EL HE­CHI­ZO DEL HA­BANO REA­LI­ZA­DO SO­BRE RUE­DAS

Re­co­rrer La Ha­ba­na cuan­do se acer­ca su V Cen­te­na­rio siem­pre re­sul­ta más atrac­ti­vo si nos ha­ce­mos acom­pa­ñar de esas co­sas que dis­tin­guen la ciu­dad, sus Habanos y sus au­tos clá­si­cos

Habanos - - Pentagrama -

Exis­ten mu­chas ma­ne­ras de des­cu­brir es­ta ciu­dad Ma­ra­vi­lla que lla­ma­mos Ha­ba­na en con­tra de to­do cre­do, pe­ro una de ellas en es­pe­cial re­ve­la el mis­te­rio del hu­mo pu­ri­fi­ca­dor que los abo­rí­ge­nes de es­ta tie­rra le­ga­ron al mun­do ha­ce ya más de qui­nien­tos años. Ha­ba­ne­ro por ex­ce­len­cia, for­ma par­te de la iden­ti­dad cu­ba­na y, co­mo ge­nuino em­ba­ja­dor mues­tra los aro­mas y sa­bo­res de es­ta tie­rra y su sol, com­bi­na­ción per­fec­ta que cau­ti­va a la vez que em­bria­ga, crean­do el mis­te­rio del Ha­bano.

De­gus­tar un Ha­bano pa­sean­do por el Ma­le­cón en uno de esos mi­la­gros ro­dan­tes que lla­ma­mos au­tos clá­si­cos brin­da la po­si­bi­li­dad de ma­ri­dar la bri­sa del mar cir­cun­da­do por la ciu­dad. Y es pre­ci­sa­men­te es­te el pro­pó­si­to de Ta­xis Cu­ba, em­pre­sa lí­der en el sec­tor en Cu­ba, cons­truir ex­pe­rien­cias pa­ra ha­cer de su vi­si­ta a la Is­la una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble so­bre rue­das.

Con el ser­vi­cio de al­qui­ler de au­tos di­rec­ta­men­te en la vía o a tra­vés de las di­ver­sas agencias de via­jes que ope­ran en el país, Ta­xis Cu­ba po­ne a su dis­po­si­ción jo­yas de la au­to­mo­vi­lís­ti­ca, que ven­cien­do al tiem­po y el ol­vi­do han tras­pa­sa­do los um­bra­les de la pri­me­ra dé­ca­da del pa­sa­do si­glo pa­ra lle­gar a nues­tros días con re­no­va­da pom­pa co­mo us­ted me­re­ce.

Cuan­do La Ha­ba­na se vis­te de ga­la pa­ra re­ci­bir el XXI Fes­ti­val del Ha­bano, le proponemos la ex­pe­rien­cia úni­ca de re­co­rrer la ciu­dad y dis­fru­tar de sus en­can­tos en un au­tén­ti­co mu­seo que guar­da en sí ese es­pí­ri­tu que hi­zo a La Ha­ba­na fa­mo­sa allá por los años cin­cuen­ta, en­vuel­to en las azu­les vo­lu­tas que le trans­por­ta­rán en el tiem­po na­da más abor­dar.

Y co­mo es a las mar­cas San Cris­tó­bal y Tri­ni­dad a las que se de­di­ca es­te Fes­ti­val no es de ex­tra­ñar que sean es­tos dos de los des­ti­nos más vi­si­ta­dos por los ex­cur­sio­nis­tas en au­tos clá­si­cos, San Cris­tó­bal de La Ha­ba­na, la ciu­dad de los al­men­dro­nes, co­mo po­pu­lar­men­te les lla­ma­mos y Tri­ni­dad nues­tra ciu­dad mu­seo en la que de­te­ni­dos en el tiem­po pue­den ver­se ro­dar des­de ca­rrua­jes has­ta es­tas ma­ra­vi­llas que el in­ge­nio del cu­bano ha echa­do a an­dar.

Pe­ro co­mo to­do el que vie­ne a Cu­ba que­da pren­da­do, por­que to­da ella es una ex­pe­rien­cia, Ta­xis Cu­ba pro­po­ne a sus usua­rios una so­lu­ción pa­ra sus ne­ce­si­da­des en cual­quier es­ce­na­rio, des­de su arri­bo al ae­ro­puer­to has­ta la más te­me­ra­ria de las ex­cur­sio­nes en los cam­pos de la Is­la y sus pa­ra­di­sía­cos lu­ga­res. Via­jar con Ta­xis Cu­ba es si­nó­ni­mo de tran­qui­li­dad, pues con­duc­to­res de ex­pe­rien­cia y un par­que com­ple­ta­men­te ase­gu­ra­do y en per­fec­to es­ta­do téc­ni­co ga­ran­ti­zan su bie­nes­tar y el de su fa­mi­lia en ca­da des­tino.

Son va­rios los mo­ti­vos pa­ra acep­tar la in­vi­ta­ción en es­ta oca­sión pa­ra deam­bu­lar por es­ta Ha­ba­na nues­tra, la jo­ven da­ma de 500 años que con un nue­vo ros­tro re­ci­bi­rá a to­dos los que se aven­tu­ren a des­cu­brir su ma­gia en­vuel­ta en ese ha­lo de ve­tus­tez y mo­der­ni­dad que la con­vir­tie­ron en ma­ra­vi­lla. Es­ta Ha­ba­na nues­tra, la de los Habanos, en la que lo co­ti­diano re­sul­ta exó­ti­co y lo mun­dano clá­si­co pa­ra la vi­si­tan­te co­mo sus au­tos, su gen­te y sus lu­ga­res.

Va­mos a co­no­cer­la, des­pei­né­mo­nos al vien­to en un au­to clá­si­co des­ca­po­ta­ble por el Ma­le­cón, de­je­mo­nos lle­var por el em­bru­jo de un Ha­bano, siem­pre se­gu­ros de es­tar en las me­jo­res ma­nos con Ta­xis Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.