Del ins­tin­to sal­va­je a la ple­ni­tud ci­vi­li­za­da

LUE­GO DE CON­QUIS­TAR LAS MÁS NO­TA­BLES GA­LE­RÍAS, EL ES­CUL­TOR FRAN­CÉS PA­SÓ DE SER UN CREA­DOR CA­SI DES­CO­NO­CI­DO A OCU­PAR UN SITIAL PRI­VI­LE­GIA­DO CO­MO EL AR­TIS­TA FRAN­CÉS CON­TEM­PO­RÁ­NEO MÁS CO­TI­ZA­DO EN EL MUN­DO

Habanos - - Sumario - TEXTO / LOUR­DES M. BENÍTEZ CE­REI­JO FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Fe­nó­meno. De esa ma­ne­ra po­dría ca­li­fi­car­se a Ri­chard Or­lins­ki, el ar­tis­ta fran­cés que ha cau­ti­va­do al mun­do con su re­per­to­rio mul­ti­co­lor de es­cul­tu­ras, que in­clu­ye ani­ma­les de po­ten­tes pro­por­cio­nes e íco­nos aso­cia­dos a la cul­tu­ra pop. Y es que el crea­dor tu­vo una tran­si­ción tan prodigiosa co­mo pro­vi­den­cial: de un ig­no­to en las hau­tes sp­hè­res de las ar­tes vi­sua­les fran­ce­sas, se con­vir­tió en un ar­tí­fi­ce dispu­tado por las prin­ci­pa­les ga­le­rías del mun­do y acla­ma­do por las ce­le­bri­ties.

Su obra lo ha ca­ta­pul­ta­do. De acuer­do a Art­pri­ce, la ba­se de da­tos fran­ce­sa de pre­cios de ar­te en lí­nea, Or­lins­ki os­ten­tó el se­gun­do pues­to co­mo el crea­dor con más ven­tas en Fran­cia, en 2010; dos de sus pie­zas se en­con­tra­ron en­tre las me­jo­res ven­tas de 2011; y des­de 2015 se re­co­no­ce co­mo el ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo fran­cés más ven­di­do del mun­do.

Mu­chos atri­bu­yen su éxi­to no a los va­lo­res ar­tís­ti­cos de su queha­cer, sino más bien a la suer­te de ha­ber cap­tu­ra­do el in­te­rés de ilus­tres fi­gu­ras co­mo Sha­ron Sto­ne, Pha­rrell Wi­lliams, Jus­tin Bie­ber, Paul Mc­Cart­ney y Andy Gar­cía. La ge­ne­ro­sa pu­bli­ci­dad que traen con­si­go esas es­tre­llas hi­zo que su nom­bre co­men­za­ra a so­nar.

Sin em­bar­go, se an­to­ja apro­pia­do eva­luar su tra­yec­to­ria, pues no pue­de ser sim­ple ca­sua­li­dad que sus es­cul­tu­ras se ex­pon­gan en 90 ga­le­rías del or­be. La cla­ve de sus triun­fos po­dría si­tuar­se en la no­ción que ma­ne­ja a la ho­ra de dar vi­da a una obra: el con­cep­to born wild (na­ci­do sal­va­je), del cual ha sur­gi­do un bes­tia­rio con­for­ma­do por alu­ci­nan­tes re­pre­sen­ta­cio­nes de King Kong, pan­te­ras, co­co­dri­los, lo­bos, leo­nes, co­bras, osos y has­ta di­no­sau­rios.

Su de­seo, ha di­cho, es trans­for­mar los im­pul­sos ne­ga­ti­vos en emo­cio­nes po­si­ti­vas. Se tra­ta de ir del ins­tin­to ani­mal y primario a la emo­ción ci­vi­li­za­da. Pa­ra ello po­ne én­fa­sis en la es­té­ti­ca de la pie­za, ela­bo­ra­das con re­si­na, alu­mi­nio, már­mol, bron­ce, cris­tal, ho­jas de oro… Con su in­ce­san­te bús­que­da de la per­fec­ción pre­ten­de in­ci­dir so­bre la per­cep­ción del es­pec­ta­dor, y en­ton­ces trans­for­mar lo sal­va­je, lo ar­cai­co y el mie­do, en sen­ti­mien­tos de afec­to. Pro­fun­da­men­te an­cla­do en su tiem­po, el crea­dor ga­lo dia­lo­ga, des­de la con­tem­po­ra­nei­dad, con los có­di­gos de bar­ba­rie-ci­vi­li­za­ción.

Crea obras de ar­te vi­vas, her­mo­sas y atem­po­ra­les pa­ra me­jo­rar la reali­dad y afir­ma que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, «es me­dian­te la ex­hi­bi­ción de la vio­len­cia ani­mal, los es­pan­to­sos col­mi­llos del go­ri­la o las man­dí­bu­las afi­la­das de los co­co­dri­los, que es­tas pie­zas nos ayu­dan a ca­na­li­zar nues­tra vio­len­cia hu­ma­na, a do­mi­nar nues­tra agre­sión.

«La es­pe­cie hu­ma­na se pien­sa mu­cho más in­te­li­gen­te por do­mi­nar so­bre el reino ani­mal. En mis re­pre­sen­ta­cio­nes las cria­tu­ras son fe­ro­ces por­que ellos em­plean la vio­len­cia pa­ra ali­men­tar­se. Los ani­ma­les ma­tan por ne­ce­si­dad, pa­ra obe­de­cer el ci­clo de la vi­da y ese es un círcu­lo vir­tuo­so. En tan­to, los hom­bres ha­ce­mos gue­rras y des­afor­tu­na­da­men­te nos hun­di­mos en un círcu­lo vi­cio­so. Por eso me gus­ta ju­gar con las for­mas, co­rre­gir de cier­to mo­do la na­tu­ra­le­za, por­que creo que a ve­ces los ani­ma­les son más hu­ma­nos que los hu­ma­nos».

En­ton­ces, de­trás de to­das las fa­vo­re­ce­do­ras lu­ces de la fa­ma y la pa­ra­fer­na­lia holly­woo­den­se —de la cual no hu­ye—, hay to­da una con­cep­ción crea­ti­va bien fun­da­men­ta­da, un ar­tis­ta com­pro­me­ti­do que ha­bla de hu­ma­ni­dad, de fu­tu­ro, de la ter­nu­ra que ema­na en lo fe­roz. Otro te­ma re­cu­rren­te en sus crea­cio­nes es el hom­bre a par­tir de la re­pre­sen­ta­ción de sus ob­je­tos: ta­co­nes Sti­let­tos, jeans, un re­loj de are­na o cha­que­tas de cue­ro, pa­ra ex­te­rio­ri­zar la vi­da des­de ele­men­tos in­ani­ma­dos. Pa­re­ce que Ri­chard Or­lins­ki es­tá sig­na­do por la con­tra­dic­ción y eso le ha fa­vo­re­ci­do.

Ad­mi­ra­dor de Andy War­hol, Roy Lich­tens­tein, Keith Ha­ring, Ta­kas­hi Mu­ra­ka­mi y Ro­bert In­dia­na, sus crea­cio­nes por mo­men­tos lo han pues­to a dia­lo­gar con ar­tis­tas co­mo Fra­nçois Pom­pon (1855-1933), fa­mo­so por el oso po­lar que lo dio a co­no­cer en el Sa­lon d‘Au­tom­ne, en 1922; o le han gran­jea­do el so­bre­nom­bre del Jeff Koons fran­cés, de­bi­do a los paralelism­os con el Ba­lloon Dog del nor­te­ame­ri­cano. En cual­quier ca­so, ase­gu­ra que las com­pa­ra­cio­nes le­jos de mo­les­tar­lo, lo ha­la­gan.

LA VIR­TUD DE ESCULPIRSE A SÍ MIS­MO

En va­rias en­tre­vis­tas el es­cul­tor se re­fie­re a su in­fan­cia caó­ti­ca, mar­ca­da por los arran­ques de vio­len­cia del pa­dre y di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas. Na­ci­do el 19 de enero de 1966 en Pa­rís, des­de los cua­tro años mos­tró sus in­cli­na­cio­nes ar­tís­ti­cas mo­de­lan­do pe­que­ñas es­cul­tu­ras de ani­ma­les he­chas con ar­ci­lla, que re­ga­la­ba a su maes­tra. Es­tu­dió en la Es­cue­la Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes de Neuilly-sur-Sei­ne y ma­tri­cu­ló ges­tión y co­mer­cio, en pos de se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra, la cual al­can­zó tra­ba­jan­do en el sec­tor

in­mo­bi­lia­rio, en el ám­bi­to de la de­co­ra­ción, el di­se­ño y la or­ga­ni­za­ción de even­tos. No es has­ta 2004 que de­ci­de em­plear­se a fon­do en la es­cul­tu­ra, sien­do su pro­pio in­ver­sor. Du­ran­te dos años in­ves­ti­ga y po­ne a pun­to una téc­ni­ca si­mi­lar a la uti­li­za­da pa­ra las fa­bri­car las ca­rro­ce­rías de fór­mu­la 1. Na­ce­ría lue­go su pri­me­ra pie­za: un co­co­dri­lo de re­si­na ro­ja.

Con to­do y su de­ter­mi­na­ción, el ar­te que pro­po­nía nun­ca se ali­neó con lo es­ta­ble­ci­do: «Ape­nas me atre­vía a ha­blar de lo que es­ta­ba ha­cien­do», alu­de. Sin du­das, Or­lins­ki su­po có­mo pu­lir­se a sí mis­mo, has­ta ob­te­ner un aca­ba­do si­mi­lar al de sus cria­tu­ras y abrir­se to­das las puer­tas que al­gu­na vez so­ñó. Se trans­for­mó en su pro­pia ha­za­ña. Y pa­ra no de­jar du­das en cuán­to a su pos­tu­ra, en 2017 es­cri­bió Pour­quoi j’ai cas­sé les co­des (Por qué rom­pí los có­di­gos), don­de co­men­ta acer­ca de los obs­tácu­los que de­bió su­pe­rar en su ca­rre­ra y có­mo triun­fó man­te­nién­do­se fiel a su pre­cep­to de no en­ca­jar en mol­des.

CONS­TAN­TE RE­NO­VA­CIÓN

Re­cien­te­men­te, Mon­sieur Ri­chard dio un gi­ro ex­tra­va­gan­te en su in­quie­ta vi­da pro­fe­sio­nal y se aso­ció a la afa­ma­da re­lo­je­ría sui­za Hu­blot pa­ra crear una obra de ar­te que mues­tra el tiem­po. Se tra­ta de una edi­ción de 30 pie­zas del fla­man­te Clas­sic Fu­sion Ae­ro­fu­sion Ch­ro­no­graph Or­lins­ki Mé­xi­co, que rin­de tri­bu­to a la his­to­ria de la na­ción az­te­ca, me­dian­te la re­pre­sen­ta­ción del águi­la y la ser­pien­te, —dos de los ele­men­tos em­ble­má­ti­cos de la ban­de­ra me­xi­ca­na. Por pri­me­ra vez, el ver­de en­tró en su pa­le­ta im­preg­nan­do la ce­rá­mi­ca del re­loj.

«In­ten­to re­no­var­me a mí mis­mo y a mi tra­ba­jo cons­tan­te­men­te y pue­do te­ner mil ideas por mi­nu­to. Es un desafío dia­rio. En ca­da es­cul­tu­ra tra­té de po­ner un sím­bo­lo que cuen­ta una his­to­ria. No hay na­da al azar o so­lo pa­ra de­co­rar», di­ce Or­lins­ki res­pec­to a su la­bor.

Su pa­la­bra cla­ve es com­par­tir y se de­fi­ne co­mo un ar­tis­ta que abo­ga por de­mo­cra­ti­zar el ar­te, sa­car­lo de los con­sa­bi­dos y li­mi­ta­dos es­pa­cios ex­po­si­ti­vos pa­ra po­ner­lo al al­can­ce de to­dos. No le gus­ta res­trin­gir­se. Pa­ra él, lo ar­tís­ti­co pue­de es­tar en to­das par­tes. «Me gus­ta ex­hi­bir mis es­cul­tu­ras de for­ma gra­tui­ta y al ai­re li­bre. Es muy im­por­tan­te pa­ra mí», ha de­cla­ra­do en di­ver­sos me­dios.

Co­mo hi­jo de su épo­ca se sien­te abier­to a to­do, fas­ci­na­do siem­pre an­te la po­si­bi­li­dad de ex­plo­rar nue­vos len­gua­jes. Po­see una vi­sión uni­ver­sal de la crea­ción, aun­que la es­cul­tu­ra si­gue sien­do el co­ra­zón de su ofi­cio. Con­fie­sa que su pen­sa­mien­to siem­pre es­tá en bus­ca de nue­vas ideas y esa pre­sión lo ago­ta, pe­ro, co­mo bien le gus­ta de­cir, ya ten­drá to­da la muer­te pa­ra re­po­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.