Cuan­do Gui­nea fue es­pa­ño­la

Historia de Iberia Vieja - - HISTORIA - Por: JO­SÉ LUIS HER­NÁN­DEZ GAR­VI

EHa­ce po­cas fe­chas, Gui­nea Ecua­to­rial ha sal­ta­do a las por­ta­das de la pren­sa eco­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal por el ha­llaz­go de unos im­por­tan­tes ya­ci­mien­tos de pe­tró­leo en sus cos­tas. Has­ta en­ton­ces, ha­bía si­do uno más de los pe­que­ños y ol­vi­da­dos paí­ses del Áfri­ca Sub­saha­ria­na, víc­ti­ma de las in­jus­ti­cias y des­gra­cias que su­fre to­do el con­ti­nen­te. Su re­cién des­cu­bier­ta ri­que­za ser­vi­rá pa­ra lu­crar a una mi­no­ría de es­te pe­que­ño rincón de Áfri­ca en el que sus ha­bi­tan­tes, no sa­be­mos por cuán­to tiem­po, aún ha­blan el es­pa­ñol. Nues­tro co­la­bo­ra­dor Jo­sé Luis Her­nán­dez Gar­vi ha abor­da­do su his­to­ria más re­cien­te, li­ga­da a Es­pa­ña des­de el si­glo XVIII, en su úl­ti­ma obra Episodios ocul­tos del fran­quis­mo (EDAF, 2011), uno de cu­yos ca­pí­tu­los re­pro­du­ci­mos por gentileza de la edi­to­rial en es­tas pá­gi­nas.

l ori­gen de la pre­sen­cia es­pa­ño­la en la cos­ta de Gui­nea Ecua­to­rial se re­mon­ta a la úl­ti­ma mi­tad del si­glo XVIII. Por aquel en­ton­ces, se produce un in­cre­men­to no­ta­ble de la de­man­da de mano de obra es­cla­va pa­ra las plan­ta­cio­nes en Amé­ri­ca. Es­ta si­tua­ción fo­men­tó el in­te­rés de Es­pa­ña por dis­po­ner de un asen­ta­mien­to pro­pio en la cos­ta afri­ca­na que su­mi­nis­tra­se los es­cla­vos ne­ce­sa­rios sin te­ner que de­pen­der de com­pa­ñías ex­tran­je­ras de­di­ca­das a su co­mer­cio. Por el Tra­ta­do Preeli­mi­nar de Lí­mi­tes en Amé­ri­ca Me­ri­dio­nal, fir­ma­do en San Il­de­fon­so el 1 de oc­tu­bre de 1777 en­tre el em­ba­ja­dor por­tu­gués y el Mar­qués de Flo­ri­da­blan­ca, Por­tu­gal ce­día a Es­pa­ña los de­re­chos de ex­plo­ta­ción so­bre An­no­bón y Fer­nan­do Poo, in­clu­yen­do en su tex­to una se­rie de ar­tícu­los que con­ce­dían ven­ta­jo­sos pri­vi­le­gios a la ac­ti­vi­dad co­mer­cial es­pa­ño­la en la zo­na. El Tra­ta­do per­mi­tió a Es­pa­ña dis­po­ner de un en­cla­ve que le sir­vie­ra co­mo base pa­ra de­di­car­se al lu­cra­ti­vo trá­fi­co de es­cla­vos.

Tras su fir­ma, las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las ace­le­ra­ron los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra to­mar po­se­sión efec­ti­va de los nue­vos te­rri­to­rios. El 17 de abril de 1778 par­tió des­de el puer­to de Mon­te­vi­deo una ex­pe­di­ción con la mi­sión se­cre­ta de es­ta­ble­cer­se en las con­ce­sio­nes por­tu­gue­sas en Áfri­ca. Tras pa­sar por to­do ti­po de vi­ci­si­tu­des, la pe­que­ña flo­ta de bar­cos lo­gra lle­gar a los en­cla­ves, des­em­bar­can­do en tie­rra fir­me. Co­mo con­se­cuen­cia in­me­dia­ta de es­ta ac­ción, la Co­ro­na es­pa­ño­la de­ci­de fun­dar por Real Or­den de 22 de mar­zo de 1779, el asen­ta­mien­to per­ma­nen­te de Fer­nan­do Poo, al con­si­de­rar que era el lu­gar más ade­cua­do pa­ra ins­ta­lar las fac­to­rías de­di­ca­das al trá­fi­co de es­cla­vos.

Sin em­bar­go, el de­sin­te­rés y la de­sidia de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las per­mi­tió un lar­go pe­rio­do de pre­sen­cia bri­tá­ni­ca en la zo­na, re­pre­sen­ta­da por com­pa­ñías de­di­ca­das a ese trá­fi­co in­hu­mano. La re­ti­ra­da in­gle­sa de 1834 no su­pu­so en reali­dad el aban­dono de­fi­ni­ti­vo de las pre­ten­sio­nes bri­tá­ni­cas so­bre el te­rri­to­rio. En es­te sen­ti­do, Pal­mers­ton, Pri­mer Mi­nis­tro in­glés, pro­po­ne en 1839 al Go­bierno de Es­pa­ña su ad­qui­si­ción, con la pre­ten­sión de ga­nar­se el apo­yo en el Par­la­men­to de su país de los abo­li­cio­nis­tas de la es­cla-

A me­dia­dos del si­glo XIX, Es­pa­ña ape­nas ejer­cía una so­be­ra­nía no­mi­nal so­bre el te­rri­to­rio,

sin sa­ber muy bien que ha­cer con él

vi­tud, que con­si­de­ra­ban la zo­na co­mo un pun­to es­tra­té­gi­co pa­ra el co­mer­cio de los ne­gre­ros. El 4 de abril de 1841 fi­na­li­za­ba la ne­go­cia­ción so­bre su ven­ta en­tre am­bas par­tes, es­ta­ble­cién­do­se un pre­cio de ven­ta de 60.000 li­bras. Cuan­do el acuer­do pa­re­cía de­fi­ni­ti­va­men­te ce­rra­do, fal­tan­do el úl­ti­mo re­qui­si­to del con­sen­ti­mien­to por par­te de las Cor­tes, una cam­pa­ña de pren­sa con­tra­ria a su ven­ta pa­ra­li­zó la ope­ra­ción y el Go­bierno es­pa­ñol dio mar­cha atrás “...aten­dien­do a ra­zo­nes de con­ve­nien­cia po­lí­ti­ca”.

A me­dia­dos del si­glo XIX, Es­pa­ña ape­nas ejer­cía una so­be­ra­nía no­mi­nal so­bre el te­rri­to­rio, sin sa­ber muy bien qué ha­cer con él. Sin em­bar­go, su­ce­si­vas ex­pe­di­cio­nes cien­tí­fi­cas y co­mer­cia­les des­per­ta­ron de nue­vo el in­te­rés por la co­lo­nia. La po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer fac­to­rías de­di­ca­das a la ex­plo­ta­ción de las ri­que­zas ma­de­re­ras y del co­di­cia­do acei­te de pal­ma im­pul­só una de­ci­di­da cam­pa­ña en­ca­mi­na­da a to­mar po­se­sión de los te­rri­to­rios. La fir­ma del Tra­ta­do de París, el 27 de ju­nio de 1900, es­ta­ble­ce los lí­mi­tes de de­mar­ca­ción en­tre los in­tere­ses de Fran­cia y Es­pa­ña en el Áfri­ca Ecua­to­rial. El acuer­do su­pu­so el re­fren­do in­ter­na­cio­nal a la pre­sen­cia de nues­tro país en los de­no­mi­na­dos Te­rri­to­rios Es­pa­ño­les del Gol­fo de Gui­nea, un en­cla­ve de 28.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos que com­pren­día la zo­na in­su­lar de Fer­nan­do Poo, An­no­bón, Co­ris­co y los is­lo­tes de Elo­bey Gran­de, Elo­bey Chi­co, Mba­ñe, Co­co­te­ros y Bem­ba, y el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal co­no­ci­do co­mo Gui­nea Con­ti­nen­tal Es­pa­ño­la o Río Mu­ni. Po­co a po­co se fue con­so­li­dan­do nues­tra pre­sen­cia con la ins­ta­la­ción de em­pre­sas co­mer­cia­les y la lle­ga­da de con­tin­gen­tes de co­lo­nos dis­pues­tos a ex­plo­tar las ri­que­zas de aque­llas tie­rras.

PRI­ME­RAS REIVIN­DI­CA­CIO­NES

Fi­na­li­za­da la Guerra Ci­vil, en 1942 la co­lo­nia de Gui­nea Ecua­to­rial te­nía un cen­so de 4.124 es­pa­ño­les re­si­den­tes. Por aquel en­ton­ces el te­rri­to­rio vi­vió una épo­ca de

cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pro­pi­cia­do por la si­tua­ción de Es­pa­ña tras la contienda y la que se vi­vía en el res­to del mun­do, azo­ta­do por la Se­gun­da Guerra Mun­dial, que con­vir­tie­ron a las po­se­sio­nes es­pa­ño­las en fuen­te de re­cur­sos y pro­duc­tos que es­ca­sea­ban y de los que se po­dían ob­te­ner im­por­tan­tes be­ne­fi­cios. Su co­mer­cio tra­jo la pros­pe­ri­dad a la co­lo­nia y una me­jo­ra sus­tan­cial de las con­di­cio­nes de vi­da de los na­ti­vos gui­nea­nos. El Es­ta­tu­to de En­se­ñan­za de 1943, ins­pi­ra­do por el ins­pec­tor de en­se­ñan­za Heriberto Ra­món Ál­va­rez, abrió las puer­tas del ac­ce­so a la edu­ca­ción a la po­bla­ción au­tóc­to­na, lo que dio lu­gar a la apa­ri­ción de una nue­va cla­se so­cial for­ma­da por fun­cio­na­rios gui­nea­nos in­te­gra­dos en la Ad­mi­nis­tra­ción co­lo­nial. Su po­si­ción fue apro­ve­cha­da por las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las pa­ra que sir­vie­ran de in­ter­me­dia­rios con el res­to de la po­bla­ción gui­nea­na.

El pa­pel desem­pe­ña­do por es­ta nue­va éli­te, fa­vo­re­ci­do por al­gu­nos sec­to­res de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, no fue muy bien vis­to por el es­ta­men­to co­lo­nial más reac­cio­na­rio, que con­si­de­ró su crea­ción co­mo una ame­na­za a sus in­tere­ses. Ejem­plo de es­ta opo­si­ción lo en­con­tra­mos en la hos­ti­li­dad ma­ni­fes­ta­da por la

En 1948, en Mi­co­me­seng, se pro­du­jo el pri­mer ac­to de pro­tes­ta en el que se ma­ni­fes­tó ex­pre­sa­men­te el

des­con­ten­to de la po­bla­ción na­ti­va gui­nea­na

Cá­ma­ra Ofi­cial Agrí­co­la, que lle­gó a for­zar el ce­se del en­ton­ces Go­ber­na­dor Bonelli, de­fen­sor de las tra­di­cio­nes y cul­tu­ra na­ti­vas. La pos­tu­ra adop­ta­da por las nue­vas au­to­ri­da­des lle­ga­das des­de Ma­drid, de su­pre­ma­cía eu­ro­pea a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes que afec­ta­sen al go­bierno de la co­lo­nia, se agra­vó con la apli­ca­ción de la de­no­mi­na­da Ley de Te­rre­nos de 4 de ma­yo de 1948, por la cual se ex­pro­pia­ba a los gui­nea­nos de las tie­rras cul­ti­va­bles que tra­di­cio­nal­men­te ha­bían tra­ba­ja­do pa­ra fa­vo­re­cer las ex­plo­ta­cio­nes la­ti­fun­dis­tas de los co­lo­nos eu­ro­peos. Si a to­do ello aña­di­mos un re­cru­de­ci­mien­to de los com­por­ta­mien­tos y ac­ti­tu­des de cor­te ra­cis­ta, te­ne­mos el cal­do de cul­ti­vo idó­neo que pro­pi­ció el na­ci­mien­to de los pri­me­ros gru­pos de re­sis­ten­cia con­tra la pre­sen­cia es­pa­ño­la en Gui­nea Ecua­to­rial.

En 1948, en Mi­co­me­seng, se pro­du­jo el pri­mer ac­to de pro­tes­ta en el que se ma­ni­fes­tó ex­pre­sa­men­te el des­con­ten­to de la po­bla­ción na­ti­va gui­nea­na. El je­fe tri­bal Car­me­lo Ngue­ma en­tre­gó en mano al en­ton­ces má­xi­mo res­pon­sa­ble de la po­lí­ti­ca co­lo­nial es­pa­ño­la, el al­mi­ran­te Luis Ca­rre­ro Blan­co de vi­si­ta ofi­cial en Gui­nea, un ma­ni­fies­to re­dac­ta­do por un gru­po de ac­ti­vis­tas en el que se pe­día una me­jo­ra del tra­to a los na­ti­vos y de­nun­cia­ban al­gu­nos de los ex­ce­sos co­me­ti­dos por las au­to­ri­da­des co­lo­nia­les. Aquel va­lien­te ges­to tu­vo su re­fle­jo en una in­me­dia­ta ac­ción re­pre­so­ra por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la. To­dos los im­pli­ca­dos en la re­dac­ción del ma­ni­fies­to fue­ron de­te­ni­dos, tor­tu­ra­dos y de­por­ta­dos a la is­la de An­no­bón du­ran­te diez años, de don­de al­gu­nos con­si­guie­ron es­ca­par re­fu­gián­do­se en Ga­bón, re­fu­gio en el exi­lio des­de el que se em­pren­dió y or­ga­ni­zó una la­bor opo­si­to­ra.

Al tér­mino de la Se­gun­da Guerra Mun­dial se produce una co­rrien­te de an­ti­co­lo­nia­lis­mo que pro­vo­ca la pro­gre­si­va in­de­pen­den­cia de mu­chas co­lo­nias de sus res­pec­ti­vas me­tró­po­lis, fe­nó­meno que da lu­gar a la apa­ri­ción de un gran nú­me­ro de

nue­vos paí­ses. En Gui­nea Ecua­to­rial, es­te mo­vi­mien­to eman­ci­pa­dor se ma­ni­fies­ta con la apa­ri­ción de pe­que­ños gru­pos lo­ca­les de re­sis­ten­cia que se opo­nen a la pre­sen­cia es­pa­ño­la en el te­rri­to­rio. En­tre los que al­can­za­ron ma­yor pro­ta­go­nis­mo des­ta­can el IPGE (Idea Po­pu­lar de Gui­nea Ecua­to­rial), y so­bre to­do el MONALIGE (Mo­vi­mien­to Na­cio­nal de Li­be­ra­ción de Gui­nea Ecua­to­rial), can­te­ras de las que sa­lie­ron los prin­ci­pa­les lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas gui­nea­nos. Pron­to de­mos­tra­ron su ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción, cen­tran­do su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca en una la­bor con la que pre­ten­dían con­cien­ciar a los gui­nea­nos de los abu­sos del ré­gi­men co­lo­nial, bus­can­do así la for­ma­ción de un es­pí­ri­tu na­cio­nal que les lle­va­se a al­can­zar la in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña. Los pa­sos de los prin­ci­pa­les agi­ta­do­res fue­ron se­gui­dos de cer­ca por las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, te­nién­do­los con­tro­la­dos en to­do mo­men­to pe­ro sin de­ci­dir­se a em­pren­der con­tun­den­tes ac­cio­nes re­pre­si­vas con­tra ellos.

Sin em­bar­go, el su­ce­so más gra­ve y vio­len­to se produce en el se­mi­na­rio de Ba­na­pá. En sep­tiem­bre de 1951, los se­mi­na­ris­tas gui­nea­nos se de­cla­ran en huel­ga co­mo pro­tes­ta por la len­ti­tud de su for­ma­ción, el ri­gor de la dis­ci­pli­na y las de­plo­ra­bles con-

En 1951, los se­mi­na­ris­tas gui­nea­nos se de­cla­ran en huel­ga co­mo pro­tes­ta por la len­ti­tud de su for­ma­ción, el ri­gor de la dis­ci­pli­na y las de­plo­ra­bles con­di­cio­nes de vi­da

di­cio­nes de vi­da que te­nían que so­por­tar. El mie­do y el re­ce­lo que la sor­pren­den­te ac­ti­tud de los se­mi­na­ris­tas pro­vo­có en las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas al fren­te de la ins­ti­tu­ción, les hi­cie­ron lla­mar a la po­li­cía con la in­ten­ción de que pu­sie­ran fin a la pro­tes­ta. La contundente in­ter­ven­ción de las fuer­zas de or­den pú­bli­co, di­sol­vien­do a gol­pes a los se­mi­na­ris­tas, aca­bó con la “re­be­lión”. Sus ca­be­ci­llas fue­ron ex­pul­sa­dos del se­mi­na­rio y uno de ellos, Ata­na­sio Ndon­go, lle­gó a des­ta­car co­mo di­ri­gen­te y efi­caz or­ga­ni­za­dor den­tro del MONALIGE. Per­se­gui­do por las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, Ndon­go tu­vo que to­mar el ca­mino del exi­lio y re­fu­giar­se en Ga­bón, don­de fue aco­gi­do por el que lle­ga­ría a con­ver­tir­se en el pri­mer pre­si­den­te del país, León Mba, en cu­ya ca­sa en­con­tró asi­lo.

AGRA­VA­MIEN­TO DE LA SI­TUA­CIÓN

Aunque no exis­ten ci­fras pre­ci­sas, se cal­cu­la que un nú­me­ro en­tre 5.000 y 10.000 gui­nea­nos se vie­ron obli­ga­dos a exi­liar­se del país en la dé­ca­da de los cin­cuen­ta. Du­ran­te esos años el nue­vo go­ber­na­dor, al­mi­ran­te Faustino Ruiz Gon­zá­lez, or­de­na­ba el tras­la­do con­ti­nuo de los maes­tros na­ti­vos pa­ra im­pe­dir así que pu­die­ran trans­mi­tir sen­ti­mien­tos na­cio­na­lis­tas a sus alum­nos, me­di­da que se de­mos­tró cla­ra­men­te con­tra­pro­du­cen­te por­que de es­ta for­ma lo úni­co que se con­se­guía era que se ex­ten­die­ran por to­do el país sus su­pues­tas ac­cio­nes de pro­se­li­tis­mo a fa­vor de la in­de­pen­den­cia, con­vir­tién­do­se así en sus prin­ci­pa­les di­vul­ga­do­res.

El 24 de fe­bre­ro de 1956, en con­tes­ta­ción a la so­li­ci­tud de in­gre­so de Es­pa­ña en la ONU, el Or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal en­vió a Ma­drid un do­cu­men­to en el que se pre­gun­ta­ba al Go­bierno si nues­tro país te­nía te­rri­to­rios que no se go­ber­na­sen por si mis­mos. Es­te in­te­rés obe­de­cía a que, en vir­tud de lo es­ta­ble­ci­do en el Ca­pí­tu­lo XI de la Car­ta Fun­da­cio­nal de la ONU, se obli­ga­ba a to­dos los es­ta­dos miem­bros a acep­tar una se­rie de con­di­cio­nes en

ma­te­ria de des­co­lo­ni­za­ción. El Go­bierno es­pa­ñol se apre­su­ró a con­tes­tar de­cla­ran­do que no te­nía te­rri­to­rios que pu­die­sen en­ca­jar den­tro de esa ca­te­go­ría, ya que las po­se­sio­nes afri­ca­nas ba­jo su Ad­mi­nis­tra­ción (If­ni, Sáha­ra Oc­ci­den­tal y Gui­nea Ecua­to­rial) no po­dían ser con­si­de­ra­dos co­mo co­lo­nias ya que en reali­dad se tra­ta­ba de pro­vin­cias es­pa­ño­las y sus na­tu­ra­les te­nían los mis­mos de­re­chos y obli­ga­cio­nes que el res­to de los es­pa­ño­les.

Pa­ra con­tra­rres­tar la po­si­ción de­fen­di­da por el Go­bierno es­pa­ñol an­te la ONU, los na­cio­na­lis­tas gui­nea­nos em­pren­die­ron una cam­pa­ña po­lí­ti­ca en la que de­nun­cia­ban la ocu­pa­ción de su te­rri­to­rio mien­tras re­cla­ma­ban la in­de­pen­den­cia. Des­ta­ca­dos ac­ti­vis­tas del mo­vi­mien­to re­dac­ta­ron un in­for­me en el que de­nun­cia­ban la si­tua­ción y que con­si­guie­ron ha­cer lle­gar has­ta la se­de de las Na­cio­nes Uni­das. Sin em­bar­go, una vez que Es­pa­ña fue ad­mi­ti­da co­mo miem­bro de pleno de­re­cho de la ONU, con­tó con el apo­yo y pro­tec­ción de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra de­fen­der en su fo­ro las ra­zo­nes que jus­ti­fi­ca­ban su pre­sen­cia en los te­rri­to­rios afri­ca­nos. Por aquel en­ton­ces, con el mun­do in­mer­so en lo peor de la Guerra Fría, los ame­ri­ca­nos no veían con muy buenos ojos los

Fra­ca­sa­do su in­ten­to an­te la ONU, el mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta en Gui­nea se opo­ne a la “pro­vin­cia­li­za­ción”

pla­nea­da por las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las

mo­vi­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas de ca­rác­ter iz­quier­dis­ta que re­co­rrían to­da Áfri­ca, con­si­de­ran­do al ré­gi­men de Fran­co co­mo un va­lio­so alia­do en la zo­na que lle­ga­do el ca­so pu­die­ra fre­nar ese avan­ce.

Mien­tras tan­to, fra­ca­sa­do su in­ten­to an­te la ONU, el mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta en el in­te­rior de Gui­nea se opo­ne fron­tal­men­te a la “pro­vin­cia­li­za­ción” pla­nea­da por las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, de­ci­sión que aún no se ha­bía lle­va­do a efec­to. Los lí­de­res más des­ta­ca­dos via­jan por to­do el país, pre­sen­tán­do­se de im­pro­vi­so en los po­bla­dos pa­ra dar con­fe­ren­cias y mí­ti­nes a fa­vor de la in­de­pen­den­cia. Cuan­do las fuer­zas del or­den ha­cen ac­to de pre­sen­cia pa­ra de­te­ner­los, és­tos se han es­fu­ma­do, des­apa­re­cien­do en­tre la jun­gla ecua­to­rial en­vuel­tos en un au­ra de mis­te­rio y le­yen­da que po­co a po­co va ga­nan­do la sim­pa­tía y el res­pe­to de los gui­nea­nos. Co­mo re­pre­sa­lia, se de­tie­ne in­dis­cri­mi­na­da­men­te a to­dos aque­llos que han acu­di­do a es­cu­char­les pa­ra ser so­me­ti­dos a in­ter­ro- ga­to­rio. Mu­chos de ellos son mul­ta­dos, en­car­ce­la­dos o de­por­ta­dos a An­no­bón. Al­gu­nos in­clu­so son con­de­na­dos sin jui­cio pre­vio a pe­nas de tra­ba­jos for­za­dos, y otros lle­gan a ser tor­tu­ra­dos pa­ra ob­te­ner de ellos al­gún ti­po de in­for­ma­ción so­bre el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta.

De acuer­do con sus in­ten­cio­nes, por De­cre­to del 10 de enero de 1958, el Go­bierno es­pa­ñol su­pri­me la de­no­mi­na­ción ofi­cial de Te­rri­to­rios Es­pa­ño­les del Gol­fo de Gui­nea, por la de Pro­vin­cia Ecua­to­rial. Un año des­pués, la pro­vin­cia se­rá di­vi­di­da en dos, la de Fer­nan­do Poo y Río Mu­ni. Con es­ta de­ci­sión Es­pa­ña con­si­guió elu­dir el com­pro­mi­so de des­co­lo­ni­za­ción que le exi­gía la ONU pa­ra ser ad­mi­ti­da. A pe­sar del du­ro re­vés que su­pu­so la “pro­vin­cia­li­za­ción” efec­ti­va, los lí­de­res na­cio­na­lis­tas con­ti­nua­ron con su ac­ti­vi­dad de con­cien­cia­ción po­lí­ti­ca de la po­bla­ción gui­nea­na pa­ra que se im­pli­ca­se en el pro­ce­so de in­de­pen­den­cia. An­te es­ta si­tua­ción, las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las reac­cio­nan des-

atan­do una dura re­pre­sión. Enrique Nvo, di­ri­gen­te del IPGE, des­apa­re­ce sin de­jar ras­tro cuan­do via­ja­ba a Ca­me­rún con la mi­sión de ha­cer lle­gar a la ONU un do­cu­men­to en el que se so­li­ci­ta­ba la in­de­pen­den­cia pa­ra Gui­nea Ecua­to­rial. Se­gún la hi­pó­te­sis mas ex­ten­di­da, Nvo ha­bría si­do ase­si­na­do por un gru­po de si­ca­rios a suel­do de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, aunque se­gún otras fuen­tes, un sec­tor con­tra­rio den­tro del IPGE, de­fen­sor de una po­si­ble fe­de­ra­ción con Ca­me­rún una vez ob­te­ni­da la in­de­pen­den­cia, po­si­bi­li­dad a la que se opo­nía fron­tal­men­te Nvo, ha­brían si­do los cul­pa­bles de su des­apa­ri­ción.

CAM­BIO DE AC­TI­TUD

Las agre­sio­nes fue­ron de­nun­cia­das an­te los fo­ros in­ter­na­cio­na­les por los na­cio­na­lis­tas en el exi­lio, cam­pa­ña que ter­mi­nó pro­vo­can­do en 1961 el ce­se de Ruiz Gó­mez co­mo go­ber­na­dor, de­ci­sión to­ma­da por las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las con la in­ten­ción de me­jo­rar su ima­gen an­te la opi­nión pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal y cal­mar los áni­mos en el in­te­rior de Gui­nea. El al­mi­ran­te ha­bía si­do has­ta en­ton­ces un fiel de­fen­sor de la pos­tu­ra man­te­ni­da por aque­llos es­pa­ño­les ins­ta­la­dos en el te­rri­to­rio que cons­ti­tuían el sec­tor más du­ro con­tra­rio a la con­ce­sión

Las agre­sio­nes fue­ron de­nun­cia­das an­te los fo­ros

in­ter­na­cio­na­les por los na­cio­na­lis­tas en el exi­lio, cam­pa­ña que pro­vo­có en 1961 el ce­se de Ruiz Gó­mez

de la in­de­pen­den­cia. Es­te nú­cleo es­ta­ba de­ci­di­do a ins­tau­rar un ré­gi­men de su­pre­ma­cía blan­ca, si­mi­lar a los es­ta­ble­ci­dos en Zim­bab­we y Su­dá­fri­ca. Sus ele­men­tos más ra­di­ca­les eran miem­bros des­ta­ca­dos de la Cá­ma­ra Ofi­cial Agrí­co­la de Fer­nan­do Poo, del Sin­di­ca­to de la Ma­de­ra y del Co­mi­té Sin­di­cal del Ca­cao, or­ga­ni­za­cio­nes in­flu­yen­tes que re­pre­sen­ta­ban los in­tere­ses co­mer­cia­les de la co­lo­nia y que con­ta­ban con el apo­yo de al­gu­nos car­gos de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pla­zas y Pro­vin­cias Afri­ca­nas, or­ga­nis­mo pú­bli­co di­ri­gi­do por el ge­ne­ral Díaz de Vi­lle­gas y so­me­ti­do ba­jo las ór­de­nes di­rec­tas del en­ton­ces to­do­po­de­ro­so Ca­rre­ro Blan­co, Mi­nis­tro Sub­se­cre­ta­rio de la Pre­si­den­cia y hom­bre de ple­na con­fian­za de Fran­co.

Sin em­bar­go, a par­tir del ce­se de Ruiz Gó­mez y el nom­bra­mien­to del con­tra­al­mi­ran­te Fran­cis­co Nú­ñez co­mo nue­vo go­ber­na­dor, se produce un sig­ni­fi­ca­ti­vo cam­bio en la ac­ti­tud de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las que a par­tir de ese mo­men­to sua­vi­zan de for­ma evi­den­te la re­pre­sión. Des­de la se­de del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, di­ri­gi­do por Fer­nan­do Ma­ría Castiella, se op­ta por dar un gi­ro a la po­lí­ti­ca co­lo­nial se­gui­da en Gui­nea. El equi­po del nue­vo go­ber­na­dor se­guía te­nien­do co­mo mi­sión prin­ci­pal fre­nar el avan­ce del na­cio­na­lis­mo gui­neano, pe­ro sus­ti­tu­yen­do los mé­to­dos re­pre­si­vos de su an­te­ce­sor en el car­go por otros que fo­men­ta­sen la pro­mo­ción del na­ti­vo. En es­te sen­ti­do, se adop­tan una se­rie de me­di­das di­ri­gi­das a equi­pa­rar los de­re­chos de los gui­nea­nos con los del res­to de los es­pa­ño­les, te­nien­do siem­pre en cuen­ta los lí­mi­tes que el ré­gi­men fran­quis­ta im­po­nía al desa­rro­llo de las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas de los ciu­da­da­nos.

En con­tra de lo que las au­to­ri­da­des co­lo­nia­les ha­brían es­pe­ra­do, los na­cio­na­lis­tas gui­nea­nos no de­pu­sie­ron su ac­ti­tud pa­ra so­me­ter­se al ofre­ci­mien­to de la me­tró­po­li, res­pon­dien­do con una ra­di­ca­li­za­ción de sus po­si­cio­nes. Así, en una asam­blea ce­le­bra­da en Ba­loe­ri de Cris­to Rey, en la

pro­vin­cia de Fer­nan­do Poo, un nu­me­ro­so gru­po de lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas, re­pre­sen­tan­tes de to­das las et­nias del te­rri­to­rio, de­ci­die­ron crear un nue­vo mo­vi­mien­to in­te­gra­dor al que lla­ma­ron Cru­za­da de Li­be­ra­ción Na­cio­nal, in­quie­tan­te y cu­rio­sa de­no­mi­na­ción, con re­mi­nis­cen­cias cla­ra­men­te fran­quis­tas que re­cor­da­ba a la ter­mi­no­lo­gía usa­da du­ran­te la Guerra Ci­vil y que te­nía un cla­ro ca­rác­ter de lu­cha ar­ma­da. Aunque el mo­vi­mien­to si­guió ac­tuan­do en la clan­des­ti­ni­dad, las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las, cum­plien­do con el cam­bio de ac­ti­tud im­pul­sa­do por la nue­va doc­tri­na res­pec­to a la si­tua­ción en Gui­nea, les de­ja­ron ac­tuar sin aco­sar­les de­ma­sia­do. Es­ta per­mi­si­vi­dad te­nía un do­ble ob­je­ti­vo; por un la­do, se in­ten­ta­ba evi­tar a to­da cos­ta que el ejer­ci­cio de una vio­len­ta re­pre­sión su­mi­nis­tra­se már­ti­res pa­ra la cau­sa; por otro, se pre­ten­día de­bi­li­tar al na­cio­na­lis­mo bus­can­do un acer­ca­mien­to a los ele­men­tos más mo­de­ra­dos pa­ra in­fluir so­bre ellos, lle­gan­do a usar in­fil­tra­dos pa­ra co­no­cer ca­da uno de sus mo­vi­mien­tos. La há­bil ma­nio­bra de las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las dio pron­to sus fru­tos, pro­vo­can­do la apa­ri­ción de ri­va­li­da­des en­tre las dis­tin­tas et­nias de los gru­pos que com­po­nían la Cru­za­da, en­fren­ta­mien­tos que aca­ba­ron desem­bo-

Con la se­cre­ta in­ten­ción de evi­tar ma­les ma­yo­res, Ca­rre­ro con­fir­mó los ru­mo­res acer­ca de la in­ten­ción de

con­ce­der la au­to­no­mía a las pro­vin­cias ecua­to­ria­les

can­do en una ruptura en­tre las dis­tin­tas fac­cio­nes y que tra­jo con­si­go el de­fi­ni­ti­vo fra­ca­so del mo­vi­mien­to.

CA­MINO DE LA IN­DE­PEN­DEN­CIA

En oc­tu­bre de 1962, el al­mi­ran­te Ca­rre­ro Blan­co afir­mó en unas de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, re­fi­rién­do­se a la si­tua­ción de Gui­nea Ecua­to­rial, que “…si un día la ma­yo­ría desea mo­di­fi­car en al­gún as­pec­to su es­ta­tu­to ac­tual, Es­pa­ña no crea­ría nin­gún obs­tácu­lo”. El Sub­se­cre­ta­rio de la Pre­si­den­cia aña­dió, “…so­mos res­pe­tuo­sos co­mo na­die con la au­to­de­ter­mi­na­ción, pe­ro cuan­do es­ta au­to­de­ter­mi­na­ción es ver­dad, cuan­do los que vo­tan sa­ben lo que vo­tan y no son ins­tru­men­to de quien pre­ten­de ex­plo­tar­los”. Con es­tas pa­la­bras, el al­mi­ran­te ha­cia re­fe­ren­cia ex­pre­sa a los gru­pos na­cio­na­lis­tas gui­nea­nos, a cu­yos in­te­gran­tes con­si­de­ra­ba “ins­tru­men­tos del co­mu­nis­mo in­ter­na­cio­nal”, tér­mino con el que el fran­quis­mo ha­bi­tual­men­te des­cri­bía a sus enemi­gos. En es­te ca­so la ame­na­za pro­ve­nía del co­lor po­lí­ti­co que abra­za­ban la ma­yo­ría de los go­bier­nos afri­ca­nos que por en­ton­ces ha­bían ac­ce­di­do re­cien­te­men­te a la in­de­pen­den­cia y cu­yo ejem­plo po­día des­es­ta­bi­li­zar aún más a Gui­nea Ecua­to­rial.

Con la se­cre­ta in­ten­ción de evi­tar ma­les ma­yo­res que pu­die­ran con­cre­tar­se en un cam­bio de ac­ti­tud de los na­cio­na­lis­tas gui­nea­nos, sus­ti­tu­yen­do las pro­tes­tas pa­cí­fi­cas por la de­ci­sión de ini­ciar la lu­cha ar­ma­da, las pa­la­bras de Ca­rre­ro Blan­co con­fir­ma­ban los ru­mo­res que ve­nían ha­blan­do de la in­ten­ción de Es­pa­ña de con­ce­der la au­to­no­mía a las pro­vin­cias ecua­to­ria­les. Es­te ines­pe­ra­do anun­cio, to­da­vía no con­fir­ma­do de ma­ne­ra ofi­cial, des­per­tó las am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas de los dis­tin­tos gru­pos que in­te­gra­ban el na­cio­na­lis­mo gui­neano, pro­du­cién­do­se es­ci­sio­nes que pug­na­ron en­tre sí pa­ra con­tro­lar las pre­ben­das y car­gos de las com­pe­ten­cias que el Go­bierno de Es­pa­ña iba a trans­fe­rir en el ám­bi­to de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.