EL IN­TER­CAM­BIO EN­TRE DOS MUN­DOS

La co­lo­ni­za­ción de Amé­ri­ca es uno de los epi­so­dios más con­tro­ver­ti­dos de la his­to­ria, ya que sus con­se­cuen­cias, ne­fas­tas pa­ra unos y pro­vi­den­cia­les pa­ra otros, con­ti­núan la­ten­tes en la con­cien­cia y en la reali­dad po­lí­ti­ca y so­cial de los pue­blos. Sin em­ba

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - GA­BRIEL MU­ÑIZ / PAI­SA­JE HU­MANO

Por su pro­pia na­tu­ra­le­za la pre­gun­ta en cues­tión (qué se­ría hoy el mun­do de no ha­ber­se pro­du­ci­do el en­cuen­tro en­tre las dos cul­tu­ras), re­sul­ta im­pre­de­ci­ble. Fue­ron tan nu­me­ro­sas y pro­fun­das las im­pli­ca­cio­nes que tra­jo con­si­go la co­lo­ni­za­ción, que se­ría bien arries­ga­do aven­tu­rar cual­quier hi­pó­te­sis al res­pec­to.

Cons­ta­ta­re­mos el he­cho, en pri­mer lu­gar, de que tal en­cuen­tro no se pro­du­jo real­men­te en­tre dos con­ti­nen­tes, sino en­tre Amé­ri­ca y el res­to del mun­do, ya que el con­ti­nen­te eu­ro­peo, al me­nos a ni­vel mer­can­til, ya man­te­nía con an­te­rio­ri­dad fruc­tí­fe­ros in­ter­cam­bios con las tie­rras y los pue­blos más re­mo­tos de Orien­te, y Es­pa­ña asu­mió, en el mo­men­to de la co­lo­ni­za­ción de Amé­ri­ca, una fun­ción emi­nen­te­men­te ca­ta­li­za­do­ra, puen­te ne­ce­sa­rio pa­ra que se ma­te­ria­li­za­ra aque­lla in­ci­pien­te “glo­ba­li­za­ción”.

LA TIE­RRA DEL PAN Y DEL OLI­VO

Po­cos, muy po­cos de los pro­duc­tos agrí­co­las y ga­na­de­ros que lle­va­ron los pri­me­ros co­lo­ni­za­do­res es­pa­ño­les a Amé­ri­ca eran real­men­te ori­gi­na­rios del Vie­jo Con­ti­nen­te. La ma­yo­ría de es­tos pro­duc­tos y

EL VIE­JO CON­TI­NEN­TE CON­TA­BA, AN­TES DEL DES­CU­BRI­MIEN­TO DE AMÉ­RI­CA, CON CIER­TO DESA­RRO­LLO AGRA­RIO

el co­no­ci­mien­to agra­rio que im­pli­ca­ban eran, por el con­tra­rio, el re­sul­ta­do de una se­cu­lar ex­pan­sión co­mer­cial que, prin­ci­pal­men­te des­de Orien­te, fue ini­cia­da por pue­blos co­mo los fe­ni­cios, los etrus­cos, los grie­gos o los ro­ma­nos.

Con to­do, tan­to la va­rie­dad de pro­duc­tos dis­po­ni­bles pa­ra el con­su­mo (en mu­chos ca­sos só­lo al al­can­ce de las cla­ses más pu­dien­tes), así co­mo el va­lor nu­tri­cio­nal que com­por­ta­ban, si­guió sien­do en cier­to mo­do ar­cai­co si nos re­fe­ri­mos a la po­bla­ción en ge­ne­ral. Las gen­tes del Vie­jo Con­ti­nen­te, pues, si­guie­ron si­mi­la­res pau­tas de ali­men­ta­ción una ge­ne­ra­ción tras otra. Su­mi­do en la pre­ca­rie­dad el pue­blo llano de­pen­dió, pa­ra sub­sis­tir, del ren­di­mien­to pun­tual de un pu­ña­do de pro­duc­tos, y se man­tu­vo siem­pre a ex­pen­sas de los ca­pri­chos de la tie­rra, de la cli­ma­to­lo­gía o de las pla­gas, que po­dían dar al tras­te con to­da una co­se­cha y aca­rrear irre­ver­si­bles ham­bru­nas y opor­tu­nis­tas en­fer­me­da­des.

Un im­por­tan­te pun­to de in­fle­xión, no só­lo res­pec­to al Con­ti­nen­te Eu­ro­peo sino en cuan­to a las im­pli­ca­cio­nes fu­tu­ras de ca­ra al Des­cu­bri­mien­to, fue lo que al­gu­nos his­to­ria­do­res han de­fi­ni­do, con gran acier­to, co­mo la gran “re­vo­lu­ción ver­de” del mun­do ára­be. Son los ára­bes, con su pe­ne­tra­ción y pre­sen­cia se­cu­lar en la Pe- nín­su­la, quie­nes mo­der­ni­zan real­men­te nues­tra ca­pa­ci­dad agra­ria. Con ellos, pe­ne­tran tam­bién los pri­me­ros tra­ta­dos de agri­cul­tu­ra, co­no­ci­mien­tos que los mu­sul­ma­nes po­nen en prác­ti­ca con no­ta­ble éxi­to con­vir­tien­do, mi­la­gro­sa­men­te, nues­tros eria­les en tie­rras pro­duc­ti­vas y fér­ti­les.

Pe­ro, y lo más im­por­tan­te, son ellos quie­nes trae­rán des­de el Le­jano y Pró­xi­mo Orien­te la ma­yo­ría de los pro­duc­tos que hoy co­no­ce­mos, nue­vas es­pe­cies co­mo el arroz, di­fe­ren­tes cla­ses de cí­tri­cos, es­pá­rra­gos, mem­bri­llos, el ca­fé, la pal­ma da­ti­le­ra, fru­tos se­cos y otros mu­chos ali­men­tos que fue­ron su­mán­do­se a una die­ta de­ma­sia­do de­pen­dien­te de pro­duc­tos co­mo el tri­go, la uva, el acei­te etc., am­plian­do y, por de­cir­lo así, de­mo­cra­ti­zan­do el con­su­mo y au­men­tan­do las ex­pec­ta­ti­vas de sub­sis­ten­cia lo­cal. En Es­pa­ña, con la do­mi­na­ción ára­be, se pro­du­jo una gran trans­cul­tu­ra­ción ali­men­ta­ria, pro­duc­tos que a par­tir de en­ton­ces po­dría­mos agru­par ba­jo el de­no­mi­na­dor co­mún de “ibé­ri­cos”, y cu­yo cul­ti­vo se­ría im­ple­men­ta­do, con ma­yor o me­nor éxi­to, en las nue­vas tie­rras de Amé­ri­ca.

Aun­que ahon­da­re­mos más en ello, por el mo­men­to di­ga­mos que el Vie­jo Con­ti­nen­te con­ta­ba, an­tes del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, con cier­to desa­rro­llo agra­rio y con una va­rie­dad de pro­duc­tos acep­ta­ble pa­ra ase­gu­rar la sub­sis­ten­cia. Sin em­bar­go, otra co­sa bien dis­tin­ta era el ac­ce­so real de la po­bla­ción al con­su­mo de buen nú­me­ro de ali­men­tos, tan­to ve­ge­ta­les co­mo ani­ma­les, lo que se tra­du­cía en cier­tas ca­ren­cias pro­teí­ni­cas y vi­ta­mí­ni­cas que de­ri­va­ban en un des­equi­li­brio nu­tri­cio­nal pa­ten­te, com­por­tan­do la pro­li­fe­ra­ción de en­fer­me­da­des. Las ata­du­ras feu­da­les, y el an­qui­lo­sa­mien­to cul­tu­ral, cau­sas di­rec­tas de la de­sigual­dad so­cial y la in­jus­ti­cia dis­tri­bu­ti­va, con­ti­nua­ban sien­do en el Vie­jo Con­ti­nen­te, y a las puer­tas del Des­cu­bri­mien­to, el “pan nues­tro de ca­da día”. Así, Eu­ro­pa lle­gó a en­con­trar­se atra­pa­da en un fa­tal círcu­lo vi­cio­so, don­de gra­ves epi­de­mias, co­mo la pes­te bu­bó­ni­ca acae­ci­da en el si­glo XIV, pro­vo­ca­ron mi­llo­nes de muer­tes, dan­do a

su vez co­mo re­sul­ta­do la fal­ta de mano de obra agrí­co­la, lo que con­lle­va­ría nue­vas y le­ta­les ham­bru­nas.

El co­mer­cio de ul­tra­mar, sin em­bar­go, se man­tu­vo en au­ge y re­pre­sen­ta­ría, a la pos­tre, la sa­li­da a esa eta­pa os­cu­ra y sin apa­ren­te so­lu­ción de con­ti­nui­dad que arras­tra­ba el Vie­jo Con­ti­nen­te du­ran­te los si­glos XIV y XV. La ne­ce­si­dad de nue­vos ali­men­tos y la com­pe­ten­cia por ha­llar nue­vas ru­tas de ac­ce­so a las es­pe­cias (ya que és­tas ase­gu­ra­ban el con­di­men­to y con­ser­va­ción de los pro­duc­tos), aca­ba­rá por des­ha­cer es­te nu­do gor­diano.

Pe­ro el ines­pe­ra­do des­cu­bri­mien­to de nue­vas tie­rras su­pe­raría con cre­ces aque­lla, en prin­ci­pio, “tri­vial” as­pi­ra­ción co­mer­cial. El via­je de Co­lón, con el tiem­po, se re­ve­la­ría co­mo una au­tén­ti­ca “ta­bla de sal­va­ción” pa­ra aquel an­qui­lo­sa­do y su­frien­te Vie­jo Mun­do. En cier­to sen­ti­do, y no les fal­ta­ría ra­zón, hay quien afir­ma pe­yo­ra­ti­va­men­te que los es­pa­ño­les, al lle­gar a Amé­ri­ca, lle­va­ban por to­do equi­pa­je su par­ti­cu­lar Edad Me­dia.

AMÉ­RI­CA: UNA TIE­RRA FRU­GAL

Del mis­mo mo­do que, se­gún afir­má­ba­mos, la cul­tu­ra y los pro­duc­tos que ex­por­tó el Vie­jo Con­ti­nen­te im­pli­ca­ban en reali­dad al res­to del mun­do, tampoco de­be­ría­mos ha­blar de una Amé­ri­ca uni­fi­ca­da a ni­vel cul­tu­ral, sino al­ta­men­te he­te­ro­gé­nea en desa­rro­llo pro­duc­ti­vo, or­ga­ni­za­ción so­cial y po­lí­ti­ca, cien­cia y tec­no­lo­gía. Al­gu­nos pue­blos, por ejem­plo, ha­bían al­can­za­do al­tas co­tas de co­no­ci­mien­to as­tro­ló­gi­co, mien­tras otros se en­con­tra­ban aún en un es­ta­dio cul­tu­ral más pro­pio de la Edad de Pie­dra. Pa­ra ha­cer­nos una idea de es­ta he­te­ro­ge­nei­dad, se­gún al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes, en la Amé­ri­ca precolombina con­vi­vían nu­me­ro­sos pue­blos sin nin­gún ti­po de co­ne­xión, se ha­bla­ban más de 250 len­guas di­fe­ren­tes de nor­te a sur, y la de­mo­gra­fía to­tal del con­ti­nen­te po­día ron­dar los 60 mi­llo­nes de al­mas.

En la mis­ma me­di­da, el pa­no­ra­ma ali­men­ta­rio que pre­si­día la Amé­ri­ca precolombina era muy cam­bian­te o in­clu­so dia­me­tral­men­te opues­to de­pen­dien­do de la zo­na, de la al­ti­tud y si­tua­ción geo­grá- fi­ca, del desa­rro­llo y la tec­no­lo­gía agra­ria del pue­blo en cues­tión. Una se­rie de pro­duc­tos, sin em­bar­go, des­ta­ca­ban so­bre los de­más. En­tre ellos, el maíz era la ba­se de la ali­men­ta­ción de pue­blos co­mo el ma­ya y az­te­ca. Igual­men­te, el con­su­mo de la yu­ca es­ta­ba muy ex­ten­di­do en gran par­te del te­rri­to­rio del ac­tual Bra­sil, y en ter­cer lu­gar, las pa­ta­tas cons­ti­tuían el pro­duc­to es­tre­lla en­tre la po­bla­ción in­cai­ca.

Pe­ro la lis­ta, co­mo ca­be su­po­ner, no se li­mi­ta­ba al cul­ti­vo de es­tos ali­men­tos, pues la die­ta de los abo­rí­ge­nes ame­ri­ca­nos se com­ple­ta­ba con otros pro­duc­tos bá­si­cos, ali­men­tos que, al igual que los ya ci­ta­dos, con el tiem­po ten­drían gran re­per­cu­sión pa­ra el res­to del mun­do. Pa­ra no ex­ten­der­nos, en la Amé­ri­ca precolombina se cul­ti­va­ba tam­bién la ba­ta­ta, la man­dio­ca, la ca­la­ba­za, el ca­cahue­te, los fri­jo­les o los to­ma­tes, to­dos ellos ori­gi­na­rios de Amé­ri­ca y des­co­no­ci­dos en el Vie­jo Mun­do has­ta en­ton­ces. Ca­be re­se­ñar, igual­men­te, que en am­plias zo­nas de la Amé­ri­ca precolombina ya se prac­ti­ca­ba con no­ta­ble éxi­to una agri­cul­tu­ra in­ten­si­va gra­cias al uso del re­ga­dío, dan­do lu­gar a unos ex­ce­den­tes que abrían la puer­ta al des­can­so es­ta­cio­nal ne­ce­sa­rio pa­ra la pro­duc­ción ar­te­sa­nal y al in­ter­cam­bio de pro­duc­tos con la con­si­guien­te trans­cul­tu­ra­ción in­te­lec­tual mu­tua.

De­be­mos con­cluir, se­gún los ex­per­tos en la ma­te­ria, que en la Amé­ri­ca precolombina las po­bla­cio­nes no con­ta­ban con una gran va­rie­dad de pro­duc­tos ali­men­ti­cios a su dis­po­si­ción. Sin em­bar­go, es­to no im­pli­ca­ría que a ni­vel nu­tri­cio­nal no go­za­ran de una die­ta equi­li­bra­da y sa­lu­da­ble, sino to­do lo con­tra­rio. Ade­más de

EN LA AMÉ­RI­CA PRECOLOMBINA LAS PO­BLA­CIO­NES NO CON­TA­BAN CON UNA GRAN VA­RIE­DAD DE PRO­DUC­TOS ALI­MEN­TI­CIOS A SU DIS­PO­SI­CIÓN

los ali­men­tos más ener­gé­ti­cos ya ci­ta­dos (pa­ta­ta, yu­ca o maíz), los in­dí­ge­nas ob­te­nían otros apor­tes ne­ce­sa­rios de las ver­du­ras, fru­tas y raí­ces au­tóc­to­nas, así co­mo, en me­nor me­di­da, de la ca­za y la pes­ca que eran ca­pa­ces de ob­te­ner.

Es sig­ni­fi­ca­ti­vo, en es­te sen­ti­do, apun­tar que cuan­do se pro­du­cen los pri­me­ros con­tac­tos en­tre los co­lo­ni­za­do­res es­pa­ño­les y los in­dí­ge­nas del Nue­vo Mun­do, a aqué­llos les lla­ma­rá po­de­ro­sa­men­te la aten­ción la apa­rien­cia es­té­ti­ca de és­tos. Cris­tó­bal Co­lón, en una de sus pri­me­ras mi­si­vas a los Re­yes Ca­tó­li­cos, re­sal­ta lo bien for­ma­dos que eran sus cuer­pos, y en otras ano­ta­cio­nes los de­fi­ne co­mo gen­te de bue­na es­ta­tu­ra, muy her­mo­sa, con las pier­nas muy de­re­chas y au­sen­cia de ba­rri­ga.

Y es que, qui­zás to­mán­do­lo co­mo una de las pri­me­ras lec­cio­nes que re­ci­bie­ron los es­pa­ño­les de los po­bla­do­res ame­ri­ca­nos, la fru­ga­li­dad ali­men­ti­cia se sig­ni­fi­có co­mo una de sus prin­ci­pa­les vir­tu­des. Se­gún Bar­to­lo­mé de las Ca­sas, se dis­tin­guían por la so­brie­dad y tem­plan­za en el co­mer y en el be­ber. Es­ta fru­ga­li­dad, di­cen los en­ten­di­dos, se de­bía a una con­cep­ción de la ali­men­ta­ción muy ale­ja­da de la de los con­quis­ta­do­res, ya que, con­tra­ria­men­te a ellos, no co­mían por pla­cer sino por ne­ce­si­dad. Gra­cias a es­ta die­ta, par­ca pe­ro equi­li­bra­da, por lo ge­ne­ral la po­bla­ción in­dí­ge­na era mus­cu­la­da y prác­ti­ca­men­te ado­le­cía de pro­ble­mas y en­fer­me­da­des aso­cia­das al so­bre­pe­so o la fal­ta de vi­ta­mi­nas.

En es­te pun­to, ca­be pre­gun­tar­se si las so­cie­da­des pre­co­lom­bi­nas, tal co­mo es­ta­ban con­ce­bi­das, pre­ci­sa­ban o no de la lle­ga­da de los es­pa­ño­les pa­ra me­jo­rar su par­ti­cu­lar desa­rro­llo. Aun­que di­fe­ren­tes es­tu­dios nu­tri­cio­na­les po­nen el acen­to en las ca­ren­cias die­té­ti­cas que de­bie­ron pa­de­cer cier­tas po­bla­cio­nes, he­mos de con­cluir que su sub­sis­ten­cia y es­ti­lo de vi­da es­ta­ban sal­va­guar­da­dos.

Pa­ra ava­lar con más ro­tun­di­dad es­ta res­pues­ta, sin em­bar­go, ha­bría de de­cir que gra­cias a que el con­ti­nen­te ame­ri­cano ha­bía per­ma­ne­ci­do ais­la­do geo­grá­fi­ca­men­te del res­to del mun­do, tam­bién se en­con­tra­ba ais­la­do ge­né­ti­ca­men­te. Es­to im­pli­ca­ba que, has­ta la fe­cha de la co­lo­ni­za­ción, los in­dí­ge­nas só­lo ha­bían es­ta­do ex­pues­tos a las es­ca­sas en­fer­me­da­des pro­pias de Amé­ri­ca. Es­to cam­bió ra­di­cal­men­te con la lle­ga­da de los co­lo­ni­za­do­res, que in­vo­lun­ta­ria­men­te lle­va­ron con­si­go una lar­ga lis­ta de agen­tes pa­tó­ge­nos que diez­ma­ron a los in­dí­ge­nas.

Pa­ra ha­cer ho­nor a la ver­dad, los hi­po­té­ti­cos be­ne­fi­cios que ob­tu­vie­ron los in­dí­ge­nas de la co­lo­ni­za­ción llegarían con el tiem­po, qui­zás ya co­mo so­cie­dad mes­ti­za, y per­te­ne­cie­ron, más bien, al or­den téc­ni­co, agra­rio, cien­tí­fi­co y cul­tu­ral. Sir­va co­mo mues­tra que en la Amé­ri­ca pre­co- lom­bi­na des­co­no­cían la rue­da co­mo me­dio de trans­por­te. UN EN­CUEN­TRO DE­SIGUAL Es in­dis­cu­ti­ble que, con la co­lo­ni­za­ción, Amé­ri­ca fue es­ce­na­rio de to­da cla­se de iniqui­da­des co­mo con­se­cuen­cia de los pre­jui­cios y la co­di­cia de los co­lo­ni­za­do­res fren­te a la ma­ni­fies­ta des­ven­ta­ja e in­ge­nui­dad de los in­dí­ge­nas. Sin em­bar­go, co­mo apun­ta­mos al co­mien­zo de es­te ar­tícu­lo, nues­tra in­ten­ción es con­ci­lia­do­ra, fi­ján­do­nos en las apor­ta­cio­nes que, mi­ra­do en pers­pec­ti­va, su­pu­so pa­ra la ra­za hu­ma­na aquel en­cuen­tro, por de­sigual e ini­cuo que fue­ra.

Le­jos de pre­ten­der jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble, los me­dios em­plea­dos pa­ra do­ble­gar a los pue­blos in­dí­ge­nas se en­mar­can

Mer­ca­do de Tla­te­lol­co: así co­mer­cia­ban los az­te­cas.

El maíz era la ba­se de la ali­men­ta­ción de los ma­yas y az­te­cas.

Li­to­gra­fía so­bre el ca­cao de 1828.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.