MU­JE­RES EN LA CON­QUIS­TA DE AMÉ­RI­CA

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - MAR­CE­LINO GON­ZÁ­LEZ FER­NÁN­DEZ

Le echa­ron va­lor a la vi­da, a ve­ces en con­tra del pa­re­cer de la so­cie­dad en ge­ne­ral y de sus más alle­ga­dos en par­ti­cu­lar. Lo hi­cie­ron con va­len­tía, rom­pie­ron mol­des, y su la­bor fue esen­cial pa­ra la co­lo­ni­za­ción de Amé­ri­ca. Por eso hoy me­re­cen nues­tro ho­me­na­je y el agra­de­ci­mien­to de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Ha­bla­mos de las mu­je­res en la con­quis­ta de Amé­ri­ca.

La ges­ta ame­ri­ca­na a ve­ces ha ol­vi­da­do el ex­tra­or­di­na­rio pa­pel desem­pe­ña­do por las mu­je­res en su desa­rro­llo. Una la­bor que ha si­do si­len­cia­da a tra­vés de los si­glos, y hoy es so­la­men­te re­co­no­ci­da por los es­tu­dio­sos del te­ma. Re­cien­tes es­tu­dios e in­clu­so ex­po­si­cio­nes, co­mo la ce­le­bra­da en el Mu­seo Na­val en el año 2012, han tra­ta­do de res­ca­tar la me­mo­ria de aque­llas ab­ne­ga­das mu­je­res, sin las cua­les la co­lo­ni­za­ción hu­bie­ra si­do im­po­si­ble.

En los si­glos XV y XVI, el pa­pel de la mu­jer eu­ro­pea en ge­ne­ral y es­pa­ño­la en par­ti­cu­lar, se re­du­cía a su ca­sa y a su fa­mi­lia. Es­ta­ba su­pe­di­ta­da al yu­go del hom­bre: pa­dre, her­mano o ma­ri­do, sin po­si­bi­li­dad de ac­ce­so al cam­po cul­tu­ral o in­te­lec­tual, que le era ne­ga­do co­mo si se tra­ta­se de un ser in­fe­rior.

Por otra par­te, en aque­lla épo­ca las gue­rras diez­ma­ban la po­bla­ción mas­cu­li­na, que tam­bién dis­mi­nuía con las emi­gra­cio­nes de los hom­bres en bus­ca de me­jo­ras de la vi­da en otros lu­ga­res. Era una si­tua­ción que re­du­cía las po­si­bi­li­da­des de la mu­jer pa­ra ca­sar­se. O la con­ver­tía en una mu­jer que que­da­ba a la es­pe­ra del re­gre­so de su ma­ri­do de la gue­rra o de “las Amé­ri­cas”, que no siem­pre se pro­du­cía. O ha­cía de ella una viu­da, con fre­cuen­cia jo­ven y car­ga­da de hi­jos. Y en mu­chos ca­sos la de­ja­ba sol­te­ra, con el in­gre­so en una or­den re­li­gio­sa co­mo me­jor so­lu­ción pa­ra su vi­da. En la ma­yor par­te de los ca­sos eran si­tua­cio­nes no desea­das por mu­chas mu­je­res in­con­for­mis­tas, que bus­ca­ban el cam­bio pa­ra me­jo­rar sus vi­das, o al me­nos pa­ra in­ten­tar­lo. Por eso no tie­ne na­da de ex­tra­ño que cuan­do se pre­sen­ta­ba la opor­tu­ni­dad de ir­se a Amé­ri­ca, mu­chas no lo du­da­ban y se em­bar­ca­ban en sus per­so­na­les aven­tu­ras pa­ra ha­cer reali­dad sus de­seos, aún a sa­bien­das de que po­dían per­der la vi­da en el in­ten­to.

Fue­ron mu­je­res de to­dos los ni­ve­les y con­di­cio­nes so­cia­les las que de­ja­ron la se­gu­ri­dad de Es­pa­ña y el yu­go de su so­cie­dad, y los cambiaron por lar­gos via­jes y una in­cier­ta vi­da al otro la­do del Atlán­ti­co, don­de una so­cie­dad más jo­ven y abier­ta les per­mi­tía rom­per las tra­bas so­cia­les de la épo­ca. En­tre ellas hu­bo ca­sa­das que acom­pa­ña­ban a sus ma­ri­dos; ca­sa­das y aban­do­na­das que via­ja­ban pa­ra tra­tar de lo­ca­li­zar a sus es­po­sos; mu­je­res que es­ca­pa­ban de un pa­sa­do bo­rras­co­so e in­ten­ta­ban ini­ciar una nueva vi­da; sol­te­ras en bús­que­da de ma­ri­dos; mu­je­res que an­he­la­ban un am­bien­te en el que po­der desa­rro­llar sus ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les o em­pre­sa­ria­les; mu­je­res que huían de la po­bre­za en su tie­rra na­tal; sim­ples aven­tu­re­ras; viu­das; sol­te­ras; ni­ñas…

Hay la creen­cia ge­ne­ral es que los con­quis­ta­do­res fue­ron a Amé­ri­ca so­los, sin sus es­po­sas. Es al­go que así ha si­do pu­bli­ca­do en mu­chos li­bros ex­tran­je­ros de to­das las épo­cas, y los es­pa­ño­les nos lo he­mos creí- do, al pres­tar más aten­ción en su mo­men­to a lo que de­cían otros paí­ses, po­si­ble­men­te con más pe­so po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co o mi­li­tar, que a lo que es­ta­ba es­cri­to en nues­tros ar­chi­vos. Y aún hoy es una teo­ría muy extendida. Pe­ro la ver­dad es que mu­chos con­quis­ta­do­res y co­lo­ni­za­do­res fue­ron a Amé­ri­ca lle­van­do con ellos sus es­po­sas. Y aun­que mu­chos se crean que las pri­me­ras mu­je­res que cru­za­ron el Atlán­ti­co fue­ron unas cuan­tas in­gle­sas, que en 1607 lle­ga­ron a Ja­mes­town a bor­do del May­flo­wer, la ver­dad es que pa­ra aque­llas fe­chas un mon­tón de es­pa­ño­las ya se ha­bían asen­ta­do en el Nue­vo Mun­do.

Hay que te­ner en cuen­ta que a par­tir de cier­tas fe­chas, los que emi­gra­ban a las In­dias te­nían que lle­var con ellos a sus es­po­sas, aun­que a ve­ces ha­bía pró­rro­gas de has­ta dos años, pa­ra que los hom­bres se pu­die­ran asen­tar en sus nue­vas tie­rras an­tes de tras­la­dar a su fa­mi­lia. Por otra par­te, las mu­je­res po­dían rehu­sar el acom­pa­ñar a sus ma­ri­dos es­cu­dán­do­se en el pre­tex­to de “mie­do al mar”.

Aque­llas mu­je­res cru­za­ron el Atlán­ti­co en ca­ra­be­las, naos y ga­leo­nes, com­par­tien­do con los hom­bres in­co­mo­di­da­des, tra­ba­jos, ma­reos, ham­bre, sed, tem­po­ra­les, pa­rá­si­tos, en­cal­ma­das, ale­grías, pe­nu­rias y es­pe­ran­zas. Ma­ne­ja­ron apa­re­jos, to­ma­ron son­das, lim­pia­ron cu­bier­tas, mo­vie­ron car­gas y mon­ta­ron guar­dias. A ve­ces de­ja­ron sus vi­das por el ca­mino y fue­ron se­pul­ta­das en la mar. Y cuan­do lle­ga­ron a Amé­ri­ca tu­vie­ron que so­por­tar gran­des mar­chas, in­cle­men­cias del tiem­po, se­quias, frío, ca­lor, ata­ques de in­dios y fo­ra­ji­dos, y otros sin­sa­bo­res.

Y una vez asen­ta­das en el Nue­vo Mun­do tu­vie­ron que aten­der a sus ma­ri­dos, ad­mi­nis­trar sus po­se­sio­nes, pa­rir y criar a los hi­jos, edu­car­los, abrir­se pa­so en tie­rras des­co­no­ci­das, dar cla­ses en di­fe­ren­tes es­cue­las, lle­var a ca­bo tra­ba­jos de to­do ti­po, dar­se a res­pe­tar, so­por­tar en­ga­ños y abusos, lu­char con ar­mas cuan­do era ne­ce­sa­rio, y po­ner los ci­mien­tos de las nue­vas so­cie­da­des que na­cían en tie­rras ame­ri­ca­nas. Y to­do es­to lo hi­cie­ron con va­lor y co­ra­je. A ve­ces con más va­lor y co­ra­je que los hom­bres.

Hu­bo mu­je­res mi­li­ta­res, ma­ri­ne­ras, go­ber­na­do­ras, vi­rrei­nas, ade­lan­ta­das, pro­fe­so­ras, mon­jas, in­te­lec­tua­les e in­clu­so una al­mi­ran­te. Mu­chas sol­te­ras o viu­das se ca­sa­ron con es­pa­ño­les o con in­dios, y lo hi­cie­ron más de una vez, ya que la muer­te apa­re­cía con de­ma­sia­da fre­cuen­cia y no era co­sa de lar­gos lu­tos. Otras en­tra­ron en con­ven­tos re­cién fun­da­dos. Y to­das lle­va­ron y pro­pa­ga­ron sus len­guas, mo­das, cul­tu­ra y cos­tum­bres por el Nue­vo Mun­do.

FUE­RON MU­JE­RES DE TO­DAS LAS CON­DI­CIO­NES SO­CIA­LES LAS QUE CAMBIARON LA SE­GU­RI­DAD DE ES­PA­ÑA POR UNA IN­CIER­TA VI­DA AL OTRO LA­DO DEL ATLÁN­TI­CO

CI­FRAS DE MU­JE­RES EMIGRANTES

Pa­ra te­ner una idea del ni­vel de emi­gra­ción de las mu­je­res a Amé­ri­ca, po­de­mos echar mano de los da­tos pro­por­cio­na­dos por di­fe­ren­tes fuen­tes. En­tre 1509 y 1538 se tie­nen con­ta­bi­li­za­das un to­tal de 1.041, de las que 350 es­ta­ban ca­sa­das. En cuan­to a su es­ta­do o con­di­ción so­cial, se pue­de echar una mi­ra­da al pe­río­do 1520-1539, en el que del to­tal de 13.262 emigrantes al Nue­vo Mun­do, 845 fue­ron mu­je­res (un 6,4%): 252 ca­sa­das que via­ja­ron con sus es­po­sos; 85 ca­sa­das que se iban a re­unir con sus ma­ri­dos; 51 viu­das o de una po­si­ción ci­vil sin de­ter­mi­nar; y 457 mu­je­res sol­te­ras o ni­ñas. Y más ade­lan­te, en el pe­río­do 1560-1579 emi­gra­ron 5.013 mu­je­res (el 28,5% del to­tal de emigrantes), de las que el 40% eran ca­sa­das y el 60% sol­te­ras. Aun­que se­gu­ra­men­te es­tas ci­fras se que- den cor­tas y po­si­ble­men­te hu­bo más, ya que a pe­sar de los con­tro­les ofi­cia­les ha­bía mu­cho trá­fi­co ile­gal.

AL­GU­NAS ES­PA­ÑO­LAS DESTACABLES

De en­tre las mu­chas mu­je­res que de Es­pa­ña emi­gra­ron a Amé­ri­ca en aque­lla épo­ca, al­gu­nas des­ta­ca­ron con luz pro­pia.

Inés Suá­rez (1507-1580), com­pa­ñe­ra de Pe­dro de Val­di­via en la con­quis­ta de Chi­le, se dis­tin­guió en la de­fen­sa de San­tia­go de Chi­le en au­sen­cia de Val­di­via. Cuan­do una gran can­ti­dad de in­dí­ge­nas aco­sa­ban la ciu­dad, Inés man­dó cor­tar las ca­be­zas de va­rios je­fes in­dios pri­sio­ne­ros y las lan­zó a los ata­can­tes, que hu­ye­ron.

Ma­ría de Es­tra­da acom­pa­ñó a Her­nán Cor­tés en la No­che Tris­te (1520); con la espada com­ba­tió con tan­to áni­mo, que cau­só la ad­mi­ra­ción de to­dos y so­bre­vi­vió a la ba­ta­lla. Ha­cia me­dia­dos del si­glo XVI, dos es­pa­ño­las in­tro­du­je­ron en Amé­ri­ca el cul­ti­vo del tri­go, Ma­ría de Es­co­bar, con se­mi­llas lle­va­das de Es­pa­ña, y Bea­triz Sal

ce­do con gra­nos en­con­tra­dos en un sa­co mal mo­li­do. Tam­bién ha­cia me­dia­dos del si­glo XVI Men­cía Cal­de­rón se con­vir­tió en Ade­lan­ta­da de una ex­pe­di­ción a Bra­sil tras la muer­te de su ma­ri­do Juan Sa­na­bria, y más ade­lan­te cru­zó 1.600 ki­ló­me­tros de

UNA VEZ EN EL NUE­VO MUN­DO, TU­VIE­RON QUE ATEN­DER A SUS MA­RI­DOS, AD­MI­NIS­TRAR SUS PO­SE­SIO­NES, PA­RIR Y CRIAR A LOS HI­JOS Y ABRIR­SE PA­SO EN UN LU­GAR DES­CO­NO­CI­DO

sel­va du­ran­te seis años, al man­do de un gru­po de 50 mu­je­res. Isa­bel Flo­res de Oli

va (1586-1617), san­ta pe­rua­na ca­no­ni­za­da en 1671, reali­zó una gran la­bor do­cen­te y es co­no­ci­da co­mo San­ta Ro­sa de Li­ma.

Isa­bel Barreto (ha­cia 1587-1612) que­dó al man­do de una ex­pe­di­ción por el Pa­cí­fi­co en 1595 en bus­ca de las is­las Sa­lo­món a la muer­te de su es­po­so Ál­va­ro de Men­da­ña; fue la pri­me­ra y úni­ca mu­jer que al­can­zó el tí­tu­lo de al­mi­ran­te de la Ar­ma­da. Ca­ta

li­na de Erau­so (1592-1650) es­ca­pó de un con­ven­to con quin­ce años, y tras deam­bu­lar por di­fe­ren­tes lu­ga­res, em­bar­có en San­lú­car de Ba­rra­me­da, se fue a Amé­ri­ca y lu­chó co­mo sol­da­do por Chi­le y Pe­rú al­can­zan­do en gra­do de al­fé­rez; pa­só a la his­to­ria co­mo la Mon­ja Al­fé­rez. Jua­na

Inés de la Cruz (1651-1695), re­li­gio­sa y es­cri­to­ra, des­ta­có por sus ver­sos y su pro­sa.

LAS MU­JE­RES ABO­RÍ­GE­NES

Ade­más de las mu­je­res emigrantes, hay que re­cor­dar a las abo­rí­ge­nes, a las in­dias, que en oca­sio­nes fue­ron cru­cia­les pa­ra que mu­chas aven­tu­ras de la con­quis­ta lle­ga­ran a buen fin. Sin el apo­yo de es­tas mu­je­res, mu­chos con­quis­ta­do­res no hu­bie­ran po­di­do al­can­zar los ob­je­ti­vos que lo­gra­ron. A mo­do de ejem­plos po­de­mos ci­tar a al­gu­nas de ellas. Ana­yan­si, hi­ja de un ca­ci­que, ayu­dó a Vas­co Nú­ñez de Bal­boa a cru­zar la sel­va y des­cu­brir el Pa­cí­fi­co. Do­ña Ma­ri­na ( La Ma­lin­che), fue in­tér­pre­te, se­cre­ta­ria, guía y con­se­je­ra de Her­nán Cor­tés. Te­cuel­huat­zin (do­ña Ma­ría Lui­sa), hi­ja de otro ca­ci­que, vi­vió con Pe­dro de Al­va­ra­do y to­mó par­te en la ex­pe­di­ción a Pe­rú. Te­cuich­poch (Isa­bel de Moc­te­zu­ma), pri­mo­gé­ni­ta de Moc­te­zu­ma, fue una des­ta­ca­da fi­gu­ra en le evan­ge­li­za­ción de los in­dios de Mé­xi­co. Y mu­chas otras, que acom­pa­ña­ron a los con­quis­ta­do­res, con­vi­vie­ron con ellos y en mu­chos ca­sos ter­mi­na­ron in­te­grán­do­se en las na­cien­tes so­cie­da­des.

LAS MU­JE­RES EN LA CO­LO­NI­ZA­CIÓN

Mu­je­res es­pa­ño­las e in­dias fue­ron esen­cia­les pa­ra el pro­gre­so de la con­quis­ta y so­bre to­do pa­ra la pos­te­rior co­lo­ni­za­ción. Se­gu­ra­men­te al­gu­nas par­tes de la con­quis­ta se po­drían ha­ber lle­va­do a buen fin sin mu­je­res, pe­ro sin ellas hu­bie­ra si­do im­po­si­ble la co­lo­ni­za­ción. Aque­llas mu­je­res tu­vie­ron hi­jos, que a su vez tu­vie­ron otros hi­jos, se asen­ta­ron en di­ver­sos lu­ga­res, co­lo­ni­za­ron am­plias zo­nas, con­tri­bu­ye­ron a la for­ma­ción de po­bla­cio­nes es­ta­bles, y

SE­GU­RA­MEN­TE AL­GU­NAS PAR­TES DE LA CON­QUIS­TA PO­DRÍAN HA­BER­SE LLE­VA­DO A BUEN FIN SIN MU­JE­RES, PE­RO SIN ELLAS HU­BIE­RA SI­DO IM­PO­SI­BLE LA CO­LO­NI­ZA­CIÓN

tra­ba­ja­ron co­do con co­do con los hom­bres por su pro­gre­so. Tu­vie­ron que vi­vir en ru­di­men­ta­rias vi­vien­das, con gran­des fal­tas de me­dios, com­par­tien­do con los hom­bres las in­cle­men­cias del cli­ma, en­fer­me­da­des y gue­rras, mien­tras cui­da­ban a sus hi­jos, sus pro­pie­da­des, ha­cien­das o ne­go­cios. Go­za­ron de una li­ber­tad e in­de­pen­den­cia im­pen­sa­bles en la Eu­ro­pa de su tiem­po. Y a ve­ces tu­vie­ron que ocu­par los lu­ga­res de sus ma­ri­dos co­mo ad­mi­nis­tra­do­ras de sus bie­nes o ha­cién­do­se car­go de sus pues­tos. E in­clu­so sur­gie­ron im­por­tan­tes ini­cia­ti­vas pri­va­das pro­mo­vi­das por mu­je­res sol­te­ras. Su la­bor fue im­pres­cin­di­ble en el po­bla­mien­to de nue­vas zo­nas, y con te­són ayu­da­ron a crear el te­ji­do so­cial de las pri­me­ras ciu­da­des en Amé­ri­ca.

Pe­ro du­ran­te cin­co si­glos su la­bor fue si­len­cia­da por una so­cie­dad emi­nen­te­men­te ma­chis­ta. Sus lo­gros fue­ron acha­ca­dos a sus pa­dres, her­ma­nos, ma­ri­dos o hi­jos, co­mo si ellas no hu­bie­ran exis­ti­do. Y en par­te con­tri­bu­yó a es­te ol­vi­do la li­te­ra­tu­ra ex­tran­je­ra, más da­da a des­pres­ti­giar las ac­cio­nes de los es­pa­ño­les que a en­cum­brar­las, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes. A lo que se unió la ig­no­ran­cia y el ce­rri­lis­mo es­pa­ñol de otros tiem­pos, por no que­rer re­co­no­cer abier­ta­men­te lo que era evi­den­te: que la mu­jer ha­bía ido a Amé­ri­ca, es­ta­ba allí, y en gran par­te era pro­ta­go­nis­ta de su his­to­ria. Que aque­llo no ha­bía si­do so­lo co­sa de hom­bres. Ellas fue­ron tan for­ja­do­ras de Amé­ri­ca co­mo ellos. •

Za­pa­tos fe­me­ni­nos del si­glo XVIII (Mu­seo del Tra­je de Ma­drid).

Ca­ja de cau­da­les del si­glo XVI o XVII. Mu­seo His­tó­ri­co Mi­li­tar de Se­vi­lla. Fotos: M. Gon­zá­lez.

Ju­bón de fi­na­les del s. XVI o prin­ci­pios del XVII (Mu­seo del Tra­je).

Tra­ta­do de Ven­da­ges y Apó­si­tos pa­ra el uso de los Reales Co­le­gios de Ci­ru­gía. 1763. Mu­seo Na­val de Car­ta­ge­na.

Al­ba­ra­za­do. Cua­dro del gé­ne­ro Pinturas de Cas­tas del si­glo XVIII. (Mu­seo de Amé­ri­ca, Ma­drid; fo­to: Mar­ce­lino Gon­zá­lez).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.