UNA DA­MA en­tre el me­sia­nis­mo y la pro­vi­den­cia di­vi­na

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Del Viejo Al Nuevo Mundo -

EL AFÁN DE AGRA­DAR DE SUS COE­TÁ­NEOS ro­zó lo he­te­ro­do­xo cuan­do cier­tos cor­te­sa­nos equi­pa­ra­ron a la rei­na Isabel con la rei­na de los Cie­los Ma­ría. Re­li­gio­sos como Fray Mar­tín de Cór­do­ba ya es­ta­ble­cían la com­pa­ra­ción in­clu­so an­tes de ac­ce­der al trono: “La se­ño­ra prin­ce­sa, por­que es de li­na­je real, como la Vir­gen, que fue hi­ja de re­yes, y por­que es don­ce­lla, como era la Vir­gen cuan­do con­ci­bió al hi­jo de Dios, y por­que es­pe­ra ser rei­na, como la Vir­gen, que es rei­na de los cie­los”. Y, lue­go, una vez en­tro­ni­za­da, el pa­ran­gón con la ma­dre de Jesús re­sul­ta­ba aún más evi­den­te pa­ra mu­chos como Antón de Mon­to­ro, quien can­ta­ba: “Al­ta rei­na so­be­ra­na/ si fué­ra­des an­te vos/ que la hi­ja de San­ta Ana,/ de vos el hi­jo de Dios/ re­ci­bie­ra car­ne hu­ma­na”. Y Pe­dro de Car­ta­ge­na no le iba me­nos a la za­ga ad­vir­tien­do: “Es que sois mu­jer en­te­ra/ en la tie­rra la pri­me­ra/ y en el cie­lo la se­gun­da”.

Pe­ro no de­be­mos ex­tra­ñar­nos de­ma­sia­do de la glo­ri­fi­ca­ción de Isabel en vida. Dis­cu­rrían unos tiem­pos me­siá­ni­cos en los cua­les nu­me­ro­sos teó­lo­gos y pre­di­ca­do­res anun­cia­ban la in­mi­nen­te lle­ga­da del An­ti­cris­to y del fin del mun­do. El pro­pio ad­ve­ni­mien­to de los Re­yes Ca­tó­li­cos ha­bía si­do in­ter­pre­ta­do como una se­ñal de la pro­vi­den­cia. Am­bos man­da­ta­rios ha­brían si­do ele­gi­dos por Dios pa­ra res­ti­tuir el buen fun­cio­na­mien­to del or­ga­nis­mo po­lí­ti­co del reino, co­rre­gir sus ma­les y eli­mi­nar el des­or­den de la épo­ca an­te­rior. La rei­na, por lo tan­to, acau­di­lla­ba una mi­sión di­vi­na que el cro­nis­ta Die­go de Va­le­ra ex­pu­so con elo­cuen­cia a co­mien­zos del rei­na­do: “Así como Nues­tro Se­ñor qui­so en es­te mun­do na­cie­se la glo­rio­sa Se­ño­ra Nues­tra y de ella pro­ce­die­se el uni­ver­sal re­den­tor del li­na­je hu­mano, así de­ter­mi­nó que vos, se­ño­ra, na­cie­seis pa­ra re­for­mar y res­tau­rar es­tos reinos y sa­car­los de la ti­rá­ni­ca go­ber­na­ción en que tan lar­ga­men­te han es­ta­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.