Lo que se nos per­dió en Asia

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - El Despertar De Un Sueno -

Co­lón fa­lle­ció pen­san­do que ha­bía lle­ga­do a tie­rras asiá­ti­cas, y los con­quis­ta­do­res, en­va­len­to­na­dos con sus nue­vos des­cu­bri­mien­tos, se fi­ja­ron co­mo ob­je­ti­vo se­guir ex­plo­ran­do Orien­te, que es­ta vez sí se co­rres­pon­día con Asia. El tra­ta­do de Tor­de­si­llas (1494) otor­ga­ba a Por­tu­gal las In­dias Orien­ta­les, y con el tiem­po se ne­go­ció un acuer­do más fa­vo­ra­ble a los in­tere­ses es­pa­ño­les. En 1526 Car­los I se ca­só con Isa­bel de Por­tu­gal y tres años des­pués se sus­cri­bió el tra­ta­do de Za­ra­go­za, por el que la es­fe­ra de in­fluen­cia de Por­tu­gal y Es­pa­ña que­da­ba fi­ja­da a 297,5 le­guas al es­te de las Mo­lu­cas, las is­las de las es­pe­cias. A fi­na­les del si­glo XVI, se aco­me­tie­ron va­rias ex­pe­di­cio­nes ha­cia el im­pe­rio je­mer, CAMBOYA, so­bre es­tas lí­neas. Blas Ruiz de Her­nán Gon­zá­lez y Die­go Be­llo­so pu­sie­ron rum­bo a es­ta ci­vi­li­za­ción, en­ton­ces en de­ca­den­cia por la pre­sión te­rri­to­rial de sus ve­ci­nos. Con el teó­ri­co fin de de­vol­ver el trono a su le­gí­ti­mo due­ño, el rey Apram, se em­bar­ca­ron en una se­rie de es­ca­ra­mu­zas que con­clu­ye­ron con un ba­ño de san­gre. Lo cier­to es que du­ran­te dos años, en­tre 1597 y 1599, Camboya fue una suer­te de pro­tec­to­ra­do del im­pe­rio.

Las am­bi­cio­nes es­pa­ño­las lle­ga­ron más allá: hu­bo in­clu­so pla­nes pa­ra con­quis­tar Chi­na, y nues­tros hom­bres se es­ta­ble­cie­ron en el nor­te de la is­la de For­mo­sa, hoy Tai­wan, en­tre 1626 y 1642.

Las dispu­tas in­ter­nas en­tre los sultanes de BORNEO, en el án­gu­lo in­fe­rior iz­quier­do de la otra pá­gi­na, fue­ron las res­pon­sa­bles de que Es­pa­ña pe­ne­tra­ra tam­bién en es­te te­rri­to­rio, a ca­ba­llo en­tre los si­glos XVI y XVII. La Gue­rra de Cas­ti­lla (1578) con­clu­yó con la con­quis­ta de

BRUNÉI, so­bre es­tas lí­neas, a la sa­zón un poderoso im­pe­rio que in­cluía la ci­ta­da Borneo. A su vez, el ex­plo­ra­dor Íñi­go Or­tiz de Retes avis­tó por vez pri­me­ra la is­la de NUEVA GUI­NEA, a la iz­quier­da uno de sus tí­pi­cos po­bla­dos, y le dio nom­bre.

NAGASAKI, ba­jo es­tas lí­neas, fue con­quis­ta­da por los por­tu­gue­ses en 1571, y po­co des­pués pa­só a Es­pa­ña tras la unión de las dos co­ro­nas, sien­do el úni­co en­cla­ve cris­tiano de Ja­pón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.