Heraldo de Aragón

Israel y Hamás negocian una tregua de dos meses centrada en salvar a los rehenes

Aunque todavía están lejos de un acuerdo, los enviados, entre ellos de Estados Unidos, Catar y Egipto, ven «constructi­va» su reunión en París

- MIKEL AYESTARAN

JERUSALÉN. La diplomacia trabaja para que Hamás e Israel lleguen a un nuevo acuerdo de tregua que abra la puerta a un intercambi­o de cautivos por presos. Enviados de Estados Unidos, Israel, Egipto y Catar se reunieron este fin de semana en París en una cumbre que resultó «constructi­va», según un comunicado de la oficina de Benjamín Netanyahu, pero tras la que quedan «importante­s temas que las partes deben discutir esta semana en reuniones adicionale­s».

El borrador, según adelantó The New York Times, recoge un alto el fuego de dos meses en los que se producirán los intercambi­os de manera progresiva: primero civiles y después soldados y cuerpos de los fallecidos. A cambio, Israel permitirá la entrada de más ayuda humanitari­a y liberará a un número sin concretar de prisionero­s, entre ellos mujeres y menores.

En la semana en la que se ha conocido el fallo de la Corte de Justicia Internacio­nal en la acusación a Israel por genocidio, el ejército intensific­a las operacione­s en el campo de batalla y Khan Younis, el gran bastión de Hamás, es el escenario de algunos de los combates más duros desde que estalló la guerra. La Inteligenc­ia militar considera que los cautivos podrían encontrars­e en los túneles de esta ciudad del sur de la Franja y «esa es la prioridad para cada soldado que está en Gaza; encontrarl­os y traerlos de vuelta con vida a casa», aseguró ayer Lior Haiat, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, en una entrevista con este periódico.

Lior Haiat estima que «la estrategia de aplicar la máxima fuerza es la única que funciona con Hamás. Si antes accedieron a un intercambi­o fue por la fuerza que empleamos y ahora ocurrirá igual. A ellos no les afecta la presión internacio­nal, ni la situación de los civiles. La única manera es presionarl­es hasta el punto que se den cuenta de que si no liberan a los rehenes la existencia del grupo está en peligro».

Quien sí tiene cada día más presión es el primer ministro, Benjamín

Netanyahu, a quien muchas de las familias de los cautivos critican con dureza por anteponer la guerra a la liberación de sus seres queridos. Las protestas se suceden cada semana en Jerusalén y Tel Aviv y en ellas se pide al Gobierno que negocie un nuevo intercambi­o porque el tiempo se agota. Haiat afirmó ayer que, «como Estado, estamos tratando de llegar a otro acuerdo, hacemos todo lo posible con los actores regionales y nuestros aliados, especialme­nte Estados Unidos y vamos a seguir con esta vía para que esto ocurra muy pronto».

Las palabras del portavoz de Exteriores, desbordado por la cantidad de frentes que se han abierto desde el 7 de octubre, se confirmaro­n en el encuentro de París, en el que estuvo presente el director de la CIA, William Burns. La diplomacia no deja de trabajar, pero su velocidad es mucho más lenta que una guerra que ya ha costado la vida a más de 25.000 palestinos, la mayoría mujeres y niños, y ha provocado una crisis humanitari­a extrema en la frontera con Egipto.

Según The New York Times, la negociació­n que lidera Washington para acabar con la guerra tiene tres niveles paralelos. El primero de los puntos es el alto el fuego para poner fin a la crisis de los rehenes, aunque Hamás insiste en que solo les pondrá en libertad a cambio del final de las operacione­s militares de Israel.

El segundo nivel de negociació­n afecta al día después a la guerra y la posible expansión del poder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) a la Franja, algo complicado debido a la debilidad del presidente Mahmoud Abbás.

La tercera pata es la de la normalizac­ión de relaciones entre Israel y Arabia Saudí, un pacto para el que Riad pone como condición el establecim­iento de un Estado palestino, tal y como defiende también la solución que promueven EE. UU., la Unión Europea y la ONU. Los israelíes no lo ven con buenos ojos.

 ?? HAITHAM IMAD/EFE ?? Un grupo de niños palestinos juega junto a los restos de una casa en una calle de Rafah.
HAITHAM IMAD/EFE Un grupo de niños palestinos juega junto a los restos de una casa en una calle de Rafah.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain