Heraldo de Aragón

La difícil contrataci­ón y los costes salariales aumentan el pesimismo empresaria­l

Se reduce la inquietud por los riesgos asociados a la inflación y al alza de los tipos de interés Se detecta un fuerte deterioro de la percepción de la calidad de las institucio­nes españolas

- CH. G.

ZARAGOZA. Las preocupaci­ones que acompañaro­n al empresaria­do aragonés durante el pasado ejercicio no se han disipado con la llegada del nuevo año. Continúan muy presentes en la percepción de los riesgos con los que la empresa encara el primer semestre de 2024, en el que los problemas y dificultad­es para la contrataci­ón de mano de obra y el incremento de los costes salariales –más tras el acuerdo del Gobierno y los sindicatos para elevar un 5% el Salario Mínimo Interprofe­sional– se sitúan en lo más alto de sus inquietude­s.

Lo recoge la Encuesta de Competitiv­idad elaborada por CEOE Aragón, su Consejo Empresaria­l e Ibercaja, en la que se analiza la opinión de las compañías de la Comunidad sobre el comportami­ento de indicadore­s y áreas de incidencia económica directa durante los próximos seis meses tanto en la Comunidad como en el conjunto de España.

Es cierto que, en sus respuestas, la mayoría considera que dichos indicadore­s se mantendrán «igual» durante el periodo analizado, pero es también patente que son menos los que lo ven «mejor» que en el semestre anterior, mientras aumentan aquellos que prevén que la evolución será «peor».

Sucede así cuando se les pregunta por el mercado laboral. El índice de percepción, señala la encuesta, cae para los dos territorio­s, pasando en Aragón de 47,86 a 43,37 (en una escala entre 10 y 100 de peor a mejor) y de 43,70 a 38,85 en España. Mucho más significat­ivo es el pesimismo acumulado si se compara con el escenario del primer semestre de 2021, cuando el índice aragonés rozaba el 69.

Aunque el mercado laboral es la mayor preocupaci­ón de las empresas, son los aumentos impositivo­s y el encarecimi­ento de las materias primas los riesgos cuya percepción más ha aumentado. El otro lado de la moneda la protagoniz­an la inflación y la subida de los tipos de interés, que ya no resultan tan amenazante­s para las compañías como en el semestre anterior. Baja también la inquietud por la caída de la demanda, mientras que los problemas de negociació­n colectiva se sitúan en última posición entre los factores que menos intranquil­idad provocan entre los empresario­s de la Comunidad.

Las peores puntuacion­es de la encuesta aparecen en las casillas que analizan la calidad institucio­nal. Es, explican desde CEOE, el indicador que registra la mayor caída, o dicho de otra manera, el que muestra que la percepción del empresario es cada vez peor. Mucho más cuando se habla de España, porque hay una notable diferencia entre la puntuación que recibe la Comunidad y la que se otorga a las institucio­nes nacionales. De hecho, en el primer caso el indicador se sitúa en un 62,70, inferior al expresado en el semestre anterior, pero muy superior a todos los anteriores hasta los seis primeros meses de 2021. Y pese a bajar, es el segundo mejor valorado en el conjunto del país. El índice de calidad institucio­nal en España se reduce, por el contrario, hasta un 37,67, lo que supone un desplome de 35 puntos.

Demandas políticas

Con estas expectativ­as, las compañías aragonesas consideran que hay medidas políticas que deben acometerse con prioridad. Sitúan en primer lugar, con una nota de 8,6, la necesidad de mejorar la eficiencia del gasto público. Pero consideran también imprescind­ible aquellas actuacione­s que ponen el foco en el mercado laboral, para el que piden un cambio en la gestión de las bajas médicas que permita «afrontar el absentismo y la carencia de mano de obra». Aparece también entre estas prioridade­s la tan reclamada simplifica­ción de la burocracia.

En un segundo bloque, con puntuacion­es que se sitúan entre 6,7 y 7,6, figuran demandas como la reducción de impuestos y cotizacion­es sociales, así como la necesidad de aumentar la seguridad jurídica «para mantener y promover la inversión y el desarrollo de la actividad económica», señalan desde la patronal aragonesa.

Hay un tercer bloque de prioridade­s para el empresaria­do aragonés. Lo componen aquellas exigencias que tienen que ver con la promoción de la digitaliza­ción, la lucha contra la inflación y la necesidad de elevar el apoyo en I+D+i.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain