«E l co­lor es mi gran pa­sión. Me emo­cio­na de la mis­ma for­ma que a otros les pue­de emo­cio­nar la mú­si­ca»

Harper's Bazaar (Spain) - - EXTRAS -

LA HIS­TO­RIA DE Di­no­saur De­signs so­lo se ex­pli­ca a tra­vés del amor. El que en un pri­mer mo­men­to unió a sus fun­da­do­res, di­rec­to­res crea­ti­vos y pa­re­ja sen­ti­men­tal, Loui­se Ol­sen y Stephen Or­mandy. El de es­tos dos ar­tis­tas aus­tra­lia­nos por el co­lor, las for­mas y las tex­tu­ras. Y el de una clien­te­la fel por unos di­se­ños se­duc­to­res y ale­ja­dos de lu­ga­res co­mu­nes. Más de tres dé­ca­das de un idi­lio –la frma fue fun­da­da en Síd­ney en 1985– que a día de hoy no pa­re­ce dar nin­gu­na se­ñal de des­gas­te. «To­do em­pe­zó en la me­sa de una co­ci­na ha­ce más de 30 años. Aho­ra te­ne­mos 10 tien­das al­re­de­dor del mun­do y ven­de­mos en gran­des al­ma­ce­nes co­mo Berg­dorf Good­man o Har­vey Ni­chols. Ade­más, nues­tro tra­ba­jo se mues­tra en mu­seos y ga­le­rías de ar­te. La ver­dad es que no po­de­mos que­jar­nos», con­ce­de Loui­se Ol­sen. Lo que co­men­zó co­mo un jue­go –«Em­pe­za­mos a ven­der pie­zas que ha­cía­mos con tejidos, la­tón y ar­ci­lla en el mer­ca­do lo­cal pa­ra sa­car al­go de di­ne­ro y así fnan­ciar la ca­rre­ra de Pin­tu­ra, Di­bu­jo e His­to­ria del Ar­te»– aca­bó con­vir­tién­do­se en un lu­cra­ti­vo ne­go­cio en el que, ade­más de bi­su­te­ría, tam­bién pro­du­cen me­na­je de co­ci­na, va­si­jas, ta­bu­re­tes y has­ta ta­ble­ros de aje­drez. En su of­ci­na y ta­ller, si­tua­do en el ba­rrio Red­fern de Síd­ney y en el que tra­ba­jan una cen­te­na de em­plea­dos en­tre di­se­ña­do­res, ar­te­sa­nos y ar­tis­tas, se fa­bri­can, a tra­vés de pro­ce­di­mien­tos ma­nua­les, ca­da una de las pie­zas que des­pués dis­tri­bu­yen al res­to del mun­do. «Pa­ra no­so­tros ha si­do cru­cial man­te­ner to­da la pro­duc­ción en nues­tro ta­ller por va­rias ra­zo­nes. La pri­me­ra por­que po­de­mos te­ner un con­trol so­bre la ca­li­dad y reac­cio­nar a los cambios con una ma­yor ra­pi­dez. Ade­más, de es­ta for­ma po­de­mos ha­cer des­cu­bri­mien­tos en torno al co­lor, los ma­te­ria­les y las téc­ni­cas. Ma­sif­car la pro­duc­ción aba­ra­ta­ría los pre­cios pe­ro tam­bién la ca­li­dad», afrma Ol­sen. La re­si­na, pre­sen­te en to­das sus crea­cio­nes, ha­ce las ve­ces de lo­go­ti­po en es­ta frma en la que el co­lor y las tex­tu­ras ac­túan co­mo ele­men­tos ca­ta­li­za­do­res de su es­té­ti­ca: «Cuan­do des­cubr imos es­te ma­ter ial, g ra­cias a un ar­tis­ta lo­cal, nos enamo­ra­mos. Nos per­mi­te, co­mo nin­gún otro, ju­gar con las to­na­li­da­des. Y el co­lor es mi gran pa­sión. Me emo­cio­na de la mis­ma for­ma que a otros les pue­de emo­cio­nar la mú­si­ca. Es una fuer­za po­de­ro­sa que afec­ta a los es­ta­dos de áni­mo», se sin­ce­ra. Sus pen­dien­tes, bra­za­le­tes, co­lla­res y ani­llos, a los que Ol­sen con­si­de­ra más una obra de ar­te sin fe­cha de ca­du­ci­dad que un sim­ple ac­ce­so­rio de mo­da, no so­lo se­du­cen des­de ha­ce años a mu­je­res en to­do el mun­do, sino que tam­bién ayu­dan a li­be­rar con­cien­cias. «Di­no­saur De­signs apues­ta por una de­fen­sa del me­dioam­bien­te sin la que no en­ten­de­mos nues­tra exis­ten­cia. Es par­te esen­cial de nues­tra flo­so­fía de mar­ca. In­clu­so cuan­do en­con­tra­mos nue­vas for­mas de re­du­cir el im­pac­to, te­ne­mos que se­guir in­ves­ti­gan­do pa­ra ayu­dar a cam­biar el mun­do. La be­lle­za nun­ca ha es­ta­do re­ñi­da con el res­pe­to a la na­tu­ra­le­za», sos­tie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.