ES­PA­ÑA EN LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Portada -

DOS MUN­DOS EN LU­CHA

DU­RAN­TE DÉ­CA­DAS LA HISTORIA BO­RRÓ DE SUS LI­BROS LA PAR­TI­CI­PA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA EN LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL. SIN EM­BAR­GO, FUE­RON DE­CE­NAS DE MI­LES LOS ES­PA­ÑO­LES QUE PAR­TI­CI­PA­RON EN DI­FE­REN­TES FREN­TES DE BA­TA­LLA. RE­CU­PE­RA­MOS UN PE­RIO­DO DEL PA­SA­DO SO­BRE EL QUE CA­DA VEZ SE CO­NO­CEN MÁS DA­TOS. SON LOS OL­VI­DA­DOS DE UN CON­FLIC­TO QUE ES­TRE­ME­CIÓ AL MUN­DO.

E l 24 de agos­to de 1944, una co­lum­na de vehícu­los alia­dos atra­vie­sa las ca­lles de­sier­tas de un París si­len­cio­so. Los ale­ma­nes han des­apa­re­ci­do, y sal­vo al­gu­nos fran­co­ti­ra­do­res ais­la­dos, no pa­re­ce que es­tén dis­pues­tos a ofre­cer re­sis­ten­cia. Po­co a po­co, la po­bla­ción se atre­ve a sa­lir pa­ra re­ci­bir a los pri­me­ros sol­da­dos que li­be­ran la ca­pi­tal fran­ce­sa des­pués de los años de ocu­pa­ción na­zi. Se tra­ta de una uni­dad de re­co­no­ci­mien­to per­te­ne­cien­te a la 2ª Di­vi­sión Blin­da­da fran­ce­sa al man­do del ge­ne­ral Le­clerc. Los se­mioru­gas lu­cen or­gu­llo­sos en sus cos­ta­dos nom­bres co­mo Gua­da­la­ja­ra, Ebro, Guer­ni­ka, Ma­drid, Bel-

chi­te… Mien­tras, sus tri­pu­lan­tes, al­gu­nos de los más de tres­cien­tos es­pa­ño­les que han com­ba­ti­do con la Di­vi­sión, son­ríen fe­li­ces a la mul­ti­tud que los acla­ma.

Con la vic­to­ria del ge­ne­ral Fran­co y la caí­da de la II Re­pú­bli­ca, se ini­cia un éxo­do ma­si­vo de es­pa­ño­les ha­cia la fron­te­ra con Fran­cia, don­de son aco­gi­dos y tra­ta­dos con frial­dad. Ha­ci­na­dos en campos de re­fu­gia­dos, con sus per­te­nen­cias re­qui­sa­das y en con­di­cio­nes de vi­da es­pan­to­sas, so­bre­vi­ven co­mo pue­den sin re­ci­bir ape­nas ayu­das. El Go­bierno fran­cés, so­bre­pa­sa­do por la mag­ni­tud del pro­ble­ma, quie­re des­ha­cer­se cuan­to an­tes de aque­lla ava­lan­cha hu­ma­na que ha su­pe­ra­do to­das sus pre­vi­sio­nes. Co­mo solución plan­tea la re­pa­tria­ción, pe­ro, co­mo es ló­gi­co, los re­fu­gia­dos se nie­gan a re­gre­sar.

An­te la gra­ve­dad de la si­tua­ción, y con - bierno fran­cés re­cu­rre a la pro­mul­ga­ción, el 12 de abril de 1939, de un de­cre­to que obli­ga­ba a los ex­tran­je­ros com­pren­di­dos en­tre los 20 y los 48 años de edad a tra­ba­jar pa­ra las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res cum­plien­do una pres­ta­ción de igual du­ra­ción a la del ser­vi­cio mi­li­tar que cum­plían los fran­ce­ses. La con­se­cuen­cia in­me­dia­ta de es­ta me­di­da es que a los re­fu­gia­dos es­pa­ño­les se les ofre­cie­ron cua­tro op­cio­nes pa­ra aban­do­nar los campos: ser con­tra­ta­dos pa­ra tra­ba­jar en la agri­cul­tu­ra o en la in­dus­tria, en­ro­lar­se en una Com­pa­ñía de Tra­ba­ja­do­res Ex­tran­je­ros, alis­tar­se en la Le­gión Ex­tran­je­ra o, al es­ta­llar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en­cua­dra­dos en los Re­gi­mien­tos de Mar­cha de Vo­lun­ta­rios Ex­tran­je­ros.

En el primer ca­so, se die­ron si­tua­cio­nes de abu­so. En el sec­tor agra­rio, los tra­ba­ja­do­res es­pa­ño­les es­tu­vie­ron so­me­ti­dos a con­di­cio­nes de tra­ba­jo muy du­ras, cer­ca­nas en al­gu­nos ca­sos a un ré­gi­men de se­mi­es­cla­vi­tud. Más digno fue el tra­ba­jo en la in­dus­tria, aun­que los em­pre­sa­rios fran­ce­ses su­pie­ron apro­ve­char­se de una mano de si­tua­ción de in­fe­rio­ri­dad. Las Com­pa­ñías de Tra­ba­ja­do­res Ex­tran­je­ros fue la op­ción ma­yo­ri­ta­ria­men­te “es­co­gi­da” por los re­fu­gia­dos. Es­tas ha­bían em­pe­za­do a cons­ti­tuir­se en el ve­rano de 1939 pe­ro fue al es­ta­llar la Gue­rra cuan­do su nú­me­ro au­men­tó de for­ma es­pec­ta­cu­lar. Es­tas Com­pa­ñías fun­cio­na­ban ba­jo ju­ris­dic­ción mi­li­tar al man­do 250 hom­bres, que ini­cial­men­te se alis­ta­ron de for­ma vo­lun­ta­ria y des­pués por re­clu­ta­mien­to obli­ga­to­rio. Aun­que los tra­ba­ja­do­res re­ci­bían un sa­la­rio mí­ni­mo, sus con­di­cio­nes de vi­da fue­ron siem­pre pre­ca­rias y es­ta­ban ba­jo per­ma­nen­te vi­gi­lan­cia mi­li­tar, sien­do en­car­ce­la­dos si in­ten­ta­ban eva­dir­se.

Se cal­cu­la que al co­mien­zo de la Gue­rra ha­bía unos 20.000 es­pa­ño­les en­cua­dra­dos en es­tas com­pa­ñías, tra­ba­jan­do en ta­reas re­la­cio­na­das con la de­fen­sa na­cio­nal fran- ex­ca­van­do trin­che­ras, etc. Es­tas uni­da­des - cio en­tre fran­ce­ses y ale­ma­nes en ju­nio de 1940 y sus miem­bros pa­sa­ron a de­pen­der de las au­to­ri­da­des ale­ma­nas de ocu­pa­ción, in­clu­so en la zo­na su­pues­ta­men­te con­tro­la­da por el go­bierno co­la­bo­ra­cio­nis­ta de Vichy. La ma­yo­ría de los in­te­gran­tes de es­tas Com­pa­ñías de Tra­ba­ja­do­res fue­ron en­via­dos a Ale­ma­nia y mu­chos de ellos aca­ba­ron en campos de ex­ter­mi­nio, con­de­na­dos por su pa­sa­do po­lí­ti­co.

LA LE­GIÓN EX­TRAN­JE­RA

Al es­ta­llar la Gue­rra, mu­chos de los re­fu­gia­dos es­pa­ño­les no du­da­ron en ofre­cer­se pa­ra lu­char en ella del la­do de los fran­ce­ses con la es­pe­ran­za de que la vic­to­ria de los alia­dos su­pon­dría la caí­da del ré­gi­men de Fran­co. Pe­ro mien­tras las au­to­ri­da­des fran­ce­sas per­mi­tie­ron la crea­ción de uni­da­des de po­la­cos, che­cos y no­rue­gos en­cua­dra­das den­tro de su Ejér­ci­to, no qui­sie­ron que las hu­bie­ra de re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les, ne­gán­do­se ex­pre­sa­men­te a crear­las, adu­cien­do la ima­gen de

AL ES­TA­LLAR LA GUE­RRA, MU­CHOS DE LOS RE­FU­GIA­DOS ES­PA­ÑO­LES NO DU­DA­RON EN OFRE­CER­SE PA­RA LU­CHAR EN ELLA DEL LA­DO DE LOS FRAN­CE­SES

“in­de­sea­bles” que la opi­nión pú­bli­ca fran­ce­sa te­nía de ellos y que el Go­bierno de Da­la­dier no se preo­cu­pó en des­men­tir.

Se pre­sio­nó en­ton­ces pa­ra im­pul­sar el re­clu­ta­mien­to de los re­pu­bli­ca­nos en la Le­gión Ex­tran­je­ra, pe­ro es­ta uni­dad no era muy bien vis­ta en­tre los re­fu­gia­dos por­que era muy si­mi­lar al Ter­cio de la Le­gión que ha­bía co­man­da­do Fran­co. Aún así, se con­si­guió Los le­gio­na­rios re­pu­bli­ca­nos te­nían su cuar­tel ge­ne­ral en Si­di-bel-Abes, Ar­ge­lia, y fue­ron en­cua­dra­dos en los re­gi­mien­tos del 10º. al 15º. En­tre ellos pre­do­mi­na­ban lo anar­quis­tas, de­bi­do a que las au­to­ri­da­des fran­ce­sas ame­na­za­ron con la re­pa­tria­ción a Es­pa­ña de to­dos aque­llos que ha­bían ser­vi­do du­ran­te la Gue­rra Ci­vil en la Di­vi­sión Du­rru­ti, lo que les obli­gó a op­tar por el alis­ta­mien­to en la Le­gión Ex­tran­je­ra al no que­dar­les otra al­ter - ca­nos con­ser­va­do­res y al­gu­nos so­cia­lis­tas. Sin em­bar­go, no hu­bo co­mu­nis­tas por­que el PCE lo prohi­bió ex­pre­sa­men­te.

Los re­pu­bli­ca­nos re­fu­gia­dos que se de­ci­die­ron por es­ta op­ción lo hi­cie­ron al va­lo­rar una se­rie de cir­cuns­tan­cias que su­po­nían una me­jo­ra de su de­ses­pe­ra­da si­tua­ción. En primer lu­gar, y qui­zá la fun­da­men­tal, eli­mi- - pa­tria­ción que siem­pre ha­bía pen­di­do so­bre ellos. La se­gun­da, la po­si­bi­li­dad de re­unir­se con sus fa­mi­lias y por úl­ti­mo, te­nien­do en cuen­ta sus pre­ca­rias con­di­cio­nes de vi­da, tam­po­co ve­nía mal la pa­ga que se co­bra­ba co­mo le­gio­na­rio al ser­vi­cio de Fran­cia.

Sin em­bar­go, la gran ma­yo­ría de los re­fu­gia­dos op­ta­ron por alis­tar­se en los de­no­mi­na­dos Re­gi­mien­tos de Mar­cha de Vo­lun­ta­rios Ex­tran­je­ros, una es­pe­cie de tro­pas au­xi­lia­res del Ejér­ci­to Fran­cés crea­das al ini­cio de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y de­pen­dien­tes ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te de la Le­gión Ex­tran­je­ra. Las con­di­cio­nes del ser­vi­cio eran pa­re­ci­das en las dos uni­da­des y qui­zá la di­fe­ren­cia prin­ci­pal en­tre ellas ra­di­ca­ba en que por un pe­rio­do de cin­co años, los vo­lun­ta­rios lo ha­cían por el tiem­po que du­ra­se la gue­rra. Los es­pa­ño­les fue­ron con­cen­tra­dos en el cam­po de re­fu­gia­dos de Bar­ca­rès, y fue­ron en­cua­dra­dos en tres re­gi­mien­tos, el 21º., 22º. y 23º, el úl­ti­mo de ellos crea­do en 1940 y for­ma­do ín­te­gra­men­te por es­pa­ño­les. Se tra­ta­ba de uni­da­des mi­li­ta­res ba­jo man­do fran­cés y en ellas se alis­ta­ron unos 5.000 es­pa­ño­les, mu­chos de ellos jó­ve­nes mi­li­ta­res la Re­pú­bli­ca.

PRI­ME­ROS COM­BA­TES

En abril de 1940 los ale­ma­nes in­va­die­ron la has­ta en­ton­ces neu­tral No­rue­ga. El 9 de ese mis­mo mes to­ma­ron la ciu­dad de Nar­vik, puer­to es­tra­té­gi­co des­de el que se ex­por­ta­ba el mi­ne­ral de hie­rro sue­co, vi­tal pa­ra la in­dus­tria de gue­rra ale­ma­na. Ade­más, su puer­to pro­por­cio­na­ba una ba­se se­gu­ra pa­ra ame­na An­te la gra­ve­dad de la si­tua­ción, los alia­dos de­ci­die­ron en­viar un cuer­po ex­pe­di­cio­na­rio a No­rue­ga con la in­ten­ción de ex­pul­sar a los ale­ma­nes. De él for­ma­ba par­te la 1ª. Di­vi­sión Li­ge­ra del Ejer­ci­to Fran­cés, com­pues­ta por 3.600 hom­bres, en­tre ellos un nú­me­ro es­ti­ma­do en­tre 500 y 600 es­pa­ño­les en­cua­dra­dos en la 13ème. De­mi-Bri­ga­de de la Lé­gion

LA GRAN MA­YO­RÍA DE LOS RE­FU­GIA­DOS OP­TA­RON POR ALIS­TAR­SE EN LOS DE­NO­MI­NA­DOS RE­GI­MIEN­TOS DE MAR­CHA DE VO­LUN­TA­RIOS EX­TRAN­JE­ROS

Étran­gè­re, y otros 700 sir­vien­do en el 11º. Ba­ta­llón de Mar­cha de Ul­tra­mar.

Los le­gio­na­rios de la 13ème desem­pe­ña­ron un pa­pel des­ta­ca­do du­ran­te la cam­pa­ña. El 12 de ma­yo, los es­pa­ño­les en­ca­be­za­ron los pri­me­ros ata­ques lan­za­dos por los alia­dos pa­ra re­con­quis­tar Nar­vik, ocu­pan­do la co­ta 220, un pun­to es­tra­té­gi­co des­de el que se do­mi­na­ba la ciu­dad. Es­te he­cho, jun­to con la to­ma del puer­to cer­cano de Bjerk­vik, per­mi­tió que las tro­pas ex­pe­di­cio­na­rias re­cu­pe­ra­sen Nar­vik el 28 de Ma­yo. Sin em­bar­go, cuan­do los ale­ma­nes pa­re­cían re­ti­rar­se, las tro­pas fran­ce­sas re­ci­bie­ron la or­den de re­gre­sar an­te el avan­ce im­pa­ra­ble de los pan­zer so­bre te­rri­to­rio fran­cés. El 10 de ju­nio ca­pi­tu ver­gon­zo­sa ren­di­ción de Fran­cia en el va­gón de Com­pièg­ne.

Los es­pa­ño­les del 11º. Ba­ta­llón fue­ron des­mo­vi­li­za­dos y ads­cri­tos a las Com­pa­ñías de Tra­ba­ja­do­res Ex­tran­je­ros o de­vuel­tos a los campos. Des­pués de vol­ver a Fran­cia, a los le­gio­na­rios de la 13ème. se les em­bar­có en el puer­to de Brest ca­mino de In­gla­te­rra. Ins­ta­la­dos en Trent­ham Park, en el con­da­do de Su­rrey, el 29 de ju­nio re­ci­bie­ron la vi­si­ta del ge­ne­ral De Gau­lle que les ofre­ció su in­cor­po­ra­ción a las fuer­zas de la Fran­cia Li­bre. Só­lo un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de en­tre 150 y 300 es­pa­ño­les acep­ta­ron el ofre­ci­mien­to y una pe­que­ña mi­no­ría se alis­tó en uni­da­des bri­tá­ni­cas.

Du­ran­te la in­va­sión ale­ma­na de Fran­cia, los sol­da­dos es­pa­ño­les tam­bién tu­vie­ron una par­ti­ci­pa­ción des­ta­ca­da. El 11º. Re­gi­mien­to Ex­tran­je­ro de In­fan­te­ría, una uni­dad con una im­por­tan­te pro­por­ción de es­pa­ño­les en­tre se­ma­nas en el bos­que de Inor, lle­gan­do a rom­per el cer­co ale­mán en Saint-Ger­main­sur-Meu­se. Tam­bién el 22º. Re­gi­mien­to de Mar­cha, in­te­gra­do por nu­me­ro­sos es­pa­ño­les, su­frió un nú­me­ro ele­va­do de ba­jas du­ran­te los com­ba­tes. Se cal­cu­la que de los apro­xi­ma­da­men­te 20.000 es­pa­ño­les que sir­vie­ron o com­ba­tie­ron en uni­da­des fran­ce­sas du­ran­te to­do la cam­pa­ña, só­lo un nú­me­ro en­tre 8.000 y 9.000 al­can­za­ron Dun­ker­ke, y de es­tos úl­ti­mos ape­nas 2.000 con­si­guie­ron lle­gar a Gran Bre­ta­ña. En to­tal, unos 14.000 es­pa­ño­les fue­ron he­chos pri­sio­ne­ros y otros 6.000 mu­rie­ron de­fen­dien­do Fran­cia.

Du­ran­te la pre­ci­pi­ta­da y caó­ti­ca retirada que en­tre el 26 de ma­yo y el 14 de ju­nio de 1940 tu­vo lu­gar en Dun­ker­que, se pro­du­jo un des­agra­da­ble epi­so­dio con los es­pa­ño­les. En un prin­ci­pio, só­lo fue­ron eva­cua­das tro­pas bri­tá­ni­cas pe­ro a par­tir del 31 de ma­yo co­men­zó el em­bar­que de los fran­ce­ses que se reali­zó por com­pa­ñías. Co­mo los sol­da­dos es­pa­ño­les no per­te­ne­cían for­mal­men­te a nin­gu­na uni­dad mi­li­tar, fue­ron ig­no­ra­dos y se les prohi­bió su­bir a los bar­cos que efec­tua­ban la eva­cua­ción. Al­gu­nos de­ci­die­ron ac­tuar por su cuen­ta y cons­tru­ye­ron bal­sas ru­di­men­ta­rias con las que con­si­guie­ron sal­var el Ca­nal de la Man­cha y lle­gar a Gran Bre­ta­ña. Sin em­bar­go, cuan­do pu­sie­ron pie en sue­lo in­glés tam­po­co fue­ron re­ci­bi­dos con los bra­zos abier­tos. Con­si­de­ra­dos co­mo apá­tri­das, la in­men­sa ma­yo­ría fue­ron en­ce­rra­dos en campos de in­ter­na­mien­to, otros fue­ron de­vuel­tos a Fran­cia, y tan só­lo unos po­cos con­si­guie­ron alis­tar­se en el Ejér­ci­to bri­tá­ni­co.

HÉ­ROES EN ÁFRI­CA

Los ape­nas dos cen­te­na­res de es­pa­ño­les de la 13ème. que ha­bían acep­ta­do el ofre­ci­mien- to del ge­ne­ral De Gau­lle, par­tie­ron el 30 de agos­to de 1940 del puer­to de Li­ver­pool con des­tino a Dakar, jun­to con un con­tin­gen­te de 900 sol­da­dos de la Fran­cia Li­bre. Cuan­do lle­ga­ron a Áfri­ca, las tro­pas ini­cia­ron una se­rie de ope­ra­cio­nes que les per­mi­tió ha­cer­se con el con­trol de Ca­me­rún, Chad y el Con­go fran­cés, so­me­tien­do a las au­to­ri­da­des fran­ce­sas co­la­bo­ra­cio­nis­tas del ré­gi­men de Vichy. Du­ran­te la cam­pa­ña, em­pe­zó a des­ta­car el que lue­go se ha­ría fa­mo­so ge­ne­ral Philippe Le­clerc. Po­co a po­co, el con­tin­gen­te fue au­men­tan­do con las de­ser­cio­nes de sol­da­dos de Vichy, en­tre ellos mu­chos de los es­pa­ño­les que se ha­bían alis­ta­do pa­ra huir del des­tino que les es­pe­ra­ba en las Com­pa­ñías de Tra­ba­ja­do­res Ex­tran­je­ros, que des­de el ar­mis­ti­cio se ha­bían pues­to a dis­po­si­ción de las au­to­ri­da­des ale­ma­nas de ocu­pa­ción. De los 7.000

DU­RAN­TE LA CAÓ­TI­CA RETIRADA QUE EN­TRE EL 26 DE MA­YO Y EL 14 DE JU­NIO DE 1940 TU­VO LU­GAR EN DUN­KER­QUE, SE PRO­DU­JO UN DES­AGRA­DA­BLE EPI­SO­DIO CON LOS ES­PA­ÑO­LES

de 1940, un mi­llar eran es­pa­ño­les.

En Homs, ciu­dad si­tua­da al oes­te de Si­ria, tu­vo lu­gar una de las batallas más im­por­tan­tes de la cam­pa­ña afri­ca­na y en ella com­ba­tie­ron las fuer­zas de la Fran­cia Li­bre con­tra sus pro­pios com­pa­trio­tas que obe­de­cían las ór­de­nes de Vichy. En es­ta ba­ta­lla en­tre fran­ce­ses, y en otras que tu­vie­ron lu­gar en Si­ria y Lí­bano, tam­bién per­die­ron la vi­da mu­chos es­pa­ño­les, le­gio­na­rios que ser­vían en los dos ban­dos. Tras va­rias vic­to­rias con­se­cu­ti­vas, las de del Ejér­ci­to de la Fran­cia Li­bre, re­for­za­das con es­tos nue­vos efec­ti­vos, con­ti­nua­ron su avan­ce im­pa­ra­ble has­ta lle­gar a las puer­tas de Damasco, ciu­dad que fue to­ma­da la cam­pa­ña, las fuer­zas gau­llis­tas, y en­tre ellas los es­pa­ño­les, fue­ron tras­la­da­das a un nue­vo es­ce­na­rio bé­li­co, par­ti­ci­pan­do en los com­ba­tes que li­bra­ban los alia­dos en el Nor­te de Áfri­ca.

Por aquel en­ton­ces, 300 es­pa­ño­les ser­vían en la 13ème De­mi-Bri­ga­de. En ma­yo de 1942, lu­cha­ron en Bir Ha­keim, en pleno de­sier­to, con­tra el Afri­ka Korps al man­do del le­gen­da­rio ge­ne­ral ale­mán Er­win Rom­mel. En sep­tiem­bre de ese mis­mo año com­ba­tie­ron en la de­ci­si­va ba­ta­lla de El Ala­mein y no se de­tu­vie­ron has­ta par­ti­ci­par, jun­to a in­gle­ses y ame­ri­ca­nos, en la con­quis­ta de Tú­nez, cam los ale­ma­nes del Nor­te de Áfri­ca. De los cer­ca de 6.500 sol­da­dos que lle­ga­ron a ser­vir en las 13ème, un trein­ta por cien­to fue­ron es­pa­ño­les. Du­ran­te los san­grien­tos com­ba­tes que tu­vie­ron lu­gar en la cam­pa­ña de Tú­nez, el nú­me­ro de ba­jas fue muy ele­va­do, de­bi­do so­bre to­do a que su­plían la fal­ta de un ar­ma­men­to ade­cua­do con un ex­ce­so de co­ra­je. El 1 de ju­lio de 1943 el ge­ne­ral Juin re­agru­pó a los su­per­vi­vien­tes de la 13ème en el Re­gi­mien­to de Mar­cha de la Le­gión Ex­tran­je­ra, que con el tiem­po se con­ver­ti­ría en el Re­gi­mien­to de Ti­ra­do­res de In­fan­te­ría de la 5ª. Di­vi­sión Blin­da­da al man­do del ge­ne­ral Lat­tre de Tas­signy. En­tre di­ciem­bre de 1943 y ju­nio de 1944, la Di­vi­sión par­ti­ci­pó en la cam­pa­ña de Ita­lia. Des­pués, in­ter­vino en los des­em­bar­cos alia­dos en la Pro­ven­za, con­ti­nuan­do su avan­ce has­ta in­ter­nar­se en Ale­ma­nia du­ran­te los úl­ti­mos me­ses de la gue­rra. Otras uni­da­des de la Fran­cia Li­bre que com­ba­tie­ron du­ran­te la cam­pa­ña afri­ca­na fue­ron di­suel­tas y la in­men­sa ma­yo­ría de los es­pa­ño­les que sir­vie­ron en ellas se alis­ta­ron en la de­no­mi­na­da Di­vi­sión Le­clerc.

LA DI­VI­SIÓN LE­CLERC

La Se­gun­da Di­vi­sión Blin­da­da fran­ce­sa al man­do del ge­ne­ral Le­clerc, se cons­ti­tu­yó - ma­rá, cer­ca de Ra­bat en Ma­rrue­cos. Es­ta­ba com­pues­ta por 16.000 hom­bres agru­pa­dos

EN MA­YO DE 1942, LU­CHA­RON EN BIR HA­KEIM, EN PLENO DE­SIER­TO, CON­TRA EL AFRI­KA KORPS AL MAN­DO DEL LE­GEN­DA­RIO GE­NE­RAL ALE­MÁN ER­WIN ROM­MEL

EL BA­TA­LLÓN ES­TA­BA FOR­MA­DO POR CUA­TRO COM­PA­ÑÍAS, EN­TRE ELLAS LA CO­NO­CI­DA CO­MO NUE­VE, TAM­BIÉN LLA­MA­DA LA COM­PA­ÑÍA ES­PA­ÑO­LA

en tres re­gi­mien­tos. Los es­pa­ño­les que ha­bían de­ci­di­do ser­vir en la Di­vi­sión fue­ron en­cua­dra­dos so­bre to­do en el 3º. Ba­ta­llón de Mar­cha del Chad y ca­si to­dos ellos eran anar­quis­tas. El ba­ta­llón es­ta­ba for­ma­do por cua­tro com­pa­ñías, en­tre ellas la co­no­ci­da co­mo Nue­ve, tam­bién lla­ma­da la Com­pa­ñía

Es­pa­ño­la, por­que la ma­yor par­te de sus in­te­gran­tes eran es­pa­ño­les. En las otras tres, apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de sus com­po­nen­tes tam­bién lo eran. La Nue­ve es­ta­ba man­da­da por el ca­pi­tán fran­cés Ray­mond Dron­ne y sus ayu­dan­tes eran es­pa­ño­les, en­tre ellos el te­nien­te An­to­nio Van Baum­berg­hen, más co­no­ci­do co­mo “Bam­ba”.

El 11 de abril de 1944, la Di­vi­sión Le­clerc ini­ció su tras­la­do a Gran Bre­ta­ña pa­ra unir­se a las fuer­zas que se es­ta­ban pre­pa­ran­do pa­ra ini­ciar el asal­to al con­ti­nen­te que se pro­du­ci­ría el 6 de ju­nio con el des­em­bar­co de Nor­man­día. Allí es­tu­vie­ron en­tre­nán­do­se du­ra­men­te y re­ci­bie­ron equi­pa­mien­to nor­te­ame­ri­cano. La Di­vi­sión no par­ti­ci­pó di­rec­ta­men­te en el des­em­bar­co ni en las batallas prin­ci­pa­les que tu­vie­ron lu­gar des­pués. No des­pués de que se ini­cia­ra el des­em­bar­co. Fue la úni­ca uni­dad fran­ce­sa que par­ti­ci­pó en la ope­ra­ción, re­le­ga­da, pa­ra dis­gus­to del im­pe­tuo­so Le­clerc, a mi­sio­nes de apo­yo. La

Nue­ve tu­vo, el 16 de agos­to de 1944, su bau- tis­mo de fue­go en sue­lo fran­cés cuan­do par­ti­ci­pó en la li­be­ra­ción del pue­blo normando de Ecou­ché. A par­tir de en­ton­ces, el arro­jo y va­len­tía de los es­pa­ño­les se hi­zo cé­le­bre.

EN EL EJÉR­CI­TO RO­JO

Cuan­do el 22 de ju­nio de 1941 se pro­du­jo la in­va­sión ale­ma­na del te­rri­to­rio so­vié­ti­co, se cal­cu­la que ha­bía unos 4.299 es­pa­ño­les en Ru­sia, en­tre ellos di­ri­gen­tes co­mu­nis­tas co­mo Do­lo­res Ibá­rru­ri, La pa­sio­na­ria, y San­tia­go Ca­rri­llo, man­dos y je­fes mi­li­ta­res de la Re­pú­bli­ca, y un gru­po de avia­do­res y ma­ri­nos que ha­bían si­do en­via­dos a rea­li­zar cur­sos de es­pe­cia­li­za­ción. Al igual que ocu­rrió en Fran­cia, la aco­gi­da a los exi­lia­dos es­pa­ño­les tam­po­co fue muy cá­li­da. Sta­lin re­ce­la­ba de ellos y no pa­re­cía dis­pues­to a re­ci­bir una emi­gra­ción que pu­die­ra cau­sar­le pro­ble­mas. En un prin­ci­pio, se les prohi­bió alis­tar­se en el Ejér­ci­to Ro­jo, pe­ro los exi­lia­dos com­ba­tir en sus fuer­zas ar­ma­das.

Des­de un primer mo­men­to, los es­pa­ño­les es­tu­vie­ron pre­sen­tes en los prin­ci­pa­les es­ce­na­rios bé­li­cos de la cam­pa­ña de Ru­sia, sir­vien­do en uni­da­des re­gu­la­res del Ejér­ci­to Ro­jo, en las mi­li­cias del te­mi­do NKVD, si­nies­tra an­te­ce­so­ra del KGB, en gru­pos par­ti­sa­nos, y unos po­cos, co­mo pi­lo­tos de ca­za. En la ba­ta­lla li­bra­da a las puer­tas de Moscú, en­tre sep­tiem­bre de 1941 y abril de 1942, par­ti­ci­pa­ron 125 re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les, en­cua­dra­dos en la 4ª Com­pa­ñía de la Bri­ga­da Mo­to­ri­za­da In­de­pen­dien­te de Ti­ra­do­res de De­sig­na­ción Es­pe­cial, ads­cri­ta al Primer Re­gi­mien­to Mo­to­ri­za­do de Ti­ra­do­res, in­te­gra­da a su vez en la Bri­ga­da In­ter­na­cio­nal de­pen­dien­te del NKVD y que es­ta­ba com­pues­ta só­lo por ex­tran­je­ros. En la de­fen­sa de Moscú tam­bién par­ti­ci­pó un gru­po de es­pa­ño­les en­cua­dra­dos en el 2º Ba­ta­llón de la 1ª Bri­ga­da Au­tó­no­ma de Mi­sio­nes Es­pe­cia­les, en al­guno de los re­gi­mien­tos de la Guar­dia de Moscú, y die­ci­séis pi­lo­tos de ca­za que se en­fren­ta­ron a los avio­nes de la Luft­waf­fe. En la ba­ta­lla por la ca­pi­tal com­ba­tió el hi­jo de la dipu­tada so­cia­lis­ta Mar­ga­ri­ta Nel­ken, San­tia­go de

Paúl Nel­ken, que sien­do muy jo­ven, ape­nas un ado­les­cen­te, ha­bía com­ba­ti­do en la Gue­rra Ci­vil. El jo­ven mu­rió en ac­ción en 1944 mien­tras los ejér­ci­tos so­vié­ti­cos se­guían a los ale­ma­nes en su retirada. En Ru­ma­nia y en Yu­gos­la­via tam­bién lu­cha­ron es­pa­ño­les, lle­gan­do al­gu­nos de ellos has­ta Ber­lín, en­tre ellos Al­ber­to Re­jas Ibá­rru­ri, so­brino de La

Pa­sio­na­ria y Fran­cis­co del Cas­ti­llo, her­mano del te­nien­te Cas­ti­llo, que ha­bía si­do ase­si­na­do en Ma­drid por los fa­lan­gis­tas en los días pre­vios al es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil.

Tam­bién hu­bo es­pa­ño­les, es­pe­cial­men­te jó­ve­nes es­tu­dian­tes, en Le­nin­gra­do. En el ase­dio de la ciu­dad, que se pro­lon­gó des­de sep­tiem­bre de 1941 has­ta enero de 1944, com­ba­tie­ron se­ten­ta y cua­tro mu­cha­chos es­pa­ño­les en­cua­dra­dos en el Ter­cer Re­gi­mien­to de Vo­lun­ta­rios, mu­chos de los cua­les de­ja­ron sus vi­das en las rui­nas de la ciu­dad. Tam­bién hu­bo es­pa­ño­les en la 20ª Di­vi­sión, 264º Ba­ta­llón Es­pe­cial de Ame­tra­lla­do­ras, en la 1ª y 2ª Di­vi­sio­nes de Vo­lun­ta­rios y en el 4º Re­gi­mien­to de la Guar­dia, to­das ellas uni­da­des que par­ti­ci­pa­ron en la de­fen­sa de la ciu­dad. Las ba­jas cau­sa­das por los com­ba­tes fue­ron es­pan­to­sas. Un da­to re­ve­la­dor de la car­ni­ce­ría que se pro­du­jo en sus ca­lles in­di­ca que, en fe­bre­ro de 1942, cuan­do la

EN FE­BRE­RO DE 1942, CUAN­DO LA BA­TA­LLA AL­CAN­ZÓ SU MA­YOR IN­TEN­SI­DAD, EN LA CIU­DAD MO­RÍAN AL­RE­DE­DOR DE 10.000 PER­SO­NAS AL DÍA

ba­ta­lla al­can­zó su ma­yor in­ten­si­dad, en la ciu­dad mo­rían al­re­de­dor de 10.000 per­so­nas el ase­dio de ma­yor du­ra­ción de to­da la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, al­can­za­ron el mi­llón de muer­tos. Los es­pa­ño­les tam­bién lu­cha­ron en Sta­lin­gra­do, en­tre ellos el hi­jo de Do­lo­res Ibá­rru­ri, el te­nien­te Ru­bén Ruiz Ibá­rru­ri, que sir­vió en el 13º Re­gi­mien­to de la Guar­dia. El jo­ven te­nien­te de 22 años mu­rió el 14 de sep­tiem­bre de 1942 du­ran­te el trans­cur­so de los en­car­ni­za­dos com­ba­tes que tu­vie­ron lu­gar por ha­cer­se con el con­trol de los an­de­nes de la Es­ta­ción Cen­tral de fe­rro­ca­rril. Ru­bén Ruiz fue con­de­co­ra­do a tí­tu­lo póstumo con la me­da­lla de Hé­roe de la Unión So­vié­ti­ca, la más al­ta dis­tin­ción con­ce­di­da por el Ejér­ci­to Ro­jo.

Los avia­do­res es­pa­ño­les que se alis­ta­ron en las fuer­zas aé­reas so­vié­ti­cas fue­ron con­cen­tra­dos al prin­ci­pio en el ae­ró­dro­mo de Bu­ko­vo cer­cano a Moscú, pa­ra ser pos­te­rior­men­te dis­tri­bui­dos por di­fe­ren­tes uni­da­des sin for­mar una es­cua­dri­lla pro­pia­men­te es­pa­ño­la, com­ba­tien­do en to­das las batallas más im­por­tan­tes que tu­vie­ron lu­gar du­ran­te la Cam­pa­ña del Es­te, des­de Sta­lin­gra­do a Kursk y lle­gan­do has­ta Ber­lín. En­tre los pi­lo­tos es­pa­ño­les hu­bo va­rios ases, co­mo Jo­sé María Pascual San­ta­ma­ría, de­rri­ba­do en Sta­lin­gra-

do, que re­ci­bió la Or­den de Le­nin a tí­tu­lo póstumo, Alfonso García Mar­tín, que as­cen­dió a ca­pi­tán y que fue con­de­co­ra­do con dos Ór­de­nes de la Ban­de­ra Ro­ja y otras dos de la Gue­rra Pa­tria, Manuel Za­rau­za Clavero, que lle­gó a ser co­ro­nel, y Juan La­rio, que es­tu­vo al man­do de una es­cua­dri­lla du­ran­te Ro­jo pa­ra to­mar Ber­lín. Otro pi­lo­to es­pa­ñol, Jo­sé María Bra­vo, es­tan­do con su es­cua­dri­lla des­ti­na­do en el Cáu­ca­so, vo­ló co­mo es­col­ta del avión que tras­la­dó a Sta­lin a la con­fe­ren­cia de los alia­dos ce­le­bra­da en Tehe­rán.

OTROS FREN­TES

Exis­tió una uni­dad del Ejér­ci­to Bri­tá­ni­co for­ma­da ex­clu­si­va­men­te por es­pa­ño­les que con­si­guie­ron es­ca­par del cer­co de Dun­ker­que, la de­no­mi­na­da 1st. Spa­nish Com­pany del Real Cuer­po de In­ge­nie­ros. La uni­dad se creó en 1940 y es­ta­ba for­ma­da por unos 280 hom Des­pués de tres me­ses de en­tre­na­mien­to fue­ron des­ti­na­dos a dis­tin­tos lu­ga­res de la cos­ta in­gle­sa. El 13 de agos­to de 1944 des­em­bar­ca­ron en las playas de Nor­man­día, desem­pe­ñan­do fun­cio­nes pro­pias del Cuer- po de In­ge­nie­ros y sin en­trar di­rec­ta­men­te en com­ba­te. Sin em­bar­go, du­ran­te la ful­gu­ran­te ofen­si­va ale­ma­na de las Ar­de­nas, la uni­dad que­dó tem­po­ral­men­te ba­jo man­do ame­ri­cano y apun­to es­tu­vo de en­con­trar­se en pri­me­ra lí­nea de fue­go.

En­tre abril y ju­lio de 1943, los bri­tá­ni­cos or­ga­ni­za­ron va­rias com­pa­ñías de in­ge­nie­ros en el Nor­te de Áfri­ca. En con­cre­to, la 361ª es­ta­ba en­te­ra­men­te com­pues­ta por es­pa­ño­les, sien­do ma­yo­ría en la 362ª y una mi­no­ría re­pre­sen­ta­ti­va en la 363ª. Des­de la ope­ra­ción Torch, ini­cia­da el 8 de no­viem­bre de 1942 con los des­em­bar­cos an­glo-ame­ri­ca­nos en esa zo­na pa­ra neu­tra­li­zar a las fuer­zas fran­ce­sas lea­les al go­bierno co­la­bo­ra­cio­nis­ta de Vichy, has­ta ma­yo de 1943, se cal­cu­la que 794 es­pa­ño­les se alis­ta­ron en es­tas uni­da­des bri­tá­ni­cas. Es­tas tres com­pa­ñías par­tie­ron ha­cia Gran Bre­ta­ña en fe­bre­ro de 1944, y una vez allí, al­gu­nos de los in­te­gran­tes de la 361ª. Se in­cor­po­ra­ron a la 1st. Spa­nish Com­pany.

Un pe­que­ño gru­po de es­pa­ño­les, que ha­bían ser­vi­do en Si­ria y Lí­bano en­cua­dra­dos en el 6º. Re­gi­mien­to de la Le­gión Ex­tran­jeen­tre Fran­cia y Ale­ma­nia pa­ra pa­sar­se a las

EL 13 DE AGOS­TO DE 1944 DES­EM­BAR­CA­RON EN LAS PLAYAS DE NOR­MAN­DÍA, DESEM­PE­ÑAN­DO FUN­CIO­NES PRO­PIAS DEL CUER­PO DE IN­GE­NIE­ROS Y SIN EN­TRAR EN COM­BA­TE

fuer­zas bri­tá­ni­cas. Hu­ye­ron a Pa­les­ti­na y allí con­si­guie­ron alis­tar­se en el 50th. Midd­le East

Com­man­do, una nue­va uni­dad es­pe­cial ba­jo el man­do del te­nien­te co­ro­nel Geor­ge A. D. Young, for­man­do ín­te­gra­men­te la Com­pa­ñía B. Du­ran­te cin­co me­ses re­ci­bie­ron un du­ro en­tre­na­mien­to en tác­ti­cas de co­man­do has­ta que en di­ciem­bre de 1940 fue­ron des­ti­na­dos a la is­la de Cre­ta. En mar­zo de 1941 re­gre­sa­ron a Egip­to don­de se pro­du­jo una rees­truc­tu­ra­ción del 50th que se unió al 52th

Com­man­do pa­ra for­mar la de­no­mi­na­da Lay­for­ce, una uni­dad crea­da en fe­bre­ro de 1941 ba­jo el man­do del co­ro­nel Ro­bert Lay­cock, y a la que se le asig­nó mi­sio­nes de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les. En ma­yo, los es­pa­ño­les vol­vie­ron a Cre­ta don­de com­ba­tie­ron du­ra­men­te con los pa­ra­cai­dis­tas ale­ma­nes que la in­va­die­ron. Tras la eva­cua­ción de la is­la de las fuer­zas bri­tá­ni­cas, tan só­lo re­gre­sa­ron a Ale­jan­dría

DU­RAN­TE LOS CA­SI SEIS AÑOS QUE DU­RÓ LA GUE­RRA, UN 2% DE LA PO­BLA­CIÓN MUN­DIAL PER­DIÓ LA VI­DA Y LOS COM­BA­TES SE EX­TEN­DIE­RON DES­DE ALAS­KA HAS­TA EL PA­CÍ­FI­CO

die­ci­sie­te es­pa­ño­les. Es­tos su­per­vi­vien­tes se in­cor­po­ra­ron al 1st. Special Re­gi­ment de­pen­dien­te del Special Ope­ra­tions Exe­cu­ti­ve. Del res­to, trein­ta y cin­co ha­bían si­do he­chos pri­sio­ne­ros por los ale­ma­nes y el res­to mu­rie­ron du­ran­te la ba­ta­lla.

Otro pe­que­ño gru­po de es­pa­ño­les pro­ce­den­tes del 50th. Midd­le East Com­man­do com­ba­tie­ron en uno de los ba­ta­llo­nes del

Queen’s Re­gi­ment de la 7ª Di­vi­sión Aco­ra­za Bri­tá­ni­ca, las fa­mo­sas Ra­tas del De­sier­to, lu­chan­do con­tra Rom­mel en el Nor­te de Áfri­ca, has­ta des­em­bar­car en las cos­tas de Nor­man­día, en­fren­tán­do­se a las ex­pe­ri­men­ta­das di­vi­sio­nes pan­zer en retirada ha­cia Ale­ma­nia.

Sa­lien­do fue­ra del es­ce­na­rio eu­ro­peo y afri­cano, no hay que ol­vi­dar a los des­cen­dien­tes de la co­lo­nia de pas­to­res vas­cos es­ta­ble­ci­dos en el es­ta­do nor­te­ame­ri­cano de Idaho, que lu­cha­ron en la sir­vien­do en los Ma­ri­nes y co­mo ra­dio­pe­ra­do­res. Es­tos úl­ti­mos fue­ron ele­gi­dos pa­ra que usa­sen el vas­cuen­ce en las co­mu­ni­ca­cio­nes, evi­tan­do así que pu­die­ran ser en­ten­di­das si las in­ter­cep­ta­ba el enemi­go, de la mis­ma for­ma que hi­cie­ron los in­dios na­va­jos en una mi­sión muy pa­re­ci­da y qui­zás más co­no­ci­da. Los Ma­ri­nes vas­cos com­ba­tie­ron des­de la de­ci­si­va ba­ta­lla de Gua­dal­ca­nal has­ta la li­be­ra­ción de las Fi­li­pi­nas, lu­cien­do or­gu­llo­sos en sus tan­ques la ins­crip­ción Figh­ting bas­ques (“Lu­cha­do­res vas­cos”).

LA DE­CEP­CIÓN FI­NAL

Du­ran­te los ca­si seis años que du­ró la gue­rra, un 2% de la po­bla­ción mun­dial per­dió la vi­da y los com­ba­tes se ex­ten­die­ron des­de los te­rri­to­rios he­la­dos de Alas­ka a las sel­vas im­pe­ne­tra­bles de las is­las del - da­des, ra­zas y re­li­gio­nes se en­fren­ta­ron en lan­za­mien­to de las bom­bas nu­clea­res en Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki. El mun­do re­sul­tan­te se di­vi­dió en dos blo­ques an­ta­gó­ni­cos li­de­ra­dos por las su­per­po­ten­cias, que se dra­má­ti­co jue­go de equi­li­brio que se co­bró mi­llo­nes de nue­vas víc­ti­mas en otros con al Ter­cer Mun­do pa­ra man­te­ner una su­pues­ta paz en Oc­ci­den­te.

La par­ti­ci­pa­ción es­pa­ño­la en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial no fue sim­ple­men­te tes­ti­mo­nial, co­mo han que­ri­do ver al­gu­nas opi­nio­nes des­de den­tro y fue­ra de nues­tro país. Se tra­tó al­gu­nos ca­sos, co­mo el de la li­be­ra­ción de Fran­cia, al­can­zó una im­por­tan­cia tras­cen­den­tal. Un gran nú­me­ro de es­pa­ño­les com­ba­tió en los dos ban­dos, to­dos ellos de­fen­dien­do unos idea­les que hi­cie­ron pro­pios, en unos tiem­pos tur­bu­len­tos do­mi­na­dos por in­to­le­ran­cias y ex­tre­mis­mos. Los re­pu­bli­ca­nos ex­pa­tria­dos y re­fu­gia­dos, su­frie­ron el re­ce­lo y el re­cha­zo de los paí­ses que los aco­gie­ron. Aún así, mu­chos de ellos no du­da­ron en vol­ver a em­pu­ñar las ar­mas pa­ra de­fen­der la li­ber­tad de una tie­rra que no era la su­ya, in­ci­ta­dos por sus idea­les an­ti­fas­cis­tas y con la es­pe­ran­za de que los alia­dos, una vez de­rro­ta­das las fuer­zas del Eje, les ayu­da­rían a re­ins­tau­rar un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co en Es­pa­ña. Sin em­bar­go, los ven­ce­do­res te­nían otros pla­nes y las as­pi­ra­cio­nes de los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les pa­sa­ron a ser una cues­tión mo­les­ta que fue arrin­co­na­da pre­me­di­ta­da­men­te.

De­cep­cio­na­dos y hu­mi­lla­dos por los que su­pues­ta­men­te eran los de­fen­so­res de la li­ber­tad, se re­sig­na­ron a vi­vir en el exi­lio, con­vir­tién­do­se en una diás­po­ra his­pa­na que se ex­ten­dió por to­do el mun­do. Un exi­lio que en mu­chos ca­sos du­ró ca­si cua­ren­ta años, y que en otros, sus pro­ta­go­nis­tas no tu­vie­ron

La ba­ta­lla de Sta­lin­gra­do in­cli­nó la ba­lan­za de la gue­rra del la­do de los alia­dos. A la de­re­cha, el lla­ma­do “zorro del De­sier­to”, Er­win Rom­mel, que su­mó una vic­to­ria tras otra al fren­te del Afri­ka Korps has­ta que en­con­tró la hor­ma de su za­pa­to en el in­glés Mont­go­mery. Es­te bri­tá­ni­co, aba­jo a la de­re­cha, cam­bió el signo de la gue­rra en Áfri­ca tras su vic­to­ria en El Ala­mein.

De vi­tal im­por­tan­cia pa­ra los fran­ce­ses, mu­chos es­pa­ño­les par­ti­ci­pa­ron en las obras del Tran­saha­riano.

La eva­cua­ción de los in­gle­ses sal­vó a su ejér­ci­to de una tra­ge­dia de in­cal­cu­la­bles di­men­sio­nes. Fue el lla­ma­do mi­la­gro de Dun­ker­ke. En la otra pá­gi­na, ar­ti­lle­ros fran­ce­ses du­ran­te la li­be­ra­ción de Bir Ha­keim.

Arri­ba, el es­ta­dis­ta fran­cés Char­les de Gau­lle, pre­si­den­te de la Se­gun­da Re­pú­bli­ca. A su de­re­cha, Goe­ring. co­man­dan­te su­pre­mo de la Luft­waf­fe. Más allá, el ini­cial hos­ti­ga­mien­to al pue­blo ju­dío en la dé­ca­da de los trein­ta desem­bo­ca­ría en el Ho­lo­caus­to, el ge­no­ci­dio de más de seis mi­llo­nes de per­so­nas. A la de­re­cha, el ge­ne­ral Le­clerc co­man­da­ba la 2ª Di­vi­sión Blin­da­da fran­ce­sa.

A la iz­quier­da, com­pa­ñía de tra­ba­jo de Mul­hou­se, lo­ca­li­dad al­sa­cia­na que se be­ne­fi­ció del tra­ba­jo de los es­pa­ño­les, a me­nu­do desa­rro­lla­do en oca­sio­nes ex­tre­mas. Aba­jo, la dipu­tada so­cia­lis­ta Mar­ga­ri­ta Nel­ken, cu­yo hi­jo fa­lle­ció en el cur­so de la gue­rra.

Los anar­quis­tas re­pu­bli­ca­nos que sir­vie­ron en la Di­vi­sión de Du­rru­ti –arri­ba– se alis­ta­ron en la Le­gión Ex­tran­je­ra. A la de­re­cha, Manuel Za­rau­za, con­de­co­ra­do por los so­vié­ti­cos.

A la de­re­cha, San­tia­go Ca­rri­llo. Aba­jo, es­ta­tua a la Pa­sio­na­ria, quien se en­con­tra­ba en Ru­sia cuan­do, el 22 de ju­nio de 1941, se pro­du­jo la in­va­sión ale­ma­na del te­rri­to­rio so­vié­ti­co.

Los ma­ri­nes vas­cos com­ba­tie­ron des­de la de­ci­si­va ba­ta­lla de Gua­dal­ca­nal has­ta la li­be­ra­ción de las Fi­li­pi­nas.

Las bom­bas de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki ace­le­ra­ron la des­com­po­si­ción de Ja­pón e inau­gu­ra­ron la te­rro­rí­fi­ca era ató­mi­ca. A la de­re­cha, pla­ca en re­cuer­do de los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les del cam­po de Ri­ve­sal­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.