VI­VIEN­DO RA­SÉ

Harper's Bazaar (Spain) - - ES­TI­LO - POR JO­SIE

De­sa­for­tu­na­da­men­te no cuen­to con doble na­cio­na­li­dad, pe­ro si tu­vie­ra que ele­gir un se­gun­do país es­te se­ría, sin du­da, In­gla­te­rra o me­jor y más poé­ti­ca­men­te di­cho, Albión, que es el pre­cio­so nom­bre que usa­ba –si­guien­do la eti­mo­lo­gía de sus pri­me­ros po­bla­do­res cel­tas– el na­ve­gan­te y cien­tí­fi­co grie­go Pi­teas de Mas­si­lia pa­ra re­fe­rir­se a es­ta llu­vio­sa is­la cuan­do atra­có en sus cos­tas cua­tro si­glos an­tes de Cris­to. La razón de mi elec­ción co­mo se­gun­da e hi­po­té­ti­ca pa­tria es que en nin­gún lu­gar del mun­do las tra­di­cio­nes an­ces­tra­les, el vic­to­ria­nis­mo más re­cal­ci­tran­te y un fe­roz con­ser­va­du­ris­mo tan ran­cio co­mo úni­co con­vi­ven pa­cíf­ca­men­te y en en­vi­dia­ble ar­mo­nía con la mo­der­ni­dad más pu­ra, la van­guar­dia me­nos im­pos­ta­da y ar­tís­ti­ca­men­te interesante que no ha de­ja­do de bro­tar de sus ca­lles des­de los años se­sen­ta; y que ha cam­bia­do des­de es­te punto la men­ta­li­dad y el con­su­mo cul­tu­ral del mun­do en­te­ro… Oja­lá lo si­ga ha­cien­do a pe­sar del Bre­xit. Es­te in­te­li­gen­te dia­gra­ma es­pi­ri­tual y cos­mo­ló­gi­co de tendencias en­fren­ta­das –que en otros lu­ga­res del mun­do de­ri­va en se­rios con­fic­tos pe­ro que aquí si­gue fun­cio­nan­do– es lo que me atra­jo a in­tro­du­cir­me den­tro de él cuan­do ha­ce más de una dé­ca­da, aca­ba­dos mis es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios (Hu­ma­ni­da­des, Pe­rio­dis­mo y Más­ter en Co­mu­ni­ca­ción de Mo­da y Belleza), de­ci­dí con­ti­nuar mi for­ma­ción en la Cen­tral Saint Mar­tins de Londres, con esas mí­ti­cas es­ca­le­ras de su se­de de Rich­bell Pla­ce, por las que as­pi­ra­ba a caer­se to­do apa­sio­na­do por es­te sec­tor de mi ge­ne­ra­ción. Fue allí en mis ho­ras de es­tu­dio, de so­le­dad y de si­len­cio donde ver­da­de­ra­men­te ter­mi­né de co­no­cer­me a mí mis­mo y donde apren­dí en­tre aque­llas gen­tes cul­ti­va­do­ras del in­di­vi­dua­lis­mo a ul­tran­za que las ca­rac­te­ri­za, la im­por­tan­cia de es­ta lu­cha per­so­nal y dia­ria por forjar una per­so­na­li­dad me­dia­na­men­te interesante, fuer­te y dis­tin­ta al res­to. Por eso siem­pre di­go que Jo­sé na­ció en Es­pa­ña pe­ro si Jo­sie es de al­gún lu­gar, se­gu­ra­men­te sea de al­gu­na ca­lle de es­ta ciu­dad que amo; por­que fue, es y se­rá pa­raí­so del in­di­vi­dua­lis­mo y la ex­cen­tri­ci­dad. Jus­to du­ran­te mis pri­me­ros días en ella, aca­ba­ba de mu­dar­se mi ami­ga de Bar­ce­lo­na Inés Ga­rí Albert, la que fue en­ton­ces com­pa­ñe­ra de aven­tu­ras y si­gue sien­do una ami­ga muy cer­ca­na aun­que yo vol­vie­se a Es­pa­ña y ella per­ma­ne­cie­se aquí cum­plien­do su sue­ño: tra­zar los via­jes más inol­vi­da­bles y lujosos que pue­dan ha­cer­se y re­vo­lu­cio­nar la for­ma de ha­cer­los, con un tra­to di­rec­to con ella co­mo ase­so­ra y una se­rie de ami­gos que cul­ti­va al­re­de­dor del planeta for­man­do una red que se lla­ma Ho­ri­zon­tal Tra­vel. Es­ta es su pa­sión y una exi­to­sa historia que lle­va via­jan­do y ha­cien­do dis­fru­tar a po­ten­ta­dos via­je­ros des­de 2006; qui­zás por eso es tan di­fí­cil sor­pren­der a una ami­ga tan cur­ti­da en mil ca­pri­chos y que ca­si to­do lo ha vis­to ya du­ran­te sus re­pe­ti­das y lu­jo­sas vuel­tas al glo­bo te­rrá­queo… Pe­ro cuál es mi sor­pre­sa al te­lé­fono cuan­do es­ta­mos pla­nean­do nuestro día de re­en­cuen­tro lon­di­nen­se y al de­cir­le que va­mos a vi­si­tar Bicester Vi­lla­ge (mi cir­cui­to fa­vo­ri­to de tien­das de es­te país), me res­pon­de: «¿Que tie­ne es­ta­ción de tren pro­pia?». Es­te da­to sue­le cho­car a los vi­si­tan­tes que acu­den a es­te pe­que­ño pue­blo cua­ja­do de tien­das de lu­jo (el se­gun­do punto más vi­si­ta­do del Reino Uni­do des­pués de Buc­king­ham Pa­la­ce) en­tre sus ca­lles, que dis­ta ape­nas 40 mi­nu­tos en tren del cen­tro de Londres, más con­cre­ta­men­te de Mary­le­bo­ne Sta­tion, donde que­dé con Inés pa­ra to­mar el tre­ne­ci­to que te lle­va di­rec­ta­men­te a la es­ta­ción ho­mó­ni­ma y a es­te epi­cen­tro del buen shop­ping lla­ma­do Bicester Vi­lla­ge. Y aho­ra, des­de ha­ce so­lo unos me­ses, no so­lo es epi­cen­tro sino que tam­bién se­rá ki­ló­me­tro ce­ro de los 11 Vi­lla­ges que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.