FUR I A OR IEN TA L

Una ex­po­si­ción en el Mu­seo Yves Saint Lau­rent de Pa­rís re­co­rre la in­fluen­cia asiá­ti­ca en la obra del úl­ti­mo gran di­se­ña­dor-ar­tis­ta.

Harper's Bazaar (Spain) - - ESTILO - Por Ja­vier Que­sa­da

«ME ACERCO A CA­DA lu­gar a tra­vés de mis sue­ños», de­cía Yves Saint Lau­rent. De­li­rios en los que re­co­rría es­ce­na­rios oní­ri­cos a los que, mu­chas ve­ces, so­lo ha­bía ido en su ima­gi­na­ción. Una ex­po­si­ción, L’Asie rê­vée (El Asia so­ña­da), en el Mu­seoY­ves Saint Lau­rent de Pa­rís, si­gue los pa­sos del di­se­ña­dor fran­cés en Chi­na –país que le in­fu­yó po­de­ro­sa­men­te a tra­vés de la co­lec­ción de li­bros y ar­te chino de su com­pa­ñe­ro, Pie­rre Ber­gé que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, nun­ca vi­si­tó–, Ja­pón y la In­dia. A tra­vés de 50 pie­zas co­rres­pon­dien­tes a di­ver­sas co­lec­cio­nes en­tre 1962 (en 1963 vi­si­tó Kio­to por pri­me­ra vez) y 2002, en­fren­ta­das a ob­je­tos asiá­ti­cos pro­ce­den­tes del Mu­seo Na­cio­nal de Ar­tes Asiá­ti­cas Gui­met y de co­lec­cio­nes pri­va­das, el es­pec­ta­dor pue­de po­ner en con­tex­to las crea­cio­nes del úl­ti­mo di­se­ña­dor-ar­tis­ta. «Con su es­tu­dio de Orien­te, so­bre el que em­pe­zó a crear in­clu­so an­tes de via­jar a Ja­pón,su ob­je­ti­vo no era co­piar las pren­das, sino com­pren­der có­mo ha­bían si­do crea­das. Es­to es muy in­tere­san­te por­que mues­tra que su ac­ción no so­lo era es­té­ti­ca, sino tam­bién so­cial y po­lí­ti­ca», ex­pli­ca la cu­ra­do­ra de la ex­po­si­ción, Au­ré­lie Sa­muel. Abri­gos de maha­ra­jás con bo­to­nes-jo­ya de la cor­te Mug­hal sun­tuo­sa­men­te bor­da­dos, com­ple­ta­dos con tur­ban­tes –un ac­ce­so­rio ex­clu­si­va­men­te mas­cu­lino en la In­dia, que él con­vir­tió en epí­to­me de la fe­mi­ni­dad–; sa­ris trans­for­ma­dos en ves­ti­dos de una sen­sua­li­dad des­bor­dan­te; cha­que­tas de la et­nia Han, que en 1977 con­vir­tió en ki­mo­nos es­tam­pa­dos con mo­ti­vos man­da­ri­nes; una co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra, a la que lla­mó Les Chi­noi­ses, que ce­rró con un tra­je de no­via ins­pi­ra­do en la Chi­na im­pe­rial… Y un best se­ller, el per­fu­me Opium, que so­lo nue­ve me­ses des­pués de su lan­za­mien­to, en 1977, ya ha­bía ven­di­do más de tres mi­llo­nes de dó­la­res (de la épo­ca). «Del caos de mi ce­re­bro des­tro­za­do re­sur­gen to­das las di­nas­tías; su fu­ria, su arro­gan­cia, su no­ble­za, su gran­de­za… Fi­nal­men­te, he lo­gra­do atra­ve­sar el se­cre­to de la Ciu­dad Im­pe­rial don­de desaté mis fan­tas­mas es­té­ti­cos, mis rei­nas, mis di­vas, mis no­ches de cre­pé de Chi­na, mis biom­bos de la­ca, mis la­gos ar­ti­fi­cia­les y mis jar­di­nes col­gan­tes». Bien­ve­ni­dos al sue­ño de YSL.

Yves Saint Lau­rent ro­dea­do por sus mo­de­los du­ran­te el lan­za­mien­to del per­fu­me Opium. Con­jun­to noc­turno de ins­pi­ra­ción ja­po­ne­sa, co­lec­ción al­ta cos­tu­ra oto­ño/in­vierno 1994.

Saint Lau­rent con una cor­te­sa­na en Kio­to en abril de 1963.

Mu­seo Yves Saint Lau­rent Pa­rís. 5 Ave­nue Mar­ceau. Has­ta el 27 de enero de 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.