EL EX­PO­LIO NA­ZI

HA­CIA ME­DIA­DOS DE LOS AÑOS TREIN­TA DEL PA­SA­DO SI­GLO, EL III REICH INI­CIÓ UN SA­QUEO SIS­TE­MÁ­TI­CO DE LAS GRAN­DES OBRAS DE AR­TE EU­RO­PEAS. MU­SEOS Y CO­LEC­CIO­NIS­TAS PRI­VA­DOS SU­FRIE­RON LOS EX­CE­SOS DE UN RÉ­GI­MEN AN­SIO­SO DE ACA­PA­RAR BIE­NES Y RI­QUE­ZAS, CON LOS QUE C

Historia de Iberia Vieja Monográfico - - Sumario - JANIRE RÁMILA

Ha­cia me­dia­dos de los años trein­ta del pa­sa­do si­glo, el III Reich ini­ció un sa­queo sis­te­má­ti­co de las gran­des obras de ar­te eu­ro­peas. Mu­seos y co­lec­cio­nis­tas pri­va­dos su­frie­ron los ex­ce­sos de un ré­gi­men an­sio­so de aca­pa­rar bie­nes y ri­que­zas, con los que co­mer­ciar o en­gro­sar sus pro­pias co­lec­cio­nes y mu­seos na­cio­na­les.

D es­de el mis­mo año en el que Hitler se hi­zo con el po­der en Ale­ma­nia, 1933, el III Reich fue dic­tan­do una se­rie de nor­mas en­ca­mi­na­das a res­tar la li­ber­tad de los ju­díos y otras mi­no­rías ét­ni­cas den­tro del te­rri­to­rio. Pri­me­ro fue­ron las le­yes so­bre el con­trol de cam­bios, or­de­nan­do a to­dos los re­si­den­tes en el país a ven­der su oro y cam­biar la mo­ne­da ex­tran­je­ra por mar­cos ale­ma­nes. Más tar­de las le­yes de Nü­rem­berg del 15 de sep­tiem­bre de 1935, por las que to­do hom­bre y mu­jer de­bían de­mos­trar su ori­gen sa­jón pa­ra no ser con­si­de­ra­dos ciu­da­da­nos de se­gun­da ca­te­go­ría.

Una es­pi­ral de ra­cis­mo que es­ta­lló el 9 de no­viem­bre de 1938, la fa­mo­sa “no­che de los cris­ta­les ro­tos”, pun­to de par­ti­da pa­ra una per­se­cu­ción ha­cia las mi­no­rías ét­ni­cas, sin ta­pu­jos ni mi­ra­mien­tos.

En­tre las obli­ga­cio­nes que se les im­pu­so es­tu­vo la de in­ven­ta­riar sus pro­pie­da­des, creán­do­se lis­tas en las que apa­re­cían las can­ti­da­des de di­ne­ro de­po­si­ta­das en los ban­cos, los in­mue­bles, así co­mo cua­dros y to­da obra artística de va­lor. Po­cos lo sa­bían sus­ten­tar la expropiaci­ón for­zo­sa que mi­llo­nes de per­so­nas su­fri­rían en los pró­xi­mos años. El primer pa­so pa­ra un ex­po­lio a gran es­ca­la que afec­ta­ría a mu­seos, co­lec­cio­nis­tas pri­va­dos, par­ti­cu­la­res y a to­do aquel que po­se­ye­ra una mí­ni­ma obra de va­lor. EL GRAN SA­QUEO DE EU­RO­PA Co­mo en el res­to de po­lí­ti­cas na­zis, el ex­po­lio de obras ar­tís­ti­cas eu­ro­peas es­tu­vo hom­bre en­car­ga­do de lle­var­lo a ca­bo se lla­ma­ba Al­fred Ro­sen­berg, que re­ci­bió del ar­te di­se­mi­na­das por las ca­sas, ga­le­rías y mu­seos de los te­rri­to­rios ocu­pa­dos.

Es­te car­go era una es­pe­cie de pre­mio ha­cia Ro­sen­berg, uno de los fun­da­do­res del par­ti­do na­zi y cu­yas ideas se ex­tra­je­ron de su li­bro El mi­to del si­glo XX, pu­bli­ca­do en 1930 y rá­pi­da­men­te con­ver­ti­do en un tex­to sa­gra­do jun­to al Mein Kampf. Sus ideas so­bre la su­pe­rio­ri­dad de la ra­za aria y la ex­ter­mi­na­ción del cris­tia­nis­mo le co

Los di­ri­gen­tes na­zis sen­tían una gran ad­mi­ra­ción por el ar­te an­ti­guo, en es­pe­cial por los gran­des maes­tros ita­lia­nos y ho­lan­de­ses. Por con­tra, des­pre­cia­ban a otros au­to­res co­mo Kan­dinsky, Ko­kosch­ka, Pi­cas­so, Klee o Van Gogh, a los que con­si­de­ra­ban ar­tis­tas de­ge­ne­ra­dos. Hitler los odia­ba has­ta el ex­tre­mo de or­de­nar que se que­ma­ran to­dos sus cua­dros, man­da­to que no se eje­cu­tó por­que su mi­nis­tro de Pro­pa­gan­da, Joseph Goeb­bels, le con­ven­ció

de que se­ría más pro­ve­cho­so guar­dar­las pa­ra ser ven­di­das pos­te­rior­men­te en el mer­ca­do ne­gro in­ter­na­cio­nal.

- ca­cio­nes pa­sa­ba por una do­ble ver­tien­te. Por un la­do, nu­trir los pro­pios mu­seos la gue­rra con la ven­ta del ar­te so­bran­te. Un ne­go­cio en ab­so­lu­to des­pre­cia­ble co­mo de­mues­tran los in­for­mes ela­bo­ra­dos por el pro­pio Ro­sen­berg. Se­gún sus pá­gi­nas, has­ta 1944, y so­la­men­te en Fran­cia, los hom­bres a su man­do se in­cau­ta­ron de 21.903 pie­zas de ar­te –en­tre cua­dros, es - bre­ría– y 203 co­lec­cio­nes pri­va­das, lo que equi­va­lía a un ter­cio del co­lec­cio­nis­mo pri­va­do fran­cés. La Co­mi­sión fran­ce­sa pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de obras de ar­te crea­da tras la gue­rra, es­ti­mó que el mon­tan­te del sa­queo en Fran­cia al­can­zó los 110 billones de fran­cos.

Ci­fra que se em­pe­que­ñe­ce al ave­ri­guar que en to­da Eu­ro­pa, el nú­me­ro de pie­zas ex­po­lia­das su­peró las 650.000 uni­da­des. Era inevi­ta­ble que con tal vo­lu­men, to­dos qui­sie­ran ha­cer­se con una par­te del ne­go­cio, con Hitler y Göe­ring al fren­te. El pri­me­ro guar­dán­do­se el de­re­cho de ad­qui­si­ción so­bre sus ar­tis­tas pre­fe­ri­dos y el se­gun­do em­plean­do los cua­dros que lle­ga­ban a sus ma­nos pa­ra ador­nar su re­si­den­cia de Ca­rin­hall, un lu­jo­so pa­la­cio en me­dio del bos­que don­de po­dían con­tem­plar­se pin­tu­ras de los gran­des maes­tros ita­lia­nos y ho­lan­de­ses. To­do ro­ba­do, por su­pues­to. ES­PA­ÑA, ZO­NA DE PA­SO Por el con­tra­rio, cual­quier ele­men­to que ca­re­cie­se de va­lor eco­nó­mi­co o ideo­ló­gi­co te­nía un úni­co des­tino: la ho­gue­ra. En las lla­mas aca­ba­ron, por ejem­plo, los es­cri­tos en­con­tra­dos de Proust, Eins­tein, Mann... y de to­dos aque­llos au­to­res con­si­de­ra­dos enemi­gos del na­cio­nal­so­cia­lis­mo.

La lla­ma­da del di­ne­ro atra­jo a in­di­vi­duos de­seo­sos de en­ri­que­cer­se rá­pi­da­men­te a tra­vés de la ven­ta de pie­zas ex­po­lia­das en los mer­ca­dos ne­gros ame­ri­ca­nos. Y aquí es don­de Es­pa­ña en­tró en es­ce­na.

Al con­tro­lar el III Reich ca­si to­da Eu­ro­pa, el tra­sie­go de las obras ex­po­lia­das de un país a otro no fue en ab­so­lu­to nin­gún in­con­ve­nien­te. Ni si­quie­ra en­viar­las al con­ti­nen­te ame­ri­cano lo era. No, has­ta que Es­ta­dos Uni­dos en­tró en la gue­rra, sem­bran­do el Atlán­ti­co con de­ce­nas de bu­ques aco­ra­za­dos.

El en­vío a Su­da­mé­ri­ca de es­tas obras era bá­si­co pa­ra sus­ten­tar el ne­go­cio or­ga­ni­za­do por el III Reich, ya que era en ciu­da­des co­mo Bue­nos Ai­res o San­tia­go de Chi­le don­de los co­lec­cio­nis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos con­tac­ta­ban con los in­ter­me­dia­rios pa­ra ha­cer­se con un cua­dro de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.