LA­ZOS DE SAN­GRE

Harper's Bazaar (Spain) - - ESTILO - Oli­via Mo­li­na in­ter­pre­ta Las ama­zo­nas, jun­to a Sil­via Abas­cal y Lo­les León, en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Tea­tro Clá­si­co de Mé­ri­da, del 8 al 12 de agos­to.

Ha na­ci­do en uno de esos cla­nes don­de

to­do lo que se res­pi­ra en ca­sa

vie­ne em­pa­pa­do de ins­pi­ra­ción

y crea­ti­vi­dad. La ac­triz OLI­VIA

MO­LI­NA ate­so­ra un ca­ris­ma

que le ha­ce pa­re­cer­se a su

ma­dre, Án­ge­la, esa gran mu­jer que, sin du­da, es tam­bién ella.

Por Laura Pé­rez Fo­to­gra­fía de Mó­ni­ca Suá­rez de Tan­gil Es­ti­lis­mo de Ana To­var

Cuan­do una tie­ne por ma­dre a Án­ge­la Mo­li­na, mu­sa de Luis Bu­ñuel, Car­los Sau­ra o Pe­dro Al­mo­dó­var y un icono de nues­tro país –de la cul­tu­ra, de la ele­gan­cia, de to­do–, al­go he­re­da. No pue­de ser de otra ma­ne­ra. No en vano, for­ma par­te de una sa­ga que ha ido trans­mi­tien­do el ca­rác­ter a tra­vés de muy pro­li­jas ge­ne­ra­cio­nes. Oli­via Mo­li­na (Ibi­za, 1980) es la ma­yor de seis her­ma­nos y en ca­sa de su ma­dre eran ocho los hi­jos del pa­triar­ca, el can­taor y ac­tor An­to­nio Mo­li­na. «He cre­ci­do en un ho­gar de­li­cio­so con unos pa­dres, abue­los, her­ma­nos y tíos ma­ra­vi­llo­sos. Re­cuer­do un am­bien­te muy es­ti­mu­lan­te con ar­tis­tas, via­jes y un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des an­te mí que me ha he­cho cu­rio­sa e in­quie­ta», re­me­mo­ra Oli­via. En las úl­ti­mas se­ma­nas ha en­ca­de­na­do el ro­da­je de la se­rie Amar es pa­ra siem­pre, las re­pre­sen­ta­cio­nes de Tris­ta­na en el tea­tro y los en­sa­yos de Las ama­zo­nas, que in­ter­pre­ta en el mí­ti­co tea­tro ro­mano de Mé­ri­da en agos­to. Pe­se a se­me­jan­te pe­di­grí, la in­ter­pre­ta­ción no fue su pri­me­ra op­ción, ni tam­po­co la úni­ca. Es­tu­dió Ma­gis­te­rio, se mar­chó a vi­vir a Lon­dres y tra­ba­jó en un co­le­gio dan­do cla­ses a ni­ños. «Pe­ro la vo­ca­ción me pu­do», re­co­no­ce. Y se rin­dió a ella. «A pe­sar de que es una pro­fe­sión di­fí­cil e in­jus­ta don­de tra­ba­jar du­ro no te ga­ran­ti­za el éxi­to». Su ma­dre siem­pre fue de ar­mas to­mar pe­ro dio a sus hi­jos esa li­ber­tad de quien se ha atre­vi­do a rom­per mol­des. «Es ma­ra­vi­llo­so sim­ple­men­te ver­la ser: su for­ma de com­por­tar­se co­mo ac­triz, co­mo mu­jer, ma­dre o her­ma­na te ha­ce ado­rar­la, es una ins­pi­ra­ción cons­tan­te. Con­ver­tir­me en ma­dre me ha he­cho com­pren­der­la me­jor, he vis­to el sa­crif­cio que ha he­cho, el com­pro­mi­so con el que vi­ve la pro­fe­sión y có­mo ha man­te­ni­do la pa­sión y el equi­li­brio pa­ra lo­grar ha­cer­lo to­do, en ca­sa y en el ci­ne», con­fe­sa. Por­que con eso de las mu­je­res mul­ti­ata­rea­das tie­ne ella una ba­ta­lla. «Se nos exi­ge mu­cho. Nos exi­gi­mos, en reali­dad, y hay mu­cho re­la­to que no acom­pa­ña. De­be­ría­mos reivin­di­car lo in­di­vi­dual, asu­mir que so­mos co­mo so­mos, y es­tá bien así, qui­tar­nos pre­sión y com­pe­ten­cia con no­so­tras mis­mas. Ten­dría­mos que mi­rar­nos y que­rer­nos más», se la­men­ta. La sa­bi­du­ría del tea­tro clá­si­co le ha­ce aho­ra en­fren­tar­se a es­te asun­to en Las ama­zo­nas, un gru­po de gue­rre­ras que crea un es­ta­do go­ber­na­do por mu­je­res don­de los hom­bres sir­ven úni­ca­men­te al pro­pó­si­to de la pro­crea­ción. «Es un mi­to muy an­ti­guo que si­gue vi­gen­te hoy en día, so­lo hay que fjar­se en Won­der Wo­man, aun­que en es­te ca­so, no son ne­ce­sa­ria­men­te he­roí­nas ven­ce­do­ras. Lo que se ve en el texto es que re­sul­ta ne­ce­sa­rio un equi­li­brio en el que na­die es­té por en­ci­ma de los otros». ¿Fe­mi­nis­mo? «Exis­te des­de que hay de­sigual­dad. Es de­cir, des­de siem­pre. De la to­ma de con­cien­cia de ello na­ce una re­vo­lu­ción. El des­per­tar que es­ta­mos vi­vien­do aho­ra es muy bo­ni­to y ca­da una de­be ha­cer­lo a su rit­mo, sin juz­gar­nos. ¿Por qué lo fe­me­nino, lo que le su­ce­de a una mi­tad, es so­lo nues­tro y lo masculino es de to­dos? No ha­cen fal­ta le­yes, sino po­ner en prác­ti­ca es­te sen­ti­mien­to tan po­de­ro­so», ex­pli­ca. Sa­lió de esa can­te­ra de ac­to­res que fue Al sa­lir de cla­se en los años 90 y pa­só des­pués por Fí­si­ca o Quí­mi­ca, don­de co­no­ció a su pa­re­ja, el ac­tor Ser­gio Mur, y otros tí­tu­los co­mo Amar es pa­ra siem­pre. «Pa­ra no­so­tros es ma­ra­vi­llo­so com­par­tir pro­fe­sión, en­ten­der­nos tan­to. Fue así co­mo nos co­no­ci­mos. Aun­que sé de otras pa­re­jas de ac­to­res pa­ra los que no es así, a no­so­tros nos fun­cio­na muy bien», cuen­ta. De esa unión han sa­li­doVe­ra, de 6 años, y Eric, de 3. A la ma­yor le po­ne aho­ra los ves­ti­dos que su abue­la le co­sía con te­las que su ma­dre traía en sus via­jes. «Me da ter­nu­ra ese ges­to de amor tan gran­de de am­bas», re­cuer­da. Tam­bién guar­da ro­pa de su abue­la fran­ce­sa –la ma­dre de su pa­dre, el fo­tó­gra­fo Her­véTir­mar­ché– «que era una se­ño­ra muy ele­gan­te». «Pa­ra mí son im­por­tan­tes los ob­je­tos que te ha­cen apre­ciar el pa­so del tiem­po y va­lo­rar más ca­da mo­men­to. Es bo­ni­to ser cons­cien­te de que en la vi­da to­do es fu­gaz».

A mi ma­dre es ma­ra­vi­llo­so ver­la ser: su for­ma de com­por­tar­se co­mo ac­triz, co­mo mu­jer, ma­dre o her­ma­na te ha­ce ado­rar­la, es una ins­pi­ra­ción cons­tan­te. Con­ver­tir­me en ma­dre me ha he­cho com­pren­der­la me­jor, he vis­to el sa­cri­fi­cio que ha he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.