REI­NA GÓ­TI­CA

La ac­triz CLAI­RE FOY cam­bia de rum­bo: de Su Ma­jes­tad a ‘hac­ker’ so­ció­pa­ta.

Harper's Bazaar (Spain) - - ESTILO - Por Ja­vier Que­sa­da

le­ga­les de la viu­da del es­cri­tor sue­co con su fa­mi­lia po­lí­ti­ca por la he­ren­cia li­te­ra­ria de su pa­re­ja dan pa­ra otro best se­ller). En es­ta nue­va en­tre­ga, Clai­re Foy ha lo­gra­do ro­bar­le el pa­pel a can­di­da­tas co­mo Scar­lett Johans­son, Na­ta­lie Port­man y Ali­cia Vi­kan­der. «A no ser que seas Ju­lia Ro­berts, nun­ca te con­vier­tes en la úni­ca op­ción pa­ra un di­rec­tor. Siem­pre hay otras 45 ac­tri­ces que as­pi­ran al mis­mo pa­pel», ase­gu­ra. Pe­ro ella ha lo­gra­do ha­cer­lo su­yo: «Amo a la Lis­beth que he crea­do en el sen­ti­do de que ella se ha cons­trui­do a sí mis­ma, pe­ro al mis­mo tiem­po es co­mo una ni­ña de 12 años que ha si­do una víc­ti­ma. Es el per­so­na­je más hu­mano que he in­ter­pre­ta­do ja­más. La han sub­es­ti­ma­do to­da la vi­da… y yo sé lo que es eso», aña­de. En efec­to: su suel­do en The Crown, don­de era la pro­ta­go­nis­ta, era in­fe­rior al de su com­pa­ñe­ro de re­par­to, Matt Smith. Cuan­do ese da­to sal­tó a la luz, en pleno mo­vi­mien­to #MeToo, la pro­duc­to­ra ase­gu­ró que le pa­ga­ría 237.000 eu­ros pa­ra equi­li­brar su sa­la­rio. Pe­ro esa com­pen­sa­ción nun­ca lle­gó a su cuen­ta co­rrien­te.Así que, co­mo Lis­beth Sa­lan­der, se ha to­ma­do la jus­ti­cia por su mano. «Des­de fue­ra, pue­de pa­re­cer muy vul­ne­ra­ble y que pue­des to­mar­la a la li­ge­ra, pe­ro cuan­do lo ha­ces… te cor­ta los hue­vos». La ven­gan­za de Foy es me­nos san­grien­ta, pe­ro mu­cho más efec­ti­va: hoy su suel­do es el de una es­tre­lla.

Clai­re Foy en la piel de Lis­beth Sa­lan­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.