PU­RA AR­MO­NÍA

El ti­tán de la belleza ja­po­ne­sa, SHI­SEI­DO, rein­ven­ta los có­di­gos de su lí­nea de ma­qui­lla­je y pro­po­ne una nueva vía donde la in­no­va­ción en fór­mu­las y tex­tu­ras se po­ne al ser­vi­cio de la es­té­ti­ca y los ‘looks’ sin es­tri­den­cias.

Harper's Bazaar (Spain) - - BELLEZA - Por Susana Bláz­quez Fo­to­gra­fía de Fé­lix Va­lien­te Ma­qui­lla­je de Gre­go­ris Pyrpy­lis

CUAN­DO CUM­PLIÓ LA MA­YO­RÍA de edad,el ma­ke-up ar­tist de Shi­sei­do se­guía sien­do fel a su sue­ño de con­ver­tir­se en pro­fe­sor de in­glés en su Gre­cia na­tal. Y a pe­sar de ha­ber­se sen­ti­do atraí­do por el mun­do de la mo­da –y to­do lo que con­lle­va tan magno te­rri­to­rio– su con­tac­to con la cos­mé­ti­ca y el ma­qui­lla­je ha­bía si­do cua­si nu­lo. «Es ver­dad que de pe­que­ño ob­ser­va­ba a mi ma­dre cuan­do se arre­gla­ba y me que­da­ba im­pre­sio­na­do por esos pro­duc­tos que po­dían trans­for­mar­te y con­ver­tir­te en otra per­so­na en cues­tión de se­gun­dos», re­cuer­da Gre­go­ris Pyrpy­lis (Gre­cia, 1986). Pe­ro no fue has­ta la tar­de en que asis­tió al ri­tual de có­mo se pre­pa­ra­ba su me­jor ami­ga pa­ra una ci­ta que re­ci­bió la lla­ma­da de los co­lo­res y las tex­tu­ras. «Cuan­do em­pe­zó a apli­car­se la cre­ma hi­dra­tan­te le di­je que me de­ja­ra ha­cer­lo a mí ¡y aca­bé ma­qui­llán­do­la! Fue un mo­men­to real­men­te emo­cio­nan­te y re­ve­la­dor», re­la­ta. Sin per­der un se­gun­do, de­ci­dió pro­bar suer­te y de­jó de la­do sus es­tu­dios de fi­lo­log ía in­gle­sa pa­ra ins­cri­bir­se en una es­cue­la es­pe­cia­li­za­da. Las pr ime­ras ta­blas se las dio su tra­ba­jo en la tien­da de M·A·C del cen­tro de Atenas, donde ma­qui­lla­ba a to­do ti­po de mu­je­res y ce­le­bri­ties. Más tar­de, se pre­sen­tó a un cas­ting pa­ra con­ver­tir­se en em­ba­ja­dor de May­be­lli­ne NY pa­ra Gre­cia y Chi­pre. «Me co­gie­ron y es­tu­ve con ellos ca­si cin­co años, pe­ro al ca­bo de ese tiempo, qui­se pro­bar suer­te en Nueva York. Re­cuer­do que mi ami­go Peter Dun­das me di­jo que si que­ría tra­ba­jar en el mun­do de la mo­da co­no­cía al ma­ke-up ar­tist Tom Pe­cheux y que po­día pre­sen­tár­me­lo», si­gue Pyrpy­lis. En­tre tan­to, cam­bió su idea de vi­vir en la ciu­dad de los ras­ca­cie­los por Pa­rís y aun­que en ese mo­men­to no hu­bo po­si­bi­li­dad de po­ner­se a las ór­de­nes del gran Pe­cheux, en el des­tino es­ta­ba es­cri­to que aca­ba­ría sien­do su mano de­re­cha. «De to­dos los gran­des ma­qui­lla­do­res que ha­bía en ese mo­men­to, él era mi pre­fe­ri­do y se con­vir­tió en mi men­tor. ¡Era ca­paz de re­co­no­cer a la le­gua sus ma­qui­lla­jes!», con­ce­de. Con él apren­dió a do­mi­nar el com­pli­ca­do ar­te de tra­ba­jar (bien) la piel.Tam­bién fue un tiempo en el que co­la­bo­ró con las me­jo­res re­vis­tas de mo­da in­ter­na­cio­na­les, tra­ba­jó con los fo­tó­gra­fos más so­li­ci­ta­dos y por sus manos pa­sa­ron tops y ce­le­bri­ties de la ta­lla de Cindy Craw­ford, Car­la Bru­ni o Lae­ti­tia Cas­ta. «Si hay al­go que me gus­ta de mi pro­fe­sión es po­ner en va­lor la belleza y nun­ca trans­for­mar a una per­so­na. Por­que de lo que real­men­te se tra­ta es de apor­tar con­fan­za a tra­vés del ma­qui­lla­je», nos cuen­ta. Una pre­mi­sa que si­gue a ra­ja­ta­bla, aun­que siem­pre le gus­ta aña­dir un pe­que­ño twist que mo­der­ni­ce ca­da look. Y co­mo buen aman­te de la es­té­ti­ca y del tra­ba­jo bien he­cho, ad­mi­ra la creatividad y los edi­to­ria­les de Val Gar­land, Pat McG­rath, Aa­ron de Mey o Fra­nçois Nars. Ha­ce unos me­ses, tras un mi­nu­cio­so cas­ting, le lle­gó la ho­ra de dar el gran sal­to con­vir­tién­do­se en el Em­ba­ja­dor de Ma­qui­lla­je de Shi­sei­do pa­ra Eu­ro­pa, Orien­te Me­dio y Áfri­ca (EMEA). Su lle­ga­da al gi­gan­te ni­pón de la belleza coin­ci­de ade­más con el re­lan­za­mien­to a to­dos los ni­ve­les de su lí­nea de ma­qui­lla­je. Un re­to que le vie­ne co­mo ani­llo al de­do. «Se tra­ta de una co­lec­ción muy beauty y di­ver­ti­da, donde las tex­tu­ras y los pig­men­tos más vi­bran­tes son los gran­des pro­ta­go­nis­tas. Creo que me re­pre­sen­ta mu­chí­si­mo y lo me­jor es que habla a to­das las mu­je­res». Sus tex­tu­ras mo­du­la­bles (ge­les, tin­tas, ilu­mi­na­do­res y pol­vos) se adap­tan a to­do ti­po de si­tua­cio­nes y son muy fá­ci­les de uti­li­zar. Con di­fe­ren­tes aca­ba­dos y esa ca­li­dad mar­ca de la ca­sa, pro­por­cio­nan so­bre la piel una sen­sa­ción de ligereza y de no lle­var nada en el ros­tro. «Al­go muy im­por­tan­te que apren­dí de los años que pa­sé tra­ba­jan­do con Tom Pe­cheux fue que el ma­qui­lla­je for­ma par­te de un con­jun­to y siem­pre de­be de acom­pa­ñar y ar­mo­ni­zar el res­to del look », aña­de Pyrpy­lis. Y, co­mo no po­día ser de otra for­ma, su pa­sión por el ma­qui­lla­je es tal, que nos con­fe­sa que le en­can­ta­ría par­ti­ci­par en la crea­ción y desa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos, tex­tu­ras, co­lo­res o incluso pac­ka­gings. «Creo que to­da­vía hay mu­chas co­sas por crear en el mun­do del ma­qui­lla­je». Así sea.

«Me gus­ta cuan­do es la mu­jer la que lle­va el ma­qui­lla­je y no el ma­qui­lla­je el que la lle­va a ella. Nun­ca pue­de ga­nar­te…»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.