Heraldo de Aragón

El Gobierno francés culpa de la protesta agrícola a la «competenci­a desleal» de España e Italia

Macron dice que al menos 40 % de las frutas y verduras se importan por el freno productivo que supone para Francia ciertas reglas medioambie­ntales de la Unión Europea

- ANTONIO TORRES DEL CERRO

PARÍS. Bajo presión por un anunciado corte a los accesos a París de parte de los agricultor­es, el Gobierno francés del europeísta Emmanuel Macron apunta a «la competenci­a desleal» de socios de la UE como España e Italia.

A 24 horas del posible bloqueo de la capital, el primer ministro recienteme­nte designado por Macron, Gabriel Attal, pronunció ayer un discurso dominado por palabras como «independen­cia» y «soberanía» en el que también cuestiona el funcionami­ento de la UE.

«Vamos a seguir avanzando para luchar contra la competenci­a desleal. A nuestros agricultor­es se les imponen reglas (fitosanita­rias) que a otros (países) no», criticó Attal, en una alocución pronunciad­a poco después de visitar una explotació­n agrícola en Indre-Loire.

El jefe de Gobierno mencionó que al menos 40 % de las frutas y verduras se importan (sobre todo de España e Italia) por el freno productivo que supone para Francia ciertas reglas medioambie­ntales adoptadas en su legislació­n y aseveró que propondrá a sus socios comunitari­os «más medidas» para blindar la soberanía alimentari­a francesa.

«Hay que avanzar a nivel europeo e iremos viendo producto por producto», indicó, sin dar más detalles.

Las declaracio­nes de Attal, que integra un gobierno considerad­o pro-UE, llaman la atención pues, a falta de que se perfilen esas nuevas medidas, podrían poner en cuestión el propio funcionami­ento del mercado único del bloque comunitari­o.

No obstante, en una entrevista al canal BFMTV, el ministro de Agricultur­a de Francia, Marc Fesneau, descartó «un cierre de fronteras» para productos españoles o italianos como ha demandado la ultraderec­ha, porque sería contraprod­ucente para la propia industria agrícola francesa si los países vecinos hacen lo propio.

Durante los más de 10 días que se extiende esta revuelta, muchos de los manifestan­tes se han quejado de la entrada de productos agrícolas llegados especialme­nte de España, pues consideran que representa­n una competenci­a desleal por su bajo precio y que sus estándares medioambie­ntales son peores que los franceses.

Poco antes de su discurso, Attal, quien ya había anunciado el viernes varias medidas para calmar el sector, acudió de nuevo a una explotació­n agrícola con la esperanza de desactivar una protesta que había dado los primeros signos de desinflars­e el sábado.

Pero ni la Federación Nacional de Sindicatos de Explotador­es Agrícolas (FNSEA) ni la de Jóvenes Agricultor­es (JJAA) de la región parisina han dado su brazo a torcer y anunciaron que van a bloquear los accesos a la capital «de manera indetermin­ada» a partir de este lunes 29 a las 13.00, en horario GMT.

Otra organizaci­ón, Coordinaci­ón Rural, aseguró que viajarán a París con la meta de bloquear el mercado internacio­nal de Rungis (afueras), considerad­o el mayor de productos frescos en el mundo. El Ejecutivo se ha mostrado especialme­nte cauto a la hora de enviar efectivos policiales para disipar las protestas, que juzga pacíficas aunque se bloqueen infraestru­cturas públicas.

Sin embargo, ante posibles cortes a las entradas a París, de sus aeropuerto­s internacio­nales y de Rungis, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, ha pedido a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que pongan en marcha «un notable dispositiv­o defensivo para impedir cualquier tipo de bloqueo».

De momento, se han registrado esporádico­s episodios de violencia, como la quema de la fachada de la delegación del Gobierno en la ciudad de Agen (sur de Francia) el pasado miércoles.

 ?? SEBASTIEN NOGIER/EFE ?? Protesta de agricultor­es en la localidad francesa de Salon-in-Provence el pasado sábado.
SEBASTIEN NOGIER/EFE Protesta de agricultor­es en la localidad francesa de Salon-in-Provence el pasado sábado.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain