Cos­mo­po­li­tan bio­grap­hies

GS Magazine - - Front Page - Hugo Ma­ge­nis

EL BARON UNGERN VON STERNBERG: EL DIOS DE LA GUE­RRA | Hugo Ma­ge­nis

Hay bio­gra­fías cos­mo­po­li­tas que ma­ri­dan na­cio­nes y cul­tu­ras con los hi­los del es­pí­ri­tu, de la ima­gi­na­ción o de la ra­zón; otras, co­mo la vi­da des­afo­ra­da que nos con­vo­ca en es­tas pá­gi­nas, as­pi­ran a de­rri­bar fron­te­ras y crear im­pe­rios con el fue­go y la san­gre. En es­ta úl­ti­ma sen­da, el en­torno apo­ca­líp­ti­co de la re­vo­lu­ción ru­sa desató so­bre Eu­ra­sia gue­rras, matanzas, per­se­cu­cio­nes y tam­bién aven­tu­ras per­so­na­les que nos fas­ci­nan y es­pan­tan al tiem­po. La del ba­rón Ro­mán Fio­dó­ro­vich Ungern von Sternberg (1886-1921) es qui­zá la más co­no­ci­da de­bi­do a la no­ve­la de Ferdy­nand Os­sen­dows­ki Hom­bres, bes­tias y dio­ses (1922) y al có­mic de Hugo Pratt Cor­to Mal­tés en Si­be­ria 1969). Si la no­ve­la del po­la­co tie­ne su im­por­tan­cia co­mo fuen­te his­tó­ri­ca, por muy dis­cu­ti­ble que sea, el te­beo del ita­liano es só­lo eso... una bri­llan­te his­to­rie­ta grá­fi­ca.

EL JINETE

No­ble ale­mán del bál­ti­co por es­tir­pe y súb­di­to del Im­pe­rio ru­so, el ba­rón Ungern es­ta­ba he­cho de la pas­ta de los gue­rre­ros, no de los sol­da­dos. Hay mu­cho en su bio­gra­fía que nos re­cuer­da a otros cé­le­bres hom­bres de ar­mas que eran in­ca­pa­ces de ejer­cer co­mo mi­li­ta­res de cuar­tel y or­de­nan­za: Ulys­ses Grant o Ra­món Ca­bre­ra, por ejem­plo. O qui­zá su al­ma ge­me­la sea otro per­so­na­je de le­yen­da: un Co­ro­nel Kurtz del Co­ra­zón de las ti­nie­blas tras­plan­ta­do des­de el Congo a las es­te­pas eu­ro­asiá­ti­cas. Ex­pul­sa­do del co­le­gio (fue el úl­ti­mo de 168 es­tu­dian­tes, con 42 no­tas ne­ga­ti­vas de dis­ci­pli­na) y del cuer­po de ca­de­tes de la Ar­ma­da, sus co­mien­zos no re­sul­ta­ron muy pro­me­te­do­res; sol­da­do de a pie en la gue­rra ru­so-ja­po­ne­sa de 1904, aca­ba de gra­duar­se de te­nien­te en 1908, con unas ca­li­fi­ca­cio­nes que son cual­quier co­sa me­nos es­pec­ta­cu­la­res. Be­be­dor, desasea­do, so­ber­bio, pen­den­cie­ro, los par­tes dis­ci­pli­na­rios se acu­mu­lan en su ho­ja de ser­vi­cios y su pri­mer des­tino es el me­nos in­tere­san­te pa­ra un ofi­cial de la éli­te bál­ti­ca: te­nien­te de una sót­nia de co­sa­cos en las re­mo­tas fron­te­ras de Trans­bai­ka­lia, en la lin­de con Mon­go­lia. Allí, Ungern se abu­rri­rá, pe­ro de­ja­rá de be­ber y de pe­lear­se con sus com­pa­ñe­ros —aun­que siem­pre pre­fi­rió la com­pa­ñía de sus co­sa­cos a la de los otros ofi­cia­les— y la per­se­cu­ción de ban­di­dos reales o su­pues­tos lle­na­rá sus inmensos ocios. La vi­da de guar­ni­ción le ma­ta.

Pe­ro en esas so­le­da­des, ca­bal­gan­do por las pra­de­ras y co­li­nas de­sier­tas del orien­te, sin más com­pa­ñía que la de su ca­ba­llo y las águi­las, Ungern se va trans­for­man­do y se con­vier­te en lo que los ru­sos lla­man un vos­tóch­ni­ki, un asia­nis­ta. Apren­de los ru­di­men­tos de la len­gua mon­go­la y tra­ba ín­ti­mo co­no­ci­mien­to con los bu­ria­tos, los tun­gu­ses y otras tri­bus que le fas­ci­nan por sus vir­tu­des es­par­ta­nas, su sen­ti­do del ho­nor y su de­vo­ción por la vi­da gue­rre­ra, ali­men­ta­da por el mi­to del gran Gen­gis Khan. Se ini­cia en es­tu­dios lin­güís­ti­cos, re­li­gio­sos y an­tro­po­ló­gi­cos so­bre la re­gión y se con­vier­te en un ex­per­to en ella, co­mo se­ña­la­rán con asom­bro in­clu­so sus enemi­gos; por­que, aun­que al­gu­nos de los es­tu­dio­sos se re­sis­ten a ad­mi­tir­lo, Ungern, el so­li­ta­rio de la es­te­pa, era un hom­bre cul­to. El tes­ti­mo­nio de los es­cri­to­res que lo co­no­cie­ron, el con­de de Key­ser­ling y Os­sen­dows­ki, se ve ade­más re­fren­da­do por una no­ta en su ho­ja de ser­vi­cios es­cri­ta por su su­pe­rior en 1912: “po­de­ro­sa in­te­li­gen­cia. No só­lo lee li­te­ra­tu­ra cas­tren­se, sino ge­ne­ral, en lo que le sir­ve de ayu­da su co­no­ci­mien­to de va­rios idio­mas”. La si­guien­te de las apos­ti­llas de su co­ro­nel sor­pren­de a los acos­tum­bra­dos a la ima­gen implacable de su le­yen­da: “mo­ral­men­te sin re­pro­che. Que­ri­do por sus ca­ma­ra­das, po­see un ca­rác­ter ama­ble y un buen co­ra­zón”. Otra ob­ser­va­ción muy es­cla­re­ce­do­ra tra­tán­do­se de una sót­nia de co­sa­cos: “mon­ta bien” [1]. Lo que en ese en­torno sig­ni­fi­ca que era un ex­ce­len­te jinete.

Sin em­bar­go, en 1913, Ungern pi­de la ba­ja en el ejér­ci­to y co­rre el al­bur de un arries­ga­do via­je en so­li­ta­rio por el nor­te de Mon­go­lia. ¿Qué iba a ha­cer el ba­rón en el mun­do ci­vil? Abu­rrir­se aún más, se­guir le­yen­do a Dos­toievs­ki y po­si­ble­men­te a Nietzs­che, ade­más de su­mir­se en el mun­do de las re­li­gio­nes orien­ta­les, en es­pe­cial del cha­ma­nis­mo y del la­maís­mo maha­ya­na, que no eran por com­ple­to aje­nas a su en­torno fa­mi­liar, ya que su tío ma­terno y pa­drino, Max von Wimp­fen, es­cri­bió una his­to­ria del bu­dis­mo. Tam­po­co sa­be­mos si via­jó a las po­se­sio­nes fa­mi­lia­res de la is­la de Da­gö o a la fin­ca de su

pa­dre adop­ti­vo en Jer­wa­kant, que­ma­da por los cam­pe­si­nos es­to­nios en la re­vo­lu­ción de 1905.

Al igual que su­ce­dió con Adolf Hitler, la gue­rra del 14 su­pu­so pa­ra el ba­rón un enor­me alivio vi­tal, ade­más de una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra ejer­cer las dos ac­ti­vi­da­des que más le gus­ta­ban: com­ba­tir y mon­tar a ca­ba­llo. Se une al 34 re­gi­mien­to de co­sa­cos del Don pa­ra pa­sar muy pron­to a su vie­ja Hues­te de Trans­bai­ka­lia. A fi­na­les de 1916, ha­bía si­do he­ri­do cin­co ve­ces en com­ba­te y re­ci­bi­do la cruz de San Jor­ge, aun­que sus as­cen­sos re­sul­ta­ron muy me­dio­cres pa­ra per­te­ne­cer a un re­gi­mien­to que, de­bi­do a su al­to nú­me­ro de ba­jas, fue re­for­ma­do dos ve­ces an­tes de 1917: ape­nas pa­só de sót­nik (ca­pi­tán) a ye­saúl (te­nien­te co­ro­nel). Su te­me­ri­dad fren­te al enemi­go qui­zá sea la cau­sa de esa ca­rre­ra tan len­ta, co­mo es­cri­be su me­jor bió­gra­fo, Yu­se­fó­vich, an­ti­guo ofi­cial so­vié­ti­co des­ti­na­do en Trans­bai­ka­lia [2]. El ba­rón Wran­gel nos de­ja es­ta des­crip­ción en sus ex­ce­len­tes Me­mo­rias: “los se­res co­mo él son in­so­por­ta­bles en la vi­da dia­ria, pe­ro en la gue­rra son sen­ci­lla­men­te pe­li­gro­sos [...] No era un ofi­cial en el sen­ti­do ha­bi­tual de la pa­la­bra, no sa­bía na­da de la or­de­nan­za y des­pre­cia­ba la dis­ci­pli­na, ade­más de ig­no­rar los ru­di­men­tos bá­si­cos de la de­cen­cia y el de­co­ro. No pa­re­cía un ofi­cial, sino un hé­roe sa­li­do de las no­ve­las de May­ne Reid. Su­cio y des­ali­ña­do, dor­mía en el sue­lo co­mo sus co­sa­cos y se mez­cla­ba con ellos. Cuan­do se en­con­tra­ba en un me­dio ci­vi­li­za­do, des­ta­ca­ba por su fal­ta de to­do re­fi­na­mien­to ex­terno. Tra­té en vano de ha­cer­le cons­cien­te de la ne­ce­si­dad de adop­tar al me­nos la apa­rien­cia ex­ter­na de un ofi­cial. Era un hom­bre de ex­tra­ños con­tras­tes. Te­nía una men­te ori­gi­nal y pe­ne­tran­te, pe­ro al mis­mo tiem­po una asom­bro­sa fal­ta de re­fi­na­mien­to, una apa­rien­cia ex­tra­or­di­na­ria­men­te desas­tra­da, la ti­mi­dez de un sal­va­je, una so­ber­bia va­na y un tem­pe­ra­men­to des­bo­ca­do “[ 3]. Pe­se a to­do, sus su­pe­rio­res te­nían una bue­na idea del bál­ti­co en el cam­po de ba­ta­lla, el mis­mo ba­rón Wran­gel es­cri­bió: “es un ex­tra­or­di­na­rio ofi­cial de inol­vi­da­ble co­ra­je [...] ha eje­cu­ta­do por­ten­to­sos ac­tos de va­lor” [4]. La ba­ra­ka de Ungern em­pe­za­ba a ser le­yen­da, pe­ro un te­me­ra­rio al man­do de un re­gi­mien­to dos ve­ces rehe­cho no es una bue­na elec­ción. Los com­ba­tes ani­ma­ron al aris­tó­cra­ta bál­ti­co a vol­ver a be­ber y a bus­car tri­ful­ca; a fi­na­les de 1916, se aga­rra una bue­na cur­da y le abre la ca­be­za con un la­ti­ga­zo de na­gai­ka a un ofi­cial de Es­ta­do Ma­yor que se re­sis­tía a bus­car­le alo­ja­mien­to en la ocu­pa­da Czer­no­witz. Lle­ga la Re­vo­lu­ción de Fe­bre­ro y Ungern la pa­sa em­pa­pe­la­do por la jus­ti­cia mi­li­tar; pe­ro Wran­gel lo arre­gla to­do y mar­cha con su ami­go, el ata­mán Sem­yó­nov, al fren­te de Per­sia.

Sem­yó­nov es otro de esos per­so­na­jes con ma­la pren­sa pós­tu­ma y, sin em­bar­go, mu­cho más in­tere­san­te que to­dos sus ad­ver­sa­rios. Na­ci­do de pa­dre co­sa­co, tie­ne un cuar­to de san­gre bu­ria­ta. La ca­rre­ra mi­li­tar de Sem­yó­nov es ful­gu­ran­te: va­le­ro­so, há­bil y de gran sim­pa­tía, el jo­ven ofi­cial consigue la ad­he­sión de sus co­sa­cos, tan­to por sus ha­za­ñas en el fren­te co­mo por su sen­ci­llez y tra­to cor­dial con el sol­da­do. Aun­que cin­co años me­nor que Ungern, ya es ata­mán de los co­sa­cos

de Trans­bai­ka­lia y com­par­te un in­te­rés co­mún con és­te: la re­li­gión y los mi­tos mon­go­les, te­ma en el que su eru­di­ción y su ha­bi­li­dad co­mo lin­güis­ta asom­bra­ban a los in­te­lec­tua­les [5]. Sem­yó­nov tra­za un re­tra­to del ba­rón bál­ti­co co­mo un con­ver­sa­dor ex­ce­len­te y ad­mi­ra su “ca­pa­ci­dad de su­mer­gir­se con pa­sión en de­ba­tes fi­lo­só­fi­cos so­bre cues­tio­nes de re­li­gión, li­te­ra­tu­ra y cien­cia mi­li­tar”[ 6]. Es­pe­re­mos que, re­cién trans­cu­rri­do el cen­te­na­rio de la re­vo­lu­ción, se re­edi­ten las obras de los ge­ne­ra­les blan­cos, por­que tan­to Sem­yó­nov, co­mo Kras­nóv, De­ní­kin y Wran­gel de­ja­ron una obra es­cri­ta muy in­tere­san­te, mu­cho más le­gi­ble que la de sus tos­cos y dog­má­ti­cos ven­ce­do­res, con la ex­cep­ción de Trots­ki. Se ve que la de­rro­ta y el exi­lio es­ti­mu­lan el ge­nio li­te­ra­rio.

Dos ofi­cia­les atí­pi­cos, mo­nár­qui­cos y pro­fun­da­men­te reac­cio­na­rios por tem­pe­ra­men­to, se en­cuen­tran en Per­sia, pri­me­ro, y en el Ex­tre­mo Orien­te ru­so, des­pués, en me­dio de la ma­yor tor­men­ta his­tó­ri­ca de los tiem­pos mo­der­nos: la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, esa in­vo­lu­ción que ellos es­ta­ban dis­pues­tos a re­ver­tir. Sem­yó­nov se ha­ce con el po­der en Chi­tá, ca­pi­tal de la Trans­bai­ka­lia, don­de re­ci­be ayu­da de los ja­po­ne­ses e ins­ta­la la lla­ma­da se­men­yóvs­chi­na, uno de esos re­gí­me­nes de po­der per­so­nal ar­bi­tra­rio y es­ta­bi­li­dad mí­ni­ma que van a ser la per­di­ción de los ru­sos blan­cos fren­te a los bol­che­vi­ques [7]. Ungern do­mi­na­rá mo­ti­nes con su so­la pre­sen­cia e im­pon­drá el po­der de Sem­yó­nov en Trans­bai­ka­lia. En­fren­ta­do con el al­mi­ran­te Kol­chak, con el que no com­par­te su li­be­ra­lis­mo, Sem­yó­nov se­rá uno de los cau­san­tes de la caí­da de su re­gen­cia. Per­so­nal­men­te po­pu­lar, ami­go del lu­jo y de las mu­je­res, el grue­so ata­mán con­tras­ta con el ca­da vez más se­ve­ro Ungern: al­to y del­ga­do, enemi­go de las fé­mi­nas, as­ce­ta, aho­ra abs­te­mio mi­li­tan­te, in­di­fe­ren­te a la co­mi­da, la be­bi­da, el le­cho y el re­po­so. El ba­rón se ocu­pa de lim­piar de bol­che­vi­ques su sec­tor de Trans­bai­ka­lia con cen­tro en Dau­ria. Ver­da­de­ra con­tra ima­gen de Dzerz­hinsky, crea una che­ka blan­ca que ba­rre de so­viets la co­mar­ca y ori­gi­na un mi­to, el del ba­rón lo­co, se­dien­to de san­gre y ob­se­sio­na­do por la dis­ci­pli­na, que ha­rá for­tu­na. Ungern no es­ta­ba lo­co. Al re­vés, ha­bia sa­bi­do leer su épo­ca me­jor que sus com­pa­ñe­ros, y com­pren­dió, co­mo Le­nin, que en una gue­rra de ex­ter­mi­nio hay que ser más implacable que el enemi­go. “No­so­tros no com­ba­ti­mos só­lo a un par­ti­do po­lí­ti­co, sino a una sec­ta de ase­si­nos que ame­na­zan con des­truir to­da nues­tra ci­vi­li­za­ción... ¿no ten­dré el de­re­cho de li­brar al mun­do de quie­nes quie­ren ma­tar el al­ma del pue­blo? Yo no co­noz­co otro cas­ti­go pa­ra los ase­si­nos que la muer­te [8]. Hoy es fá­cil con­de­nar­lo, pe­ro fren­te a unos ro­jos que ha­bían ma­ta­do a dos mi­llo­nes de enemi­gos de cla­se, per­mi­tir­se la mi­se­ri­cor­dia era la ver­da­de­ra lo­cu­ra. Se ha ha­bla­do de la cul­tu­ra de la cruel­dad del ba­rón, pe­ro en eso no re­sul­ta­ba muy dis­tin­to de Trots­ki o de Le­nin, gran­des de­fen­so­res del Te­rror Ro­jo. La ma­la fa­ma del ba­rón vie­ne de haberlo apli­ca­do con­tra los bol­che­vi­ques, pe­ro su con­cep­ción no di­fe­ría de la de ellos. La de­rro­ta de los blan­cos en 1920 mar­ca­ba el prin­ci­pio del fin pa­ra Sem­yó­nov y Ungern. El pri­me­ro, sos­te­ni­do por los ja­po­ne­ses, de­ci­de re­ti­rar­se a Man­chu­ria. Ungern, sin em­bar­go, op­ta por in­va­dir Mon­go­lia. Su Di­vi­sión Asiá­ti­ca, com­pues­ta de co­sa­cos, ji­ne­tes bur­ya­tos y vo­lun­ta­rios mon­go­les, más unos se­sen­ta mer­ce­na­rios ja­po­ne­ses, cru­za la fron­te­ra en 1920 e ini­cia la úl­ti­ma, más ex­tra­ña y fas­ci­nan­te fa­se de la gue­rra ci­vil ru­sa.

JAMSARANG

Mon­go­lia era un país en una si­tua­ción ex­tre­ma­da­men­te ines­ta­ble. De cul­tu­ra bu­dis­ta y muy pa­re­ci­do al Tí­bet del Da­lai La­ma, se ha­lla­ba re­gi­do por el Bogd Khan, con­si­de­ra­do co­mo un Bu­da vi­vien­te, y di­ri­gi­do es­pi­ri­tual­men­te por de­ce­nas de hu­tuk­tus o re­en­car­na­cio­nes de la­mas y maes­tros es­pi­ri­tua­les. Aun­que los des­cen­dien­tes de Gen­gis Khan con­quis­ta­ron y do­mi­na­ron Chi­na du­ran­te un si­glo, en 1368 fue­ron re­pe­li­dos a

sus te­rri­to­rios de ori­gen y arrin­co­na­dos en una vi­da nó­ma­da sin más his­to­ria que las pe­leas en­tre cla­nes. Pa­ra evi­tar que el es­pí­ri­tu de Gen­gis Khan vol­vie­ra a des­per­tar­se en­tre los mon­go­les, los em­pe­ra­do­res Ming man­da­ron mi­sio­ne­ros ti­be­ta­nos cu­yo éxi­to fue muy gran­de, aun­que no tan­to co­mo en el iner­me y su­mi­so Tí­bet. Ma­ni­pu­lan­do há­bil­men­te al Bogd Khan, los em­pe­ra­do­res man­chúes de la di­nas­tía Qing (1644-1912) con­si­guie­ron el do­mi­nio in­con­tes­ta­do de la zo­na has­ta que se afir­mó la pre­sen­cia ru­sa en el Ex­tre­mo Orien­te en el si­glo XIX, lo que coin­ci­dió a su vez con la ago­nía del Ce­les­te Im­pe­rio des­pués de las gue­rras del opio. La cre­cien­te in­ter­ven­ción ru­sa en la re­gión aca­ba por di­vi­dir Mon­go­lia en dos zo­nas. La pri­me­ra, Mon­go­lia In­te­rior, do­mi­na­da por Chi­na y so­me­ti­da a un pro­ce­so con­ti­nuo de si­ni­za­ción (lle­ga­da ma­si­va de in­mi­gran­tes han y acul­tu­ra­ción ra­di­cal), que ha con­ver­ti­do hoy a los mon­go­les en una mi­nús­cu­la mi­no­ría den­tro de su pro­pio país. La se­gun­da, Mon­go­lia Ex­te­rior, lo que hoy lla­ma­mos Re­pú­bli­ca de Mon­go­lia, que­dó ba­jo in­fluen­cia ru­sa y, des­de 1912, Pe­kín re­co­no­ció su au­to­no­mía ba­jo la di­rec­ción del Bogd Khan. Sin em­bar­go, tras los des­ca­la­bros de la I Gue­rra Mun­dial y la Re­vo­lu­ción, los chi­nos vie­ron una es­tu­pen­da oca­sión en la de­bi­li­dad ru­sa pa­ra vol­ver a en­trar en el país, apre­sar al Bogd Khan y tra­tar de ane­xio­nar Mon­go­lia a la Re­pú­bli­ca de Chi­na. Con los co­mer­cian­tes y los sol­da­dos, ha­bi­tua­les sig­nos de la pre­sen­cia de Pe­kín en el país, lle­ga­ron mi­les de emi­gran­tes, omi­no­so au­gu­rio de una fu­tu­ra asi­mi­la­ción de­mo­grá­fi­ca.

Cuan­do Ungern pe­ne­tra en Mon­go­lia, no só­lo bus­ca es­ca­par del avan­ce so­vié­ti­co, ya im­pa­ra­ble, es­cu­dán­do­se tras una fron­te­ra que no se sa­bía si era la de Chi­na o la de un pseu­do­es­ta­do in­ve­ro­sí­mil. De ha­ber cru­za­do la ra­ya en per­se­cu­ción de Ungern, los bol­che­vi­ques se ha­brían bus­ca­do un pe­li­gro­so e in­ne­ce­sa­rio con­flic­to in­ter­na­cio­nal. En ese as­pec­to, el ba­rón fue as­tu­to. Tam­bién sa­bía que los mon­go­les odia­ban vis­ce­ral­men­te a los chi­nos y que, en ape­nas dos años de do­mi­nio, és­tos los ha­bían em­po­bre­ci­do y mal­tra­ta­do de tal for­ma que ya se al­za­ban par­ti­das gue­rri­lle­ras. Pa­ra re­ma­tar la ofen­sa, los ge­ne­ra­les ocu­pan­tes se­cues­tra­ron y te­nían ba­jo arres­to al Bogd Khan. Por lo tan­to, Ungern en­tra en el país co­mo un li­ber­ta­dor y co­mo tal le aco­gen los nó­ma­das. Un cu­rio­so re­fuer­zo lle­ga­rá du­ran­te es­te tiem­po: un con­tin­gen­te de ex­pe­ri­men­ta­dos com­ba­tien­tes ti­be­ta­nos, re­ga­lo del Da­lai La­ma.

La Di­vi­sión Asiá­ti­ca era un cuer­po de ca­ba­lle­ría de unos dos mil qui­nien­tos hom­bres que ape­nas con­ta­ba con ca­ño­nes y ame­tra­lla­do­ras. Fren­te a ellos, fuer­te­men­te atrin­che­ra­dos en Ur­ga (la ac­tual Ulán Ba­tor), es­pe­ran unos seis mil sol­da­dos chi­nos, par­te de los quin­ce mil que ocu­pan el país. Tras dos asal­tos fa­lli­dos y du­ran­te un de­vas­ta­dor in­vierno en­tre las yur­tas, los hom­bres de Ungern se lan­zan a un úl­ti­mo y de­fi­ni­ti­vo in­ten­to. No que­dan ca­si mu­ni­cio­nes, ni ali­men­tos, ni abri­go. Co­mo en tan­tas oca­sio­nes, Ungern se po­ne al fren­te de sus tro­pas, se ex­hi­be en pri­me­ra lí­nea y los ate­rro­ri­za­dos chi­nos dis­pa­ran so­bre él sin al­can­zar­lo. Aun­que cues­te creer­lo, se atre­vió a in­fil­trar­se a so­las en Ur­ga y has­ta le dio de la­ti­ga­zos a un sol­da­do chino que se ha­bía dor­mi­do en la guar­dia. Los mon­go­les afir­man que es una en­car­na­ción del dios de la gue­rra; los chi­nos que se tra­ta de un de­mo­nio.

Ungern apro­ve­cha su fa­ma pa­ra lle­var a ca­bo una gue­rra psi­co­ló­gi­ca que co­rroe po­co a po­co la es­ca­sa mo­ral de los de­fen­so­res. Pe­ro el gol­pe de­fi­ni­ti­vo lo da­rán sus ti­be­ta­nos, que en una ope­ra­ción de co­man­do, eje­cu­ta­da con es­pa­das y fle­chas, co­mo en el me­die­vo, liberan al Bogd Khan y lo tras­la­dan al cam­pa­men­to del ba­rón. Uno de los ge­ne­ra­les chi­nos de­ser­ta y el res­to de la guar­ni­ción, pre­sa del pá­ni­co, se des­mo­ro­na an­te el ata­que ab­so­lu­ta­men­te sui­ci­da de las tro­pas de la Di­vi­sión Asiá­ti­ca, que rompen las po­si­cio­nes enemi­gas con una po­de­ro­sa car­ga de ca­ba­lle­ría. El 5 de fe­bre­ro de 1921, Ur­ga es­tá en lla­mas; el ba­rón ha da­do a sus hom­bres tres días pa­ra el sa­queo, ex­cep­tuan­do los tem­plos. Los mon­go­les ma­sa­cran a los mi­li­ta­res y ci­vi­les chi­nos y los co­sa­cos se en­tre­gan a un po­gro­mo de la po­bla­ción judía, pue­blo al que el ba­rón --tí­pi­co an­ti­se­mi­ta--con­si­de­ra el ger­men del bol­che­vis­mo. Os­sen­dows­ki, que lle­ga a Ur­ga tiem­po des­pués de la to­ma de la ciu­dad, via­ja­rá du­ran­te mi­llas vien­do los ca­dá­ve­res de los sol­da­dos chi­nos ca­za­dos a gol­pes de shas­ka por los hom­bres de Ungern en los com­ba­tes que si­guie­ron a la con­quis­ta de la ca­pi­tal.

Lo pri­me­ro que ha­ce el ba­rón es res­tau­rar la teo­cra­cia del Bogd Khan y pro­cla­mar una in­de­pen­den­cia que Mon­go­lia nun­ca vol­ve­rá a per­der. En ese sen­ti­do, pa­ra mu­chos mon­go­les, es el pa­dre fun­da­dor de la pa­tria y la en­car­na­ción del vie­jo mi­to an­ti-chino del Tsa­gan Khan, el prín­ci­pe blan­co que ven­drá del nor­te y ex­pul­sa­rá a los in­va­so­res. Ja­mes Pal­mer ates­ti­gua en su li­bro que al ba­rón to­da­vía hoy se le rin­de cul­to co­mo a un dios por par­te de al­gu­nos cla­nes fa­mi­lia­res [9]. En 1921, cuan­do apa­re­cía por las ca­lles de Ur­ga, el pue­blo lo acla­ma­ba al gri­to de ¡Dios de la

gue­rra! El pro­pio Bogd Khan lo con­si­de­ra­ba una en­car­na­ción de Jamsarang, dios de la gue­rra y de los ca­ba­llos, co­sa na­da in­fre­cuen­te en el mun­do bu­dis­ta, don­de las deidades se manifiesta­n en de­ter­mi­na­dos mor­ta­les. El ob­ser­va­dor americano A. M. Gup­till in­for­ma a los agen­tes con­su­la­res de su país que se ha res­tau­ra­do el im­pe­rio de Mon­go­lia y que Ungern abre una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra los ne­go­cios [10]. En su bre­ve go­bierno, Ungern lim­pia por vez pri­me­ra en tres si­glos las ca­lles de la su­cí­si­ma Ur­ga, trae la elec­tri­ci­dad, res­tau­ra el trans­por­te pú­bli­co e im­po­ne el or­den con cas­ti­gos ejem­pla­res y du­ros, que no per­do­nan ni a su sol­da­dos ni a sus ofi­cia­les. Os­sen­dows­ki, an­ti­guo en­la­ce de in­te­li­gen­cia de Kol­chak que es­tu­vo muy cer­ca de él en aque­llos días, es­cri­bió lo si­guien­te so­bre el ba­rón: “es­ta­ba en to­dos si­tios, lo veía to­do, y sin em­bar­go nun­ca es­tor­ba­ba la la­bor de sus su­bor­di­na­dos, ca­da uno tra­ba­ja­ba en su co­me­ti­do” [11].

Co­mo buen gue­rre­ro, sen­tía ver­da­de­ro abo­rre­ci­mien­to por la bu­ro­cra­cia, jus­to to­do lo con­tra­rio que sus enemi­gos bol­che­vi­ques y chi­nos, y man­da­ba que­mar los pa­pe­les cuan­do ocu­pa­ban de­ma­sia­do es­pa­cio.

Ungern, de quien la le­yen­da ha he­cho un mons­truo san­gui­na­rio, fue vis­to siem­pre por quie­nes nos han de­ja­do un tes­ti­mo­nio más ecuá­ni­me co­mo un hom­bre ama­ble, cul­to, enér­gi­co y muy va­lien­te. Sin em­bar­go, in­clu­so Os­sen­dows­ki re­co­no­ce que aquel gue­rre­ro “que ha­bía es­tu­dia­do a to­dos los fi­ló­so­fos oc­ci­den­ta­les” [12] te­nía un as­pec­to terrible, que pa­ra­li­za­ba e im­po­nía a ami­gos y enemi­gos. En un me­dio po­lí­ti­co co­mo la Ru­sia de 1917 a 1921, o se era terrible, o se con­de­na­ba uno a sí y a sus se­gui­do­res a una suer­te es­pan­to­sa. El em­ble­má­ti­co ase­si­na­to de la fa­mi­lia im­pe­rial en Eka­te­rim­bur­go tie­ne la fuer­za de un sím­bo­lo fá­cil­men­te com­pren­si­ble de la or­gía ex­ter­mi­na­do­ra del mo­men­to. Me­nos cé­le­bres, los mi­les de mu­je­res y ni­ños muer­tos en la hui­da del go­bierno de Kol­chak o las víc­ti­mas de la des­co­sa­qui­za­ción le­ni­nis­ta ex­pli­can de so­bra la bru­ta­li­dad del ba­rón con res­pec­to a las hor­das ro­jas. Quie­nes son des­pia­da­dos con sus ad­ver­sa­rios y bus­can su ani­qui­la­ción no pue­den que­jar­se si se les in­fli­ge el mis­mo tra­to.

El po­der de Ungern, sin em­bar­go, re­po­sa­ba so­bre ba­ses muy dé­bi­les: ¿qué era la Di­vi­sión Asiá­ti­ca fren­te al Ejér­ci­to Ro­jo o a los mi­llo­nes de hom­bres que Chi­na po­día mo­vi­li­zar? Al tiem­po que el Bogd Khan ha­la­ga al ba­rón, lo nom­bra prín­ci­pe (Khan) y le con­si­de­ra un dios, es­cri­be car­tas al go­bierno de Chi­na afir­man­do que Ungern lo ha se­cues­tra­do y que no tie­ne na­da que ver con las hor­das de nó­ma­das que con­tro­lan Ur­ga. Por otro la­do, la co­lo­nia de re­fu­gia­dos ru­sos es par­ti­da­ria de Kol­chak y el ba­rón nun­ca sim­pa­ti­zó con el al­mi­ran­te, al que des­pre­cia­ba por blan­do. La in­fil­tra­ción de agen­tes co­mu­nis­tas en­tre la po­bla­ción chi­na y ru­sa des­en­ca­de­na un ca­za de bru­jas en la que el co­ro­nel Si­pái­lov ejer­ce­rá de in­qui­si­dor. En su pro­pio ejér­ci­to tam­bién se pro­du­cen pro­ble­mas: el ri­gor de su dis­ci­pli­na y la bru­ta­li­dad de sus cas­ti­gos ha­cen que mu­chos ofi­cia­les em­pie­cen a es­tar des­con­ten­tos. Las tro­pas ru­sas quie­ren mar­char a la se­gu­ri­dad de Man­chu­ria, los vo­lun­ta­rios mon­go­les vol­ver a sus pas­tos y los bu­ria­tos li­be­rar sus tie­rras del yu­go so­vié­ti­co. La si­tua­ción in­te­rior de Ur­ga tam­bién se tor­na di­fí­cil: los pre­cios fi­jos im­pues­tos por el ba­rón y un pe­cu­liar sis­te­ma co­lec­ti­vis­ta ha­cen que los mer­ca­de­res chi­nos de­ser­ten de la ca­pi­tal.

La ex­pe­rien­cia de 1917 mar­có de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va a Ungern: su ob­se­sión por la dis­ci­pli­na y su ré­gi­men de cas­ti­gos pro­vie­nen de la vie­ja tra­di­ción za­ris­ta, ins­pi­ra­da por la Pru­sia del Rey Sar­gen­to y que pa­re­ce una reac­ción vis­ce­ral fren­te a los co­mi­tés y con­se­jos de sol­da­dos de la Re­vo­lu­ción. El que fue­ra un jo­ven ofi­cial pen­den­cie­ro es aho­ra un ins­truc­tor implacable. Tam­bién sa­be que los ejér­ci­tos que se su­men en el ocio aca­ban re­la­ján­do­se y el mo­tín pue­de es­ta­llar en cual­quier mo­men­to. El ba­rón des­con­fía so­bre to­do de los con­tin­gen­tes ru­sos, pro­ve­nien­tes de un ejér­ci­to de­rro­ta­do y ex­tin­to, que quie­ren mar­char a Man­chu­ria y

al­can­zar la se­gu­ri­dad del exi­lio. No es ese el plan del dios de la gue­rra, quien ya no cree en Ru­sia, des­trui­da por el co­mu­nis­mo y des­mo­ra­li­za­da por la re­pre­sión y el ham­bre. ¿Has­ta qué ex­tre­mo es Ungern ru­so? El ba­rón era un hom­bre del An­ti­guo Ré­gi­men, fiel a su so­be­rano Ni­co­lás II, pe­ro al que el con­cep­to de na­ción le re­sul­ta ex­tra­ño, al igual que pa­sa­ba con la aris­to­cra­cia eu­ro­pea tra­di­cio­nal. Sus an­te­pa­sa­dos Wimp­fen, ale­ma­nes, lu­cha­ron in­dis­tin­ta­men­te por Ru­sia, Fran­cia o in­clu­so Es­pa­ña; Ungern era un ba­rón ger­mano del Bál­ti­co, na­ci­do en la aus­tría­ca Graz, que ha­bla­ba me­jor el ale­mán y el fran­cés que el ru­so, cu­yo li­na­je ha­bía ser­vi­do con igual leal­tad a los Wa­sa sue­cos y a los Ro­ma­nov ru­sos, pe­ro nun­ca a Sue­cia ni a Ru­sia. Aho­ra, su so­be­rano era el Bogd Khan y su sue­ño ha­cer de Asia un ba­luar­te con­tra el co­mu­nis­mo: “un gue­rre­ro tie­ne el de­ber de su­pri­mir a los re­vo­lu­cio­na­rios, cual­quie­ra que sea la na­ción a la que és­tos per­te­nez­can, pues no son na­da más que es­pí­ri­tus ma­lig­nos que han ad­qui­ri­do una for­ma hu­ma­na” [13]. El pri­mer es­la­bón de ese im­pe­rio teo­crá­ti­co bu­dis­ta es Mon­go­lia, más tar­de se uni­rán el Tí­bet y Chi­na, pues su sue­ño era res­tau­rar a la di­nas­tía man­chú, que creó, se­gún Ungern, la más cum­pli­da for­ma de la teo­cra­cia: “la en­car­na­ción per­fec­ta de la idea de la mo­nar­quía es la unión de la di­vi­ni­dad y del po­der se­cu­lar, co­mo el em­pe­ra­dor de Chi­na, co­mo el Bogd Khan de Khalk­ha [Mon­go­lia] y los za­res ru­sos de an­ta­ño” [14]. Cu­rio­sa­men­te, eso mis­mo pen­sa­ban los ja­po­ne­ses y el se­ñor de la gue­rra man­chú Zhang Zuo­lin, que ju­ga­ron la ba­za del em­pe­ra­dor Pu Yi con dis­tin­ta for­tu­na. Ur­ga no era el fi­nal de sus sue­ños, sino el prin­ci­pio. An­tes de sa­lir de cam­pa­ña con­sul­ta a los cha­ma­nes y a los as­tró­lo­gos. To­dos los orácu­los coin­ci­den: le que­dan cien­to trein­ta días de vi­da. No im­por­ta. De nue­vo en mar­cha, el ejér­ci­to de Ungern, que no de­bía de lle­gar a los cua­tro mil hom­bres mal ar­ma­dos, se po­ne en ru­ta ha­cia el nor­te y al­za una ban­de­ra con las ini­cia­les de Mi­guel II, el gran du­que Mi­jaíl Alek­sán­dro­vich, her­mano de Ni­co­lás II, ase­si­na­do en se­cre­to por los ro­jos en 1918 y a quien mu­chos creían con vi­da. Su ob­je­ti­vo: su­ble­var la Trans­bai­ka­lia con­tra los so­vié­ti­cos, quie­nes, a su vez, han for­ma­do un go­bierno mon­gol tí­te­re en el exi­lio con el que el Bogd Khan no tar­da en es­ta­ble­cer con­tac­to. Las in­cur­sio­nes en tie­rras ru­sas tie­nen ad­ver­sa for­tu­na, sal­vo las de su se­gun­do en el man­do, Rya­bú­jin, que siem­bra el caos en la fron­te­ra. Per­se­gui­do por fuer­zas mu­cho me­jor ar­ma­das y que le tri­pli­can en nú­me­ro, lo­gra sa­lir con bien de la en­ce­rro­na que le pre­pa­ran los bol­che­vi­ques gra­cias a su co­no­ci­mien­to del te­rreno. Ungern vis­te un tra­je mon­gol lleno de amuletos, vi­ve con los nó­ma­das, evi­ta a los ru­sos y man­tie­ne una cáp­su­la de cia­nu­ro a mano. Lle­ga de nue­vo a la se­gu­ri­dad re­la­ti­va del nor­te de Mon­go­lia con su Di­vi­sión Asiá­ti­ca ca­si in­tac­ta, pe­ro el mo­tín no tar­da en es­ta­llar: jus­to cuan­do di­ce a sus ofi­cia­les ru­sos que el des­tino de la uni­dad es el le­ja­ní­si­mo Tí­bet, no la an­he­la­da Man­chu­ria. Era tan­to el mie­do de los con­ju­ra­dos al ba­rón, que cuan­do és­te les hi­zo fren­te tar­da­ron una eter­ni­dad en dis­pa­rar­le. Co­mo siem­pre, nin­gu­na ba­la le acer­tó. Es­ca­pó a ca­ba­llo y va­gó por la es­te­pa has­ta que fue apre­sa­do a trai­ción por un des­ta­ca­men­to mon­gol. Es­tos, a su vez, lo en­tre­ga­ron a los bol­che­vi­ques, muer­tos de pa­vor an­te la po­si­ble ven­gan­za del dios de la gue­rra.

En ma­nos so­vié­ti­cas, las au­to­ri­da­des bol­che­vi­ques apro­ve­cha­rán la oca­sión pa­ra crear un jui­cio-es­pec­tácu­lo al que el ba­rón asis­te con mar­ca­da frial­dad. No se es­fuer­za en de­fen­der­se ni en jus­ti­fi­car­se. Lo úni­co que nie­ga es ser un agen­te de Ja­pón. Se­rá eje­cu­ta­do el 15 de sep­tiem­bre de 1921, en No­vo­ni­ko­lá­yevsk, por or­den di­rec­ta de Le­nin. Ha­bían pa­sa­do unos cien­to trein­ta días des­de que con­sul­ta­ra a los adi­vi­nos.

Hoy, Ungern es uno de los per­so­na­jes his­tó­ri­cos que más cu­rio­si­dad pro­du­ce en ru­sos y mon­go­les. Mien­tras que la mo­mia de Le­nin se apo­li­lla ba­jo la mi­ra­da de los tu­ris­tas in­di­fe­ren­tes, que se pre­gun­tan qué ten­dría de es­pe­cial ese bu­ró­cra­ta ca­be­zón, ca­da vez más de­vo­tos se acer­can al Mu­seo Cen­tral de las Fuer­zas Ar­ma­das de Mos­cú pa­ra ad­mi­rar la tú­ni­ca mon­go­la de se­da que lle­va­ba el ba­rón cuan­do lo apre­sa­ron. Tan­ta es la ad­mi­ra­ción que sus­ci­ta, que ha te­ni­do que ser pri­mo­ro­sa­men­te res­tau­ra­da. En Mon­go­lia, mien­tras tan­to, to­da­vía hay gen­te que ele­va sus ora­cio­nes a la úl­ti­ma en­car­na­ción de Jamsarang. Tras su­frir un ge­no­ci­dio en los años trein­ta de ca­rac­te­rís­ti­cas se­me­jan­tes a la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral chi­na, que ani­qui­ló en el sen­ti­do li­te­ral del tér­mino su pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co, los mon­go­les abo­rre­cen la era co­mu­nis­ta y vuel­ven sus ojos al es­pí­ri­tu de Gen­gis Khan.

—Ca­ba­lle­ría mon­go­la, cir­ca 1930.

—Ungern von Sternberg, cir­ca 1920.

—Co­sa­cos Blan­cos en el fren­te orien­tal du­ran­te la Gue­rra Ci­vil ru­sa.

—Ar­que­ros mon­go­les, cir­ca 1925.

—Bogd Khan, el úl­ti­mo Em­pe­ra­dor mon­gol.

—Ulán Ba­tor, en la ac­tua­li­dad.

—Ur­ga, la ac­tual Ulán Ba­tor, cir­ca 1920.

—Ca­za­dor mon­gol cer­ca de Ur­ga, 1913.

—El ba­rón Ungern, po­co an­tes de ser eje­cu­ta­do por los bol­che­vi­ques.

Newspapers in English

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.