La ca­pi­tal del Ha­bano

CA­LLES Y PLA­ZAS HA­BA­NE­RAS HAN ACO­GI­DO, DES­DE HA­CE VA­RIOS SI­GLOS, IN­MUE­BLES Y PER­SO­NA­JES VIN­CU­LA­DOS A LA INDUSTRIA DEL TA­BA­CO EN CU­BA Y SUS MAR­CAS MÁS EM­BLE­MÁ­TI­CAS

Habanos - - Sumario - TEXTO / ZOE NOCEDO PRI­MO, IN­VES­TI­GA­DO­RA E HIS­TO­RIA­DO­RA DEL TA­BA­CO FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

La Ha­ba­na, ciu­dad de his­to­ria y mo­der­ni­dad, ha ins­pi­ra­do du­ran­te ca­si 500 años a no­ve­lis­tas y poe­tas, pin­to­res, mú­si­cos, ci­neas­tas, ar­qui­tec­tos… Aun sien­do una vi­lla, abrió sus puer­tas a los no na­ci­dos en su te­rru­ño pa­ra que dis­fru­ta­ran de to­dos sus en­can­tos, y co­no­cie­ran su cul­tu­ra y su gen­te. Des­de en­ton­ces, par­te de esa his­to­ria es tam­bién la del Ha­bano, e in­elu­di­ble­men­te, la de la es­tre­cha re­la­ción en­tre es­ta ur­be y mu­chos de los se­gui­do­res del me­jor ta­ba­co del mun­do.

Si bien “La Is­la de Cu­ba ha­bía si­do des­cu­bier­ta va­rias ve­ces y po­bla­da des­de si­glos an­te­rio­res por unos aven­tu­re­ros que en rús­ti­cas ca­noas, sin ca­ra­be­las, brú­ju­las, ni as­tro­la­bios, ha­bían lle­ga­do a es­tas tie­rras en su­ce­si­vas olea­das trans­mi­gra­to­rias” (Or­tiz, F.), la fun­da­ción de la Vi­lla de San Cris­tó­bal de La Ha­ba­na fue re­sul­ta­do de la ocu­pa­ción y co­lo­ni­za­ción de es­ta Is­la.

Cin­co si­glos des­pués, es di­fí­cil ima­gi­nar sus bohíos de guano a ori­llas de la bahía, o al ca­ci­que Ha­ba­gua­nex li­de­ran­do el ca­ci­caz­go del Ma­riel a Ma­tan­zas y, pa­ra sor­pre­sa del mun­do, pres­tan­do su nom­bre al pro­duc­to que le da­ría fa­ma a la ciu­dad y al país.

Sin em­bar­go, Cu­ba cons­ti­tuía ya la tie­rra del ta­ba­co, ben­de­ci­da por su sue­lo, sus con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, y sus mu­je­res y hom­bres de­di­ca­dos a es­te cul­ti­vo. Aun­que los arua­cos nos ofre­cie­ron un ta­ba­co abo­ri­gen, pol­vo, ra­ma, pas­ta o so­ru­llo, las tie­rras de la Vi­lla de San Cris­tó­bal de La Ha­ba­na —pe­ro tam­bién del cen­tro del país y de otras ciu­da­des del oc­ci­den­te— lo trans­for­ma­ron en mer­can­cía.

La li­ber­tad del cul­ti­vo del ta­ba­co por Real De­cre­to de la Co­ro­na en 1614, fue el pun­to de par­ti­da pa­ra el desa­rro­llo de es­te pro­duc­to, pues en él se re­gu­la­ba el tráfico mer­can­til y se ajus­ta­ban las nor­mas dic­ta­das pa­ra las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre Es­pa­ña y las In­dias. Las re­me­sas de ta­ba­co sa­lían por el Puer­to de Ca­re­nas, pa­ra com­pla­cen­cia de las ar­cas de la me­tró­po­li y de un gru­po de es­pa­ño­les y crio­llos que re­en­con­tra­re­mos en los si­glos si­guien­tes co­mo to­da una aris­to­cra­cia en la ca­pi­tal.

Fu­mar en pol­vo (ra­pé), en pi­pas, en tren­zas que se cor­tan y se mas­can o fu­man, era un há­bi­to pa­ra los eu­ro­peos, lo que con­tri­buía a in­ten­si­fi­car el co­mer­cio del ta­ba­co, tan­to por vía le­gal o de con­tra­ban­do. De­bi­do a ello se in­cre­men­tan sus ni­ve­les de pro­duc­ción en Cu­ba y abre sus puer­tas el si­glo XVIII “… ori­gi­nan­do una cons­tan­te

com­pe­ten­cia de mer­ca­dos que con­vir­tió a la ho­ja, se­gún la de­fi­ni­ción ha­ba­ne­ra, en su fru­to de más en­ti­dad” (Ma­rre­ro, L. Cu­ba, eco­no­mía y sociedad. T-7).

La Fac­to­ría co­mo ór­gano de con­trol en La Ha­ba­na (1717) y su re­la­ción con la Ca­sa de Con­tra­ta­ción de Se­vi­lla, re­fle­ja el in­te­rés cre­cien­te de la me­tró­po­li por las re­me­sas que lle­ga­ban a Es­pa­ña en can­ti­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas. El es­tan­co del ta­ba­co y sus consecuenc­ias pa­ra los pro­duc­to­res tam­bién for­man par­te de es­ta his­to­ria; así co­mo las tres gran­des re­be­lio­nes de los ve­gue­ros, que no acep­ta­ron la as­fi­xia y la hu­mi­lla­ción.

En­tre 1741 y 1762, la Real Com­pa­ñía de Co­mer­cio de La Ha­ba­na cum­plió un pa­pel sig­ni­fi­ca­ti­vo en la eco­no­mía del país, don­de la pro­duc­ción y el co­mer­cio del ta­ba­co te­nían un lu­gar im­por­tan­te.

La To­ma de La Ha­ba­na por los in­gle­ses, en 1762, fa­ci­li­tó los nu­me­ro­sos en­víos de ta­ba­co a Europa y el es­ta­ble­ci­mien­to de Nue­va Fi­li­pi­nas (Pi­nar del Río) en 1772, que ce­día sus tie­rras a to­dos aque­llos que se tras­la­da­ban ha­cia la re­gión ale­ján­do­se del con­trol del es­tan­co y a los ca­na­rios que se es­pe­cia­li­za­rían en es­te cul­ti­vo. Vuel­ta Aba­jo*, ocul­ta por un tiem­po pa­ra la mirada ta­ba­ca­le­ra, se eri­gía co­mo la tie­rra por ex­ce­len­cia pa­ra el ta­ba­co ne­gro.

La cre­cien­te de­man­da de es­te pro­duc­to exi­gía la es­pe­cia­li­za­ción pa­ra su tor­ci­do. Eran in­su­fi­cien­tes los ta­ba­cos tor­ci­dos por los ve­gue­ros y los que se tor­cían en es­ta­ble­ci­mien­tos co­mo la Ca­sa de Be­ne­fi­cen­cia a car­go de las Her­ma­nas de la Ca­ri­dad, crea­da en di­ciem­bre de 1774. Se im­po­nía en­ton­ces la ne­ce­si­dad de tor­cer no so­lo en es­tos si­tios, sino tam­bién en pre­si­dios, cuar­te­les, y en las ca­sas par­ti­cu­la­res o chin­cha­les que co­men­za­ban a pro­li­fe­rar en esa épo­ca, pues el ta­ba­co re­pre­sen­ta­ba una fuen­te de em­pleos e in­gre­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra la fa­mi­lia cu­ba­na.

La Ha­ba­na se con­vier­te así en la cu­na del tor­ci­do del ta­ba­co; de ello de­ja cons­tan­cia el fran­cés X. Mar­mier en 1852, cuan­do en su obra Cartas so­bre Amé­ri­ca ex­pre­sa: “No hay ca­lle en La Ha­ba­na don­de no se en­cuen­tre al­gu­na ta­ba­que­ría, en ca­da una de ellas hay vein­te, trein­ta, cua­ren­ta o más tra­ba­ja­do­res, divididas en va­rias sec­cio­nes, ca­da una de las cua­les tie­ne su ocu­pa­ción es­pe­cial”.

El cen­so de 1847 re­fie­re la exis­ten­cia de 1300 fá­bri­cas de tor­ci­do en la ca­pi­tal cu­ba­na y 20 de ci­ga­rri­llos. De ellas per­te­ne­cían a La Ha­ba­na In­tra­mu­ros 716 ta­ba­que­rías, nue­ve al­ma­ce­nes y 16 de ci­ga­rri­llos. La fa­bri­ca­ción del me­jor ta­ba­co del mun­do en es­ta ur­be, así co­mo en otras fá­bri­cas del país, le brin­da­rían al mun­do mar­cas pres­ti­gio­sas co­mo Hi­ja de Ca­ba­ñas y Car­va­jal, H. Up­mann, Par­ta­gás, Ra­món Allo­nes, Mon­te­cris­to, Romeo y Ju­lie­ta y otras, que al con­tem­plar­se en el vi­to­la­rio de los Habanos en la ac­tua­li­dad, man­tie­nen to­do su es­plen­dor.

Chin­cha­les, ta­lle­res, de­pó­si­tos, ofi­ci­nas, per­so­na­jes vin­cu­la­dos a la industria ta­ba­ca­le­ra, y pe­que­ñas vi­drie­ras don­de se co­mer­cia­li­za­ba es­te pro­duc­to en sus di­ver­sas for­mas, se ubi­ca­ron en to­das las ca­lles y pla­zas de la ca­pi­tal cu­ba­na. Men­cio­na­re­mos so­lo al­gu­nas de ellas con el fin de ilus­trar esa Ha­ba­na del si­glo XIX que brin­dó par­te de sus es­pa­cios pa­ra es­ta industria.

En la Pla­za de Ar­mas po­día en­con­trar­se en 1856 la “Henry Clay”, pro­pie­dad de Ju­lián Ál­va­rez, quien lle­gó a ser el Pre­si­den­te del Gre­mio de Fa­bri­can­tes de Ta­ba­cos. Se re­gis­tran dos de sus de­pó­si­tos en las ca­lles de Ba­ra­ti­llo y Obis­po. En es­ta úl­ti­ma, una de las prin­ci­pa­les y más lla­ma­ti­vas de la vi­lla, apa­re­ce­rían tam­bién co­mo mar­cas “La Europa”, “La Amé­ri­ca” y “La Au­ro­ra” de Ma­nuel Ban­ces y Car­va­jal, “Mi fa­ma por el or­be vuela de Gar­cía V. de G” y los de­pó­si­tos de la “La Ca­ro­li­na", pro­pie­dad de Juan An­to­nio Ban­ces.

La ca­lle de los Ofi­cios cons­ti­tuía la más im­por­tan­te a par­tir de la Pla­za de Ar­mas y en ella es­ta­ban pre­sen­tes C. de Cas­tro y Cano con su “Fa­ma An­da­lu­za”, la de An­to­nio Cano en su es­qui­na a Lam­pa­ri­lla y “La So­pim­pa Ha­ba­ne­ra”, de G. Li y C.

Mer­ca­de­res, se­de des­de el 26 de fe­bre­ro de 1993 del Mu­seo del Ta­ba­co de la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de La Ha­ba­na, fue es­ce­na­rio en aque­lla eta­pa del de­pó­si­to de “La Le­gi­ti­mi­dad”, pro­pie­dad de una de las per­so­na­li­da­des más re­co­no­ci­das de la épo­ca, el mar­qués de Ra­bell, Pru­den­cio Ra­bell y Cu­nill, ca­ta­lán que lle­gó a pre­si­dir el Ca­sino Es­pa­ñol, y que pos­te­rior­men­te fue pro­pie­ta­rio de la fá­bri­ca Romeo y Ju­lie­ta en La Ha­ba­na Ex­tra­mu­ros.

La ca­lle Ri­cla, Cu­na o Mu­ra­lla —nom­bre con el que per­ma­ne­ce—aco­gió di­ver­sas mar­cas, co­mo Po­cahon­tas, ex­clu­si­va pa­ra New York de Jo­sé The­mes, y la fi­gu­ra más sig­ni­fi­ca­ti­va de la pro­duc­ción de ci­ga­rri­llos, Luis Su­si­ni. Aun­que su fá­bri­ca “La Hon­ra­dez” es­ta­ba si­tua­da en la pla­zo­le­ta de San­ta Cla­ra, par­te de sus ta­lle­res es­tu­vie­ron en es­ta ca­lle, don­de se en­con­tra­ban “La Ata­la­ya”, “La Uni­ver­sal” y “La Ve­ra­cru­za­na”, por so­lo men­cio­nar al­gu­nas.

Ha­cia 1862, se re­co­no­ce la exis­ten­cia de 62 al­ma­ce­nes de­di­ca­dos al ta­ba­co y 40 a las ci­ga­rre­ras con mar­cas, en­tre los que se des­ta­ca en 1840 el de Juan Co­nill en la ca­lle del Cris­to.

En ca­lles co­mo Obra­pía, Obis­po y Com­pos­te­la, fran­ce­ses y es­pa­ño­les, a par­tir de 1822, si­tua­ron los ta­lle­res li­to­grá­fi­cos que des­de la dé­ca­da del 60 en­ga­la­na­ron con be­llos pa­pe­les a un so­lo co­lor, con pan de oro o pur­pu­ri­na, los Habanos con sus ani­llas, y más ade­lan­te, las ca­jas con sus fi­nas ha­bi­li­ta­cio­nes.

Una pla­za que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas es­ta­ría des­ti­na­da al mer­ca­do y a fies­tas, fue la Pla­za Nue­va, con­ver­ti­da des­pués en Pla­za Vie­ja. Los “Por­ta­les de Al­fa­ro” y “Las Tres Co­ro­nas” de San Mar­tín y Comp, así co­mo el Mer­ca­do de Cristina y “En el (TUNEL) de J.R., tam­bién re­fle­jan la pre­sen­cia del co­mer­cio de los Habanos en es­ta atí­pi­ca y es­pe­cial área. La pla­za de San Fran­cis­co, por su par­te, fue el es­ce­na­rio his­tó­ri­co de aque­lla pri­me­ra re­be­lión de los ve­gue­ros en 1717.

Con La Ha­ba­na Ex­tra­mu­ros, la ciu­dad se con­vier­te en un ver­da­de­ro cen­tro del pa­tri­mo­nio in­dus­trial. Ca­mi­nar por las ca­lles de Rei­na, Áni­mas, Industria, Mon­te, Vir­tu­des, San Mi­guel, San Lá­za­ro, Es­tre­lla y otras de la zo­na, era pen­sar en las ma­nos que tuer­cen una obra de ar­te, y sen­tir la cam­pa­na que anun­cia­ba la lec­tu­ra de ta­ba­que­ría o la voz del lec­tor. Sus pa­tios con te­chos de cla­ra­bo­ya eran uti­li­za­dos pa­ra el mo­ja­do de sus ca­pas y tri­pas; su plan­ta ba­ja pa­ra ofi­ci­nas y al­ma­ce­nes; los en­tre­sue­los pa­ra el se­ca­do; y su plan­ta al­ta pa­ra la es­co­gi­da, el des­pa­li­llo, la ga­le­ra, el re­za­ga­do y fi­le­tea­do. To­do un pa­la­cio que en­ga­la­na la ciu­dad con aro­mas de ta­ba­cos.

Mar­cas co­mo La Leal­tad, la In­ti­mi­dad, Águi­la de Oro, La Afri­ca­na o el Rey del Mun­do se unían asi­mis­mo a las ya tra­di­cio­na­les en La Ha­ba­na Ex­tra­mu­ros.

En los años fi­na­les del si­glo XIX, la industria ta­ba­ca­le­ra no es­tu­vo a sal­vo de la cri­sis eco­nó­mi­ca del pe­río­do, ni del pro­ce­so de in­ter­ven­ción del ca­pi­tal in­glés y nor­te­ame­ri­cano en la eco­no­mía cu­ba­na. Con ca­pi­tal in­glés en­con­tra­rá su si­tio en la ciu­dad, el trust ta­ba­ca­le­ro Ha­va­na Ci­gar and To­bac­co Fac­to­ries —co­no­ci­do tam­bién co­mo Ha­va­na Ci­gar and Co—. Uni­do al Ha­va­na Co­mer­cial Com­pany o Trust Ame­ri­cano, lle­ga­ron a re­unir en un gran mo­no­po­lio nu­me­ro­sas mar­cas de ta­ba­co y ci­ga­rros, que en 1904 ten­dría su se­de en la pri­me­ra es­truc­tu­ra me­tá­li­ca de la ciu­dad, co­no­ci­da co­mo el Pa­la­cio del Hie­rro, que des­pués fue la se­de de la fá­bri­ca “La Co­ro­na”.

El ale­mán Gus­tav Bock es­tu­vo al fren­te de to­do ese trust, y aun­que se co­no­ce la exis­ten­cia de mar­cas in­de­pen­dien­tes que no for­ma­ron par­te de él, fue sig­ni­fi­ca­ti­vo el pro­ce­so de con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de la pro­duc­ción, in­clu­so de mar­cas con un re­co­no­ci­mien­to uni­ver­sal.

Con el triun­fo re­vo­lu­cio­na­rio el 1ro. de enero de 1959, La Ha­ba­na se con­vir­tió en el es­ce­na­rio prin­ci­pal pa­ra la di­rec­ción y con­cep­ción de la Industria Ta­ba­ca­le­ra. Cu­ba­ta­ba­co pri­me­ro y el Gru­po Em­pre­sa­rial Ta­ba­cu­ba des­pués, co­mo ór­ga­nos ad­mi­nis­tra­ti­vos de las 27 mar­cas que con­tie­ne en la ac­tua­li­dad el vi­to­la­rio de Habanos, han es­ta­ble­ci­do sus ge­ren­cias en di­fe­ren­tes si­tios de la ciu­dad, así co­mo to­da la es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial que ri­ge la po­lí­ti­ca ta­ba­ca­le­ra del país.

Mar­cas tra­di­cio­na­les y mar­cas sur­gi­das con la Re­vo­lu­ción, en­ga­la­nan los me­jo­res es­ce­na­rios del fu­ma­dor a ni­vel mun­dial. La más fa­mo­sa de ellas es Cohi­ba, no so­lo por su in­dis­cu­ti­ble ca­li­dad y di­fe­ren­cia­ción en su sa­bor, sino por la pe­cu­lia­ri­dad de su na­ci­mien­to en 1966 co­mo mar­ca y el ha­ber es­ta­ble­ci­do su ca­sa ma­triz en la be­lla man­sión del La­gui­to. Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, en­tre otras, hi­cie­ron de El La­gui­to, la fá­bri­ca de la ciu­dad más de­man­da­da por los vi­si­tan­tes, con la as­pi­ra­ción de te­ner en­tre sus de­dos una vi­to­la de Cohi­ba.

El Fes­ti­val del Ha­bano, es­pa­cio de re­co­no­ci­mien­to al me­jor ta­ba­co del mun­do, abre sus puer­tas en el Pa­la­cio de las Con­ven­cio­nes ca­da año, pro­pi­cian­do tam­bién una ener­gía muy es­pe­cial pa­ra la ciu­dad. Los par­ti­ci­pan­tes cul­ti­van una in­ten­sa re­la­ción con es­ta atra­yen­te ca­pi­tal que los re­ci­be, dis­fru­tan de su be­lle­za, y no po­cas ve­ces he es­cu­cha­do la ex­pre­sión “qué bueno es fu­mar un Ha­bano y si es en La Ha­ba­na, mu­cho me­jor”.

Re­cor­de­mos una vez más las pa­la­bras de Mor­ton R. Ed­win, cuan­do ex­pre­só: “… Sin em­bar­go, no ca­be si­quie­ra dis­cu­tir el he­cho de que el ta­ba­co cu­bano es el aris­tó­cra­ta en­tre to­dos… Pa­ra to­do fu­ma­dor de cual­quier par­te del mun­do hay al­go de má­gi­co en las pa­la­bras “Cu­ba” y “Ha­ba­na” cuan­do es­tán en­la­za­das con pen­sa­mien­tos de un buen ta­ba­co”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.