Heraldo de Aragón

Los barrios piden revisar las líneas ante las «deficienci­as» de la red de autobuses urbanos

Denuncian solapamien­tos y recorridos demasiado largos Movilidad recuerda que la nueva circular facilitará las conexiones y servirá de prueba para otros cambios

- L. LOZANO

ZARAGOZA. Piden desde hace tiempo los barrios de Zaragoza una reordenaci­ón de las líneas del bus urbano. Creen que algunas se han quedado obsoletas con el paso de los años y la introducci­ón de nuevos modos de movilidad y que discurren por trazados que no se ajustan a las necesidade­s actuales de la ciudad. Denuncian, entre otras cosas, solapamien­tos innecesari­os, recorridos demasiado largos o tiempos de paso excesivame­nte prolongado­s. El Ayuntamien­to recuerda, sin embargo, que se han ido haciendo ajustes en la red para adaptarla a cada situación y prepara para el próximo verano el nuevo autobús circular exprés –que conectará ocho distritos– que prometió la alcaldesa, Natalia Chueca, durante la campaña electoral y que enlazará ocho distritos.

Desde la Federación de Asociacion­es de Barrios de Zaragoza (FABZ) han agrupado los principale­s problemas en tres tipologías: líneas demasiado grandes, similares o con frecuencia­s prolongada­s. No todas tienen, claro, esos defectos y reconocen que algunas como las circulares «han sido un beneficio para la ciudad», ya que antes de su creación los inconvenie­ntes eran más graves. También que deben adaptarse a las peculiarid­ades de la trama urbana, que no siempre permite según qué modificaci­ones.

No obstante, ponen ejemplos de las deficienci­as que sí creen que se podrían subsanar. Citan en cuanto a los tiempos de paso la línea 28, que une el Coso con los barrios rurales de Montañana y Peñaflor. Pasa cada 30 minutos, tal y como explican desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad debido a la baja cantidad de viajeros que la utilizan. Pero desde la FABZ opinan que es «la pescadilla que se muerde la cola» y que su «poco éxito» podría deberse en parte a la «enorme frecuencia».

En cuanto a los solapamien­tos, son según la entidad las líneas 33 y 34, entre Pinares de Venecia y Delicias y la estación y el cementerio, respectiva­mente, las que tienen este problema. En dirección a Torrero, hacen prácticame­nte el mismo recorrido desde el Portillo y, además, con frecuencia­s de paso que en ocasiones son las mismas, lo que no permite a los viajeros ahorrar tiempo en sus trayectos escogiendo una u otra.

«El problema de fondo es que tratan de sustituir la conexión este-oeste y utilizan buses articulado­s que meten mucha presión en la ciudad y generan atascos», indican desde la FABZ. El punto más conflictiv­o en este sentido, añaden, se encuentra en la Puerta del Carmen y el paseo de Pamplona, donde también confluyen otras líneas como la 32, la 42 o la 25, que generan este tipo de situacione­s. «Es un nudo que tendríamos que deshacer para que la movilidad sea de otra manera», añaden.

Por otro lado, hablan de «macrolínea­s» que no cumplen bien con su función, porque son usadas por los pasajeros, en su mayoría, únicamente como forma de acercarse hasta el centro de la ciudad. No sería el caso de la 24, ya que pese a su prolongado recorrido los viajeros utilizan todas sus paradas de forma más o menos homogénea. Sí que ocurre este fenómeno, aseguran, con la línea 32, que se carga en Santa Isabel para descargar en torno a la plaza de Aragón, y viceversa, y lo mismo hacia el lado de la Bombarda. Por ello, opinan desde la FABZ que sería necesario encontrar fórmulas para dividirla. Algo similar ocurre con la 42, muy utilizada porque enlaza con los dos principale­s hospitales.

También critican desde la FABZ el «trazado tortuoso» de la línea 50 que acerca hasta al Royo Villanova a los vecinos de la margen izquierda,

cada vehículo en llevar a cabo su recorrido completo. Las primeras modificaci­ones se aprobaron el pasado mes de octubre y sirvieron para evitar una huelga de los conductore­s en plenas Fiestas del Pilar. Las últimas entraron en vigor la semana pasada. En concreto, se han visto afectadas la 22, 30, 33, 35, 38, 40, 54, 56, 57, Ci1, Ci2, 21, 24, 39, 42, 44, 52, 53, 55 y C4.

Además de esto, el que prolonga demasiado el recorrido. O la línea 56, que une Valdespart­era con el tranvía y «se cruza dos veces consigo misma». O la 41, que ven «defectuosa» en su ruta dentro del barrio.

Para el futuro contrato

Desde el Ayuntamien­to de Zaragoza reconocen que hay líneas que habrá que revisar, así como «nuevos trayectos que podrían ser interesant­es». No obstante, recuerdan que la nueva línea circular exprés, que se prevé que entre

Consistori­o decidió aplicar mejoras en otras tres líneas, que introdujer­on un vehículo para reducir sus frecuencia­s, la 41 (Puerta del CarmenRosa­les del Canal), la 21 (Plaza Mozart-Oliver) y la 30 (Las Fuentes-Plaza Paraíso).

«A lo largo de los años la ciudad ha crecido, ha evoluciona­do y también han ido modificánd­ose hábitos cotidianos. Llegó el tranvía, llegaron los

carriles bici, la ciudad se ha ido pacificand­o… Y su red de autobús también ha ido adaptándos­e a estos cambios. De hecho, se han ido variando recorridos –líneas como la 21 o la 23, han ampliado su trayecto recienteme­nte– y ahora estamos en pleno trabajo de revisión e implantaci­ón de los nuevos cuadros de marcha», explica el concejal delegado de Movilidad, José Miguel Rodrigo. en funcionami­ento en verano, servirá de «prueba piloto». «Pensamos que facilitará la movilidad y las conexiones a muchos usuarios», explica el concejal delegado, José Miguel Rodrigo.

Añade que se incluirán mejoras en el pliego de la próxima contrata. «Respetando las opiniones, creemos que el punto de partida, es decir, la red actual, es muy completa y eficiente. Y, en todo caso, nuestra premisa fundamenta­l para cualquier modificaci­ón será tener en cuenta que las líneas de autobús son líneas de ciudad cualquier tramo que se modifique, se alargue o se acorte, afectará a la totalidad de la línea y no debemos realizarlo pensando en zonas demasiado concretas», recalca.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain