DEU­DO­RAS

Ca­da ma­ña­na, mu­je­res de to­do el pla­ne­ta jue­gan a rom­per su ru­ti­na con fra­gan­cias, com­ple­men­tos y mo­da de­ri­va­da del lu­jo fran­cés, cu­ya ex­plo­sión pro­mo­vió co­mo na­die EU­GE­NIA DE MON­TI­JO. La deu­da his­tó­ri­ca de es­tas mar­cas con la em­pe­ra­triz es tan enor­me co­mo

Harper's Bazaar (Spain) - - CARTA - Fo­to­gra­fía de Pa­po Wais­man

LAS MA­TE­MÁ­TI­CAS nun­ca fue­ron mi fuer­te. Es más, vi­ví mo­men­tos muy tris­tes en mi in­fan­cia a es­te res­pec­to y ve­ra­nos de ado­les­cen­cia en los que in­clu­so hu­bo que des­em­pol­var le­yen­das fa­mi­lia­res ejem­plo de me­ri­to­cra­cia, de esas a las que se re­cu­rre en ca­so de ma­las no­tas: «Si es­tu­dias y te es­fuer­zas po­drás opo­si­tar y ser no­ta­rio ilus­tre, co­mo un tío nues­tro que hi­zo el tes­ta­men­to de Eu­ge­nia de Mon­ti­jo…». No sa­bía aún quién era es­ta se­ño­ra, lo que sí te­nía cla­ro es que no que­ría pa­sar­me el día es­tu­dian­do ni te­ner el cu­tis tan su­ma­men­te blan­co co­mo mi tía en pleno ve­rano, mien­tras me con­ta­ba es­ta his­to­ria (pre­ci­sa­men­te opo­si­tan­do a no­ta­ria en­ton­ces), víc­ti­ma de la me­ri­to­cra­cia y la luz de fe­xo. Su­pon­go que in­ten­tó de bue­na fe po­ner de ejem­plo al tío ta­ta­ra­bue­lo pa­ra mo­ti­var mi es­tu­dio sin éxi­to, pe­ro ca­si sin que­rer abrió un me­lón en mi ca­be­za (y so­bre to­do en mis ojos) que me ha acom­pa­ña­do du­ran­te to­dos es­tos años. Por mu­cho que he leí­do y des­cu­bier­to acer­ca de es­ta mu­jer fas­ci­nan­te, de nom­bre so­no­ro (‘Eu­ge­nia de Mon­ti­jo’ con ali­te­ra­ción en jo­ta), no he con­se­gui­do abar­car­lo por com­ple­to pues es­tá pla­ga­do de gen­te in­creí­ble al­re­de­dor, de ob­je­tos ma­ra­vi­llo­sos, ge­nui­nos per­so­na­jes de la épo­ca, lu­ga­res de en­sue­ño, per­fu­mes, ves­ti­dos, lu­jo y be­lle­za que de­ja­ron tras de sí el te­so­ro de sa­bi­du­ría que son las ar­tes y of­cios que fa­vo­re­cie­ron la crea­ción de al­go tan pro­pio de Fran­cia co­mo es la al­ta cos­tu­ra. Siem­pre di­go que sin For­tuny no hay Mi­ya­ke, o sin Luis II de Ba­vie­ra no ha­bría­mos vis­to mu­chos as­pec­tos del ge­nial Walt Dis­ney, pe­ro sin Eu­ge­nia de Mon­ti­jo nos ha­bría­mos per­di­do lo me­jor de la mo­da de un si­glo XIX en el que edif­cios y ave­ni­das mo­nu­men­ta­les die­ron lu­gar a fal­das que eran a su vez mo­nu­men­tos a la fe­mi­ni­dad de en­ton­ces. In­clu­so no ha­bría­mos vis­to ➤

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.