CUL­TU­RA VI­VA QUE VI­BRA

Vi­ve con bue­na sa­lud el ta­ba­co cu­bano, San­tia­go de Cu­ba da fe de ello y brin­da su es­ce­na­rio ur­bano, sus pai­sa­jes cul­tu­ra­les, sus pla­zas, mi­ra­do­res, ga­le­rías y co­rre­do­res pa­ra dis­fru­tar­lo

Habanos - - Pentagrama - TEXTO / ARQ. OMAR LÓ­PEZ, CON­SER­VA­DOR DE LA CIU­DAD DE SAN­TIA­GO DE CU­BA

Las cró­ni­cas co­lo­nia­les de Amé­ri­ca, y en es­pe­cial de la Is­la de Cu­ba, re­co­gen la tra­di­ción abo­ri­gen de cul­ti­vo de la plan­ta aro­má­ti­ca del ta­ba­co (coho­ba o co­ji­ba) y su uso co­mo par­te esen­cial de la vi­da, en acción cons­cien­te de re­la­ja­mien­to y ocio trans­mi­ti­da por el Behí­que en bus­ca de la paz y la sa­lud ne­ce­sa­rias. Y fue pre­ci­sa­men­te es­te há­bi­to arau­co sin­gu­lar, una de esas ex­pe­rien­cias en las que el con­quis­ta­dor ter­mi­nó sien­do con­quis­ta­do, de tal for­ma que hoy día se iden­ti­fi­ca el pla­cer de dis­fru­tar un Ha­bano o un pu­ro con un pro­duc­to de al­ta ca­li­dad, cul­ti­va­do so­bre to­do en Vuel­ta Aba­jo, y di­se­mi­na­do por to­do el mun­do. Sin em­bar­go, en ho­nor a la ver­dad his­tó­ri­ca, el ta­ba­co fue plan­ta­do en va­rias zo­nas de Cu­ba, man­te­nién­do­se aún la tra­di­ción en bue­na par­te del cen­tro y tam­bién en Vuel­ta Arri­ba. Fue por ello que de­ri­vó en al­go fre­cuen­te del am­bien­te rural y ur­bano, no so­lo en el mar­co de lo pro­duc­ti­vo y eco­nó­mi­co, sino tam­bién for­man­do par­te del uni­ver­so do­més­ti­co e ín­ti­mo de la fa­mi­lia cu­ba­na. Su im­pron­ta no tar­dó en inun­dar los sa­lo­nes del Vie­jo Mun­do co­mo sím­bo­lo de sen­sua­li­dad y elegancia. Las di­sí­mi­les pe­ta­cas y pi­pas lle­ga­ron a ca­rac­te­ri­zar a per­so­na­jes de fic­ción co­mo Sher­lock Hol­mes o tan reales co­mo Wis­ton Chur­chill, mien­tras el pla­ne­ta se inun­dó de en­cen­de­do­res o fos­fo­re­ras, ani­llas y ca­jas de­co­ra­das con eti­que­tas li­to­gra- fia­das a to­do co­lor y con di­ver­sas te­má­ti­cas afi­nes o de mo­da des­de el si­glo XIX. Es­tas, por su sin­gu­la­ri­dad y am­plia ga­ma, se cons­ti­tu­ye­ron des­de en­ton­ces en pa­sión y ar­gu­men­to de en­tu­sias­tas co­lec­cio­nis­tas.

Es­ta cul­tu­ra del ta­ba­co, co­mo ex­pre­sión ge­nui­na de lo cu­bano, se evi­den­cia en la ma­ne­ra tra­di­cio­nal de lo­grar la in­men­sa ga­ma de pro­duc­tos, un sa­ber ha­cer con­ser­va­do en el tiem­po, una his­to­ria de si­glos de cul­ti­vo y de ape­go a la industria ta­ba­ca­le­ra, la exis­ten­cia de cos­tum­bres an­ces­tra­les co­mo la del la­bo­reo con las ho­jas de di­cha plan­ta pa­ra la se­lec­ción de ca­pas, o la del lec­tor de ta­ba­que­ría, ca­paz de des­per­tar las emo­cio­nes a to­do aquel que se per­mi­ta vi­si­tar una fá­bri­ca en ple­na fae­na y vea con sus pro­pios ojos a cien­tos de tra­ba­ja­do­res tor­cien­do ta­ba­cos con agi­li­dad ex­tre­ma, mien­tras re­ci­be to­da la in­for­ma­ción po­si­ble so­bre la si­tua­ción mun­dial, el es­ta­do del tiem­po o los re­sul­ta­dos del de­por­te na­cio­nal, en­tre otros tan­tos te­mas. Asom­bra a to­dos cuan­do los ins­tru­men­tos ma­nua­les de corte (cha­ve­tas) al gol­pear ca­den­cio­sa­men­te so­bre la me­sa de tra­ba­jo, se trans­for­man en ma­nos que aplau­den an­te un re­co­no­ci­mien­to, even­to o acon­te­ci­mien­to al re­ga­lar un so­ni­do me­tá­li­co, sím­bo­lo ex­pre­si­vo de los ta­ba­que­ros.

Más allá del al­can­ce na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal del in­te­rés por el ta­ba­co, pre­fie­ro ha­cer re­fe­ren­cia a la tras­cen­den­cia del mis­mo en la in­ti­mi­dad fa­mi-

liar, en la cul­tu­ra del ho­gar, y lo ha­ré des­em­pol­van­do una ima­gen ganada en la in­fan­cia y que cau­só un gran im­pac­to en mí. Re­cuer­do que siem­pre lla­mó mi aten­ción la fe­li­ci­dad del abue­lo, cuan­do des­pués de co­mi­da, se dis­po­nía al ri­tual con su ta­ba­co. To­ma­ba un bu­chi­to de ca­fé sen­ta­do en el si­llón del co­rre­dor de la ca­sa fa­mi­liar y per­día su vis­ta en la in­fi­ni­tud del pai­sa­je cam­pes­tre de las se­rra­nías de Hon­go­lo­son­go, muy cer­ca del Po­bla­do del Co­bre. Yo, a cier­ta dis­tan­cia, ob­ser­va­ba del mo­do co­mo se apre­cia a un ar­tis­ta en ple­na fun­ción den­tro del bello es­ce­na­rio de la vi­da. Él ex­traía un ta­ba­co de una pe­ta­ca de cin­co pie­zas, las mi­ra­ba y es­co­gía una, con sua­vi­dad co­men­za­ba a pal­par­la (eran ca­ri­cias sua­ves), la apre­ta­ba a ve­ces con las ye­mas de los de­dos a mo­do de ma­sa­je cor­po­ral, lue­go la ol­fa­tea­ba cui­da­do­sa­men­te y vol­vía al ma­sa­je. Re­pe­tía ta­les ac­cio­nes con otro ejem­plar y lue­go, ya com­pla­ci­do, se­lec­cio­na­ba aquel que es­ta­ba a pun­to pa­ra ser dis­fru­ta­do.

Ter­mi­na­da esa fa­se se reaco­mo­da­ba en el si­llón, co­lo­ca­ba en su bo­ca el ta­ba­co y sa­bo­rea­ba su sa­bor, mien­tras eli­mi­na­ba con cier­ta ter­nu­ra la zo­na de con­tac­to con sus la­bios, co­no­ce­dor de que con ese ges­to ga­ran­ti­za­ba la acción fu­tu­ra de intercambi­o con el pu­ro se­lec­cio­na­do. To­ma­da la fos­fo­re­ra, siem­pre pre­sen­te, se ini­cia­ba la eta­pa del éx­ta­sis, el ta­ba­co se pren­día y el al­ma tam­bién. In­ha­lar el hu­mo y en­viar­lo al mun­do in­te­rior, res­pi­ran­do su aro­ma, le pro­du­cían un pla­cer in­ten­so e in­men­so. Yo cre­cí y el ri­tual siem­pre lo acom­pa­ñó. Mi abue­lo lle­gó al fi­nal de sus días con la mis­ma pa­sión por sus dos gran­des amo­res: mi abue­la y el ta­ba­co.

En­vuel­to en es­tas his­to­rias he co­no­ci­do a mu­chos que ven en el ta­ba­co al ne­ce­sa­rio com­pa­ñe­ro de los bue­nos y ma­los mo­men­tos, al acom­pa­ñan­te fiel de las no­ches de in­som­nio tra­tan­do de po­ner fin a un pro­yec­to inaca­ba­do, al ami­go fra­terno que nos apo­ya en la con­quis­ta de ca­da sue­ño. Así cre­cí, en­tre el aro­ma del ca­fé y del ta­ba­co, en un ma­ri­da­je má­gi­co y mis­te­rio­so que re­sul­tó mi cóm­pli­ce pre­fe­ren­te, co­mo tam­bién lo fue y si­gue sien­do pa­ra mu­chos ami­gos y co­no­ci­dos.

Vi­ve con bue­na sa­lud el ta­ba­co cu­bano, San­tia­go de Cu­ba da fe de ello y brin­da su es­ce­na­rio ur­bano, sus pai­sa­jes cul­tu­ra­les, sus pla­zas, mi­ra­do­res, ga­le­rías y co­rre­do­res pa­ra dis­fru­tar­lo, pa­ra jun­to al ca­fé, el ron y el son, que com­ple­tan el en­can­to.

El am­plio mun­do ma­te­rial e in­ma­te­rial re­la­cio­na­do con el ta­ba­co no so­lo es pa­tri­mo­nio na­cio­nal in­cues­tio­na­ble, sino ade­más cul­tu­ra vi­va que vi­bra en ca­da cu­bano. La his­to­ria se en­tre­la­za con ella de ma­ne­ra in­di­so­lu­ble en la for­ja de la na­ción, y nos lle­ga hoy co­mo pro­duc­to lí­der ca­paz de pre­sen­tar­se con or­gu­llo. El hu­mo aro­má­ti­co del ta­ba­co se ex­pan­de, por­que sus alas ba­ten enér­gi­cas al fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.