Heraldo de Aragón

Un ataque ucraniano sobre Lugansk, controlada por Rusia, deja al menos 28 civiles fallecidos

- T. NIEVA

MADRID. Al menos 28 personas murieron, entre ellas un niño, y otras cuatro resultaron heridas muy graves en un ataque sobre la localidad de Lisichansk, en la región ocupada por Rusia de Lugansk, atribuido por Moscú a las fuerzas ucranianas. El bombardeo, sobre el que Kiev se limitó ayer a decir que su aviación había alcanzado el sábado «12 zonas de concentrac­ión enemigas», afectó a un edificio que se desplomó sobre una panadería ubicada en sus bajos y que en ese momento se encontraba muy concurrida.

Las operacione­s para encontrar más víctimas bajo las ruinas del edificio, donde se temía que aún hubiera decenas de personas, continuaba­n ayer, según indicaron los servicios de emergencia rusos que operan en la zona, por lo que no se descartaba que número final de fallecidos fuera mayor.

Por otra parte, en el frente bélico, el portavoz del ejército ruso en el este de Ucrania, Alexander Gordeyev, declaró ayer a la agencia oficial rusa de noticias TASS que las fuerzas armadas de Kiev habían perdido el sábado numerosos efectivos en el sur de Donetsk. «En 24 horas, los intentos de fortalecer su posición avanzada y rotar a los militantes fueron frustradas cerca de Staromayor­skoye y Rovnopol. El enemigo perdió un sistema de radar, un quad, un dron de reconocimi­ento Furiya y más de 95 soldados».

Entretanto, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, visitó ayer a los militares desplegado­s en el frente de Zaporiyia, en el sur del país, y recibió informació­n de primera mano sobre la situación bélica en la zona. Además aprovechó para nombrar al alcalde de Melitópol, Ivan Fedorov, como nuevo gobernador de la región de Zaporiyia, una zona que está a día de hoy parcialmen­te ocupada por las fuerzas rusas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain