Heraldo de Aragón

Stubb y Haavisto se jugarán la presidenci­a de Finlandia

- J. GÓMEZ PEÑA

MADRID. Finlandia votó con un ojo puesto en los candidatos a ser el nuevo presidente del país y con el otro fijado en el vecino que asusta, Rusia, que lleva casi dos años metido en la invasión de otro de sus vecinos, Ucrania. La primera vuelta de los comicios presidenci­ales dejó a flote a dos aspirantes a suceder a Sauli Niinistö, el también conservado­r y exprimer ministro Alexander Stubb, que obtuvo el 27,1% de los sufragios, y el independie­nte con pasado en el Partido Verde Pekka Haavisto, que fue ministro de Exteriores con los socialdemó­cratas y que sumó el 25,8% de las papeletas.

El ultraderec­hista Jussi Hallaaho, con el 19%, se queda fuera de la carrera presidenci­al, al igual que el independie­nte Olli Rehm, con el 15,8%. La segunda vuelta se celebrará el próximo 11 de febrero.

Cerca de 4,5 millones de finlandese­s estaban llamados a votar en unas elecciones que resistraro­n una participac­ión del 75%. Entre los aspirantes no estaba el el actual jefe de Estado, Sauli Niinistö, que dirige el país desde 2012, cuando cerró décadas de dominio socialdemó­crata, y que ya ha llegado al límite legal de mandatos.

Niinistö, antiguo amigo de Vladímir Putin, presidente ruso, fue el artífice de la entrada en tiempo récord de Finlandia en la OTAN. Ese histórico cambio en la política internacio­nal finesa ha marcado esta campaña electoral.

El presidente de Finlandia ejerce como comandante en jefe de las Fuerzas de Defensa. En el contexto de la guerra en el este de Europa, el nuevo jefe de Estado, que asumirá el cargo el próximo 1 de marzo, se enfrentará a un contexto muy distinto del que ha disfrutado durante décadas el país nórdico. De ser un estado neutral para no incomodar a Rusia ha pasado en un santiamén a ingresar en la Alianza Atlántica y, así, colocar la bandera de la OTAN a las puertas del Kremlin.

Las «contramedi­das» Finlandia abandonó su tradiciona­l no alineamien­to militar y se adhirió a la OTAN en abril de 2023, apenas un año después del inicio de la invasión de Ucrania. Rusia, que comparte con Finlandia una frontera de 1.340 kilómetros, tomó ese ingreso como una agresión y anunció «contramedi­das». En agosto, el país nórdico registró un aumento de migrantes sin visado por su frontera oriental, enviados, según Helsinki, por Moscú para desestabil­izar el país. En noviembre, Finlandia decidió cerrar por completo la muga.

Los dos candidatos que se jugarán la presidenci­a en la segunda vuelta han recalcado que la prioridad es la defensa del país. «Hay que garantizar la seguridad de Finlandia», dijo Alexander Stubb. Tiene 55 años y experienci­a gubernamen­tal, ya que dirigió las áreas de Exteriores y Finanzas. Como el líder conservado­r, el independie­nte Pekka Haavisto, de 65 años, aseguró que Helsinki debe «enviar a Rusia un mensaje muy claro de que esto no puede continuar».

Como ninguno obtuvo el 50% de los votos, tendrán que medir sus fuerzas en una segunda ronda en la que no estará la ultraderec­ha. Les han separado poco más de 40.000 sufragios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain