Y el ta­ba­co se hi­zo ha­ba­ne­ro

DES­DE EL PUER­TO DE SAN CRIS­TÓ­BAL DE LA HA­BA­NA, LOS ME­JO­RES PU­ROS PRE­MIUM SA­LIE­RON A CON­QUIS­TAR EL MUN­DO

Habanos - - Sumario - TEXTO / JOR­GE MÉN­DEZ RODRÍGUEZ – ARENCIBA PRE­SI­DEN­TE EJE­CU­TI­VO. CÁ­TE­DRA CU­BA­NA DE GAS­TRO­NO­MÍA Y TU­RIS­MO FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

Ato­das lu­ces, los ava­ta­res son ca­mi­nos obli­ga­dos que por lo ge­ne­ral con­du­cen a la uni­ver­sa­li­dad. Así ocu­rrió con los Habanos. Iro­nía del des­tino se­rá siem­pre lo que pre­su­mi­ble­men­te acon­te­ció a Rodrigo de Xe­rés, quien jun­to a Luis de Torres —am­bos marinos que via­ja­ron con Cris­tó­bal Co­lón en 1492— es con­si­de­ra­do el pri­mer eu­ro­peo que vio a los abo­rí­ge­nes in­do­cu­ba­nos fu­mar las ho­jas de la Ni­co­tia­na ta­ba­cum.

Al re­gre­sar a la ma­dre pa­tria, Rodrigo car­gó con una bue­na can­ti­dad de ho­jas, y con inevi­ta­ble es­no­bis­mo se pu­so a fu­mar pú­bli­ca­men­te. Es­to pro­vo­có es­cán­da­los en quie­nes lo vie­ron, por lo que fue de­nun­cia­do al San­to Ofi­cio (In­qui­si­ción) y pues­to en pri­sión du­ran­te seis años, por­que “so­lo Sa­ta­nás pue­de con­fe­rir al hom­bre la fa­cul­tad de ex­pul­sar hu­mo por la bo­ca”. Sin em­bar­go, al ser pues­to en li­ber­tad, ya se ha­bía ex­ten­di­do en­tre los aris­tó­cra­tas, el cle­ro y bue­na par­te de Europa la cos­tum­bre de fu­mar.

Pro­ce­den­tes de Es­pa­ña, a me­dia­dos del si­glo XVII los ca­na­rios, los an­da­lu­ces y los ga­lle­gos de­vi­nie­ron pri­me­ros agri­cul­to­res de­di­ca­dos a las ve­gas; nom­bre da­do a es­te cul­ti­vo por­que so­lía ubi­car­se a ori­lla de los ríos o cer­ca de ellos. En­tre las tres pri­me­ras ve­gas de las que se tie­ne no­ti­cia des­de 1641, una se en­con­tra­ba en las már­ge­nes del ha­ba­ne­ro río Al­men­da­res, y las otras es­ta­ban ale­da­ñas a los ríos Ari­mao y Ca­ra­cu­sey, en la re­gión cen­tral de Cu­ba.

A pe­sar de lo cri­ti­ca­do que fue­ra el ta­ba­co en el Vie­jo Mun­do, las pri­me­ras fá­bri­cas sur­gie­ron en 1676 en Es­pa­ña, se­gui­da por otros paí­ses eu­ro­peos. En 1717, el mo­nar­ca Fe­li­pe V pu­so en vi­gor la ley que dio lu­gar al es­tan­co del ta­ba­co, es­ta­ble­cien­do que las pro­duc­cio­nes cu­ba­nas so­lo po­dían ser ad­qui­ri­das por la Co­ro­na es­pa­ño­la. Tal res­tric­ción pro­vo­có fuer­tes reac­cio­nes de los ve­gue­ros cu­ba­nos, que ade­más de des­obe­de­cer las or­de­nan­zas de la me­tró­po­li hispana, rea- li­za­ron va­rias su­ble­va­cio­nes en las lo­ca­li­da­des ha­ba­ne­ras de Je­sús del Mon­te, San­tia­go de las Ve­gas y Be­ju­cal, en­tre otras.

En 1731 co­mien­za a fun­cio­nar la Real Fac­to­ría de Se­vi­lla, An­da­lu­cía, sos­te­ni­da ba­jo es­tric­ta mo­no­po­li­za­ción, aun­que en 1739 se con­ce­den cier­tas fa­cul­ta­des ope­ra­cio­na­les a la Real Com­pa­ñía de Co­mer­cio de La Ha­ba­na, que tu­vo co­mo prin­ci­pal ac­cio­nis­ta al Go­ber­na­dor Ge­ne­ral de la Is­la, Güe­mes de Hor­ca­si­tas.

Lue­go de un efí­me­ro pe­río­do de li­ber­ta­des pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción —du­ran­te la to­ma de La Ha­ba­na por los in­gle­ses en 1762—, el rey Fer­nan­do VII po­ne fin al abu­si­vo es­tan­co en 1817. Sin em­bar­go, la pro­duc­ción de los pu­ros en la me­tró­po­li, con las ho­jas pro­ce­den­tes de Cu­ba, lle­ga has­ta el año 1830, prin­ci­pal­men­te en las ci­ga­rre­rías se­vi­lla­nas. Vin­cu­la­do a es­te ofi­cio, por cier­to, se en­mar­ca el per­so­na­je de Carmen, pro­ta­go­nis­ta de la ópe­ra ho­mó­ni­ma de Geor­ges Bi­zet. Gi­ta­na, de ca­rác­ter bra­vío, que­da in­mor­ta­li­za­da, ade­más, por la ma­gis­tral pie­za iden­ti­fi­ca­da co­mo “la ha­ba­ne­ra de Carmen”, L´amour est un oi­seau re­be­lle, que en es­pa­ñol sig­ni­fi­ca “El amor es un pá­ja­ro re­bel­de”.

Ya des­de prin­ci­pios del si­glo XVIII exis­tían en Cu­ba re­fi­na­das pro­duc­cio­nes de­ri­va­das del ta­ba­co, co­mo el ra­pé, pol­vo pa­ra in­ha­lar que se ob­tie­ne de mo­ler las ho­jas deseca­das de di­cha plan­ta so­la­ná­cea. Por otra par­te, “la industria ta­ba­ca­le­ra cu­ba­na lle­gó, allá por 1840, a los ini­cios del sis­te­ma fa­bril, ca­rac­te­ri­za­do por el ma­yor nú­me­ro de obre­ros asa­la­ria­dos y el ta­ma­ño del ta­ller. Hu­bo una épo­ca tran­si­to­ria en­tre el ar­te­sa­na­do y la industria mo­der­na que abar­có los trein­ta o cua­ren­ta años que si­guie­ron a la fun­da­ción de las pri­me­ras fá­bri­cas. (…) En 1859 ha­bía en La Ha­ba­na unos 1,295 ta­lle­res de ta­ba­que­ría y 38 ci­ga­rre­rías, don­de se em­plea­ban más de 15,000 obre­ros” (2). Tam­bién exis­tie­ron nu­me­ro­sos chin­cha­les —pro­ba­ble­men­te lla­ma­dos así de­bi­do a la pre­sen­cia de in­sec­tos—, a mo­do de pe­que­ños ta­lle­res fa­mi­lia­res en los cua­les eran pro­ce­sa­das y tor­ci­das las ho­jas del ta­ba­co.

Una re­su­mi­da cro­no­lo­gía per­mi­te apre­ciar el sur­gi­mien­to pro­gre­si­vo de las fá­bri­cas de ta­ba­co, in­ser­ta­das de­fi­ni­ti­va­men­te en el de­ve­nir eco­nó­mi­co, so­cial y cul­tu­ral de la Is­la Gran­de del Ca­ri­be: Hi­ja de Ca­ba­ñas y Car­ba­jal (1819); Por La­rra­ña­ga (1834); Punch (1840); H. Up­mann (1844); Flor de Ta­ba­cos de Par­ta­gás, La Co­ro­na y Ra­món Allo­nes (1845); San­cho Pan­za (1850); Ho­yo de Mon­te­rrey (1865); y

Romeo y Ju­lie­ta (1875) (3). A con­ti­nua­ción, se ofre­cen de­ta­lles so­bre al­gu­nas de las prin­ci­pa­les mar­cas de ca­sas pro­duc­to­ras:

H. Up­mann: Fun­da­da ba­jo el nom­bre de Real Fá­bri­ca de Ta­ba­cos H. Up­mann el 1ro. de mar­zo de 1844, en la ca­lle San Mi­guel No. 75, ac­tual mu­ni­ci­pio de Cen­tro Ha­ba­na. Su li­cen­cia ofi­cial fue ex­pe­di­da por el Ca­pi­tán Ge­ne­ral de la Is­la, don Leo­pol­do O´Don­nell, en ma­yo del pro­pio año. Rá­pi­da­men­te re­co­no­ci­da a ni­vel mun­dial, acu­mu­la 12 me­da­llas de oro en cer­tá­me­nes in­ter­na­cio­na­les, co­mo Pa­rís, 1855 y 1867; Lon­dres, 1862; Opor­to, 1866 y Mos­cú, 1872 (4). An­tes de con­ver­tir­se en un afa­ma­do mú­si­co, Fran­cis­co Re­pi­la­do (“Com­pay Se­gun­do”), la­bo­ró co­mo tor­ce­dor en es­ta fá­bri­ca, du­ran­te ca­si dos dé­ca­das.

Par­ta­gás: El jo­ven em­pren­de­dor ca­ta­lán Jai­me Par­ta­gás y Ra­vell (1816–1864) fun­dó, con la ayu­da de su co­te­rrá­neo Juan Co­nill, una pe­que­ña fá­bri­ca en La Ha­ba­na, en 1827. Su em­pe­ño y el apo­yo re­ci­bi­do por los ac­cio­nis­tas, le per­mi­tie­ron fo­men­tar en 1845, en la pro­pia ca­pi­tal cu­ba­na, la em­pre­sa La Flor de Ta­ba­cos de Par­ta­gás y Cía., en la ca­lle In­dus­trias No. 60, ac­tual mu­ni­ci­pio de Cen­tro Ha­ba­na. De­bió su éxi­to a la fac­ti­bi­li­dad de ac­ce­der a las me­jo­res ma­te­rias pri­mas exis­ten­tes en la épo­ca, así co­mo a la es­me­ra­da aten­ción a las téc­ni­cas de cul­ti­vo y a los pro­ce­sos de fer­men­ta­ción y añe­ja­mien­to del ta­ba­co. Con pos­te­rio­ri­dad, es­ta fac­to­ría cam­bió su nom­bre por el de Real Fá­bri­ca de Ta­ba­cos Par­ta­gás.

La Hon­ra­dez: Inau­gu­ra­da en 1853 en la es­qui­na de las ca­lles Cu­ba y Sol, fren­te al Con­ven­to de San­ta Cla­ra en la ac­tual Ha­ba­na Vie­ja, por el gi­bral­ta­re­ño Jo­sé Luis Su­si­ni y Rio­se­co. Es­ta industria se de­di­có es­pe­cial­men­te a fa­bri­car ci­ga­rri­llos (pi­ca­du­ra en­vuel­ta en pe­que­ños ci­lin­dros con pa­pel de fu­mar) y en ella fue ins­ta­la­da la pri­me­ra má­qui­na a va­por, ca­paz de pro­du­cir dia­ria­men­te al­re­de­dor de dos mi­llo­nes y me­dio de uni­da­des. Ade­más, Su­si­ni tu­vo la bri­llan­te ini­cia­ti­va de acom­pa­ñar las em­pa­que­ta­du­ras de sus mer­can­cías con fo­to­gra­fías y pos­ta­les co­lec­cio­na­bles, de la más di­ver­sa ín­do­le y te­má­ti­cas.

Romeo y Ju­lie­ta: Su fun­da­ción tu­vo lu­gar en fe­bre­ro de 1876, por per­mi­so so­li­ci­ta­do por Ino­cen­cio Ál­va­rez y Jo­sé Gar­cía, en una pro­pie­dad ubi­ca­da en la ca­lle San Ra­fael No. 87. Des­pués de se­pa­rar­se Ál­va­rez y Gar­cía, el pri­me­ro de­ci­de tras­la­dar la fá­bri­ca, en 1899, a una ve­tus­ta edi­fi­ca­ción en la ca­lle Áni­mas No. 129, don­de con an­te­rio­ri­dad se en­con­tra­ba La Emi­nen­cia, mar­ca crea­da a me­dia­dos del si­glo XIX por los her­ma­nos Allo­nes. Al­re­de­dor del año 1900, Ál­va­rez ven­de su Romeo y Ju­lie­ta a Pri­den­cio Ra­vell, quien ya ha­bía com­pra­do la fá­bri­ca de ci­ga­rri­llo La Hon­ra­dez. En 1903, el as­tu­riano Jo­sé Rodríguez Fer­nán­dez, más co­no­ci­do co­mo Don Pe­pín, ne­go­cia con Ra­vell la ad­qui­si­ción de la Romeo y Ju­lie­ta. Cons­tru­ye en­ton­ces, en 1905, un in­men­so in­mue­ble en la man­za­na don­de otro­ra exis­tió una pla­za de to­ros, com­pren­di­da en­tre las ca­lles Pa­dre Va­re­la (Be­las­coaín), Con­cor­dia, Vir­tu­des y Lu­ce­na.

ORI­GEN HA­BA­NE­RO DEL LEC­TOR DE TA­BA­QUE­RÍA

Se­gún ver­sio­nes his­tó­ri­cas, el ofi­cio de lec­tor de ta­ba­que­ría co­mien­za a ejer­cer­se por pri­me­ra vez, de ma­ne­ra ofi­cial, en la an­ti­gua fá­bri­ca El Fí­ga­ro, de La Ha­ba­na, en di­ciem­bre de 1865. De es­te mo­do, se lle­vó a la prác­ti­ca co­mo acción edu­ca­ti­va, a pe­sar de que tu­vo sus de­trac­to­res y prohi­bi­cio­nes tem­po­ra­les por las au­to­ri­da­des co­lo­nia­les, al ale­gar que di­so­cia­ba a los obre­ros y dis­mi­nuía su pro­duc­ti­vi­dad.

Exis­ten re­fe­ren­cias de que Ra­mi­ro de Maet­zu y Whit­ney, des­ta­ca­do li­te­ra­to es­pa­ñol, se desem­pe­ñó en es­ta la­bor en una fá­bri­ca ha­ba­ne­ra, en­tre 1891 y 1894. Pos­te­rior­men­te, in­te­gró la lla­ma­da Ge­ne­ra­ción del 98 (com­pues­ta por des­ta­ca­dos hom­bres de las letras his­pa­nas), y el Gru­po de los Tres, jun­to con Azo­rín y Pío Ba­ro­ja. En 2012, es­ta sin­gu­lar ocu­pa­ción fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal de Cu­ba.

CUES­TIÓN DE NOM­BRES; PE­RO, CUI­DA­DO…

Sue­le em­plear­se fue­ra de Cu­ba la pa­la­bra ci­ga­rro, ge­né­ri­ca­men­te, en lu­gar de ta­ba­co o Ha­bano. Una ver­sión le­xi­co­grá­fi­ca atri­bu­ye di­cho nom­bre a la si­mi­li­tud que se apre­cia­ba en­tre la ci­ga­rra, in­sec­to ala­do de la fa­mi­lia Ci­ca­di­dae, y las ho­jas de ta­ba­co una vez en­ro­lla­das. Pe­ro otra ver­sión se fun­da­men­ta en que las pri­me­ras se­mi­llas de ta­ba­co lle­ga­das a Es­pa­ña fue­ron plan­ta­das en la pe­ri­fe­ria de la ciu­dad de To­le­do, en una zo­na co­no­ci­da co­mo Los Ci­ga­rra­les, por el nom­bre de es­tos in­sec­tos que cons­ti­tuían pla­gas en di­cha lo­ca­li­dad.

El tér­mino Ha­bano se apli­ca al ta­ba­co tor­ci­do a mano, con mé­to­dos crio­llos cu­ya pri­mi­cia co­rres­pon­de a La Ha­ba­na des­de ha­ce más de dos si­glos. Su nom­bre se de­be tam­bién a que es­ta jo­ya ar­te­sa­nal —acree­do­ra de una me­re­ci­da De­no­mi­na­ción de Ori­gen Pro­te­gi­da (DOP)— sa­lió des­de el puer­to de San Cris­tó­bal de La Ha­ba­na a con­quis­tar el mun­do y, por con­si­guien­te, a los in­con­di­cio­na­les aman­tes de los me­jo­res pu­ros Pre­mium.

LA FÁ­BRI­CA DE TA­BA­COS PAR­TA­GÁS SE FUN­DÓ EN 1827 CON EL NOM­BRE “LA FLOR DE TA­BA­COS DE PAR­TA­GÁS Y CÍA”

REAL FÁ­BRI­CA DE TA­BA­COS H. UP­MANN.FUN­DA­DA EL 1R0 DE MAR­ZO, 1844

EL OFI­CIO DE LEC­TOR DE TA­BA­QUE­RÍA SE LLE­VÓ A LA PRÁC­TI­CA CO­MO ACCIÓN EDU­CA­TI­VA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.