Las minas de KAISERODA

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - La Madre -

En la ma­ña­na del día 7 de abril de 1945 va­rios hom­bres, al man­do del co­ro­nel nor­te­ame­ri­cano Rus­sell, se in­ter­na­ban en el in­te­rior de las cuevas de Kaiseroda,

an­ti­guas minas de sal que com­pren­dían más de 509 ki­ló­me­tros de tú­ne­les en la re­gión ale­ma­na de Thu­rin­gen. A po­cos pa­sos de la en­tra­da se to­pa­ron con 550 sa­cos re­ple­tos de mo­ne­das de oro aban­do­na­dos por los sol­da­dos ale­ma­nes, sor­pren­di­dos sin du­da por el rá­pi­do avan­ce de las tro­pas de Pat­ton.

No se­ría el úni­co ha­llaz­go. Al día si­guien­te, y tras vo­lar al­gu­nas pa­re­des fal­sas, esos mis­mos sol­da­dos des­cu­brie­ron unas am­plí­si­mas bó­ve­das don­de les aguar­da­ba la ma­yor sor­pre­sa de sus vi­das.

An­te ellos, sa­cos re­ple­tos de lin­go­tes de oro, jo­yas, pe­dre­ría, pie­zas de or­fe­bre­ría, cu­ber­te­ría de pla­ta, pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, cua­dros em­ba­la­dos, ce­rá­mi­cas... to­do el ar­te ex­po­lia­do por el na­zis­mo a los mu­seos, a los ju­díos, a las víc­ti­mas de los campos de con­cen­tra­ción... y que no ha­bía si­do ven­di­do se en­con­tra­ba en aque­llos tú­ne­les.

La pri­me­ra idea fue al­ma­ce­nar el te­so­ro en los só­ta­nos del Reichs­bank –ban­co cen­tral ale­mán– pe­ro al des­pla­zar­se a la se­de pa­ra so­pe­sar la ido­nei­dad de la elec­ción, se en­con­tra­ron con que sus só­ta­nos es­ta­ban aba­rro­ta­dos de más mue­bles, fi­gu­ras y cua­dros ex­traí­dos de los mu­seos y ga­le­rías ale­ma­nas.

Aquel ha­llaz­go su­pu­so la cons­ta­ta­ción del enor­me sa­queo que ha­bía su­fri­do Eu­ro­pa en los años pre­ce­den­tes. Só­lo pa­ra trans­por­tar lo en­con­tra­do en las an­ti­guas minas de sal hi­cie­ron fal­ta 32 ca­mio­nes de 10 to­ne­la­das ca­da uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.