De tal pa­lo...

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Las Riquezas ¿Robadas? -

EN LA MEN­TE DE CAR­LOS V se man­tu­vo siem­pre im­per­tur­ba­ble la idea de un im­pe­rio uni­fi­ca­do que fue­ra ga­ran­te del ca­to­li­cis­mo, ame­na­za­do por el sur­gi­mien­to de nue­vas “he­re­jías”, prin­ci­pal­men­te la Re­for­ma Pro­tes­tan­te y las vie­jas ame­na­zas de Eu­ro­pa, co­mo la ex­pan­sión del Is­lam. Apro­ve­chan­do la im­por­tan­te la­bor de sus abue­los, los Re­yes Ca­tó­li­cos, y sa­bien­do co­dear­se de los me­jo­res ban­que­ros de su tiem­po, lo­gró sen­tar las ba­ses de un im­pe­rio que ba­jo el ce­tro de su hi­jo, Fe­li­pe II, no ve­ría po­ner­se el sol.

Pe­ro lo que en el cé­sar Car­los fue la con­se­cu­ción na­tu­ral de una po­lí­ti­ca ex­pan­sio­nis­ta uni­da a una con­cep­ción res­pon­sa­ble del po­der tem­po­ral, en su pri­mo­gé­ni­to se con­ver­ti­ría ca­si en una ob­se­sión, eri­gién­do­se en te­mi­ble “mar­ti­llo de he­re­jes” de su tiem­po y en rey cru­za­do por an­to­no­ma­sia.

Fe­li­pe II era un hom­bre de mar­ca­da re­li­gio­si­dad que con el pa­so de los años se con­vir­tió en un mo­nar­ca ca­da vez más pro­vi­den­cia­lis­ta. Al igual que Car­los V, te­nía la fir­me con­vic­ción de ha­ber si­do ele­gi­do por Dios pa­ra go­ber­nar y man­te­ner uni­da a to­da la cris­tian­dad. Una ob­se­sión ron­da­ría por su men­te du­ran­te la se­gun­da par­te de su rei­na­do: la con­quis­ta de la In­gla­te­rra isa­be­li­na… La ar­ma­da más gi­gan­tes­ca de su tiem­po –lla­ma­da por los es­pa­ño­les Gran­de y Fe­li­cí­si­ma, y por los in­gle­ses, tras el desas­tre, con sor­na, la Ar­ma­da “In­ven­ci­ble”– fue su ma­yor fra­ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.