­po de con­cu­bi­nas. Tam­bién se aso­ma un ama de lla­ves sor­do­mu­da y, aun­que es­to sea ca­si se­gu­ro un aña­di­do de Ás­munds­son, unas re­fe­ren­cias mi­to­po­éti­cas es­can­di­na­vas que ha­rán las de­li­cias de los lec­to­res es­pa­ño­les por re­cor­dar­les a las ken­nin­gar que tan­to ad­mi­ra­ba Bor­ges, aque­llas vie­jas fi­gu­ras me­to­ní­mi­cas is­lan­de­sas que, por ejem­plo, ha­cían lla­mar guar­dián de la cam­pa­na al sa­cer­do­te, lu­na de los piratas al es­cu­do, o tem­pes­tad de las es­pa­das a la ba­ta­lla.

No con­vie­ne re­ve­lar más de Los po­de­res de la os­cu­ri­dad, se tra­ta de un li­bro en el que me­re­ce la pe­na su­mer­gir­se. El res­pon­sa­ble de la edi­ción Hans Cor­neel de Roos y sus co­la­bo­ra­do­res de ex­cep­ción, Da­cre Stoker y John Ed­ward Brow­ning, se han es­me­ra­do pa­ra ser­vir­le al lec­tor una ma­ra­vi­llo­sa ra­re­za acom­pa­ña­da de un apa­ra­to crí­ti­co ad­mi­ra­ble. Po­si­ble­men­te es­te Markt My­kar­na sea el acon­te­ci­mien­to más im­por­tan­te que ha ex­pe­ri­men­ta­do el li­bro des­de que se en­con­tró ca­si ín­te­gro su ma­nus­cri­to ori­gi­nal a prin­ci­pios de los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do, y des­de lue­go que la edi­ción ha es­ta­do a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Es­te nue­vo Drá­cu­la que ha per­ma­ne­ci­do ocul­to a la vis­ta de to­dos du­ran­te más de un si­glo po­si­ble­men­te no sea un li­bro me­mo­ra­ble. Si hi­cié­ra­mos el ejer­ci­cio de ima­gi­nar que és­ta fue­ra su edi­ción ori­gi­nal, es ca­si se­gu­ro que hu­bie­ra caí­do en el ol­vi­do. Sin em­bar­go, los de­fec­tos que­dan omi­ti­dos por el bri­llo de lo sor­pren­den­te. Del mi­to siem­pre ca­be es­pe­rar lo ines­pe­ra­do, y es­ta obra nos re­cuer­da que Drá­cu­la es inmortal y que los vam­pi­ros se­gui­rán dur­mien­do en sus tum­bas de día, mor­dien­do cue­llos y for­man­do par­te de la os­cu­ri­dad mu­cho tiem­po, qui­zás to­do lo que du­re la es­pe­cie hu­ma­na.

Al fi­nal de la no­ve­la, Makt My­kra­na nos ad­vier­te de que sus se­gui­do­res si­guen vi­vos, se­dien­tos de san­gre y de per­ver­tir el or­den es­ta­ble­ci­do. Es­te Drá­cu­la is­lan­dés tie­ne ma­ne­ras bac­te­ria­nas e in­fec­cio­sas, y pre­ten­de des­truir cuer­pos, al­mas y de­mo­cra­cias.

— Los Con­de­na­dos ( frag­men­to), Lu­ca Sig­no­re­lli, fres­cos de la Ca­te­dral de Or­vie­to, 1501.

— Dra­ku­la ha­lá­la, la pri­me­ra pe­lí­cu­la, hoy per­di­da, so­bre el con­de Drá­cu­la, 1921.

—Re­pre­sen­ta­ción de Li­lith (1892), por John Co­llier. —Alû es un es­pí­ri­tu ven­ga­ti­vo del Utuk­ku que des­cien­de al in­fra­mun­do Kur.

—Re­tra­to de Ab­har­tach.

—Drá­cu­la de Bram Stoker, ilus­tra­da por Nat­han, es la pri­me­ra edi­ción ilus­tra­da. Pu­bli­ca­do por Ar­chi­bald Cons­ta­ble & Co. Ltd, Lon­dres, 1901.

— Ar­nold Pao­le.

—Por­ta­da de la pri­me­ra edi­ción de Drá­cu­la pu­bli ca­da en 1897.

—Bram Stoker.

Newspapers in English

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.