Pa­ra Cu­ba nun­ca es tar­de

“ES­TAR ENAMO­RA­DO NO ES ENVEJECER, ES RE­NO­VAR­SE Y SE­GUIR CAN­TAN­DO Y CON­TAN­DO, DES­DE EL AL­MA”

Habanos - - Sumario - TEXTO / ROYLAN PAR­DO CA­BRE­RA FO­TOS / ARCHIVO EX­CE­LEN­CIAS

“Más va­le tar­de que nun­ca” así ex­pre­sa­ba el gran com­po­si­tor me­xi­cano des­de sus pri­me­ros mo­men­tos en Cu­ba. A sus 83 años, des­pués de una am­plia y pres­ti­gio­sa ca­rre­ra mu­si­cal, Ar­man­do Man­za­ne­ro re­co­no­ció que es­ta is­la siem­pre ha es­ta­do en su ima­gi­na­rio: “am­plios son los la­zos que unen a nues­tros paí­ses y la mú­si­ca ha si­do el me­jor puen­te pa­ra acor­tar esas dis­tan­cias”, ase­gu­ró.

“Cu­ba ha apor­ta­do mu­cho a la mú­si­ca uni­ver­sal, fi­gu­ras inol­vi­da­bles co­mo Adol­fo Guz­mán, César Por­ti­llo de la Luz, Jo­sé An­to­nio Mén­dez, han es­ta­do den­tro de mis re­fe­ren­tes”.

¿Es por eso que in­vi­tó a otras re­co­no­ci­das fi­gu­ras al con­cier­to en los es­pa­cios del Ma­le­cón Ha­ba­ne­ro? Es una deu­da que nun­ca lo­gra­ré sal­dar, pe­ro sí, qui­se ha­cer­me acom­pa­ñar de esa gran tra­di­ción mu­si­cal des­de las vo­ces de Oma­ra Por­tuon­do, Elia­des Ochoa y Hai­la María Mom­pié.

Aun­que es­te acer­ca­mien­to a la mú­si­ca cu­ba­na no es re­cien­te, la pro­pia co­la­bo­ra­ción con ar­tis­tas de nues­tro país en mo­men­tos pre­vios a la vi­si­ta si ha pro­pi­cia­do que hoy los cu­ba­nos ha­ya­mos po­di­do dis­fru­tar de su mú­si­ca en vi­vo…

Así es, mu­chos han in­sis­ti­do y apo­ya­do en es­te pro­pó­si­to. Con Hai­la he co­la­bo­ra­do des­de el dis­co Con to­do res­pe­to Hai­la can­ta a Ar­man­do Man­za­ne­ro, una se­lec­ción de te­mas a los que no he po­di­do ne­gar­me por­que me ha pro­pi­cia­do una nue­va ma­ne­ra de can­tar, por el tono ro­mán­ti­co de mi in­ter­pre­ta­ción y la sal­sa cu­ba­na de ella. Es­toy muy agra­de­ci­do y de se­gu­ro es­te dis­co se­rá un nue­vo mo­ti­vo pa­ra mi re­gre­so. Es que el bo­le­ro, la can­ción, la cul­tu­ra, el Ha­bano, la gen­te que aquí vi­ve son eso: bue­nos mo­ti­vos pa­ra el re­gre­so.

¿A sus 83 años có­mo lo­gra se­guir­nos enamo­ran­do, con­tar esas his­to­rias?

Soy un Ma­ya, esos son mis orí­ge­nes, por eso soy tra­ba­ja­dor, me des­pier­to tem­prano, mi­ro la vi­da, sus pri­me­ras lu­ces, me sien­to a com­po­ner. Es­tar enamo­ra­do no es envejecer, es re­no­var­se y se­guir can­tan­do y con­tan­do, des­de el al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.