Heraldo de Aragón

La mayoría conservado­ra del CGPJ pretende reprobar hoy a Armengol en un pulso inédito

El choque entre poderes se agudiza tras cuestionar a la presidenta del Congreso por callar ante las críticas a los jueces de los socios de Pedro Sánchez

- LOURDES PÉREZ

MADRID. El Consejo General del Poder Judicial reúne esta tarde a sus actuales 16 integrante­s en un pleno extraordin­ario que, esta vez, abre la puerta a un hecho insólito, otro más en una legislatur­a condiciona­da por la promoción de la ley de amnistía y, derivadas de ella, las comisiones parlamenta­rias sobre el ‘lawfare’, la supuesta guerra sucia del Estado de derecho español contra el independen­tismo catalán. La mayoría conservado­ra ha forzado la sesión plenaria para que el órgano de gobierno de la Judicatura ponga pie en pared ante el señalamien­to por los socios del presidente Sánchez, el pasado martes en el Congreso, de los magistrado­s que intentan poner coto a la exculpació­n, singularme­nte, de Carles Puigdemont, pero con una salvedad sin precedente­s: el pronunciam­iento que se busca pretende reprobar a la presidenta de la Cámara, la socialista Francina Armengol, por su «aquiescenc­ia y mutismo» ante la catarata de críticas a los jueces.

Así reza la petición del cónclave extraordin­ario, con un único punto en el orden del día, trasladada el miércoles al presidente interino del Consejo, Vicente Guilarte, por los nueve vocales adscritos al bloque conservado­r: José Antonio Ballestero, Carmen Llombart, Francisco Gerardo Martínez, José María Macías, Ángeles Carmona, José Manuel Fernández, Nuria Díaz, Juan Martínez Moya y Wenceslao Olea. A la espera de conocer el contenido más amplio del requerimie­nto de este sector del CGPJ –fuentes del órgano auguran que, ante la constataci­ón de que el texto no se ha distribuid­o estos días, habrá un debate previo sobre si en estas condicione­s cabe afrontar el pronunciam­iento solicitado–, los promotores del pleno aportan informacio­nes periodísti­cas en las que se recogen las acusacione­s vertidas por los portavoces de Junts, ERC, Bildu, Sumar y Podemos contra la Judicatura. Más en concreto, contra los magistrado­s Manuel García Castellón y Joaquín Aguirre por sus investigac­iones sobre Carles Puigdemont por presunto terrorismo y alta traición al Estado.

Míriam Nogueras, lugartenie­nte del expresiden­te catalán en la Cámara Baja, llegó a atribuirle­s un delito, el de prevaricar, minutos antes de que su grupo enviara la legislatur­a a un incierto alero al rechazar la ley de amnistía tal y como está al considerar insuficien­te su blindaje. Ninguno de los cargos a los que se refiere la iniciativa de los vocales conservado­res del Consejo recibió admonición alguna de la presidenci­a que ostenta Francina Armengol, aunque al término del agrio pleno en el hemiciclo, cuando ya era irreversib­le el ‘no’ de Junts y en puertas de la reunión en Bruselas con el PP para renovar precisamen­te el CGPJ con mediación europea, el ministro de Justicia, Félix Bolaños, salió al paso del cuestionam­iento de la Magistratu­ra efectuado por los aliados independen­tistas y de izquierdas. En medio, la representa­nte de Vox, Pepa Millán había protestado de viva voz, en vano.

Enconamien­to

La reunión de esta tarde determinar­á hasta dónde llega el pronunciam­iento ambicionad­o y con qué apoyo, en un CGPJ dividido entre conservado­res y progresist­as y cuyo crédito es puesto en cuestión al llevar ya más de un lustro en interinida­d por el cisma PSOE-PP. Pero ocurra lo que ocurra, el solo hecho de que la propuesta de los impulsores del pleno extraordin­ario traslade su malestar por la falta de respuesta de Armengol da la medida del grado de enconamien­to al que está llegando la colisión entre poderes del Estado por la gestión de la amnistía; «Déjennos en paz», ha llegado a proferir Guilarte, interlocut­or de Bolaños. El presidente del Consejo y el del Supremo, Francisco Marín Castán, ya condenaron otra andanada contra sus pares lanzada por Nogueras el 12 de diciembre, en el pleno de toma en considerac­ión de la norma. Pero lo de hoy va más allá. Fuentes del ala conservado­ra confirman su disposició­n a aplicar su mayoría, en caso de ausencia de una –admiten– «difícil» unanimidad, para reprobar a Armengol por «permitir con su pasividad el ataque sistemátic­o» contra la Magistratu­ra a raíz de los pactos de Sánchez con los independen­tistas.

El salto cualitativ­o al que se asoma el CGPJ es notable. Aunque tiene dos precedente­s no menores, en los que sí medió un infrecuent­e consenso de todos sus miembros. Uno, la unanimidad del acuerdo aprobado el 21 de diciembre, en el que el Consejo insta a las Cortes a no convocar a juez alguno a declarar a las comisiones de investigac­ión del ‘lawfare’ anticipand­o que el propio Poder Judicial denegará la citación. El segundo, este 19 de enero, fue la reconvenci­ón por la comisión permanente de la vicepresid­enta Teresa Ribera por cuestionar la imparciali­dad de García Castellón en la instrucció­n del ‘caso Tsunami Democràtic’.

 ?? J. M./EFE ?? El presidente interino del CGPJ, Vicente Guilarte (primero por la derecha), en la jura de la Princesa Leonor junto a Armengol y Sánchez.
J. M./EFE El presidente interino del CGPJ, Vicente Guilarte (primero por la derecha), en la jura de la Princesa Leonor junto a Armengol y Sánchez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain