El desas­tre del 98

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Espana:El Mundo Era Nuestro -

VI­RREI­NA­TOS, te­rri­to­rios, ca­pi­ta­nías ge­ne­ra­les, co­lo­nias insulares per­te­ne­cien­tes a la Co­ro­na es­pa­ño­la..., unas po­se­sio­nes tan ex­ten­sas no po­dían du­rar eter­na­men­te. Du­ran­te las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XIX, se pro­du­je­ron va­rios mo­vi­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas que con­clu­ye­ron con la se­pa­ra­ción de Amé­ri­ca La­ti­na.

Sin em­bar­go, pa­ra el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, la pér­di­da de las co­lo­nias en 1898 fue igual de do­lo­ro­sa. Cu­ba, Puer­to Ri­co, Fi­li­pi­nas y los ar­chi­pié­la­gos de Ca­ro­li­nas, Ma­ria­nas, Pa­laos y Guam en Ocea­nía ca­ye­ron co­mo un cas­ti­llo de nai­pes.

En Cu­ba, el con­flic­to con Es­ta­dos Uni­dos co­men­zó con el dis­cu­ti­ble hun­di­mien­to del aco­ra­za­do Mai­ne, un me­ro pre­tex­to uti­li­za­do por la pren­sa ame­ri­ca­na ca­pi­ta­nea­da por Wi­lliam Ran­dolph Hearst pa­ra cul­par a Es­pa­ña. A Es­ta­dos Uni­dos le in­tere­sa­ba la con­tien­da, pues ne­ce­si­ta­ba am­pliar sus mer­ca­dos pa­ra tra­tar de re­vi­ta­li­zar su mal­tre­cha eco­no­mía tras la subida del pre­cio del al­go­dón a cau­sa del fin de la Gue­rra de Se­ce­sión va­rias dé­ca­das atrás.

El go­bierno es­pa­ñol se vio des­bor­da­do por la si­tua­ción y de­ci­dió que el ge­ne­ral Va­le­riano Wey­ler se­ría el en­car­ga­do de li­diar con mano du­ra, ex­ce­si­va­men­te du­ra, con las an­sias de li­ber­tad cu­ba­na. Y, sí, fi­nal­men­te los cu­ba­nos con­se­gui­rían su li­ber­tad, pe­ro no pa­ra re­gir su pro­pio des­tino sino pa­ra caer ba­jo la in­fluen­cia del co­lo­nia­lis­mo de Es­ta­dos Uni­dos, más eco­nó­mi­co que po­lí­ti­co. Aná­lo­ga­men­te, en Fi­li­pi­nas, la fac­ción que de­fen­día la se­pa­ra­ción for­mal de la Co­ro­na es­pa­ño­la con­tó con el apo­yo es­ta­dou­ni­den­se. Me­dian­te el tra­ta­do de Pa­rís de 1898, Es­pa­ña se vio obli­ga­da a re­co­no­cer la in­de­pen­den­cia de los te­rri­to­rios an­te­rior­men­te ci­ta­dos.

Es­tas pér­di­das tan sen­si­bles pro­vo­ca­ron un pe­si­mis­mo que arrai­gó en la so­cie­dad y en la in­te­lec­tua­li­dad es­pa­ño­la. Y, si no hay mal que por bien no ven­ga, la con­se­cuen­cia po­si­ti­va fue el re­na­ci­mien­to cul­tu­ral que se agru­pó ba­jo la de­no­mi­na­da “ge­ne­ra­ción del 98”, re­pre­sen­ta­da por Mi­guel de Una­muno, Pío Ba­ro­ja o Azo­rín, en­tre otros, res­pon­sa­ble de una pro­duc­ción li­te­ra­ria com­pa­ra­ble a la ex­pe­ri­men­ta­da du­ran­te el Si­glo de Oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.