El de­ber de in­for­mar es el de­ber de re­ve­lar

Historia de Iberia Vieja - - EDI­TO­RIAL - Bruno Car­de­ño­sa Di­rec­tor @His­to­riaI­be­ria

La Tran­si­ción es­tá re­ple­ta de ren­glo­nes tor­ci­dos. El he­cho de que aquí se ha­ya to­ma­do la de­ci­sión de bo­rrar la me­mo­ria no con­vier­te a nues­tro pa­sa­do re­cien­te en al­go pa­ra en­sal­zar. Ser cons­cien­te de que to­do y to­dos tie­nen o te­ne­mos agu­je­ros ne­gros no nos ha­ce peo­res. No hay na­da más im­por­tan­te que sa­ber, aun­que lo que se se­pa mo­les­te y rom­pa los es­que­mas que nos he­mos he­cho so­bre las co­sas. En esos es­que­mas es­tá el he­cho de que Es­pa­ña –más bien los reinos que con­for­ma­ban Es­pa­ña– des­cu­brió Amé­ri­ca y ha cos­ta­do mu­chas dé­ca­das e in­for­ma­cio­nes dar­nos cuen­ta de que las evi­den­cias de­mos­tra­ban que Co­lón fue ca­si el úl­ti­mo en lle­gar, pe­ro ello no es óbi­ce pa­ra sen­ten­ciar que su lle­ga­da fue la que trans­for­mó la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, por mu­cho que otros hu­bie­ran sur­ca­do an­tes los ma­res. Tan­to nos he­mos cen­tra­do en Amé­ri­ca que nos he­mos ol­vi­da­do de que otras par­tes del glo­bo, co­mo Aus­tra­lia, fue­ron ex­plo­ra­das por nues­tros na­ve­gan­tes an­tes que cual­quier otra potencia su­pie­ra que ha­bía una gran is­la-con­ti­nen­te en las an­tí­po­das.

El he­cho de que Aus­tra­lia se lla­me Aus­tra­lia –vie­ne de Aus­tria­lia, es de­cir, de la di­nas­tía de los Aus­trias, que rei­na­ban en­ton­ces– no es ca­sua­li­dad y por eso he­mos pu­bli­ca­do un re­por­ta­je so­bre es­te he­cho.

No éra­mos es­pe­cia­les ni me­jo­res que otros, pe­ro no se pue­de ol­vi­dar que fui­mos los pri­me­ros en ex­plo­rar aque­llas tie­rras. Te­ne­mos que sa­car pe­cho de ese he­cho des­co­no­ci­do que no for­ma par­te del cor­pus de ideas del mis­mo mo­do que po­de­mos y de­be­mos pre­su­mir de la re­cien­te

Tran­si­ción, que ha ser­vi­do pa­ra que Es­pa­ña sa­lie­ra de una dic­ta­du­ra de dé­ca­das sin que los ciu­da­da­nos se en­fren­ta­ran por ello y que las ideas de los con­tra­rios no su­pon­gan mo­ti­vo de odio. Pe­ro na­da de eso quie­re de­cir que no exis­tie­ran nu­ba­rro­nes

so­bre el co­no­ci­mien­to de lo ocu­rri­do, que he­mos co­no­ci­do y sa­bi­do gra­cias a nu­me­ro­sos do­cu­men­tos se­cre­tos que han apa­re­ci­do en los úl­ti­mos tiem­pos y que han arro­ja­do luz so­bre nues­tro pa­sa­do. No­so­tros he­mos sa­ca­do esos do­cu­men­tos, los he­mos pu­bli­ca­do y he­mos con­tri­bui­do a dar luz a aque­llo que al­gu­nos no han que­ri­do que se se­pa. Gran par­te de esos do­cu­men­tos han vis­to la luz gra­cias al im­pul­so ori­gi­nal de Wi­ki­leaks y la per­so­na que hay de­trás de ese mo­vi­mien­to que ha con­tri­bui­do a cam­biar el mun­do, Julian As­san­ge. No­so­tros, co­mo otros mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, he­mos da­do luz ver­de a esos do­cu­men­tos, pe­ro no de­ja de lla­mar la atención que aho­ra que

el go­bierno bri­tá­ni­co aca­ba de de­ci­dir man­te­ner­lo en pri­sión –se en­cuen­tra re­clui­do en una em­ba­ja­da y con gra­ves pro­ble­mas de sa­lud– los me­dios que se apro­ve­cha­ron de los do­cu­men­tos se­cre­tos que pu­bli­có no se im­pli­quen lo su­fi­cien­te a la ho­ra de de­nun­ciar lo que es­tá su­ce­dien­do, que es de una gra­ve­dad sin pa­ran­gón.

La pren­sa y los pe­rio­dis­tas tie­nen que de­nun­ciar cuan­do des­de arri­ba se quie­re ocul­tar la reali­dad. Por ejem­plo, en el ca­so de Ta­bar­nia to­do em­pe­zó co­mo una bro­ma –con raí­ces his­tó­ri­cas y un fun­da­men­to en el pa­sa­do, por eso lo he­mos traí­do a nues­tras pá­gi­nas– pe­ro el mo­vi­mien­to ne­ce­sa­ria­men­te lú­di­co de su arran­que se ha con­fun­di­do y ha si­do ca­pi­ta­li­za­do por personas que só­lo bus­can en­fren­tar y di­vi­dir a los pro­pios ca­ta­la­nes y han to­ma­do par­ti­do, usan­do el na­cio­na­lis­mo que di­cen com­ba­tir, por una idea que se ha ma­te­ria­li­za­do en una ban­de­ra que in­clu­ye sím­bo­los que es­tán sien­do em­plea­dos por mo­vi­mien­tos ul­tras y vio­len­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.