RI­BE­RA DEL DUE­RO

CONSEJO RE­GU­LA­DOR DE LA DENOMINACI­ON DE ORIGIN

Habanos - - Terruno -

Txo­min en 1942 plan­tea una in­cer­ti­dum­bre con la bo­de­ga no es­cla­re­ci­da has­ta 1982, cuan­do la fa­mi­lia Ál­va­rez ad­quie­re la pro­pie­dad.

Vega Si­ci­lia era úni­ca en el con­tex­to de la re­gión. Las coope­ra­ti­vas que pu­lu­lan en los años 70 del si­glo pa­sa­do ven­dían sus vi­nos a gra­nel y cuan­do ter­mi­na­ba la ven­di­mia, arran­ca­ban las ce­pas y sem­bra­ban nue­vas. O peor aún, las vi­ñas se sus­ti­tuían por plan­ta­cio­nes de ce­rea­les y re­mo­la­cha. Esa era la prác­ti­ca ma­yo­ri­ta­ria.

Apa­re­ce en­ton­ces una fi­gu­ra des­co­llan­te en 1972, Ale­jan­dro Fer­nán­dez fun­da su bo­de­ga Pes­que­ra. Aun­que los co­mien­zos no fue­ron fá­ci­les, el tiem­po ter­mi­nó dán­do­le la ra­zón. El Maes­tro de la va­rie­dad Tem­pra­ni­llo, co­mo se le bau­ti­za, cree que es­ta ce­pa no ne­ce­si­ta com­pa­ñía y mol­dea las vi­ñas a las con­di­cio­nes del cli­ma y del sue­lo. Y so­bre to­do to­ma muy en cuen­ta el uso de la ma­de­ra pa­ra que la fru­ta de es­tos vi­nos se res­pe­te y ga­ne en com­ple­ji­dad sin per­der su in­di­vi­dua­li­dad. Es la com­bi­na­ción de as­trin­gen­cia y sua­vi­dad, pa­ra­do­ja po­si­ble.

Un crí­ti­co influyente en el mun­do ca­li­fi­ca al tin­to Pes­que­ra co­mo el Pe­trus es­pa­ñol, con­vir­tién­do­se en mo­de­lo que es to­ma­do en con­si­de­ra­ción por mu­chos bo­de­gue­ros a par­tir de 1980. La mo­da de los gran­des re­ser­vas cae en desuso, por suer­te, los de­li­rios de ma­de­ra pa­san a ser cuen­tos del pa­sa­do. Pes­que­ra su­pu­so un es­ti­lo di­fe­ren­te de mu­cho más co­lor y es­truc­tu­ra. Una re­vo­lu­ción. Y, por cier­to, a pre­cios muy mo­de­ra­dos.

Ha lle­ga­do el mo­men­to. El Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Pes­ca y Ali­men­ta­ción en el año 1982 de­cla­ra una nue­va de­no­mi­na­ción de ori­gen: Ri­be­ra del Due­ro, con sie­te bo­de­gas y 6 560 ha, da­tos in­fi­ni­ta­men­te po­bres com­pa­ra­dos con los ac­tua­les. A par­tir de ahí, pro­duc­to­res de otras zo­nas de Es­pa­ña y fue­ra del país tam­bién, lle­gan al te­rri­to­rio. De es­te último ca­so, bas­te ci­tar Do­mi­nio de Pin­gus, hoy por hoy el vino más ca­ro de to­da Es­pa­ña.

El re­gla­men­to de la De­no­mi­na­ción de Ori­gen re­gu­la los ti­pos de vi­nos, tan­to pa­ra tin­tos (ma­yo­ri­ta­rios) co­mo pa­ra ro­sa­dos. Los vi­nos tin­tos CRIAN­ZA de­be­rán te­ner un pe­río­do mí­ni­mo de en­ve­je­ci­mien­to de vein­ti­cua­tro me­ses de los que, al me­nos do­ce, ha­brán per­ma­ne­ci­do en ba­rri­cas de ma­de­ra de ro­ble. Los vi­nos ro­sa­dos de­be­rán te­ner un pe­río­do mí­ni­mo de en­ve­je­ci­mien­to de vein­ti­cua­tro me­ses de los que, al me­nos seis, ha­brán per­ma­ne­ci­do en ba­rri­cas de ma­de­ra de ro­ble. Los vi­nos tin­tos RE­SER­VA de­be­rán te­ner un pe­río­do mí­ni­mo de en­ve­je­ci­mien­to de trein­ta y seis me­ses de los que, al me­nos do­ce, ha­brán per­ma­ne­ci­do en ba­rri­cas de ma­de­ra de ro­ble y, en bo­te­lla, el res­to de di­cho pe­río­do. Los vi­nos tin­tos GRAN RE­SER­VA de­be­rán te­ner un pe­río­do mí­ni­mo de en­ve­je­ci­mien­to de se­sen­ta me­ses de los que, al me­nos vein­ti­cua­tro, ha­brán per­ma­ne­ci­do en ba­rri­cas de ma­de­ra de ro­ble y, en bo­te­lla, el res­to de di­cho pe­río­do.

Pue­de ha­blar­se de más de un es­ti­lo de Ri­be­ra del Due­ro pe­ro en ca­da mar­ca pue­de en­con­trar­se un nú­cleo fru­tal y es­truc­tu­ral que los li­ga en su esen­cia. Ca­da bo­de­ga bus­ca su in­ter­pre­ta­ción, pe­ro eso no des­vir­túa la ti­pi­ci­dad. La asig­na­tu­ra pen­dien­te aquí es y se­gui­rá sien­do aun los vi­nos ro­sa­dos.

Com­pa­rar la tem­pra­ni­llo de Ri­be­ra del Due­ro con la de Rio­ja es in­ne­ce­sa­rio. En prin­ci­pio, cli­ma y sue­lo dis­tin­tos son de­ter­mi­nan­tes pa­ra el re­sul­ta­do fi­nal del vino. Pe­ro es el cli­ma lo que ex­pli­ca una no­ta­ble di­fe­ren­cia. En el ca­so de Ri­be­ra, la tem­pe­ra­tu­ra es más ex­tre­ma, por lo que la uva es más con­cen­tra­da. O sea, vi­nos con más cuer­po y más in­ten­si­dad, tan­to en su sa­bor co­mo en el co­lor. Rio­ja hue­le a fru­ta ro­ja y Ri­be­ra a fru­tos ne­gros. En de­fi­ni­ti­va, es­to de­mues­tra la ver­sa­ti­li­dad de la va­rie­dad,

Las con­clu­sio­nes las sa­ca el lec­tor. En reali­dad, ¿el ca­mino re­co­rri­do por la De­no­mi­na­ción de Ori­gen Ri­be­ra del Due­ro ha si­do cor­to? ¿Me­re­ce que se le lla­me tin­to fino o tin­ta del país a la vid tem­pra­ni­llo en Ri­be­ra del Due­ro? Es­ta com­pa­ra­ción se es­cla­re­ce­rá me­jor con la prác­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.