Mary Ka­tran­tzou en 24 ho­ras

La di­se­ña­do­ra de mo­da MARY K ATRANTZOU nos ha­bla de su co­lo­ri­do día a día.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARIO -

10.00 H. Ra­ra­men­te duer­mo más de 5 ho­ras, aun­que aho­ra es­toy in­ten­tan­do mo­dif­car mis há­bi­tos y de­jar de ir­me a dor­mir a las 5 de la mañana y des­per­tar­me a las 10. Por la mañana, nun­ca re­mo­lo­neo por­que sue­lo lle­gar tar­de a los si­tios, así que na­da más so­nar el des­per­ta­dor me le­van­to de un sal­to. Aho­ra que es­toy en ple­na mu­dan­za, mi dor­mi­to­rio es­tá im­po­lu­to con to­do den­tro de ca­jas, pe­ro sue­lo te­ner­lo lleno de más co­sas de las que ne­ce­si­to. Echo un vis­ta­zo rá­pi­do al mó­vil y me di­ri­jo a la du­cha don­de me apli­co un li­ge­ro ex­fo­lian­te y un sé­rum. Es­toy en­tran­do en una edad en la que ten­go que preo­cu­par­me más por mi piel, por eso he pe­di­do ci­ta con una der­ma­tó­lo­ga lon­di­nen­se in­creí­ble lla­ma­da Abi­gail Ja­mes, que te ha­ce un es­tu­dio de la piel pa­ra ver qué ne­ce­si­ta. Los productos que uso pa­ra cui­dar­la son el lim­pia­dor Clay de Sun­day Ri­ley, el sé­rum de Ta­ta Har­per, un acei­te de Vint­ner’s Daugh­ter, el pee­ling Alp­ha Beta del Dr. Den­nis Gross y un pro­tec­tor so­lar de fac­tor muy al­to. Los spas me ayu­dan a re­la­jar­me y me en­can­ta acu­dir de vez en cuan­do ex­cep­to cuan­do es­toy en Lon­dres que nun­ca ten­go tiem­po de ir. 10.30 H. Mi es­ti­lo no ha cam­bia­do des­de ha­ce 10 años: ves­ti­do ne­gro de cor­te A, me­dias y bo­tas ne­gras. Las bo­tas, sin em­bar­go, pue­den va­riar; hoy lle­vo unas ba­jas con ta­chue­las de Ch­loé su­per­có­mo­das. Co­mo mi tra­ba­jo dia­rio es­tá muy re­la­cio­na­do con pa­tro­nes co­lo­ri­dos, el ne­gro me sir­ve co­mo lim­pia­dor de pa­le­ta. Ten­go 21 ves­ti­dos ne­gros y to­dos de Az­ze­di­ne Alaïa. Me gus­tan tan­to por­que con ellos pue­des pa­sar del tra­ba­jo a un even­to sin ne­ce­si­dad de cam­biar­te de ves­ti­do. A Alaïa lo co­no­cí al co­mien­zo de mi ca­rre­ra y me acon­se­jó que fue­ra siem­pre fel a mi for­ma de ser y de­fen­die­se con in­te­gri­dad aque­llo en lo que creía. En lo re­fe­ren­te a la jo­ye­ría, sue­lo com­prar­la cuan­do es­toy de via­je por­que me en­can­ta ad­qui­rir co­sas de di­fe­ren­tes cul­tu­ras. Y si no, Mat­ches Fas­hion, Net-a-Por­ter y The Mo­dist, en Du­bái, son mis fa­vo­ri­tas. No pue­do sa­lir de ca­sa sin un ca­fé y, aun­que pa­rez­ca ri­dícu­lo, sue­lo pe­dir un cap­puc­cino de al­men­dra en el bis­tró de la vuel­ta de la es­qui­na por­que no ten­go una má­qui­na de ca­fé de­cen­te en ca­sa. 11.00 H. Pi­do un Uber pa­ra ir a la of­ci­na. Mien­tras tan­to, en el tra­yec­to me de­di­co a res­pon­der correos, ha­cer lla­ma­das, mi­rar las re­des so­cia­les o ha­cer un re­pa­so rá­pi­do a los ti­tu­la­res de la BBC. No ten­go oca­sión de es­cu­char mú­si­ca, pe­ro si me es­tre­sa to­do lo que me es­pe­ra por ha­cer du­ran­te el día, me pon­go al­go co­mo Fu­tu­ra Free, de

Frank Ocean, o Blind, de Her­cu­les and Lo­ve Af­fair. 12.00 H. Ya en la of­ci­na, me de­di­co a te­ner reunio­nes y to­mar de­ci­sio­nes jun­to al equi­po. Me en­can­ta la ener­gía que se pal­pa en el am­bien­te, es un si­tio con mu­cha ac­ti­vi­dad y es lo que me da vi­da, no creo que pu­die­ra tra­ba­jar en un si­tio de­ma­sia­do zen. Mis di­se­ños son pa­ra mu­je­res que deseen sen­tir­se se­gu­ras de sí mis­mas. Quie­ro que se sien­tan em­po­de­ra­das, es­pe­cia­les y úni­cas. Son pren­das con ca­rác­ter pro­pio y tam­bién son par­te de la per­so­na­li­dad de quien las lle­va. 13.00 H. Por lo ge­ne­ral no me pa­ro a co­mer y no co­cino. Mis ha­bi­li­da­des cu­li­na­rias son bas­tan­te li­mi­ta­das y, co­mo he en­gor­da­do des­de que he fun­da­do la com­pa­ñía, uso un ser­vi­cio a do­mi­ci­lio de co­mi­da sa­na, Pu­re Pac­ka­ge. Hoy, por ejem­plo, mi me­nú ha con­sis­ti­do en una en­sa­la­da de que­so fe­ta, ca­la­ba­za, apio y re­mo­la­cha. ¿Mi de­bi­li­dad? Los es­pa­gue­tis car­bo­na­ra, to­do lo que sea pas­ta me tien­ta. 20.00 H. Me que­do en la of­ci­na has­ta las 8 y des­pués, o bien voy a al­gún even­to la­bo­ral o voy di­rec­ta a ca­sa a ce­nar con mi pa­re­ja. Si de­ci­di­mos sa­lir a ce­nar por ahí, nos gus­ta ir a Soho Farm­hou­se, por­que pue­des te­ner tu pro­pio si­tio re­ser­va­do. 21.00 H. Des­pués de ce­nar ve­mos un po­co la te­le­vi­sión. Aho­ra aca­ba­mos de ter­mi­nar la se­gun­da tem­po­ra­da de Stran­ger Things. Y si no, pi­do a tra­vés de la apli­ca­ción Se­cret Spa una ma­ni­cu­ra a do­mi­ci­lio. Así he con­se­gui­do por pri­me­ra vez en mi vi­da te­ner las uñas cui­da­das. Des­pués sue­lo po­ner­me a tra­ba­jar, desa­rro­llan­do y pro­yec­tan­do ideas. Ten­go la sen­sa­ción de que cuan­do es­toy en el es­tu­dio tra­ba­jo pa­ra el equi­po y cuan­do es­toy en ca­sa tra­ba­jo pa­ra mí. No creo bo­ce­tos to­dos los días, pe­ro cuan­do di­se­ño una co­lec­ción ha­go unos cien co­lla­ges. Mi in­ten­ción es ser pro­líf­ca man­te­nien­do al mis­mo tiem­po mi ob­je­ti­vo bien mar­ca­do. 3.00 H. Tra­ba­jo has­ta que es­toy ex­haus­ta. Co­mo bien he di­cho, es­toy in­ten­tan­do me­jo­rar mis cos­tum­bres e ir­me a dor­mir a las 3 en lu­gar de a las 5, co­mo so­lía. Pe­ro si me siento ins­pi­ra­da tra­ba­jan­do, tal vez me den las 7 de la mañana.

Mo od ora . bo ard ñad de­la di­se ins­pi­ra­ción de­la

A la iz­da., di­se­ños de la co­lec­ción oto­ño/in­vierno 2018. A la dcha., di­se­ño de la co­lec­ción pri­ma­ve­ra/ ve­rano 2018. En la otra pá­gi­na, Mary Ka­tran­tzou en su es­tu­dio lon­di­nen­se.

8. 1 0 2 v/ p n ó i cc le o c la e d ou tz an tr Ka ry Ma de fle des Look­book del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.