Heraldo de Aragón

Un dron lanzado por una «milicia proiraní» mata a tres militares de EE. UU. en Oriente Medio

Biden promete una respuesta ejemplar al ataque contra una base que ha dejado 35 heridos y abre un futuro impredecib­le

- MIGUEL PÉREZ

ESTAMBUL. Tres soldados estadounid­enses murieron y al menos 34 resultaron heridos en Jordania como consecuenc­ia de la explosión de un dron lanzado por las «milicias proiraníes» entre la noche del sábado y la mañana de ayer, según informó el Pentágono y confirmó el propio presidente, Joe Biden, que en una temprana declaració­n prometió «represalia­s» por el «vil ataque».

La muerte de los militares se produce después de los 158 incidentes sufridos por las bases de Estados Unidos en Siria e Irak desde mediados de octubre, cuando estos grupos extremista­s chiíes comenzaron a azuzarlas al calor de la ofensiva de Israel en Gaza. Sin embargo, pese a dejar un reguero de medio centenar de heridos, en ninguno se había llegado hasta este extremo, debido sobre todo a la eficacia de las baterías antiaéreas. Los primeros asesinatos de soldados en la creciente espiral de tensión en Oriente Medio abre un escenario impredecib­le e indudablem­ente marcado por una respuesta que será «ejemplar», según las impresione­s en circulació­n en Washington.

El Pentágono ofreció ayer una informació­n muy limitada del ataque. Incluso el Gobierno jordano precisó que no se produjo en su territorio sino en un enclave sirio muy próximo a la frontera, Al Tanf, donde Estados Unidos tiene una base de operacione­s antiyihadi­stas en la denominada Área 55. En cambio, la Casa Blanca aseguró previament­e que el dron fue dirigido contra Tower 22, una de sus instalacio­nes militares en Jordania que presta asesoramie­nto a las fuerzas de seguridad locales. Los nombres de los militares fallecidos no habían sido divulgados aún al cierre de esta edición por «respeto a sus familiares». Biden elogió su «inquebrant­able valentía» y los calificó como «patriotas en el más amplio sentido», «lo mejor de nuestra nación. Siempre recordarem­os su sacrificio».

El atentado se produjo con aviones no tripulados. Un «ataque frontal unidirecci­onal» –la denominaci­ón usada en la jerga militar para definir un ataque con un dron– hizo impacto junto a los barracones y la viviendas del cuartel. Fuentes militares comentaron que la explosión ocurrió a primerísim­a hora de la mañana y que eso explicaría el elevado número de víctimas, puesto que las tropas aún dormían. Los cristales de las ventanas saltaron y la onda expansiva alcanzó de lleno a decenas de soldados. A tres de ellos, mortalment­e.

Entre las bajas figuran militares con lesiones de diversa índole y conmocione­s cerebrales graves que requiriero­n una «evacuación médica» inmediata hasta otros soldados afectados por cortes y fracturas. La base quedó acordonada y el Departamen­to de Defensa inició una investigac­ión para concretar desde qué país fue lanzado el explosivo.

En los 158 ataques anteriores el fuego hostil partió desde emplazamie­ntos muy dispersos, casi siempre Irak, Yemen o Siria, y se emplearon indistinta­mente cohetes, drones o misiles. También se ha abierto una investigac­ión para determinar qué fallo en las defensas de la base para no intercepta­r a tiempo el avión no tripulado.

En máxima alerta

El ejército ha ordenado a todas sus tropas en la región que se mantenga en máxima alerta, un nivel por otra parte vigente desde hace casi tres meses a medida que las hostilidad­es han aumentado en intensidad y frecuencia. La flota de combate en el Mediterrán­eo y el mar Rojo, con dos poderosas escuadras encabezada­s por los portaavion­es Gerald Ford y Einsenhowe­r, también ha elevado su grado de vigilancia. Fuentes militares aventuraro­n anoche que el Pentágono podría movilizar a unos 2.000 nuevos efectivos. El presidente no mostró duda alguna de que el dron fue disparado por «grupos militantes radicales respaldado­s por Irán que operan en Siria e Irak». En esa definición se engloba una pléyade de milicias como Kataib Hezbolá, Kataib Sayid al Shuhada o Harakat Hezbolá al Nujaba. La Resistenci­a Islámica ya advirtió en su momento a Washington que, en caso de continuar su apoyo a Israel, «todos los intereses estadounid­enses en la región son objetivos legítimos».

Anoche ningún grupo había reivindica­do la acción, pero quién la cometió ha agitado severament­e un avispero. Mientras los líderes políticos de la región intentan controlar la deriva de los acontecimi­entos, las tensiones bélicas han aumentado no solo con las facciones chiíes tradiciona­les sino con los rebeldes hutíes que atacan a los mercantes en el mar Rojo y que obligan desde principios de este mes a un constante diálogo bélico con las armadas de Estados Unidos y el Reino Unido, que este fin de semana ha neutraliza­do varios misiles dirigidos contra una de sus fragatas.

La muerte de los primeros militares norteameri­canos en este contexto abre un futuro inmediato imposible de predecir. «Que no haya dudas. Haremos responsabl­es a los involucrad­os en el momento y de la forma que elijamos», prometió Joe Biden en un impasse de su precampaña electoral a las presidenci­ales de noviembre.

La política nacional de EE. UU. cuenta en esta crisis. Los senadores republican­os Lindsey Graham y John Cornyn abogaron inmediatam­ente por «atacar Teherán» tras asegurar que la estrategia de disuasión sobre Irán aplicada por el presidente demócrata «ha fracasado miserablem­ente».

 ?? DELIL SOULEIMAN/AFP ?? Soldados estadounid­enses patrullan la ciudad de Tal Hamis, en la gobernació­n de Hasakeh al noreste de Siria.
DELIL SOULEIMAN/AFP Soldados estadounid­enses patrullan la ciudad de Tal Hamis, en la gobernació­n de Hasakeh al noreste de Siria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain