La vi­sión di­vi­na del aten­ta­do

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Del Viejo Al Nuevo Mundo -

Que no ma­ni­fes­ta­ra pú­bli­ca­men­te per­tur­ba­ción ni su­fri­mien­to no quie­re

de­cir que no los pa­de­cie­ra

PA­RA ISABEL el aten­ta­do con­tra su es­po­so no fue una ac­ción cual­quie­ra pro­duc­to del azar o de la vo­lun­tad de un fa­ná­ti­co, sino un men­sa­je de Dios. En un con­tex­to me­siá­ni­co y pro­vi­den­cia­lis­ta tan acen­tua­do como el que ro­deó su exis­ten­cia, la rei­na tu­vo siem­pre un pa­pel pro­ta­go­nis­ta, así que, inevi­ta­ble­men­te, cual­quier epi­so­dio de su vida era in­ter­pre­ta­do en clave mo­ral o teo­ló­gi­ca: “Pa­re­ce más co­sa he­cha de Dios, que nos qui­so cas­ti­gar con más pie­dad que yo me­rez­co” por­que “es­ta era una de las pe­nas que yo sen­tía, ver al Rey pa­de­cer lo que yo me­re­cía, no me­re­cién­do­lo él, que pa­ga­ba por mí”. apo­da­da “la Bel­tra­ne­ja”. An­te lo cual, Isabel re­sul­ta­ba una ri­val in­có­mo­da y prin­ci­pal mo­ne­da de cam­bio en­tre los ban­dos no­bi­lia­rios. En­ton­ces, la jo­ven Isabel re­sol­vió re­cluir­se en el al­cá­zar de Se­go­via mien­tras otros de­ci­dían su suer­te. Tiem­po des­pués, en 1471, la prin­ce­sa re­co­no­ce­rá en una car­ta di­ri­gi­da a su her­ma­nas­tro que sin­tió des­am­pa­ro, mu­cho mie­do y so­lo en­con­tró con­sue­lo en la ora­ción: “Me que­dé en mi pa­la­cio por sa­lir de su guar­da [la rei­na Jua­na] des­ho­nes­ta pa­ra mi hon­ra y pe­li­gro­sa pa­ra mi vida”, acu­dien­do “a la gra­cia de Dios que fue pa­ra mí, ma­yor guar­da que la que yo en el rey te­nía ni en la rei­na”.

Pe­ro el tes­ti­mo­nio que más nos des­cu­bre la psi­co­lo­gía de Isabel fue su reac­ción an­te el aten­ta­do su­fri­do por su ma­ri­do el 7 de di­ciem­bre de 1492. Es­tan­do Fer­nan­do el Ca­tó­li­co en Bar­ce­lo­na fue agre­di­do por Juan Ca­ña­más con una es­pa­da que atra­ve­só el cue­llo del mo­nar­ca y le tu­vo en ca­ma va­rios días has­ta que la he­ri­da ci­ca­tri­zó. Isabel com­par­te con su con­fe­sor Her­nan­do de Ta­la­ve­ra la an­gus­tia vi­vi­da an­te tal su­ce­so y del mis­mo ex­trae va­rias con­se­cuen­cias. En primer lu­gar, la agre­sión le hi­zo to­mar vio­len­ta cons­cien­cia de su fra­gi­li­dad como ser hu­mano: “Pues ve­mos que los re­yes pue­den mo­rir de cual­quier desas­tre, como los otros, ra­zón es de apa­re­jar a bien mo­rir”. Con­tem­plan­do así el ros­tro de su pro­pia muer­te, Isabel qui­so es­tar pre­pa­ra­da pa­ra esa

úl­ti­ma ho­ra y or­de­nó pa­gar to­das las deu­das pen­dien­tes. Por­que, aun­que nun­ca ol­vi­dó que ese mo­men­to fi­nal lle­ga­ría, “an­tes como co­sa muy sin du­da la pen­sa­ba mu­chas ve­ces, y la gran­de­za y pros­pe­ri­dad me lo ha­cía más pen­sar y te­mer”, sin em­bar­go, “hay muy gran di­fe­ren­cia de creer­lo y pen­sar­lo a gus­tar­lo”.

La pu­ña­la­da al rey Fer­nan­do, Isabel la sin­tió en car­ne pro­pia y, sin em­bar­go, no fue la úni­ca oca­sión en la cual el cuer­po de la rei­na nos ha­bla. LAS CUA­TRO CU­CHI­LLA­DAS An­drés Ber­nál­dez ad­vier­te que “el primer cu­chi­llo de do­lor que tras­pa­só el áni­ma de la rei­na do­ña Isabel fue la muer­te del prín­ci­pe. El se­gun­do fue la muer­te de do­ña Isabel, su pri­me­ra hi­ja, rei­na de Por­tu­gal. El ter­cer cu­chi­llo de do­lor fue la muer­te de don Mi­guel, su nie­to, que ya con él se con­so­la­ban. E des­de es­tos tiem­pos vi­vió sin pla­cer la di­cha rei­na do­ña Isabel, muy ne­ce­sa­ria en Cas­ti­lla, e se acor­tó su vida e su sa­lud.” Cier­ta­men­te, es­te re­gue­ro de fa­lle­ci­mien­tos de­bi­li­tó a Isabel, por mu­cho que man­tu­vie­ra ple­na­men­te su lu­ci­dez has­ta sus úl­ti­mos días. Con ca­da muer­te se iba un hi­jo y tam­bién un pro­yec­to po­lí­ti­co pues­to que to­dos es­ta­ban in­vo­lu­cra­dos en alian­zas in­ter­na­cio­na­les o su­ce­sio­nes a al­gún trono.

La cuar­ta cu­chi­lla­da no enu­me­ra­da por Ber­nál­dez se­ría su hi­ja Jua­na, cu­yo ca­rác­ter ines­ta­ble lle­na­ba de preo­cu­pa­ción a Isabel. Es­tan­do la rei­na con fie­bre y ya en fe­chas tan pró­xi­mas a su fa­lle­ci­mien­to como el año 1503 acu­dió a vi­si­tar­la y se dio per­fec­ta cuen­ta de la in­ci­pien­te lo­cu­ra de la he­re­de­ra: “Yo vi­ne aquí, con más tra­ba­jo y pri­sa, y ha­cien­do ma­yo­res jor­na­das de las que pa­ra mi sa­lud con­ve­nía. Y aun­que le en­vié de­cir que yo ve­nía a po­sar con ella, ro­gán­do­le que se vol­vie­ra a su apo­sen­to has­ta que vi­ne yo y la me­tí. Y en­ton­ces ella me ha­bló tan re­cia­men­te, de pa­la­bras de tan­to desaca­ta­mien­to y tan fue­ra de lo que hi­ja de­be de­cir a su ma­dre que si ya no vie­ra la dis­po­si­ción en que ella es­ta­ba, yo no se las su­frie­ra de nin­gu­na ma­ne­ra”. Se­rá aquí don­de aso­ma­rá, por úl­ti­ma vez, la ma­dre re­sig­na­da, la mu­jer afli­gi­da e im­po­ten­te, pe­se a te­ner en sus ma­nos el má­xi­mo po­der que ja­más una da­ma tu­vo nun­ca en la pe­nín­su­la.

El re­gue­ro de fa­lle­ci­mien­tos de­bi­li­tó a Isabel, por mu­cho que man­tu­vie­ra la lu­ci­dez has­ta sus úl­ti­mos días

LA REI­NA ISABEL con su pro­te­gi­do Cris­tó­bal Co­lón.

la rei­na dic­ta sus úl­ti­mas vo­lun­ta­des.

A LA DE­RE­CHA,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.