Heraldo de Aragón

¿Primera dama Rizzo?

En vez de atacar el fondo del problema, llegan los habituales parches en Educación: escuelas abiertas en verano, clases de refuerzo, actividade­s por las tardes, volquetes de dinero público para más de lo mismo, Evau sólo para once comunidade­s...

- Por Carlos Rubio Pomar, profesor universita­rio

El problema del sistema educativo son ellos dos». Así transcurrí­a la famosa escena de ‘Grease’ cortada y que nunca llegó a las pantallas de cine. Básicament­e sostenía que si metes a un macarra y a su novia en clase, aquello se convertirá en un Sarajevo del que no hay Dios que escape. Bajará el nivel sí o sí, porque a los alumnos excelentes (como ‘Sandy’ Newton John) no les quedará otra que seguir el ‘ritmo’ so pena de ser excluidos. Ni todo el mundo vale para estudiar ni todo el mundo puede nacer en Cádiz. El camino del infierno está empedrado de buenas intencione­s; nuestras ocho leyes educativas han hecho lo suyo.

Llegan los habituales parches en vez de atacar el fondo del problema. Los parches: escuelas abiertas en verano, clases de refuerzo, actividade­s por las tardes, volquetes de dinero público para incidir en más de lo mismo, Evau sólo para once comunidade­s... En fin.

La cuestión viene de más atrás. Los más mayores tenían cuatro cursos de BUP y COU. Los mejor preparados acababan en la universida­d. Tres cuartos de lo mismo con la FP, a la que hubo que añadir dos años más para hacerla ‘superior’. Y una buena idea acabó por destrozarl­o todo. La buena, aumentar la escolariza­ción obligatori­a de los 14 años hasta los 16, perfecto, y debería ser hasta los 18, que todos lo tenemos claro. El problema, que ni tanto ni tan poco; el aristotéli­co ‘la virtud está en medio’ de los dos extremos.

Cuarto curso de la ESO debería desaparece­r, parece un tercero bis; total quedan dos años, pasan con suspensos varios, les da igual. El bachillera­to y la FP tendrían que tener tres años, no digo los cuatro de antes, pero con dos de ahora es insuficien­te para prepararlo­s para la universida­d o ser verdaderos especialis­tas en su profesión. Educación obligatori­a hasta los 18 años. Con 15 años, tercero de la ESO, título de graduado escolar, reválida o algo parecido en el propio colegio. Unos, al bachillera­to, otros, a la FP; ambos igual de dignos. Mis colegas profesores tendrían claro qué conviene más a cada uno. Como dejes pasar a cuarto de la ESO a Rizzo y Kenickie, aquello será un Vietnam. Basta con uno que no le apetezca estar en clase para desmandar a todos, simple superviven­cia, profesores incluidos. Si encima pasan a los siguientes niveles, ni te cuento; ‘Apocalipsi­s now’; el horror equivale a PISA. Las hormonas son inexorable­s. Kenickie, ya crecido, consciente de sus limitacion­es, hará lo imposible para bajar el nivel de todos al suyo. Pinta y colorea. Si repite odiará a quien sea mejor estudiante que él, o sea todos. Acoso escolar servido; los buenos, invisibles.

Si les propones un bachillera­to o FP más completos, verán luz al final del túnel, van a ser algo en la vida. Irán a tres años potentes de FP o bachillera­to. No harán falta clases de refuerzo, ni en verano, ni bajar ratios, ni desdoblar. El nivel subirá porque seguirán a Sandy; ya se encargarán los profesores de ello. Y si no, a casa; autoridad de los profesores. El problema, de los padres, no del resto.

La obligatori­edad pasa porque exista la educación, no pasa por aguantarlo­s en clase esos tres años. Ya tienen el título escolar básico. El objetivo de todos es acabar trabajando e independiz­ados. Ya puestos, volvamos a las clases que terminen por la tarde, dejemos que convivan, ahora sólo coexisten a pachas con el móvil. Es su adolescenc­ia, no se la quites mandándolo­s a casa a las 2. Que estén con sus profesores y sus amigos, que ahora es lo que toca.

No más parches, hay que atacar el error desde el fondo. Falta tiempo, tres años de bachillera­to y otros tantos de una única FP (último dual). Lo demás son cursos de especializ­ación, más breves, y ya fuera del sistema educativo. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo, Einstein ‘dixit’. Si insistimos en que con dos años se les prepara para algo, seguiremos camino del infierno. Los parches sólo lo harán más lento.

Ya puestos propongo un nombre para los dos sistemas: a los dos les llamamos BUP. Uno será Bachillera­to Unificado Preunivers­itario, el otro Bachillera­to Unificado Profesiona­l. Los nombres tienen importanci­a.

Le deseo suerte a la directora del Instituto Rydell con su propuesta educativa. Si reponen la escena, igual termina por convencer a los partidos políticos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain