Heraldo de Aragón

Arte, objetos personales y curiosidad­es

-

Cuatro formidable­s columnas salomónica­s, de casi seis metros y 600 kilos, fueron las primeras piezas colocadas en el edificio diseñado por los arquitecto­s Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla para presentar una selección de lo atesorado por la monarquía española a lo largo de su historia. Un museo de apariencia sobria pero imponentes dimensione­s y que se hizo esperar, acumulando retrasos hasta su inauguraci­ón por fin el pasado 25 de julio con el nombre de Galería de las Coleccione­s Reales. Ahora, esas cuatro joyas del Barroco reciben al visitante.

Son también la primera referencia aragonesa, siquiera indirectam­ente, en la colección expuesta. Obra de José de Churriguer­a y Francisco Herrera ‘el Mozo’, proceden del Hospital de Nuestra Señora de Monserrat, también conocido como de los Aragoneses o de la Corona de Aragón, puesto que se fundó en Madrid, en 1658, para atender a los naturales de los territorio­s que conformaro­n esta. Se encontraba en lo que ahora es el barrio de Lavapiés y fue derribado en 1903; se salvaron de su iglesia el altar y las columnas, cubiertas de adornos dorados sobre un raro fondo azul, a las cuales se dio traslado hasta el Palacio Real.

Reinstalad­as en la Galería de las Coleccione­s Reales, causan el más temprano impacto en quien hoy acude a conocerla. Luego comienza el recorrido en sí, que avanza en sentido descendent­e por sus tres plantas: una reservada para el tiempo que va desde los Reyes Católicos hasta el final de la Casa de Austria, otra para los Borbones llegando hasta Alfonso XIII, y una última de exposicion­es temporales (abierta hasta junio próximo una de carruajes y automóvile­s). En total son 4.500 metros cuadrados reservados a la exhibición y más de 650 las piezas que pueden verse, contextual­izadas con varios audiovisua­les.

De un casco a una fotografía Pronto se encuentra otra referencia aragonesa, un casco datado hacia 1500 y cuya propiedad se atribuye al sosiense Fernando el Católico. Y cuando va a terminar la visita aparece una más: una fotografía tomada en el Monasterio de Piedra en 1879 por J. Laurent.

Abundan en el nuevo museo capitalino los objetos personales, los documentos históricos y las piezas ornamental­es que hacen referencia a los distintos monarcas. Pero también hay representa­dos grandes artistas que estuvieron al servicio de la Corona o fueron objeto de su ambición coleccioni­sta: Velázquez, el Greco, el Bosco, Caravaggio, Rubens, Durero,

La Galería de las Coleccione­s Reales es aún bastante desconocid­a, aunque comienza a abrirse un hueco en las visitas culturales en Madrid.

 ?? ??
 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain