Cos­mo­vi­sio­nes de un cu­bano uni­ver­sal

Habanos - - Sumario - TEXTO / ERIAN PEÑA PUPO FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

El pin­tor, di­bu­jan­te, ilus­tra­dor y muralista Cos­me Proen­za Al­ma­guer (Bá­gua­nos, Hol­guín, 1948) ha con­for­ma­do una su­ge­ren­te y sui ge­ne­ris cos­mo­vi­sión pic­tó­ri­ca que lo ha­ce dis­tin­gui­ble en el ám­bi­to ar­tís­ti­co con­tem­po­rá­neo, más allá de las fron­te­ras na­cio­na­les. Gra­dua­do de la Es­cue­la Na­cio­nal de Ar­te, en La Ha­ba­na, y del Ins­ti­tu­to de Be­llas Ar­tes, en Kiev, Ucra­nia, Cos­me ha crea­do, en se­ries co­mo Ma­ni­pu­la­cio­nes, Bos­co­ma­nías, Los dio­ses es­cu­chan, Mu­jer con som­bre­ro, y Va­ria­cio­nes so­bre te­mas de Ma­tis­se, re­co­no­ci­bles mi­to­lo­gías in­di­vi­dua­les don­de lo sim­bó­li­co y lo mí­ti­co, me­dian­te el uso de di­fe­ren­tes sig­nos e in­ter­tex­tua­li­da­des, acom­pa­ñan al ser hu­mano en un vía cru­cis ar­tís­ti­co a tra­vés del estudio de los có­di­gos del ar­te eu­ro­peo. Su obra es­tá ba­sa­da prin­ci­pal­men­te en el aná­li­sis: “Soy un in­ves­ti­ga­dor que tra­ba­jo con los có­di­gos del ar­te eu­ro­peo”, ase­gu­ra.

Pre­ci­sa­men­te es­to –el én­fa­sis ana­lí­ti­co, la apro­pia­ción– lo con­vier­ten en uno de los pio­ne­ros del pos­mo­der­nis­mo cu­bano, cuan­do en el es­ce­na­rio in­su­lar otras co­rrien­tes pre­do­mi­na­ban. “Na­die se ha apo­de­ra­do de la tra­di­ción co­mo él, na­die con ma­nos más fir­mes y on­du­lan­tes ha re­crea­do al Bos­co co­mo él... Él tie­ne el po­der del de­miur­go, la lla­ve del cas­ti­llo en­can­ta­do. Su di­bu­jo es se­gu­ro y de­li­ca­do, su tra­ta­mien­to del co­lor le da una di­men­sión lí­ri­ca a su pos­mo­der­nis­mo, lo for­ta­le­ce, le pro­vo­ca una epi­fa­nía. Su he­do­nis­mo re­cu­rre a to­das las fuen­tes, la eró­ti­ca, la lú­di­ca, la mí­ti­ca… Po­cas obras de ar­te cu­ba­nas mues­tran un vir­tuo­sis­mo tan inusual”, ase­gu­ra el es­cri­tor y et­nó­lo­go Mi­guel Bar­net.

“Mi vi­da ha si­do la in­ter­ac­ción, no el re­fle­jo, y ella mar­ca mi for­ma de ser y de pen­sar. Cuan­do tra­ba­jo con el có­di­go de Oc­ci­den­te lo ha­go con un có­di­go que no nos es ajeno, por­que ha­bla­mos el idio­ma de una cul­tu­ra mi­le­na­ria, con los se­di­men­tos ára­bes y de­más, con la ri­que­za de vo­ca­blos abo­rí­ge­nes, afri­ca­nos… por­que so­mos un ma­re­mág­num de mez­clas. Soy un re­sul­ta­do más de eso. Re­fle­jo al­go que tie­ne que ver con lo cu­bano, pe­ro no con lo cu­bano síg­ni­co, pues Cu­ba es más que eso. Lo gran­de que tie­ne el ar­te es pre­ci­sa­men­te su ca­pa­ci­dad de ex­pan­sión. La be­lle­za es im­per­do­na­ble­men­te ad­he­si­va, no hay ma­ne­ra de es­ca­par de ella”, aña­de el au­tor de “Ce­ci­lia Valdés”, “Len­non y la no­che”, “Jar­dín”, “La ex­pul­sión del pa­raí­so” y “San Cris­tó­bal de La Ha­ba­na”.

Su obra, re­co­gi­da en ex­po­si­cio­nes co­mo Vo­ces del Si­len­cio y Pa­ra­le­los. Cos­me Proen­za: His­to­ria y Tra­di­ción del Ar­te Uni­ver­sal, in­te­gran el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo del cu­bano y sus múl­ti­ples re­so­nan­cias uni­ver­sa­les, y lo re­afir­ma co­mo uno de los ar­tis­tas his­pa­noa­me­ri­ca­nos due­ño de una de las cos­mo­vi­sio­nes más ori­gi­na­les en los úl­ti­mos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.