Uma Thur­man en las dis­tan­cias cor­tas

El di­rec­tor de ci­ne RO­DRI­GO COR­TÉS es­tre­na nue­va pe­lí­cu­la con UMA THUR­MAN al fren­te. En un ata­que de sin­ce­ri­dad, nos cuen­ta có­mo se pren­dó de ella al ver­la en ‘Las amis­ta­des pe­li­gro­sas’ y al­gu­nos se­cre­tos de su pri­mer en­cuen­tro.

Harper's Bazaar (Spain) - - SUMARIO - Por Laura Pé­rez

Ro­dri­go Cor­tés (Oren­se, 1973) de­bu­tó con esa pe­que­ña ge­nia­li­dad que es Con­cur­san­te (2007), lle­van­do has­ta el ex­tre­mo la ob­se­sión por el di­ne­ro. Des­pués ro­dó la osa­día de me­ter a Ryan Rey­nolds en un ataúd du­ran­te to­do el me­tra­je de Bu­ried (2010), pa­ra más tar­de ha­cer Lu­ces ro­jas (2012), con Ro­bert De Ni­ro, Si­gour­ney Wea­ver y Ci­llian Murphy. Ha tar­da­do años en po­ner­se an­te un nue­vo lar­go, pe­ro aho­ra sor­pren­de con Black­wood, una pe­lí­cu­la de te­rror ado­les­cen­te con man­sión vic­to­ria­na que ro­dó en Bar­ce­lo­na y cu­yo set vi­si­tó la rei­na Le­ti­zia. Su es­tre­lla es Uma Thur­man en el pa­pel de ins­ti­tu­triz fran­ce­sa. So­ber­bia, ca­ris­má­ti­ca, mis­te­rio­sa, ca­si te­mi­ble en su be­lle­za… El di­rec­tor con­fe­sa en pri­me­ra per­so­na al­gu­nos de­ta­lles de có­mo fue tra­ba­jar con se­me­jan­te dio­sa del Olim­po holly­woo­dien­se.

«Yo ha­bía pen­sa­do mu­cho en Uma Thur­man, qué du­da ca­be, pe­ro cuan­do ha­bla­mos de es­tre­llas de se­me­jan­te ni­vel es ella quien de­ci­de, no yo. Me im­pre­sio­nó des­de el pri­mer mo­men­to en que la vi, en Las amis­ta­des pe­li­gro­sas (Stephen Frears, 1988) y Las aven­tu­ras del ba­rón Mun­chau­sen (Terry Gi­lliam, 1988). Des­pués en Henry y Ju­ne (Phi­lip Kauf­man, 1990) y La chi­ca del gáns­ter (John McNaugh­ton, 1993)… Des­de ese mis­mo ins­tan­te me atra­pó esa be­lle­za su­bli­me, tan ex­tra­ña, ca­paz de lle­gar a si­tios muy es­pe­cia­les, or­gá­ni­cos, na­da ha­bi­tua­les. En Kill Bill: Vol. 1 me gus­tó, pe­ro en Kill Bill: Vol. 2 me des­lum­bró por com­ple­to. Me pa­re­ce bru­tal. La que­ría a ella, me pa­re­cía per­fec­ta pa­ra el per­so­na­je de es­ta mu­jer fran­ce­sa por­que tie­ne una ener­gía muy eu­ro­cén­tri­ca y una be­lle­za na­da nor­te­ame­ri­ca­na, más bien en­tre lo bri­tá­ni­co y lo es­la­vo. El su­yo es un ros­tro, ade­más, que no per­te­ne­ce a nin­gu­na era, pa­re­ce un per­so­na­je fue­ra de su tiem­po, co­mo la Ma­da­me Du­ret a la que da vi­da. Tie­ne una car­na­li­dad in­quie­tan­te y tre­men­da­men­te ele­gan­te, así que le en­vié el guión con una car­ta per­so­nal, al­go que no es ha­bi­tual. Pe­ro tu­ve suer­te, le in­tere­só lo suf­cien­te co­mo pa­ra que tu­vié­ra­mos una pri­me­ra con­ver­sa­ción. En aquel pri­mer en­cuen­tro, ca­ra a ca­ra, su­pi­mos que las co­sas iban a ir muy bien en­tre no­so­tros. Lo pri­me­ro que pen­sé de ella es que es­ta­ba co­mo una ca­bra. No guar­da­ba las for­mas en ab­so­lu­to, se com­por­ta­ba de la ma­ne­ra más fa­mi­liar y des­con­cen­tra­da po­si­ble. Era cer­ca­na, se reía de for­ma es­ten­tó­rea y an­tes de dar­nos cuen­ta es­tá­ba­mos ha­blan­do con ab­so­lu­ta na­tu­ra­li­dad de lo que nos es­pe­ra­ba si nos em­bar­cá­ba­mos en es­to. Nos di­mos cuen­ta de que com­par­tía­mos sen­ti­do del hu­mor y que po­día­mos ha­blar con muy po­ca so­lem­ni­dad de las co­sas.

Fí­si­ca­men­te es des­lum­bran­te, tan al­ta co­mo pa­re­ce, tre­men­da­men­te her­mo­sa. Muy be­lla y enor­me­men­te ele­gan­te. Fu­ma mu­cho, ha­ce chis­tes so­bre cual­quier co­sa y tie­ne muy po­ca ton­te­ría en­ci­ma. Abor­da las co­sas de una for­ma muy des­pia­da­da y di­rec­ta, co­mo po­dría ha­cer­lo al ha­blar con un ta­xis­ta de Nue­va York. Aun­que su ac­ti­tud es muy neo­yor­qui­na. Cuan­do em­pie­za a in­ter­pre­tar pue­de ir don­de quie­ra, a otro si­glo y a otro con­ti­nen­te, pe­ro en la dis­tan­cia cor­ta su ac­ti­tud es muy neo­yor­qui­na, muy des­ca­ra­da. Si com­par­tes esa ener­gía es fá­cil tra­ba­jar con ella. Si te sien­tes in­ti­mi­da­do por eso, tie­nes un pro­ble­ma. No­so­tros a los cin­co mi­nu­tos es­tá­ba­mos gri­tán­do­nos, rién­do­nos, y to­do fun­cio­nó. Una de las pri­me­ras co­sas que hi­zo fue pre­gun­tar­me: ‘¿Por qué yo y no una fran­ce­sa?’. Se lo ex­pli­qué. Ella ha­ce que su pa­pel de fran­ce­sa re­sul­te ve­ro­sí­mil mien­tras otras ac­tri­ces, por muy bue­nas que sean, ha­brían pa­re­ci­do to­tal­men­te nor­te­ame­ri­ca­nas. Tie­ne esa be­lle­za tan eu­ro­pea que pue­de pa­re­cer una fran­ce­sa que ha­bla in­glés. Uma es ple­na­men­te cons­cien­te de lo que trans­mi­te fí­si­ca­men­te por­que no es nin­gu­na idio­ta. Sa­be muy bien qué ima­gen pro­yec­ta y el in­te­rés que des­pier­ta en los di­se­ña­do­res, en las mar­cas de lu­jo y en los gran­des di­rec­to­res. Es ex­tre­ma­da­men­te in­te­li­gen­te, muy afla­da, pe­ne­tra a tra­vés de sus ojos, ob­ser­va mu­cho y uno se da cuen­ta de lo mu­cho que ha vis­to y vi­vi­do, y có­mo le re­sul­ta fá­cil iden­tif­car qué ti­po de ge­no­ti­po tie­ne en­fren­te. Ini­cial­men­te creía que le es­ta­ba ofre­cien­do ha­cer una pe­lí­cu­la de te­rror pa­ra ado­les­cen­tes, y no le in­tere­sa­ba na­da, pe­ro cuan­do le ex­pli­qué mi vi­sión le gus­tó. Le re­sul­ta­ba es­ti­mu­lan­te, se­duc­to­ra e ines­pe­ra­da. Ha­bla­mos de re­fe­ren­cias co­mo Po­lans­ki, Ni­co­las Roeg, con su psi­co­lo­gía sub­te­rrá­nea muy in­ten­sa, Pe­ter Weir y la sen­sua­li­dad de tí­tu­los co­mo Pic­nic en Han­ging Rock, las pe­lí­cu­las de Eme­ric Press­bur­ger Nar­ci­so ne­gro, Las za­pa­ti­llas ro­jas… Yo que­ría ha­cer una pe­lí­cu­la ele­gan­te y con res­pe­to al gé­ne­ro. Di­jo ‘sí’. Lle­gó el día de em­pe­zar el ro­da­je y lo pri­me­ro que le di­je fue que me es­ta­ba ha­cien­do per­der el tiem­po y el di­ne­ro por al­go que ha­cía. Sol­tó una car­ca­ja­da… Por­que ella es Uma Thur­man. Y a par­tir de ahí to­do fu­yó. Lo que me en­con­tré en el set fue una pu­ra san­gre. Alguien que lo ha he­cho to­do, lo ha vis­to to­do, es­tá por en­ci­ma del bien y del mal y sa­be exac­ta­men­te có­mo com­por­tar­se. Es una tra­ba­ja­do­ra in­fa­ti­ga­ble a la que las ni­ñas te­nían que se­guir mien­tras co­rría pa­ra re­pe­tir una to­ma. Es­tá so­ber­bia ves­ti­da de Zac Po­sen en la pe­lí­cu­la. El di­se­ña­dor ha con­se­gui­do crear pa­ra ella una si­lue­ta que po­dría ser re­co­no­ci­ble pro­yec­ta­da so­bre una pa­red. Ha­bla­mos mu­cho de su as­pec­to fí­si­co por­que yo que­ría trans­for­mar­la por com­ple­to, em­pe­zan­do por el pe­lo, que es­ta vez es mo­reno y cor­to. Ha­bla­mos mu­cho de ello pe­ro con una ac­triz co­mo Uma Thur­man la con­ver­sa­ción no es so­bre qué me que­da me­jor o con qué es­toy más gua­pa, sino qué me ha­ce cons­truir el per­so­na­je. Cuál es su pa­sa­do, qué ro­pa lle­va­ría… Una vez con­se­gui­do eso, ha­bía que pen­sar en lo que real­men­te cuen­ta, y eso ella lo ha­ce muy bien. Uma lo­gra que las emociones re­sul­ten ver­da­de­ras, es una mu­jer úni­ca, con al­go muy fí­si­co y a la vez mis­te­rio­so. Es fan­tás­ti­ca».

«U ma Thur­man es des­lum­bran­te fí­si­ca­men­te, tan al­ta co­mo pa­re­ce, tre­men­da­men­te her­mo­sa. Muy be­lla y ele­gan­te. Fu­ma, ha­ce chis­tes so­bre cual­quier co­sa y tie­ne muy po­ca ton­te­ría en­ci­ma»

« Black­wood es una pe­lí­cu­la so­bre ado­les­cen­tes. Di­ri­gi­da a ellos. Es­pe­ro que ten­ga la suf­cien­te ele­gan­cia co­mo pa­ra in­tere­sar­le a to­do el mun­do», di­ce Ro­dri­go Cor­tés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.