Cu­rious corner

Por Eduar­do Rui­gó­mez

GS Magazine - - Front Page -

“SIN DU­DA LA PA­LA­BRA UTO­PÍA evo­ca pa­ra no­sotr os imá­ge­nes, en­sue­ños dis­tin­tos de la reali­dad. Pe­ro cual­quier vi­sión de lo que de­be­ría ser, su­po­ne un exa­men crí­ti­co de lo que es. Igual o cu­rre con las uto - pías que, se­gún los mo­men - tos de la his­to­ria de­nun­cia­ron los abu­sos de una so­cie­dad ago­ni­zan­te, y triun­fan­tes, y se­gu­ras de la e xce­len­cia del ser hu­mano, anun­ciar on las en­can­ta­do­ras pers­pec­ti­vas abier­tas an­te el hombr e por una cien­cia to­do­po­de­ro­sa. Es­tos en­sue­ños na­ci­dos del fra­ca­so, siem­pre apa­re­cie­ron en cir­cuns­tan­cias con­flic­ti­vas análo­gas y su­mi­nis­tra­ron, no los me­dios de aca­bar con ellas, sino la ima­gen tran­qui­li­za­do­ra de un con­flic­to re­suel­to.” Jean Ser­vier

Ha­ce un si­glo lle­ga­ron a Es­ta­dos Uni­dos mi­llo­nes de emi­gran­tes bus­can­do la au­sen­cia de po­bre­za y muer­te. Fue­ron aco­gi­dos, se adap­ta­ron a una nue­va for­ma de vi­da y pros­pe­ra­ron. Un si­glo des­pués ob­ser­va­mos un mun­do erran­te que no ati­na a mo­de­lar una so­cie­dad equi­li­bra­da, ba­sa­da en los va­lo­res hu­ma­nos. El des­equi­li­brio so­cial avan­za a ba­se de mu­ros e ig­no­ran­cia, de ri­que­za ex­tre­ma y po­bre­za mí­se­ra, de ri­sa y llan­to en el ca­mino. La fo­to­gra­fía Ellis di­jo Sí do­ce mi­llo­nes de ve­ces sim­bo­li­za un tra­ba­jo que pro­fun­di­za en la su­mi­sión del len­gua­je fo­to­grá­fi­co ren­di­do a la ex­pre­si­vi­dad de unas imá­ge­nes agi­ta­das por las ti­nie­blas de la luz. En la me­di­da que el ful­gor se des­va­ne­ce, la fan­ta­sía co­bra fuer­za a cos­ta de una reali­dad en re­ti­ra­da. Co­mo som­bras chi­nes­cas, las imá­ge­nes re­crean des­te­llos dan­zan­tes, si­lue­tas en mo­vi­mien­to su­til, con­cen­tra­das en su in­ti­mi­dad, ob­ser­van­do un ilu­so­rio lí­mi­te fron­te­ri­zo al que pa­re­ce que nun­ca se lle­ga. Fa­ti­ga, ham­bru­na, mi­se­ria, aba­ti­mien­to, mie­do, so­le­dad, es lo que im­pe­ra en el reino de los sue­ños per­di­dos. Por­que las qui­me­ras son nues­tras in­fa­ti­ga­bles com­pa­ñe­ras de via­je: dan­zan a nues­tro la­do crean­do su pro­pia pues­ta en es­ce­na. Pre­sen­cia­mos, ca­si aje­nos, el rum­bo que nos di­ri­ge ha­cia de­lan­te, mien­tras la mi­ra­da es nues­tra he­rra­mien­ta de bús­que­da, el mo­vi­mien­to ha­cia la luz, el mo­tor de la con­tem­pla­ción, la pro­me­sa in­cier­ta a la vuel­ta de la es­qui­na lla­ma­da es­pe­ran­za. Sin em­bar­go es la de­ri­va lo que con­di­cio­na el tra­yec­to errá­ti­co, en aras de man­te­ner un fal­so es­ce­na­rio que desea re­gre­sar a la tran­qui­li­dad del seno ma­terno, de un hi­po­té­ti­co re­vi­vir que apa­ci­güe nues­tro ser.

Newspapers in English

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.