EL ORI­GEN ES­PA­ÑOL DE EE.UU.

La ex­plo­ra­ción es­pa­ño­la de los te­rri­to­rios nor­te­ame­ri­ca­nos se ini­ció co­mo con­ti­nua­ción de la con­quis­ta de los te­rri­to­rios ame­ri­ca­nos del sur. Pe­se a lo que la his­to­rio­gra­fía es­ta­dou­ni­den­se sue­le se­ña­lar, la im­por­tan­cia de Es­pa­ña fue fun­da­men­tal en el post

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - JA­VIER MARTÍN GAR­CÍA

El pri­mer asen­ta­mien­to en Es­ta­dos Uni­dos lo fi­jó un as­tu­riano. El dó­lar se creó con la pa­ri­dad de nues­tro du­ro. Ocho de los cin­cuen­ta es­ta­dos del país man­tie­nen su nom­bre pri­mi­ge­nio es­pa­ñol. Un com­pa­trio­ta co­lo­có la pie­dra an­gu­lar de la lla­ma­da Ca­sa del Pre­si­den­te, lue­go la Ca­sa Blan­ca. ¿Al­guien po­ne en du­da que el ori­gen de Es­ta­dos Uni­dos se en­cuen­tra en nues­tro país?

N o es nin­gún se­cre­to que los ca­pri­chos de la his­to­ria, o más bien la for­ta­le­za de un país en una épo­ca con­cre­ta, aca­ban por de­fi­nir el mo­do en el que la so­cie­dad fu­tu­ra per­ci­bi­rá un acon­te­ci­mien­to, una reali­dad pre­ci­sa. En es­te sen­ti­do, la per­cep­ción de que Es­ta­dos Uni­dos de­be su for­ma­ción, tie­ne el germen de su reali­dad ac­tual, so­lo en los com­por­ta­mien­tos de los co­lo­nos in­gle­ses en su te­rri­to­rio su­po­ne una afir­ma­ción im­pre­ci­sa. En un pe­río­do en que In­gla­te­rra es la gran po­ten­cia, Es­ta­dos Uni­dos for­ja su per­so­na­li­dad co­mo na­ción y lo ha­ce, con ma­ti­ces, en fun­ción de la in­fluen­cia in­gle­sa.

Pe­ro la en­ver­ga­du­ra es­ta­dou­ni­den­se, más que un país es un con­ti­nen­te, im­pli­ca la pre­sen­cia de gran di­ver­si­dad de in­fluen­cias en el es­ta­ble­ci­mien­to de su per­so­na­li­dad, en su for­ma­ción, en de­fi­ni­ti­va, co­mo país. No hay que ol­vi­dar que el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal de Es­ta­dos Uni­dos su­ma ca­si ocho mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos, una in­men­si­dad si lo com­pa­ra­mos, por ejem­plo, con al­gu­nas de las na­cio­nes más gran­des de Eu­ro­pa (Ale­ma­nia tie­ne al­re­de­dor de 357.000). Y, por su­pues­to, tampoco hay que ol­vi­dar que des­de el mo­men­to en que los co­lo­ni­za­do­res eu­ro­peos co­mien­zan a pe­ne­trar en los te­rri­to­rios nor­te­ame­ri­ca­nos has­ta que se pro­du­ce la De­cla­ra­ción de In­de­pen­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos pa­san ca­si tres si­glos.

Du­ran­te ese pe­río­do, ade­más de los in­gle­ses, fran­ce­ses, ho­lan­de­ses y es­pa­ño­les –en­tre otros– pe­ne­tran y se ins­ta­lan en di­chos te­rri­to­rios, ins­pi­ran­do unas ideas y ac­ti­tu­des que ter­cian en la fu­tu­ra idio­sin­cra­sia de un país, que a efec­tos fun­cio­na­les es prác­ti­ca­men­te un con­jun­to de paí­ses con unos po­cos pun­tos de cohe­sión muy fuer­tes. Y la au­to­ri­dad es­pa­ño­la es, des­de lue­go, fun­da­men­tal, co­mo bien po­de­mos ob­ser­var en los sím­bo­los que hoy pre­si­den al­gu­nos de los es­ta­dos nor­te­ame­ri­ca­nos.

Y es que ob­ser­van­do hoy las ban­de­ras de di­chos es­ta­dos ha­lla­mos al­go que, co­mo mí­ni­mo, nos re­sul­ta fa­mi­liar. Por ejem­plo, en los es­ta­dos de Flo­ri­da o Ala­ba­ma. Una cruz en for­ma de as­pa –la cruz de Bor­go­ña– des­pun­ta, do­mi­nan­do di­chos es­tan­dar­tes es­ta­ta­les. Fue Fe­li­pe el Her­mo­so quien, tras con­traer ma­tri­mo­nio con Jua­na la Lo­ca, adap­tó es­te sím­bo­lo pa­ra mu­chas in­sig­nias es­pa­ño­las, un sím­bo­lo que pro­ve­nía del du­ca­do de su ma­dre, el de Bor­go­ña. Y la exis­ten­cia de una cruz tan es­pa­ño­la cons­ta­ta la de­ci­si­va pre­sen­cia his­pa­na en los bal­bu­ceos del que se con­ver­ti­ría en el país más poderoso del mun­do. Y hay más, nom­bres de ciu­da­des tan im­por­tan­tes hoy co­mo San Fran­cis­co, Los Án­ge­les o San Die­go tie­nen su ori­gen e en una fun­da­ción de la ciu­dad por in­di­vi­duos pro­ve­nien­tes de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Di­cho de otro mo­do, sin el afán con­quis­ta­dor es­pa­ñol se­ría im­po­si­ble con­ce­bir Es­ta­dos Uni­dos tal co­mo los co­no­ce­mos hoy.

LA FLO­RI­DA ES­PA­ÑO­LA

La geo­gra­fía nor­te­ame­ri­ca­na es­tá pla­ga­da de re­fe­ren­cias a los in­ten­tos es­pa­ño­les de con­quis­tar­la y a su ex­plo­ra­ción. Sin em­bar­go, una zo­na des­ta­ca so­bre las de­más, por la pre­sen­cia es­pa­ño­la y el tiem­po en que es­tu­vo ba­jo su so­be­ra­nía. Y es que no fue has­ta 1821 cuan­do Es­pa­ña de­ja de te­ner so­be­ra­nía so­bre par­te de Flo­ri­da. .

Pe­ro to­do co­men­zó an­tes. Por­que la pri­me­ra apa­ri­ción eu­ro­pea en el nor­te de Amé­ri­ca fue es­pa­ño­la. Y fue un am­bi­cio­so aven­tu­re­ro, go­ber­na­dor de Puer­to Ri­co en­ton­ces y au­xi­liar de Cris­tó­bal Co­lón en el se­gun­do de sus via­jes, quien ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad tu­vo en ello: Juan Pon­ce de León. Su avi­dez, su ca­rác­ter pro­ble­má­ti­co y las pro­me­sas in­dí­ge­nas de la exis­ten­cia de una tie­rra má­gi­ca y ri­ca le hi­cie­ron lan­zar­se en bus­ca de nue­vas tie­rras, de aven­tu­ra. Al nor­te de Puer­to Ri­co exis­tía un te­rri­to­rio co­no­ci­do por los in­dí­ge­nas co­mo Bi­mi­ni, y en ese lu­gar afir­ma­ban sus le­yen­das que bro­ta­ba el agua que pro­por­cio­na­ba la eter­na ju­ven­tud. Y allí lle­gó en 1513, con una flo­ta de tres bar­cos. No tar­dó en cam­biar el nom­bre del te­rri­to­rio: lo lla­mó la Flo­ri­da; se­gún ca­si to­das las fuen­tes por ha­ber lle­ga­do allí en la épo­ca Pas­cua, a la que por en­ton­ces se lla­ma­ba Pas­cua Flo­ri­da. Otras ver­sio­nes es­ti­man que esa de­no­mi­na­ción es­tá ba­sa­da en la abun­dan­cia de flo­ra con la que tro­pe­zó la ex­pe­di­ción. Sea una u otra la ra­zón, lo cier­to es que Pon­ce y sus hom­bres fue­ron re­ci­bi­dos con en­cono por los na­ti­vos. Y la ex­pe­di­ción hu­bo de re­gre­sar a Es­pa­ña, pe­ro con una idea de­fi­ni­da: pe­dir per­mi­so al rey pa­ra re­gre­sar y, es­ta vez sí, co­lo­ni­zar el te­rri­to­rio. En 1521 par­tía des­de Es­pa­ña una am­plia ex­pe­di­ción con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra aca­bar de asen­tar­se en el te­rri­to­rio. Pe­ro mi­sio­ne­ros, fa­mi­lias y de­más es­pa­ño­les ve­ni­dos del con­ti­nen­te no con­ta­ban con la fe­roz re­sis­ten­cia in­dí­ge­na, con la aver­sión ha­cia sus cos­tum­bres, con una lu­cha que hi­zo más di­fí­cil de lo es­pe­ra­do con­cluir el asen­ta­mien­to. Tan di­fí­cil que el mis­mo Pon­ce de León, mu­rió tras un ata­que de los na­ti­vos.

EN BÚS­QUE­DA DEL ORO

En torno a la década de los vein­te del si­glo XVI el so­me­ti­mien­to de los az­te­cas me­xi­ca­nos por par­te de Her­nán Cor­tés era un he­cho. El im­pe­rio de Car­los I ha­bía con­quis­ta­do Mé­xi­co. Pe­ro la am­bi­ción era des­me­di­da. Ape­nas trein­ta años an­tes se ha­bía lle­ga­do a Amé­ri­ca. Se creía que esas tie­rras eran in­fi­ni­tas; ha­bía que se­guir ex­plo­ran­do. Y una pa­la­bra es­ta­ba en la bo­ca de gran par­te de los con­quis­ta­do­res: oro. Por­que afian­za­da la con­quis­ta de Mé­xi­co, los es­pa­ño­les bus­ca­ron ri­que­zas, y lo hi­cie­ron tan­to en sur co­mo en el nor­te del te­rri­to­rio so­me­ti­do.

Es­te ras­treo de nue­vas tie­rras en el nor­te tu­vo a un hom­bre, Lu­cas Váz­quez de Ay­llón, co­mo una de las fi­gu­ras más des­ta­ca­das. A su queha­cer co­mo ex­plo- ra­dor se de­be la fun­da­ción del pri­mer asen­ta­mien­to eu­ro­peo en los Es­ta­dos Uni­dos, San Mi­guel de Gua­da­lu­pe, en la ac­tual Ca­ro­li­na del Sur. Váz­quez de Ay­llón ha­bía lle­ga­do al con­ti­nen­te a prin­ci­pios del si­glo XVI, y en 1502, fue nom­bra­do juez de San­to Do­min­go, co­no­ci­do en­ton­ces co­mo La Es­pa­ño­la. Ha­bien­do con­se­gui­do im­por­tan­tes ga­nan­cias gra­cias al cul­ti­vo de azú­car, lo­gró el per­mi­so de la me­tró­po­li pa­ra ex­plo­rar la cos­ta atlán­ti­ca. Dis­pu­so que la pri­me­ra de es­tas ex­pe­di­cio­nes fue­se ca­pi­ta­nea­da por Fran­cis­co Gor­di­llo. Pe­ro el des­em­bar­co en tie­rras de Ca­ro­li­na del Sur no sir­vió sim­ple­men­te pa­ra ex­plo­rar, sino que fue apro­ve­cha­do, ge­ne­ran­do la

LOS ATA­QUES DE LOS IN­DIOS, EL CLI­MA EXTRAORDINARIAMENTE CALUROSO, LOS MOS­QUI­TOS… TO­DO HA­CÍA MUY DI­FÍ­CIL EL ASEN­TA­MIEN­TO EN LA FLO­RI­DA, PE­RO AL FI­NAL SE CON­SI­GUIÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.