LAS JO­YAS DE LA CO­RO­NA

BVLGARI pu­bli­ca un nue­vo li­bro so­bre las dra­má­ti­cas his­to­rias de amor de los pro­pie­ta­rios de al­gu­nas de sus jo­yas más po­de­ro­sas.

Harper's Bazaar (Spain) - - EXTRAS - Por Sas­ha Sla­ter

Co­mo ates­ti­guan La pie­dra lu­nar, de Wil­kie Co­llins, El car­bun­clo azul, de Art­hur Co­nan Doy­le, y Los nue­ve sas­tres, de Do­rothy L. Sa­yers, las pie­dras pre­cio­sas son la tra­ma na­rra­ti­va más apa­sio­nan­te. El bri­llo de un dia­man­te pue­de lle­var a cual­quie­ra al ro­bo, la lo­cu­ra o el ase­si­na­to. No es sor­pren­den­te en­ton­ces que las es­me­ral­das ca­bu­jón, los in­men­sos za­fros ta­lla co­jín y los ru­bíes ta­lla brio­let­te de la frma Bvlgari ten­gan el mis­mo efec­to en la vi­da real. Un nue­vo li­bro ti­tu­la­do Bvlgari: Te­so­ros de Ro­ma, de Vin­cent Mey­lan, re­la­ta los 134 años de his­to­ria de al­gu­na de las jo­yas más ex­tra­va­gan­tes de la ca­sa a tra­vés de la vi­da y amo­res de sus clien­tes más sin­gu­la­res. El tu­mul­tuo­so ro­man­ce en­tre Eli­za­beth Tay­lor y Ri­chard Bur­ton se re­fle­jó en sus es­plén­di­dos re­ga­los: un mag­níf­co co­llar lar­go de za­fros que con mano tré­mu­la su­je­té en el Mu­seo de Bvlgari en la Via Con­dot­ti, sin atre­ver­me a po­nér­me­lo; los pen­dien­tes de dia­man­tes y es­me­ral­das que el ac­tor ad­qui­rió en la bou­ti­que an­te la dis­cre­ta mi­ra­da de Pao­lo Bul­ga­ri, bis­nie­to de So­ti­rios, fun­da­dor de la ca­sa, y le re­ga­ló a Tay­lor an­tes, du­ran­te y des­pués de sus apa­sio­na­das pe­leas y más apa­sio­na­das re­con­ci­lia­cio­nes. Pe­ro hu­bo otros clien­tes, me­nos co­no­ci­dos pe­ro igual de os­ten­to­sos. La con­de­sa Do­rothy di Fras­so, he­re­de­ra es­ta­dou­ni­den­se a ima­gen de una Van­der­bilt, fue la due­ña en­tre 1925 y 1941 de Vi­lla Ma­da­ma, en la la­de­ra de Mon­te Ma­rio, al oes­te de Ro­ma. Ella y su ma­ri­do, el con­de Car­lo, man­tu­vie­ron un ma­tri­mo­nio amis­to­so, aun­que qui­zás no muy fí­si­co, en el pa­la­cio di­se­ña­do por Ra­fael co­mo es­ce­na­rio. Pe­se a no ser una be­lle­za, en­tre los aman­tes de la con­de­sa se in­cluían Gary Coo­per, po­si­ble­men­te Mar­le­ne Die­trich, tal vez Mary Pick­ford y, sin du­da, el gáns­ter Bugsy Sie­gel. Ca­da vez más de­silu­sio­na­da con el Eje, la con­de­sa de­ci­dió ase­si­nar a Be­ni­to Mus­so­li­ni con los bi­go­tes re­cor­ta­dos a los dos ti­gres cau­ti­vos de la ciu­dad. In­ge­rir jun­to con la co­mi­da di­chos bi­go­tes, ase­gu­ra­ba la con­de­sa, le cau­sa­rían al dic­ta­dor una pe­ri­to­ni­tis fa­tal. Mus­so­li­ni so­bre­vi­vió; des­pués la con­de­sa le ven­dió Vi­lla Ma­da­ma y con la ayu­da de Bugsy Sie­gel hu­yó de una Ita­lia in­vo­lu­cra­da en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial con des­tino a los Es­ta­dos Uni­dos, afe­rrán­do­se a sus te­so­ros de Bvlgari. Más ro­mán­ti­co, aun­que no me­nos dra­má­ti­co que la vi­da de los Di Fras­so, es el cuen­to de la fes­ta de tres días que ce­le­bró el ma­tri­mo­nio de la prin­ce­sa Olim­pia Tor­lo­nia, he­re­de­ra de la fa­mi­lia que por tra­di­ción era la ban­que­ra del Pa­pa. Lle­vó la tia­ra de Bvlgari de su ma­dre pa­ra su bo­da con Paul-An­nik Wei­ller. «Fí­je­se en los ojos de am­bos en la fo­to­gra­fía –es­cri­be con en­tu­sias­mo Mey­lan–. Es amor ver­da­de­ro». Par­te de­tec­ti­ve, par­te his­to­ria­dor, el au­tor de es­te li­bro en­tre­vis­ta a los ar­te­sa­nos, ven­de­do­res y com­pra­do­res de las pie­dras pre­cio­sas y a sus des­cen­dien­tes. En es­to lo­gra más que aque­llas no­ve­las po­li­cía­cas del pa­sa­do: ha­ce que las jo­yas co­bren vi­da.

Arri­ba, Eli­za­beth Tay­lor con pie­zas de Bvlgari en 1963 en la pe­lí­cu­la Ho­tel In­ter­na­cio­nal. A la dcha., el co­llar de Bvlgari que Ri­chard Bur­ton le re­ga­ló por su 40 cum­plea­ños.

A la iz­da., la prin­ce­sa Olim­pia Tor­lo­nia con tia­ra de Bvlgari el día de su bo­da. Arri­ba, la con­de­sa Do­rothy di Fras­so con co­llar de Bvlgari.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.