Ex­tran­je­ros en las guerras car­lis­tas

Historia de Iberia Vieja - - SUMARIO - FERNANDO BA­LLANO

A la muerte de Fernando VII, su viu­da Ma­ría Cristina fue nom­bra­da re­gen­te, pues­to que la rei­na Isa­bel II so­lo te­nía tres años de edad. Car­los Isi­dro –her­mano del di­fun­to– se que­dó sin reino y se apo­yó en los ab­so­lu­tis­tas pa­ra re­be­lar­se. El pri­me­ro de oc­tu­bre de 1833 Car­los se pro­cla­mó rey, ale­gan­do que la Ley Sá­li­ca de­bía ser “per­pe­tua”. En­se­gui­da es­ta­lla­ron los le­van­ta­mien­tos car­lis­tas en Vas­con­ga­das, Navarra, Ara­gón, Ca­ta­lu­ña y otros lu­ga­res. La cau­sa isa­be­li­na con­tó con el con­cur­so de nu­me­ro­sos ex­tran­je­ros. Otros, en cam­bio, sim­pa­ti­za­ron con los car­lis­tas.

La ideo­lo­gía car­lis­ta-ab­so­lu­tis­ta, pre­ci­sa­men­te por su ma­yor irra­cio­na­li­dad, so­lía te­ner se­gui­do­res más en­tu­sias­tas y nu­me­ro­sos. To­más de Zu­ma­la­cá­rre­gui lo­gró con­ver­tir las par­ti­das de fac­cio­sos car­lis­tas en to­do un ejér­ci­to, pe­ro fa­lle­ció en ju­nio de 1835 tras ser he­ri­do en el cer­co de Bilbao, pues to­das las ca­pi­ta­les del nor­te y de Ara­gón eran li­be­ra­les.

Den­tro de los cris­ti­nos, tam­bién lla­ma­dos isa­be­li­nos o li­be­ra­les, se en­fren­ta­ron los mo­de­ra­dos y los pro­gre- sis­tas, go­zan­do los pri­me­ros del apo­yo de la re­gen­te. Por ello, a la vez que te­nía lu­gar la gue­rra con­tra los car­lis­tas en el ban­do li­be­ral, ha­bía con­ti­nuas ten­sio­nes en­tre los mo­de­ra­dos y los más o me­nos pro­gre­sis­tas. Mar­tí­nez de la Ro­sa, me­dian­te el Es­ta­tu­to Real de abril de 1834, qui­so apa­ci­guar a ab­so­lu­tis­tas y a pro­gre­sis­tas pe­ro no con­ten­tó ni a unos ni a otros. El 22 de abril de 1834 fir­mó la Cuá­dru­ple Alian­za con Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y Por­tu­gal pa­ra que apo­ya­ran a Isa­bel II. Fran­cia se com­pro­me­tió a ce­rrar la fron­te­ra a los car­lis­tas pe­ro al­gu­nos lo­gra­ban bur­lar la vi­gi­lan­cia con ayu­da de los lu­ga­re­ños. En ma­yo del 1835 so­li­ci­tó tro­pas a los fran­ce­ses pe­ro no le hi­cie­ron ca­so. En ju­nio fue sus­ti­tui­do por el con­de de To­reno, quien dos días des­pués de ser nom­bra­do je­fe de go­bierno, el 9 de ju­nio de 1835, vol­vió a pe­dir ayu­da a los ga­los, que la ne­ga­ron. En­ton­ces bus­có el apo­yo de los pro­gre­sis­tas nom­bran­do mi­nis­tro de Ha­cien­da a Men­di­zá­bal, con muy bue­nas re­la­cio­nes con los bri­tá­ni­cos y to­man­do me­di­das con­tra la Igle­sia (des­amor­ti­za­ción), que, en ge­ne­ral, apo­ya­ba a los car­lis­tas.

“VO­LUN­TA­RIOS” FRAN­CE­SES Los ga­los or­ga­ni­za­ron pri­me­ro un cuer­po de­no­mi­na­do Vo­lun­ta­rios de Pa­rís pe­ro los tu­vie­ron unas se­ma­nas sin pa­ga y se di­sol­vie­ron, por lo que re­cu­rrie­ron a la Le­gión Ex­tran­je­ra Fran­ce­sa. Es­ta fue crea­da en 1831 pa­ra lu­char co­mo fuer­za de cho­que en la con­quis­ta de Ar­ge­lia. En ella se agru­pó a los ex­tran­je­ros que ser­vían en uni­da­des del ejér­ci­to fran­cés, so­bre to­do po­la­cos, ale­ma­nes, ita­lia­nos, bel­gas y sui­zos. Una vez más o me­nos tran­qui­las las co­sas en Ar­ge­lia, Fran­cia de­ci­dió apro­ve­char sus efec­ti­vos y así apo­yar a los li­be­ra­les sin uti­li­zar a sus ciu- da­da­nos. Téc­ni­ca­men­te, la ce­die­ron per­ma­nen­te­men­te a Es­pa­ña y, co­mo es ló­gi­co, se les de­bía pa­gar a car­go del Te­so­ro es­pa­ñol. Se apro­bó la par­ti­ci­pa­ción a fi­na­les de ju­nio de 1835 y el 17 de agos­to (tras una cua­ren­te­na en Ma­llor­ca por si traían en­fer­me­da­des no de­cla­ra­das), des­em­bar­ca­ron en Tarragona 4.000 efec­ti­vos (5.000 se­gún otras fuen­tes). Geor­ges Blond re­la­ta que en el via­je fa­lle­cie­ron 50 por una epi­de­mia de có­le­ra.

Pa­re­ce ser que los ofi­cia­les pro­tes­ta­ron por­que no se les con­sul­tó el ve­nir a Es­pa­ña. Se les per­mi­tió aban­do­nar pe­ro sin de­re­cho a in­dem­ni­za­ción ni a me­dia pa­ga. Al­gu­nos eran ve­te­ra­nos vo­lun­ta­rios de to­das las guerras que ha­bían te­ni­do lu­gar des­de que pu­die­ron em­pu­ñar un ar­ma y se apun­ta­ron gus­to­sos. Uno de ellos, el ca­pi­tán Johan Al­brecht He­bic, lle­va­ba com­ba­tien­do des­de las guerras na­po­leó­ni­cas. Se le des­cri­be co­mo “vio­len­to, bo­rra­cho, tes­ta­ru­do, in­dis­ci­pli­na­do, va­go, pe­ro fe­roz en el com­ba­te”. A los sub­ofi­cia­les y le­gio­na­rios no se les per­mi­tía de­ci­dir y se les con­si­de­ra­ba de­ser­to­res si aban­do­na­ban. En reali­dad les da­ba igual lu­char en Ar­ge­lia o en Es­pa­ña. Ha­bía un ba­ta­llón de ita­lia­nos, uno de bel­gas, uno de po­la­cos y tres de ale­ma­nes

y sui­zos. Des­fi­la­ron por la ciu­dad y se re­or­ga­ni­za­ron pa­ra for­mar una gran uni­dad in­de­pen­dien­te, crean­do tres es­cua­dro­nes de lan­ce­ros po­la­cos, una ba­te­ría de obu­ses y una com­pa­ñía de sa­ni­dad. Tam­bién se de­ci­dió aca­bar con la or­ga­ni­za­ción de los ba­ta­llo­nes a ba­se de sol­da­dos de la mis­ma na­cio­na­li­dad y se mez­cló a to­dos. Ber­ne­lle, su je­fe, fue as­cen­di­do de co­ro­nel a ma­ris­cal de cam­po. Se­gún Blond, se que­da­ron ex­tra­ña­dos de la pe­nu­ria y des­or­ga­ni­za­ción de los ejér­ci­tos cris­tino y car­lis­ta.

Ya en Tarragona hu­bo al­gu­nas de­ser­cio­nes en­tre la tro­pa. Fue­ron de­te­ni­dos y ajus­ti­cia­dos. Los pri­sio­ne­ros de uno y otro ban­do tam­bién eran fu­si­la­dos a pe­sar de que se in­ten­ta­ron al­gu­nos acuer­dos ( Con­ven­ción Elliot), pe­ro los ex­tran­je­ros no en­tra­ban en el tra­to. A los ofi­cia­les se les guar­da­ba y des­pués se les can­jea­ba. Pu­die­ron com­pro­bar que los car­lis­tas no les tor­tu­ra­ban an­tes de fu­si­lar­les co­mo les ocu­rría con los ar­ge­li­nos.

El in­vierno de 1836 fue muy du­ro, con mu­chas ne­va­das. El ge­ne­ral Cór­do­va aren­gó a los sol­da­dos his­pa­nos ins­tán­do­les a mos­trar a los le­gio­na­rios fran­ce­ses có­mo com­ba­tían los es­pa­ño­les, pe­ro pa­re­ce ser que sus pa­la­bras no sur­tie­ron mu­cho efec­to y en la ba­ta­lla de Ti­ra­pe­gui, en abril de 1836, las fuer­zas isa­be­li­nas de­ja­ron a mil le­gio­na­rios fran­ce­ses an­te 6.000 car­lis­tas (siem­pre se­gún los fran­ce­ses), lo que oca­sio­nó a los ga­los 300 muer­tos. Los sol­da­dos es­pa­ño­les ale­ga­ban que, ya que los le­gio­na­rios fran­ce­ses co­bra­ban un buen suel­do, se lo de­bían ga­nar. Lu­cha­ban bien y man­te­nían las lí­neas obe­de­cien­do cie­ga­men­te a sus sar­gen­tos y ofi­cia­les. TO­DO POR DI­NE­RO Cuan­do les pa­ga­ban, se lo gas­ta­ban en­se­gui­da en una bue­na bo­rra­che­ra. Cuan­do no te­nían di­ne­ro se de­di­ca­ban al pi­lla­je. El sar­gen­to Gottlieb re­co­no­ce que se de­di­ca­ban al sa­queo y a la des­truc­ción. Uti­li­za­ban li­bros o mue­bles ca­ros pa­ra co­ci­nar y asar las re­ses que ro­ba­ban.

Su je­fe, Ber­ne­lle, hi­zo mu­chos ne­go­cios con los su­mi­nis­tros. Cuan­do lle­ga­ron, Ma­ría Cristina les hi­zo un re­ga­lo de bien­ve­ni­da de 25 fran­cos por le­gio­na­rio, que Ber­ne­lle se que­dó... y aca­ba­ron en­te­rán­do­se. Su mu­jer ca­bal­ga­ba ves­ti­da de to­re­ro y la lla­ma­ban Isa­bel III por el lu­jo que gas­ta­ba. Aca­bó sien­do des­ti­tui­do por frau­de y le sus­ti­tu­yó Con­rad, mu­cho más cer­cano a los le­gio­na­rios. Lu­cha­ron so­bre to­do en Ara­gón y Ca­ta­lu­ña. Los car­lis­tas les ha­cían mu­chas em­bos­ca­das. Des­pués les en­via­ron a Navarra, don­de su­frie­ron mu­cho frío. Es­tu­vie­ron en­car­ga­dos de man­te­ner el fren­te en­tre Pamplona y la fron­te­ra. Su­frie­ron ham­bre por la fal­ta de in­ten­den­cia. Los car­lis­tas les man­da­ban emi­sa­rios pa­ra in­for­mar­les de que en el otro la­do se co­mía y be­bía bien y no se pa­sa­ba frío. Tam­bién les pro­me­tían me­jo­res suel­dos y un mes de ade­lan­to. Con las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas de los li­be­ra­les ca­da vez co­bra­ban con más re­tra­so. Su je­fe so­li­ci­tó al go­bierno fran­cés que les ade­lan­ta­ra di­ne­ro, pe­ro es­te se ne­gó. El fran­cés Blond, es­tu­dio­so de la Le­gión, di­ce que nin­gún le­gio­na­rio se pa­só, pe­ro los he­chos son bien dis­tin­tos y los car­lis­tas mon­ta­ron una uni­dad con los de­ser­to­res, so­bre to­do ale­ma­nes y sui­zos (lla­ma­dos los ar­ge­li­nos) al man­do de un ofi­cial pru­siano. Al­gu­nos cal­cu­lan que ca­si la mi­tad de­ser- tó y re­du­je­ron los seis ba­ta­llo­nes a tres. Al fi­nal, in­clu­so se pa­sa­ban sar­gen­tos.

En mar­zo del 37 que­da­ban dos ba­ta­llo­nes y un es­cua­drón. Tras un ata­que car­lis­ta al sur de Pamplona, y en­car­gar­les cu­brir la re­ti­ra­da, so­lo que­dó un ba­ta­llón que fue tras­la­da­do a Bar­bas­tro don­de, en ju­nio, los car­lis­tas ata­ca­ron con su ba­ta­llón ger­mano-sui­zo. Los le­gio­na­rios fran­ce­ses aca­ba­ron hu­yen­do an­te los car­lis­tas y “ar­ge­li­nos”. Los co­no­ci­dos de ca­da ban­do se sa­lu­da­ron, ha­bla­ron y des­pués se ma­ta­ron. El se­gun­do je­fe de los le­gio­na­rios isa­be­li­nos tra­tó de con­te­ner­les, de­jan­do su vi­da en el in­ten­to, a pe­sar de que era muy ad­mi­ra­do por sus hom­bres. Tras Bar­bas­tro so­lo que­da­ron 381 sol­da­dos le­gio­na­rios en las fi­las cris­ti­nas. Los car­li­tas no sa­lie­ron me­jor pa­ra­dos. Que­da­ron 160 de los 875 del ba­ta­llón ar­ge­lino.

Cuan­do les pa­ga­ban, se lo gas­ta­ban en­se­gui­da en una bue­na bo­rra­che­ra. Cuan­do no te­nían di­ne­ro, se de­di­ca­ban al pi­lla­je

A prin­ci­pios de 1838, par­ti­ci­pa­ron jun­to a la Le­gión Au­xi­liar Bri­tá­ni­ca en la ba­ta­lla de Ar­la­bán. Des­pués fue­ron en­via­dos a Pamplona, don­de las au­to­ri­da­des no les aten­die­ron ni pa­ga­ron. El 8 de di­ciem­bre de 1838, lle­gó la or­den de li­cen­cia­mien­to y fue­ron re­pa­tria­dos a Fran­cia. Se­gún Blond, su par­ti­ci­pa­ción de tres años y me­dio ter­mi­nó con “die­ci­ocho me­ses de aban­dono, de mi­se­ria y de ham­bre” .

Al re­gre­sar a Fran­cia mu­chos se re­en­gan­cha­ron de nue­vo en la nue­va Le­gión, en Pau, cu­rio­sa­men­te jun­to a car­lis­tas de­rro­ta­dos exi­lia­dos con­tra los que pre­via­men­te ha­bían lu­cha­do. Una men­sua­li­dad de suel­dos de la Le­gión Au­xi­liar Fran­ce­sa su­ma­ba 600.000 reales, unas 150.000 pe­se­tas, lo que su­po­nía al­re­de­dor de una pe­se­ta dia­ria de suel­do pa­ra uno de tro­pa. Los sol­da­dos es­pa­ño­les co­bra­ban 25 cén­ti­mos, ex­cep­to los lla­ma­dos pe­se­te­ros, o cha­pel­go­rris (“go­rro ro­jo”), vo­lun­ta­rios vas­cos, y de otros lu­ga­res, que lu­cha­ban en las fi­las isa­be­li­nas y co­bra­ban esa can­ti­dad. 10.000 BRI­TÁ­NI­COS Se­gún Ed­gar Holt, Gran Bre­ta­ña in­ter­vino pa­ra que Fran­cia no se que­da­ra con to­da la in­fluen­cia so­bre Es­pa­ña y pa­ra ello es­ta­ble­ció la Cuá­dru­ple Alian­za. Pri­me­ro en­via­ron al em­ba­ja­dor Elliot pa­ra que am­bos ban­dos de­ja­ran de eje­cu­tar a pri­sio­ne­ros. Des­pués sur­gió el in­te­rés de la acau­da­la­da fa­mi­lia Roths­child en las mi­nas de mercurio de Al­ma­dén, que con­si­guie­ron ex­plo­tar a cam­bio de un prés­ta­mo mi­llo­na­rio a ba­jo in­te­rés. Ló­gi­ca­men­te, una vez en ex­plo­ta­ción, les

El em­ba­ja­dor en­tre­gó el man­do al co­ro­nel Geor­ge de Lacy, re­ti­ra­do del ejér­ci­to y que ha­bía lu­cha­do en Es­pa­ña con­tra Na­po­león

in­tere­sa­ba que el go­bierno li­be­ral se man­tu­vie­ra en el po­der. De­ci­die­ron en­viar ayu­da mi­li­tar. La de­no­mi­na­ron Bri­tish Au­xi­liary Le­gion pa­ra in­di­car que no in­ter­ve­nía el ejér­ci­to re­gu­lar. Al igual que el res­to de uni­da­des ex­tran­je­ras, lu­cha­ban ba­jo la ban­de­ra es­pa­ño­la. En­via­ron unos 10.000 efec­ti­vos. El ge­ne­ral Ála­va, em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en Lon­dres, ob­tu­vo per­mi­so y or­ga­ni­zó el re­clu­ta­mien­to de la fuer­za. En­tre­gó el man­do al co­ro­nel Geor­ge de Lacy Evans, ir­lan­dés, de 48 años, re­ti­ra­do del ejér­ci­to y miem­bro del par­la­men­to (ha­bía lu­cha­do en Es­pa­ña con­tra Na­po­león). No se ne­ce­si­tó acuer­do par­la­men­ta­rio, pe­ro a los con­ser­va­do­res no les gus­tó mu­cho, pues sus sim­pa­tías es­ta­ban en par­te con los ab­so­lu­tis­tas car­lis­tas.

Se di­ce que so­bre to­do se alis­ta­ron ir­lan­de­ses ca­tó­li­cos po­bres, pe­ro la es­ta­dís­ti­ca mues­tra que de los pri­me­ros 7.800, 2.800 eran ir­lan­de­ses, 3.200 eran ingleses y 1.800 es­co­ce­ses. De­cían de ellos que eran lo peor de la tie­rra. Otros es­ta­ban agra­de­ci­dos a Es­pa­ña por lle­var­se esa “chus­ma” fue­ra del país y pa­re­ce ser que los ir­lan­de­ses se adap­ta­ron me­jor a las pe­na­li­da­des.

Lacy, co­mo se le de­no­mi­na en la ca­lle que tie­ne de­di­ca­da en Ma­drid, no en­con­tró ofi­cia­les vo­lun­ta­rios y uti­li­zó a ve­te­ra­nos de la Com­pa­ñía de las In­dias, que te­nía su pro­pio ejér­ci­to. Reunió 400 en­tre ofi­cia­les y sub­ofi­cia­les. La ma­yo­ría sin ex­pe­rien­cia, mu­chos muy crue­les, que azo­ta­ban a los sol­da­dos a la mí­ni­ma. No que­dó cla­ro por cuán­to tiem­po se alis­ta­ban. No les de­ja­ban en­tre­nar­se en Gran Bre­ta­ña pe­ro sí com­prar per­tre­chos con el di­ne­ro de Roths­child.

El pri­mer des­ta­ca­men­to, de unos 500, que for­ma­ban el pri­mer re­gi­mien­to, lle­gó a San Se­bas­tián el 10 de ju­lio de 1835. Uno ha­bía apren­di­do a de­cir en es­pa­ñol: “A sus pies de us­te­des, se­ño­ri­ta”. Los aco­mo­da­ron en un con­ven­to con ca­mas,

sá­ba­nas y al­moha­das. Les ha­bían pa­ga­do dos li­bras (ca­si 50 pe­se­tas), una for­tu­na, co­mo pri­ma de en­gan­che, que se gas­ta­ron rá­pi­da­men­te en vino y otros pla­ce­res. En­se­gui­da los car­lis­tas les ad­vir­tie­ron que los acuer­dos de no fu­si­lar a los pri­sio­ne­ros no se apli­ca­ban a los ex­tran­je­ros.

En to­tal vi­nie­ron 9.600 sol­da­dos y 400 en­tre ofi­cia­les y sub­ofi­cia­les. En cuan­to lle­gó Lacy, en agos­to, fue as­cen­di­do a ge­ne­ral por Isa­bel II. Les obli­ga­ba a en­tre­nar­se du­ra­men­te. Co­men­za­ban la ins­truc­ción a las cin­co de la ma­ña­na y los en­du­re­cía con lar­gas mar­chas. Ex­pul­só a al­gu­nos ofi­cia­les por fal­ta de ca­pa­ci­dad o por ex­ce­der­se en el mal­tra­to a los sol­da­dos. El 30 de agos­to re­ci­bie­ron su bau­tis­mo de fue­go en Her­na­ni. Los car­lis­tas les ata­ca­ban me­dian­te em­bos­ca­das.

La muerte de Zu­ma­la­cá­rre­gui re­du­jo sus­tan­cial­men­te la ac­ción, tra­jo tran­qui­li­dad y se pu­die­ron en­tre­nar. Se­gún Holt, la rei­na re­gen­te Ma­ría Cristina se ocu­pa­ba de la ca­za y del amor más que de los par­tes de gue­rra, y tam­po­co to­ma­ba la ini­cia­ti­va.

EL FAC­TOR DESCONOCID­O En sep­tiem­bre les lle­va­ron a Bilbao, don­de los mé­di­cos los re­vi­sa­ron, re­cha­zan­do a mu­chos que que­da­ron ads­cri­tos a ser­vi­cios au­xi­lia­res. El 29 de oc­tu­bre mar­cha­ron de Bilbao a Vi­to­ria, pa­san­do por San­tan­der y Briviesca pa­ra evi­tar cru­zar las mon­ta­ñas en ma­nos de los car­lis­tas. Tras diez días de mar­cha lle­ga­ron a Briviesca, don­de des­can­sa­ron tres se­ma­nas y don­de les llo­vió y ne­vó. El 3 de di­ciem­bre en­tra­ron en Vi­to­ria, lle­ga­ron em­pa­pa­dos y tu­vie­ron que es­pe­rar mu­chas ho­ras has­ta ser alo­ja­dos en al­gún lu­gar. Bas­tan­tes iban acom­pa­ña­dos de sus es­po­sas e hi­jos, pe­ro es­tos no re­ci­bían su­mi­nis­tros.

En di­ciem­bre mu­rie­ron 100 hom­bres por ti­fus o di­sen­te­ría, la Vi­to­ria fe­ver. Dis­po­nían de per­so­nal mé­di­co pe­ro las me­di­ci­nas no lle­ga­ron has­ta fe­bre­ro de 1836. Lle­gó a ha­ber 1.150 hos­pi­ta­li­za­dos. En­tre el uno de enero y el 13 de abril mu­rie­ron 819, en­tre ellos so­lo 34 ofi­cia­les. Es­tos se con­ta­gia­ban me­nos por­que vi­vían en ca­sas par­ti­cu­la­res. El pan que les pro­por­cio­na­ban era de muy ma­la ca­li­dad. Ade­más se des­cu­brió que el pa­na­de­ro que lo su­mi­nis­tra­ba, Jo­sé Elo­se-

gui, era es­pía de los car­lis­tas, por lo que fue ajus­ti­cia­do. Se de­cía que en­ve­ne­na­ba el pan y por eso en­fer­ma­ban, pe­ro se con­clu­yó que era tan ma­lo que no ne­ce­si­ta­ba ni ve­neno.

Tras el pe­no­so in­vierno que aca­bó con los más dé­bi­les, se re­or­ga­ni­za­ron las uni­da­des y de los on­ce re­gi­mien­tos ori­gi­na­les se de­sin­te­gra­ron dos (uno de ingleses y otro de es­co­ce­ses), cu­yos re­ma­nen­tes pa­sa­ron a cu­brir ba­jas en otros. Los nue­ve res­tan­tes se re­or­ga­ni­za­ron en tres bri­ga­das de a tres re­gi­mien­tos ba­jo el man­do de tres re­cién as­cen­di­dos bri­ga­die­res, con me­nos de 6.000 hom­bres en to­tal. Los je­fes y ofi­cia­les más ex­pe­ri­men­ta­dos pa­sa­ron al Es­ta­do Ma­yor, lo que dio lu­gar a que el man­do tác­ti­co que­da­ra en ma­nos mu­chas ve­ces inex­per­tas. Los re­gi­mien­tos se­guían con­ser­van­do sus nom­bres ori­gi­na­les ( Irish Light In­fantry, High­lan­ders, En­glish, Scotch Gre­na­diers, Ri­fle Corps, etc.), aun­que ha­bía más mez­cla de pro­ce­den­cias, ex­cep­to en la pri­me­ra bri­ga­da, don­de ca­si to­dos eran ir­lan­de­ses (unos 1.800) ba­jo el man­do del ge­ne­ral Char­les Shaw. FUE­GO CRU­ZA­DO A me­di­dos de abril de 1836 mar­cha­ron ha­cia San­tan­der, de­jan­do atrás a los en­fer­mos y con­va­le­cien­tes. Des­de allí fue­ron tras­la­da­dos por mar has­ta San Se­bas­tián, si­tia­da por los car­lis­tas por tie­rra.

A prin­ci­pios de ma­yo, tras una se­ma­na de lluvia, las tres bri­ga­das in­ten­ta­ron rom­per el cer­co, los ir­lan­de­ses de Shaw por el cen­tro y las otras dos, la de Reid y la de Chis­ches­ter, por los flan­cos. Se di­ce que el mis­mo Evans in­ten­tó ani­mar­les cuan­do fue­ron de­te­ni­dos por los car­lis­tas, pe­ro no lo lo­gra­ron. So­lo Chis­cher­ter, que mar­cha­ba al la­do de la cos­ta, lo­gró avan­zar con la ayu­da de la ar­ti­lle­ría de los na­víos bri­tá­ni­cos y ha­cer re­tro­ce­der a unos 3.000 car­lis­tas que aban­do­na­ron sus ar­mas. Los bri­tá­ni­cos su­frie­ron unos 400 he­ri­dos y unos 40 muer­tos. Los he­ri­dos fue­ron aten­di­dos en San Se­bas­tián y los pe­rió­di­cos es­pa­ño­les y bri­tá­ni­cos die­ron am­plia cuen­ta de la ba­ta­lla. Los ex­per­tos opi­na­ron que no se apro­ve­chó el éxi­to ini­cial con­ti- nuan­do la cam­pa­ña más en pro­fun­di­dad, pe­ro Lacy no es­ta­ba muy se­gu­ro de sus ofi­cia­les y se con­for­mó con con­tro­lar las co­tas que ro­dea­ban San Se­bas­tián e im­pe­dir que fue­ra ca­ño­nea­da des­de ellas. En una car­ta a su her­mano, Lacy le co­men­tó que en Es­pa­ña les da­ban tan­tas me­da­llas que no les ca­bían en el pe­cho. Les si­tua­ron en una lí­nea en­tre San Se­bas­tián y Pa­sa­jes y al­gu­nos fue­ron des­ti­na­dos a San­tan­der.

El res­to del ejér­ci­to cris­tino tam­po­co or­ga­ni­za­ba gran­des ope­ra­cio­nes, pues en­se­gui­da su­frían mu­chas ba­jas y no dis­po­nían de la ne­ce­sa­ria aten­ción mé­di­ca. En Ar­la­bán, el ge­ne­ral Cór­do­va su­frió 600 ba­jas. En el te­rreno mon­ta­ño­so de la zo­na se ne­ce­si­ta­ban 17 hom­bres pa­ra tras­la­dar a un he­ri­do: cua­tro pa­ra la ca­mi­lla, otros cua­tro pa­ra re­le­var­les, otros ocho pa­ra lle­var el equi­po de los ca­mi­lle­ros, y un ca­bo pa­ra man­dar­los. Si mul­ti­pli­ca­mos el nú­me­ro de he­ri­dos por 17 su­po­nía va­rios mi­les de sol­da­dos, o de­jar­los a mer­ced de los car­lis­tas.

Co­mo la in­fan­te­ría de ma­ri­na bri­tá­ni­ca eran tro­pas re­gu­la­res, Don Car­los apro­bó

Se de­cía que el es­pía en­ve­ne­na­ba el pan y por eso en­fer­ma­ban. Pe­ro no. El pan era tan ma­lo que no ne­ce­si­ta­ba ni ve­neno...

A la iz­quier­da, to­ma de Cons­tan­ti­na (Ar­ge­lia) por los le­gio­na­rios fran­ce­ses. Ba­jo esa ima­gen, en­cuen­tro de ar­mas en­tre la ca­ba­lle­ría fran­ce­sa y la car­lis­ta. Aba­jo, Geor­ge Lacy.

un gru­po de le­gio­na­rios fran­ce­ses. un sol­da­do li­be­ral. ilus­tra­ción de la in­fan­te­ría cristina de lí­nea: za­pa­dor, aban­de­ra­do, gra­na­de­ro y ca­za­dor.

Zu­ma­la­cá­rre­gui con­ce­de la li­ber­tad a los sol­da­dos que de­fen­dían Echa­rri-Ara­naz.

Un vo­lun­ta­rio vas­co del ejér­ci­to li­be­ral (1835).

Car­los Ma­ría Isi­dro pre­ten­día el trono con el nom­bre de Car­los V.

La de­fen­sa bri­tá­ni­ca de San Se­bas­tián fue uno de los epi­so­dios más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la pre­sen­cia ex­tran­je­ra en la Pe­nín­su­la du­ran­te las Guerras Car­lis­tas.

A la de­re­cha, la le­gión bri­tá­ni­ca en Vi­to­ria. Arri­ba, los car­lis­tas ata­can a los bri­tá­ni­cos en Oria­men­di. Ba­jo es­tas lí­neas, Es­par­te­ro y Lacy. En la otra pá­gi­na, Lacy Evans di­ri­gien­do la ba­ta­lla de Oria­men­di.

Ata­que bri­tá­ni­co a la puer­ta de Beho­bia (Irún).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.