La fuer­za de un nom­bre

Habanos - - Sumario - TEXTO / MAITE LÓ­PEZ PINO FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

La De­no­mi­na­ción de Ori­gen Pro­te­gi­da (D.O.P.) de­fi­ne so­bre to­do el ori­gen de los pro­duc­tos. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de­ter­mi­na el ori­gen ya sea un lu­gar, re­gión y ex­cep­cio­nal­men­te un país que le con­fie­re ca­rac­te­rís­ti­cas ex­clu­si­vas a un pro­duc­to de­bi­do al me­dio geo­grá­fi­co par­ti­cu­lar, los fac­to­res na­tu­ra­les y hu­ma­nos que de­ter­mi­nan ca­da una de las fa­ses de pro­duc­ción que tie­nen lu­gar en la zo­na geo­grá­fi­ca de­li­mi­ta­da.

Las D.O.P. se apli­can a pro­duc­tos agrí­co­las cu­ya ca­li­dad y ca­rac­te­rís­ti­cas es­tán de­ter­mi­na­das ex­clu­si­va­men­te por el me­dio geo­grá­fi­co don­de na­ce, se pro­du­ce y trans­for­ma (en las ma­nos ex­per­tas de las per­so­nas que ahí ha­bi­tan). Es­ta de­no­mi­na­ción lo di­fe­ren­cia de to­dos los pro­duc­tos si­mi­la­res que exis­tan en el mer­ca­do que se pro­du­cen en otras re­gio­nes, y ade­más sus­ti­tu­yen al­gu­nas eta­pas del pro­ce­so de ela­bo­ra­ción ori­gi­nal, por téc­ni­cas de in­dus­tria­li­za­ción.

Ca­da pro­duc­tor que asu­ma una D.O.P. se com­pro­me­te a man­te­ner la ca­li­dad del pro­duc­to ela­bo­ra­do en el ni­vel más al­to po­si­ble. De igual for­ma exis­ten or­ga­nis­mos pú­bli­cos re­gu­la­do­res de la de­no­mi­na­ción de ori­gen que se de­di­can a ava­lar y au­to­ri­zar la ex­hi­bi­ción de esa ca­te­go­ría.

A to­das lu­ces, la prin­ci­pal ven­ta­ja de la ca­li­fi­ca­ción es la ga­ran­tía pa­ra los con­su­mi­do­res de un ni­vel de ca­li­dad ca­si cons­tan­te y las ca­rac­te­rís­ti­cas irre­pe­ti­bles del pro­duc­to. Las D.O.P. brin­dan una pro­tec­ción le­gal con­tra la pro­duc­ción o ela­bo­ra­ción de los men­cio­na­dos pro­duc­tos en otras zo­nas, aun­que se uti­li­cen los mis­mos in­gre­dien­tes y pro­ce­di­mien­tos.

D.O.P. EN EL MUN­DO

Re­co­no­ci­das mun­dial­men­te, las De­no­mi­na­cio­nes de Ori­gen Pro­te­gi­da ca­ta­li­zan el pres­ti­gio de di­fe­ren­tes pro­duc­tos co­mo el que­so Ro­que­fort: un que­so azul fran­cés ela­bo­ra­do en la re­gión de Caus­ses del Avey­ron, que ob­tu­vo la D.O. en 1925.

Así mis­mo des­pun­ta el vino de Je­rez, pro­du­ci­do en la ciu­dad es­pa­ño­la de Je­rez de la Frontera, en la pro­vin­cia de Cá­diz. A la lis­ta de pro­duc­tos se­lec­tos se su­man el Ron de Ve­ne­zue­la, el te­qui­la me­xi­cano, el pis­co pe­ruano, el pis­co chi­leno y el ca­fé co­lom­biano… en­tre otros.

UN HA­BANO ES MU­CHO MÁS QUE UN PU­RO DE TRI­PA LAR­GA HE­CHO MA­GIS­TRAL­MEN­TE A MANO. PRI­ME­RO LO PEN­SA­MOS, LUE­GO DELETREAMO­S SU NOM­BRE -QUE SUE­NA IGUAL EN TO­DOS LOS IDIO­MAS DEL MUN­DO- Y CUAN­DO LO ES­CU­CHA­MOS SA­BE­MOS QUE SE HA­BLA DE UN PRO­DUC­TO GENUINAMEN­TE CU­BANO

HABANOS

En Cu­ba, la zo­na de Vuel­ta Aba­jo*, en Pi­nar del Río* –en la re­gión más oc­ci­den­tal del ar­chi­pié­la­go, en par­ti­cu­lar las lo­ca­cio­nes de San Luis* y San Juan y Mar­tí­nez* ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas que le apor­tan a los pu­ros des­de el cre­ci­mien­to de la plan­ta y en su pro­ce­so de se­ca­do, pe­cu­lia­ri­da­des irre­pe­ti­bles en cual­quier par­te del mun­do, in­clu­so den­tro de Cu­ba.

Un aman­te de Habanos re­co­no­ce en la pri­me­ra ca­la­da los pu­ros ori­gi­na­rios de San Luis* y San Juan y Mar­tí­nez*. El pro­ce­so que co­mien­za con la co­se­cha, lue­go se cuel­gan las ho­jas en ca­sas al ai­re li­bre, se de­jan se­car y vi­ven una fer­men­ta­ción na­tu­ral. Des­pués se em­pa­can muy apre­ta­das y ex­pe­ri­men­tan una se­gun­da fer­men­ta­ción, se ai­rean, se hu­me­de­cen y se po­nen en ba­rri­cas pa­ra una ter­ce­ra fer­men­ta­ción y añe­ja­mien­to.

En to­dos los pa­sos las ho­jas de los Habanos ga­nan ma­yor com­ple­ji­dad or­ga­no­lép­ti­ca que pro­pi­cia di­ver­sas sen­sa­cio­nes gus­ta­ti­vas co­mo la cre­mo­si­dad en la bo­ca, un­tuo­si­dad ro­zan­do el pa­la­dar, hu­mo vo­lu­mi­no­so que en­vuel­ve. En cuan­to a los aro­mas sal­tan los ma­ti­ces de fru­tos se­cos, ma­ní, nuez, ave­lla­nas y en el re­tro­gus­to ca­fé, ca­cao y notas pro­pias del ta­ba­co cu­bano.

LE­YES Y D.O.P.

Un po­co más de 500 pro­ce­sos ma­nua­les com­pren­den la pro­duc­ción de Habanos y to­dos son so­me­ti­dos a es­tric­tos con­tro­les es­ta­ble­ci­dos por el Consejo Re­gu­la­dor de la De­no­mi­na­ción de Ori­gen Pro­te­gi­da (D.O.P.) Habanos pa­ra ser me­re­ce­do­res del tan año­ra­do tí­tu­lo de ser con­si­de­ra­dos Habanos.

Si bien no exis­te una teo­ría úni­ca so­bre el tra­ta­mien­to de las In­di­ca­cio­nes Geo­grá­fi­cas. En su te­sis en op­ción del gra­do cien­tí­fi­co de Máster en Ges­tión de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual pre­sen­ta­da en el año 2014, Ya­te­lier Her­nán­dez San­ta­na ase­gu­ra que:

“La le­gis­la­ción cu­ba­na re­gu­la el ré­gi­men le­gal de las in­di­ca­cio­nes geo­grá­fi­cas en el De­cre­to-Ley 228 don­de se es­ta­ble­ce el tra­ta­mien­to tan­to de las In­di­ca­cio­nes de Pro­ce­den­cia co­mo el pro­ce­di­mien­to de re­gis­tro de las De­no­mi­na­cio­nes de Ori­gen na­cio­na­les y ex­tran­je­ras. Ade­más, pre­vé que el con­trol de las In­di­ca­cio­nes Geo­grá­fi­cas es­té en ma­nos de la Ofi­ci­na Cu­ba­na de la Pro­pie­dad In­dus­trial.

“Me­dian­te va­ria­bles eda­fo­cli­má­ti­cas se com­pa­ra­ron a Cu­ba, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Hon­du­ras, Ni­ca­ra­gua y Mé­xi­co, cons­ta­tán­do­se que las ca­rac­te­rís­ti­cas de los sue­los ta­ba­ca­le­ros Fe­rra­lí­ti­cos Ro­jos (zo­na Par­ti­do –en Ar­te­mi­sa-) de Cu­ba pre­sen­tan mag­ní­fi­cas pro­pie­da­des hi­dro­fí­si­cas, que se adap­tan per­fec­ta­men­te a las ne­ce­si­da­des bio­ló­gi­cas del cul­ti­vo del ta­ba­co. Asi­mis­mo, se iden­ti­fi­có que Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na po­see las ca­rac­te­rís­ti­cas cli­má­ti­cas más si­mi­la­res a la zo­na de Par­ti­do, da­do en­tre otros fac­to­res por la cer­ca­nía geo­grá­fi­ca e in­su­la­ri­dad, no sien­do así en el res­to de las zo­nas ana­li­za­das, sin em­bar­go, los pro­duc­tos fu­ma­bles cu­ba­nos no ex­hi­ben ca­rac­te­rís­ti­cas or­ga­no­lép­ti­cas y ca­li­dad si­mi­la­res” ase­gu­ra Her­nán­dez.

El Ha­bano go­za de una ex­clu­si­vi­dad me­re­ci­da, un sím­bo­lo de dis­tin­ción y buen gus­to. El ta­ba­co Ne­gro Cu­bano fue con­si­de­ra­do el me­jor del mun­do por las con­di­cio­nes que os­ten­tan cier­tas zo­nas pa­ra su cul­ti­vo, dis­tin­ción que man­tie­ne sin dis­cu­sión más de cin­co si­glos des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.