Heraldo de Aragón

Cantero: «Salió todo según la planificac­ión que tenía»

- JAVIER OLIVÁN LÁZARO

ZARAGOZA. El histórico partido de mañana frente al Lublin, donde el Casademont Zaragoza se juega a una única carta el billete para cuartos de final de la Euroliga, monopolizó ayer el compromiso de la Liga Femenina Endesa contra el Estudiante­s. Pese a visitar el Príncipe Felipe el quinto clasificad­o, el conjunto aragonés se gustó para arrollar a las madrileñas por 79-59 ante 4.067 espectador­es. Fue una jornada festiva, donde Cantero aprovechó para dosificar esfuerzos en una plantilla que, de la mano de su incombusti­ble afición, ya calentó motores con la vista puesta en la cita continenta­l.

El entrenador del Casademont reconoció abiertamen­te en la previa que su equipo tendría el foco «muy puesto» en la última y decisiva jornada de la fase de grupos de Euroliga. Y demostró que no iba de farol el madrileño, que apostó para el inicio por jugadoras poco habituales en el cinco inicial como Pívec o Hermosa. Sí escogió a su mejor activo, Leo Fiebich, que una vez más tiró del conjunto aragonés en los primeros compases.

Pese al buen inicio local (6-0), el Estudiante­s demostró en Zaragoza por qué es el quinto mejor conjunto de la Liga Femenina. Las madrileñas se rehicieron rápidament­e y lograron devolver el parcial (0-6) para empatar a 12. La igualada llevó la firma de Gracia Alonso de Armiño, una de las heroínas de la Copa de la Reina, que regresaba al Príncipe Felipe por segunda vez, después de competir en este mismo escenario el 10 de diciembre con el Euskotren.

La vasca, muy ovacionada por el público, llegó incluso a poner

en ventaja a las madrileñas (1213), pero el Casademont consiguió abrochar el primer cuarto con una mínima ventaja de un punto (19-18). La capitana local, Vega Gimeno, inauguró el segundo con un certero triple que hizo despegar al bloque de Cantero.

Mariona, también desde más allá del arco, amplió la renta al 2822 y obligó a David Gallego a parar el partido. Sin embargo, este receso no surtió el efecto deseado en el Estudiante­s, que continuó muy desacertad­o en labores ofensivas. A ello se aferró el Casademont para seguir abriendo brecha en el marcador. A poco más de cuatro minutos para el descanso, la ventaja local se situó ya en el doble dígito (35-24) gracias a la conexión Hermosa-Gimeno. Nuevo tiempo muerto en pista, otra vez solicitado por el técnico visitante.

El parcial era de 8-0 y, 15 puntos abajo (39-24), el Estudiante­s sabía que el partido se le podía estar marchando por el sumidero demasiado pronto. Camilion frenó la sangría con un buen triple. Lo que no sabía la mallorquin­a es que, pocos segundos después, iba a encontrar la réplica de Fiebich, que facturó un impresiona­nte lanzamient­o desde más de ocho metros.

El decepciona­nte segundo cuarto visitante facilitó que el Casademont mandase al descanso por 44-30. Hasta ese momento,

El entrenador del Casademont Zaragoza, Carlos Cantero, reconoció ayer que en el triunfo sobre el Estudiante­s «salió todo según lo planificad­o». «Me ha gustado cómo hemos mantenido el foco en los pequeños detalles, no habíamos planteado mucha informació­n en los entrenamie­ntos. Teníamos que jugar con el tema de los minutos con el partido del martes. A las jugadoras que se les ha pedido un poco más lo han dado; las que sabían que iban a jugar un poco menos, han respondido», apuntó.

El preparador madrileño

curiosamen­te, las jugadoras de Carlos Cantero habían anotado casi lo mismo de dos (9/18) que de tres puntos (8/18).

Máxima para el Casademont En la reanudació­n, las madrileñas incrementa­ron ligerament­e sus prestacion­es. Apoyadas en Alonso de Armiño (la mejor de su equipo) y Massey, llegaron a situarse a solo 10 puntos (46-36). Pero fue un mero espejismo, ya que en un visto y no visto el Casademont adquirió la que era su máxima ventaja en el partido (5336). La culminó Tanaya Atkinson, recordó que el Estudiante­s y el Lublin (rival de mañana) son «dos equipos muy distintos». «Necesitamo­s mucha concentrac­ión, buenos ‘feelings’, buenos porcentaje­s… Estudiante­s y Lublin son dos equipos muy diferentes. Hemos estado muy bien en el tiro de dos, triples, rebotes, pérdidas… Venimos de una serie de partidos con mucho ritmo, encuentros

que celebró su 28 cumpleaños con un 2+1 que servía también para reconducir el rumbo aragonés en el encuentro.

Con el resultado prácticame­nte resuelto (60-44), Cantero centró definitiva­mente todas sus miras en el próximo compromiso, el de mañana frente al Lublin. Retiró a su primera unidad de la pista y abrochó el tercer cuarto con un quinteto muy poco frecuente: Gervasini, Pívec, Fiebich, Gulbe y Geldof.

En el cuarto y último acto, el Estudiante­s entregó definitiva­mente la cuchara, sin oponer apenas igualados, viajes largos… Echábamos también de menos un partido como el de hoy», reconoció.

Además, Cantero también tuvo unas palabras para jugadoras que estaban atravesand­o un bache en su juego. «Siento satisfacci­ón de que por fin metan esas canastas que les sirvan para ganar confianza», finalizó.

resistenci­a al ataque local. El ambiente festivo fue tal que hasta el pabellón Príncipe Felipe se animó a solicitar a Cantero la presencia de la canterana Leyre Urdiáin en pista: «Saca a Leyre», clamaba el respetable, que generó incluso la carcajada en el rostro del preparador de Vallecas. Jugadoras como Nerea Hermosa se sumaron a la petición desde el banquillo, que contó con el beneplácit­o del entrenador con más de tres minutos para la conclusión de un partido que finalizó 79-59.

 ?? GUILLERMO MESTRE ?? Tanaya Atkinson, que cumplía 28 años, se eleva ante la defensa de Saravia.
GUILLERMO MESTRE Tanaya Atkinson, que cumplía 28 años, se eleva ante la defensa de Saravia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain