EL ÁR­BOL PRI­MI­GE­NIO

Es­pa­ña ja­más ha­bía co­no­ci­do un ár­bol de Na­vi­dad has­ta que Pe­pe Al­ca­ñi­ces y su mu­jer, So­fía Trou­betz­koy, du­ques de Ses­to, se lan­za­ron a de­co­rar un enor­me abe­to en el ves­tí­bu­lo de su ca­sa, para com­par­tir­lo con sus ve­ci­nos de Ma­drid. Ca­si años des­pués que­rem

Harper's Bazaar (Spain) - - CONTENTS - Fo­to­gra­fía de Ja­vier Bios­ca. Es­ti­lis­mo de Cris­ti­na Te­rrón

Una sú­pli­ca la de mi que­ri­do Jo­sé Ma­ría Al­zo­la en su bi­blio­te­ca aque­lla tar­de pre­via a unas va­ca­cio­nes le­ja­nas que no han vuel­to a re­pe­tir­se ha­ce ya un lus­tro: «Es cru­cial que leas es­ta bio­gra­fía y me la de­vuel­vas sa­na y sal­va, por­que es­tá des­ca­ta­lo­ga­da y es ca­si im­po­si­ble vol­ver­la a en­con­trar…». El li­bro se ti­tu­la­ba Una ru­sa en Es­pa­ña, de Ana de Sa­gre­ra. En él, ade­más de co­no­cer el in­creí­ble tra­ba­jo de es­ta au­to­ra (im­pe­ca­ble bió­gra­fa de fas­ci­nan­tes per­so­na­jes de la Es­pa­ña del si­glo XIX), des­cu­brí las pro­fun­di­da­des de So­fía Trou­betz­koy; una de las mu­je­res más be­llas, ele­gan­tes e in­fu­yen­tes de la Eu­ro­pa de su épo­ca. No so­lo a ni­ve­les de mo­da y es­ti­lo de vi­da, sino tam­bién en el plano po­lí­ti­co, ya que vi­vió des­de su in­fan­cia ro­dea­da de po­der. Pri­me­ro en la cor­te del zar Ni­co­lás I (del que siem­pre su­po que era hi­ja, aun­que su madre es­tu­vie­ra ca­sa­da con el prín­ci­pe Trou­betz­koy), des­pués en el Pa­rís de Eu­ge­nia y Na­po­león III al ca­sar­se con su her­ma­nas­tro, el du­que de Morny, y lue­go al en­viu­dar, cuan­do pu­so sus ojos en el du­que de Ses­to, que la lle­vó a Ma­drid (ciudad de la que ha­bía si­do al­cal­de). De nom­bre Jo­sé Isi­dro Oso­rio y Sil­va, se ha­cía lla­mar por sus ve­ci­nos ‘Pe­pe Al­ca­ñi­ces’, en ho­nor al an­ti­quí­si­mo mar­que­sa­do que os­ten­ta­ba, con­ce­sión del em­pe­ra­dor Carlos I.Y es que lo de Pe­pe Al­ca­ñi­ces, su in­cal­cu­la­ble for­tu­na co­mo pri­mer ga­na­de­ro de Es­pa­ña, sus pa­ti­llas XL, la su­per­ye­gua­da que cria­ba en el So­to de Mo­za­na­que y un ár­bol ge­nea­ló­gi­co que era prác­ti­ca­men­te porno-he­rál­di­co con bu­cle de gran­de­zas de Es­pa­ña y an­te­pa­sa­dos in­mor­ta­li­za­dos por Ve­láz­quez en gran­des for­ma­tos co­mo La ren­di­ción de Bre­da, eran en­can­tos que de­rre­tían a las da­mas ca­sa­de­ras de en­ton- ³

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.