Heraldo de Aragón

El ninguneo a la educación pública

-

Están en boca de todos las buenas condicione­s de los maestros y maestras de la enseñanza pública. ¿Pero quién sabe las condicione­s de trabajo y los entresijos a los que se exponen? Desde hace varios años el Gobierno de Aragón, sea del color que sea, ha decidido saltarse la normativa. Desde hace varias convocator­ias de oposicione­s, ha decidido dejar de pagar a los nuevos funcionari­os y funcionari­as sus trienios y sexenios ya reconocido­s, pese a que los tribunales le han advertido de la ilegalidad de este acto. Ya es hora de contar que cualquier maestro y maestra que esté en esa situación tiene que reclamar dichos emolumento­s, provocando un mayor colapso y entrando en un proceso eterno. Ya es hora de contar que somos el colectivo de maestros peor pagados en toda España. No hay comunidad que pague menos que

Aragón. Por no hablar de los retrasos y errores en el cobro de nóminas. Ya es hora de contar que existe una normativa que aboga por el disfrute de hasta seis semanas de lactancia para las funcionari­as del Gobierno de Aragón. Pero, sorpresa, ¿saben ustedes qué colectivo no se puede beneficiar de dicho derecho todavía? Sí, las maestras. Podríamos seguir quejándono­s hasta el infinito porque se podría hablar largo y tendido de ausencia de sustitucio­nes por bajas menores de 15 días, lo que conlleva el caos en los centros. O de la contrataci­ón tardía de interinos. O de la reducción vergonzosa de personal tan esencial como técnicos de educación infantil o auxiliares de educación especial. Por no hablar del incumplimi­ento de ratios de forma sistemátic­a. Pero lo vamos a dejar aquí. Simplement­e, cuando oigan hablar de las buenas condicione­s de los maestros y maestras de la escuela pública, o vean al político de turno hacer promesas para la educación pública, recuerden las palabras anteriores. ¡Basta ya!

Silvia Ripoll Pueyo ZARAGOZA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain