El ins­pi­ra­dor mis­te­rio de los Habanos

LA HA­BA­NA MA­NI­FIES­TA SU RE­LA­CIÓN CON LOS HABANOS A TRA­VÉS DE DI­VER­SAS PER­SO­NA­LI­DA­DES DE LA CA­PI­TAL CU­BA­NA, UNA SIM­BIO­SIS QUE HA­BLA DE CUL­TU­RAS, SE­CRE­TOS Y CON­FLUEN­CIAS

Habanos - - Sumario - TEXTO / LEO­NEL NODAL FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Ilus­tres ha­ba­ne­ros y, más aún, vir­tuo­sas ha­ba­ne­ras des­co­llan­tes en las ar­tes y la literatura, pa­sean por el mun­do su ta­len­to, acom­pa­ña­dos de sus obras y un in­se­pa­ra­ble Ha­bano co­mo bo­tón de iden­ti­dad. La Ha­ba­na dio su nom­bre de no­ble­za in­dí­ge­na a los ex­qui­si­tos ma­no­jos de ho­jas de ta­ba­co de Vuel­ta­ba­jo, trans­for­ma­dos en ob­je­tos de cul­to en fac­to­rías se­me­jan­tes a tem­plos.

Un­gi­dos con los se­cre­tos po­de­res de su co­lor mes­ti­zo y la sua­vi­dad de su piel, cul­ti­va­dos ta­ba­que­ros mo­de­lan con sus ma­nos ar­te­sa­nas esos Habanos, co­mo jo­yas de se­duc­to­ra elegancia.

Di­cen que Ale­jo Car­pen­tier, el ha­ba­ne­ro que me­jor des­cri­bie­ra su ciu­dad — en­ca­ja­da en el te­lú­ri­co reino de lo real ma­ra­vi­llo­so de­ve­la­do en sus re­la­tos—, al­bo­ro­ta­ba a sus co­le­gas en Pa­rís, cuan­do ex­traía co­mo ob­se­quio uno de sus Habanos de una ca­ja de ce­dro ocul­ta en su por­ta­fo­lio.

Des­de los tiem­pos de la Co­lo­nia, los via­je­ros fo­rá­neos se ad­mi­ra­ban al ver a los ca­pi­ta­li­nos pa­sear­se or­gu­llo­sos con su Ha­bano so­bre­sa­lien­do de un bol­si­llo de la gua­ya­be­ra o el sa­co.

Ni­co­lás Gui­llén, el ca­ma­güe­yano que lle­gó pa­ra que­dar­se en “la ca­pi­tal de to­dos los cu­ba­nos”, don­de se con­sa­gró Poe­ta Na­cio­nal,

fue uno de aque­llos ilus­tra­dos ca­ba­lle­ros siem­pre con un “lan­ce­ro” a mano, lis­to pa­ra ani­mar una char­la o ter­tu­lia.

“La in­ten­si­dad, ori­gi­na­li­dad y cu­ba­nía de sus ver­sos le acom­pa­ña­ron siem­pre —di­ría el es­cri­tor Ar­man­do Cris­tó­bal—, al igual que su ima­gen im­pe­ca­ble de mu­la­to bien ves­ti­do con gua­ya­be­ra plan­cha­da y Habanos via­je­ros en sus bol­si­llos”.

El pro­pio Cris­tó­bal re­cor­da­ría que una de las pri­me­ras mu­je­res cé­le­bres en Cu­ba por su afi­ción pú­bli­ca al ta­ba­co fue María de las Mer­ce­des San­ta-Cruz y Mon­tal­vo, Con­de­sa de Mer­lín, na­ci­da en La Ha­ba­na, en 1789.

Es­cri­to­ra de ele­gan­te pro­sa, via­je­ra in­can­sa­ble, ami­ga de per­so­na­jes co­mo Go­ya, Bal­zac, Lizt y Geor­ge Sand, la Con­de­sa de Mer­lín acom­pa­ñó su lar­go e ilus­tre ape­lli­do con el hu­mo de Ha­bano.

Se­gún es­cri­bió re­cien­te­men­te en El Na­cio­nal de Caracas la ve­ne­zo­la­na Lau­ra Sil­va No­nes, “el ai­re de La Ha­ba­na hue­le a plan­ta­ción, a fac­to­ría, a ta­ba­co (…) es un olor dul­ce y pe­ne­tran­te, cá­li­do y sen­sual”.

Ca­si de in­me­dia­to, aña­de, pen­sa­mos en Le­za­ma Li­ma y en aquel com­pa­ñe­ro de tan­tos des­ve­los fren­te a la no­che in­ter­mi­na­ble: el pu­ro so­li­ta­rio que col­ga­ba en­tre sus la­bios en el apa­ga­do eterno del as­má­ti­co cró­ni­co, la an­sie­dad del fu­ma­dor y la pun­ta en­cen­di­da en to­do su es­plen­dor.

No es ca­sual ver la ima­gen del ros­tro del au­tor del in­men­so Pa­ra­di­so, im­po­nen­te co­mo su obra, ama­ble, son­rien­te y enig­má­ti­co, ve­la­da por las vo­lu­tas de su in­se­pa­ra­ble Ha­bano.

La re­vo­lu­ción vic­to­rio­sa co­man­da­da por Fi­del Cas­tro, quien des­cen­dió de la Sie­rra Maes­tra en 1959 em­pu­ñan­do un Ha­bano, si­tuó al tra­di­cio­nal pu­ro cu­bano en una nue­va di­men­sión de ri­be­tes he­roi­cos y li­ber­ta­rios, se­cun­da­da por la ima­gen del le­gen­da­rio Er­nes­to Che Gue­va­ra son­rien­do con un Ha­bano en­tre los la­bios, jun­to al ca­ris­má­ti­co Camilo Cien­fue­gos, quien ilu­mi­na­ba la afa­ble re­cie­dum­bre de su ros­tro con un pu­ro de gran ca­li­bre.

El es­cri­tor ha­ba­ne­ro re­si­den­te en la po­pu­lar ba­rria­da de Man­ti­lla, Leo­nar­do Pa­du­ra, se con­sa­gró co­mo uno de los im­pres­cin­di­bles de la no­ve­la po­li­cia­ca cu­ba­na, con su fa­mo­so per­so­na­je Ma­rio Con­de, pa­ra quien de­lei­tar­se con un Ha­bano “re­crea la vis­ta, des­pier­ta el ol­fa­to, re­don­dea el tac­to”.

El pia­nis­ta Chu­cho Valdés, dis­tin­gui­do en Europa y Estados Uni­dos por la ge­nia­li­dad de su eje­cu­ción, sue­le rea­li­zar las presentaci­ones de su mul­ti­pre­mia­da obra en com­pa­ñía de un pu­ro, que va de los la­bios a sus ele­gan­tes ma­nos, tal co­mo hi­cie­ra su ge­nial pre­de­ce­sor Er­nes­to Le­cuo­na.

Po­lé­mi­co y con­tro­ver­sial des­de su irrup­ción en los es­ce­na­rios, el can­tan­te y com­po­si­tor Amaury Pé­rez Vidal, in­te­gran­te de la ge­ne­ra­ción de la Nue­va Tro­va, hi­zo pú­bli­co des­de muy jo­ven su de­lei­te por los Habanos, cuan­do to­da­vía era vis­to co­mo al­go pro­pio de ve­te­ra­nos.

A pun­to de cum­plir sus pri­me­ros 500 años, La Ha­ba­na ve des­fi­lar por sus pla­zas y par­ques, o su ex­ten­so pa­seo ma­rí­ti­mo del Ma­le­cón, a una nue­va ge­ne­ra­ción de hom­bres y mu­je­res, na­ti­vos o fo­rá­neos, que can­tan, me­di­tan, aman y dis­fru­tan del pla­cer cen­te­na­rio de aca­ri­ciar un Ha­bano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.